jueves, 28 de junio de 2018

Despidos en TelAm: “Es indignante que nos echen y además, nos quieran ensuciar y cuestionar nuestro trabajo”

Carlos Nis, con 22 años de trayectoria y uno de los 354 periodistas despedidos de la agencia estatal, habló con Radio Prensa de Tucumán
“Vamos pelear para revertir esta situación porque TelAm es de todos. Si dejamos pasar esta situación mañana va a ser la punta del Iceberg de vaciamiento que pretende este gobierno de los medios públicos. Si nosotros no nos hacemos fuertes en esta pelea van a ir por la televisión pública y Radio Nacional, y así sucesivamente, no se va a salvar nadie”, alertó Carlos Nis, uno de los 354 periodistas despedidos de la agencia TelAm, en diálogo con Radio Prensa de Tucumán

“Lo indignante es que te echen, además, la gente se enteró estando en su lugar de trabajo. Hoy hay compañeras que siguen recibiendo los telegramas de despido. Además, te enteras que te quieren ensuciar, yo tengo 22 años de trayectoria en TelAm, y de escribir para varios lugares, coberturas en Mundiales, Juegos Olímpicos Paranamericanos. Nos quieren ensuciar que somos ñoquis, vagos, que somos parte de una década pesada, de una limpieza de gente que llegó para hacer militancia política y no hacer periodismo. Yo, en 22 años, lo único que hice fue trabajar y ganarme en el teclado y en el servicio cada ascenso que tuve: desde pasante, cuando ingresé el 1 de febrero de 1997, hasta hoy, que soy un redactor. Y no voy a dejar de dar pelear junto a mis compañeros para continuar en el lugar que nos ganamos trabajando”

Carlos se hizo conocido en los últimos días por su desgarrador mensaje en Twitter en el que contó el momento de angustia que vivió frente a sus hijos que lloraban de alegría por el triunfo de la Argentina en el Mundial, y él había sido despedido de TelAm.  “Mis hijos lloran con el gol de Rojo, yo porque no sé cómo decirles que hoy me echaron de la Agencia TelAm después de 22 años”, decía el twit que recorrió las redes sociales.


“Ese twits me salió del alma. No sabía que mis hijos no habían ido al colegio y cuando llegué a casa, estaban a los gritos de alegría por el gol de Argentina, se me tiran encima, se ponen a llorar porque soy muy futboleros. Y yo venía desde la mañana, con ganas de llorar por haber estado con mis compañeros que lloraban y se desmayaban por los despidos. Hay gente con una trayectoria profesional intachable, y que se la cuestiona y quiera estigmatizar, es indignante”, relató a Radio Prensa.

“Estamos en una toma pacífica, en acción permanentes, tratando de hacer visible este vaciamiento que intenta hacer el Gobierno a través de Hernán Lombardi y Pouzá, el presidente de TelAm. Lo único que queremos es trabajar, demostrar lo que valemos no somos militantes, conflictivos ni provocadores, solo somos periodistas que queremos hacer periodismo”, culminó, mientras seguían las asambleas y las concentraciones frente a los dos edificios de TelAm.
 es de todos. Si dejamos pasar esta situación mañana va a ser la punta del Iceberg de vaciamiento que pretende este gobierno de los medios públicos. Si nosotros no nos hacemos fuertes en esta pelea van a ir por la televisión pública y Radio Nacional, y así sucesivamente, no se va a salvar nadie”, alertó Carlos Nis, uno de los 354 periodistas despedidos de la agencia TelAm, en diálogo con Radio Prensa de Tucumán

“Lo indignante es que te echen, además, la gente se enteró estando en su lugar de trabajo. Hoy hay compañeras que siguen recibiendo los telegramas de despido. Además, te enteras que te quieren ensuciar, yo tengo 22 años de trayectoria en TelAm, y de escribir para varios lugares, coberturas en Mundiales, Juegos Olímpicos Paranamericanos. Nos quieren ensuciar que somos ñoquis, vagos, que somos parte de una década pesada, de una limpieza de gente que llegó para hacer militancia política y no hacer periodismo. Yo, en 22 años, lo único que hice fue trabajar y ganarme en el teclado y en el servicio cada ascenso que tuve: desde pasante, cuando ingresé el 1 de febrero de 1997, hasta hoy, que soy un redactor. Y no voy a dejar de dar pelear junto a mis compañeros para continuar en el lugar que nos ganamos trabajando”

Carlos se hizo conocido en los últimos días por su desgarrador mensaje en Twitter en el que contó el momento de angustia que vivió frente a sus hijos que lloraban de alegría por el triunfo de la Argentina en el Mundial, y él había sido despedido de TelAm.  “Mis hijos lloran con el gol de Rojo, yo porque no sé cómo decirles que hoy me echaron de la Agencia TelAm después de 22 años”, decía el twit que recorrió las redes sociales.

“Ese twits me salió del alma. No sabía que mis hijos no habían ido al colegio y cuando llegué a casa, estaban a los gritos de alegría por el gol de Argentina, se me tiran encima, se ponen a llorar porque soy muy futboleros. Y yo venía desde la mañana, con ganas de llorar por haber estado con mis compañeros que lloraban y se desmayaban por los despidos. Hay gente con una trayectoria profesional intachable, y que se la cuestiona y quiera estigmatizar, es indignante”, relató a Radio Prensa.

“Estamos en una toma pacífica, en acción permanentes, tratando de hacer visible este vaciamiento que intenta hacer el Gobierno a través de Hernán Lombardi y Pouzá, el presidente de TelAm. Lo único que queremos es trabajar, demostrar lo que valemos no somos militantes, conflictivos ni provocadores, solo somos periodistas que queremos hacer periodismo”, culminó, mientras seguían las asambleas y las concentraciones frente a los dos edificios de TelAm.

Fueron extremadamente perversos
Lucia Tenuta es locutora y una de las despedidas de la Agencia. Vía su cuenta en Facebook escribió:
Gracias a todos los que se preocuparon por mi, me escribieron y no pude contestar, les cuento... A media mañana del miércoles 26 de junio me llegó el telegrama de despido, soy una de las 354 personas que quedaron sin trabajo.

Presté servicio para la agencia durante 7 años, pertenecía a planta permanente. No entré por palanca política, nunca fui militante, siempre cumplí con mi trabajo responsablemente. Soy locutora nacional y productora de radio.

Cumplía tareas en el Servicio Informativo redactando y locutando boletines cada media hora. También grababa voces en off para vídeos de la agencia. Entré a trabajar en la trasnoche haciendo locución y edición de sonido a la misma vez.

Estuve más de un año y medio en la dura trasnoche. Luego pasé al turno noche pero padecí el que se me negara el micrófono durante 4 años en la etapa del kirchnerismo. Al comienzo de esta gestión es que logré recuperar mi lugar. Pero hoy, sin motivo alguno me echan.

Y me ensucian, al igual que al resto de los colegas despedidos, diciendo que se deshicieron de la lacra, de los incompetentes, q echaron a los que confundimos privilegios con derechos... Si trabajar dignamente es un privilegio estamos perdidos, jodidos del todo.

Fueron extremadamente perversos en la manera en que llevaron adelante esto. A los que no despidieron les mandaron un mail dándoles la bienvenida a la nueva agencia, mientras al resto nos llegaban los telegramas. Hay gente que aún no recibió ni una cosa ni la otra y están con la angustia a flor de piel.

No soy K, no soy del macrismo, sólo pretendo poder valerme de mi trabajo honestamente en este país tan duro. El dolor es mucho, la desazón inmensa. Agradezco a todos y cada uno de los mensajes de aliento. #NoALosDespidosEnTelam

Y llegó el telegrama
Por: Hugo Sanchez

Hace más de 25 años que soy periodista, hice de todo, laburé en diarios, radios, portales, así que ya no era ningún pendejo cuando ingresé a la Agencia Nacional de Noticias TelAm. Sin embargo empecé de nuevo, aprendí un montón, me hice de otra familia, disfuncional, cabrona, caótica, brillante y querible, con profesionales honestos, capaces, de esos a los que todavía les calienta el oficio y que les pica el culo cuando hay algo que cubrir. Con muchos de ellos compartí mucho, todo, buenas notas, malas, horribles, viajes acá y en exterior, el café y el mate de la mañana, las discusiones, las risas, las peleas a muerte que no eran para tanto, las camionetas de la empresa y sus choferes dementes, la locura de los camarógrafos, la de los fotógrafos, la de los editores, por supuesto, también la de los cronistas.

#TelAm era y es eso, mi lugar, el del glorioso comedor, el del humor negro, de los chistes incorrectos, los abrazos, el frío de las guardias, el calor también, los datos, los contactos, los grupos de wasap, la torta de algún cumpleaños y así. En estos últimos ocho años hice cosas extraordinarias, estuve rodeado de gente extraordinaria, conocí lugares extraordinarios, hice amigos extraordinarios. Crecí y fui razonablemente feliz.

Entrevisté a decenas de directores, actores, productores, también cubrí festivales como Cannes, San Sebastián, Punta del Este, Mar del Plata, Bafici, Pinamar, Ventana Andina, Unasur Cine, etc. Y cómo periodista “de agencia” (y a mucha honra, de TelAm) muchos otros temas, así que ahí estuve: fútbol, el G20 en México, incendios, presentaciones, paros, inauguraciones, conferencias de prensa, despidos, represiones, marchas, reclamos, qué se yo, hasta hice un informe sobre el porno nacional, ja.

Porque de eso se trata el trabajo en #Télam, de cubrir todo lo que no sale en los medios hegemónicos, de dar voz a los que no tienen un aparato detrás, a las historias de todo los argentinos a través de las corresponsalías, a los hechos a los que los medios privados casi nunca les dedican ni recursos, ni tiempo ni atención.

Estoy orgulloso de mi trabajo y el del resto de los compañeros, seguramente mi historia es parecida a la de muchos de los 354 trabajadores -354 familias, a no olvidarse- que al igual que yo, fueron despedidos por este gobierno que quiere silenciar cualquier voz disidente, achicar a su mínima expresión a los medios públicos y pulverizar la pluralidad de voces.

No quieren que progresemos, que tengamos una vida digna, que a nuestros hijos no les falte nada. No nos quieren felices.

Se supone que sigue la tristeza, la incertidumbre y la bronca, el combo habitual que nos reservan a los trabajadores esta caterva de canallas inescrupulosos y delincuentes neoliberales.

Pero como siempre, vamos a pelear, no les va a salir gratis. Orgulloso de mi trabajo y el del resto de los compañeros y siempre del lado correcto de la mecha.
#NoALosDespidosEnTélam #QueNoTeApaguenLosMediosPúblico
Foto: Carlos Brigo
Fuentes: Primera Fuente y Señales


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: