miércoles, 20 de febrero de 2019

Atlántida: No al Procedimiento Preventivo de Crisis y reincorporación de los despedidos

Durante la segunda audiencia en la Secretaría de Trabajo, llevada a cabo el martes 19 de febrero, las y los trabajadores de Editorial Atlántida, a través de nuestro representante legal, impugnamos el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) presentado por la empresa y la instamos a dejar sin efecto los despidos realizados en las últimas semanas por haberse efectuado en simultaneidad con la presentación de PPC.

Por otra parte, manifestamos nuestra preocupación por las modificaciones que se están dando al interior de la empresa porque ponen en duda su continuidad y solvencia. Por eso, solicitamos se los intime para que informen la integración actual de los órganos directivos y de fiscalización y la conformación del capital accionario, información hasta ahora negada.

Por último, el funcionario de la Secretaría de Trabajo fijó una nueva audiencia con la empresa para el próximo miércoles 27 de febrero.

Luego, la y los delegados de Editorial Atlántida junto a miembros de la Comisión directiva del Sipreba mantuvimos una reunión con Dante Sica (ministro de Producción y Trabajo de la Nación), Lucas Fernández Aparicio (secretario de Trabajo), y Gabriela Marcello (directora de Relaciones Laborales), en la que manifestamos nuestra preocupación por los despidos masivos efectuados por el plan de ajuste brutal que explicitaron cuando presentaron el PPC.

El ministro manifestó su preocupación por la situación que viven las y los trabajadores de la editorial y se comprometió a supervisar el desarrollo de los hechos y a instar a la empresa para que actúe conforme a las leyes.

Las y los trabajadores de Editorial Atlántida ratificamos nuestro rechazo a los métodos empleados por la empresa, de inventar causas a compañeros para despedirlos, de actuar con la política de los hechos consumados y de desechar el diálogo. Defenderemos nuestro derecho al trabajo y a condiciones dignas de empleo.
Comisión General Interna - Editorial Atlántida - Sindicato de Prensa de Buenos Aires

Ver también: Despidos en Editorial Atlántida#PeriodismoEnEmergencia: Ni un despido en AtlántidaNi Billiken se salva: puertas cerradas en Editorial Atlántida y lo que pasa con la gente cuando la noticia es el despido, Situación de crisis, despidos y Estado de Alerta en Editorial AtlántidaRepudio a los despidos masivos en Atlántida y concentración a la Secretaría de Trabajo

La libertad de prensa de Cambiemos: Un mensaje disciplinador

La Policía porteña agredió a periodistas y fotógrafos que cubrían la manifestación. Un reportero gráfico de PáginaI12 fue golpeado y arrestado, al igual que otro de la Revista Cítrica. En el marco del "cuadernazo" impulsado por los trabajadores de la cooperativa Madygraf para denunciar graves irregularidades en la licitación de materiales escolares del Ministerio de Educación y reclamar la continuidad de la producción de libros escolares a bajo costo, la policía porteña golpeó y arrestó tanto a manifestantes como a periodistas que cubrían la protesta
Por: Daniel Cecchini 
La arbitraria detención del fotoperiodista Bernardino Ávila hace momentos frente al Congreso Nacional va mucho más allá del hecho en sí y pone al desnudo la política del gobierno frente a los periodistas que no se le someten. (Foto de portada: Franco Fafasulli).

El viernes pasado, en su cobertura de la represión del Verdurazo que realizaban productores de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) en Plaza Constitución, el fotoperiodista Bernardino Ávila, de PáginaI12, realizó una impactante secuencia de fotos que reflejó descarnadamente uno de los tantos costados del proyecto de destrucción de la Argentina que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri.

Una de esas fotografías, que mostraba a una anciana recogiendo berenjenas del piso con el fondo de las tropas represivas, recorrió el mundo, como una postal de los efectos del neoliberalismo en nuestro país.
La foto golpeaba y sigue golpeando. Por el contraste, por su fuerza, por su captura de una realidad brutal.

Hoy, durante una protesta de los trabajadores de la cooperativa Madygraf frente al Congreso Nacional, esa misma policía volvió a reprimir y detuvo de manera violenta a Bernardino Ávila y a otros trabajadores de prensa.

Lo golpearon, forcejearon con él, lo esposaron, lo subieron a un celular y lo trasladaron a la Comisaría de Villa Lugano.

Sería una ingenuidad no establecer una conexión entre aquella fotografía y esta detención. Desde aquella cobertura del Verdurazo -sino desde antes – Bernardino Ávila era un blanco ambulante de las fuerzas represivas. Estaba marcado.

El mensaje brutal de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires no tiene muchas interpretaciones: “Te metiste con nosotros, ahora la pagás”, dice sin eufemismos.

Sería también ingenuo pensar que la Policía de la CABA puede llevar ese mensaje a la calle sin respaldo.

No se trata de un “exceso” cometido por una fuerza de seguridad.

Es mucho más que eso: es la implementación de una política.

Porque al gobierno de Cambiemos no le alcanza ya el blindaje que le brindan los medios hegemónicos encabezados por el Grupo Clarín y La Nación.

Tampoco le alcanza con asfixiar económicamente a los medios que se atreven a mostrar, por fuera del relato oficial, las consecuencias del modelo neoliberal en la Argentina: hambre, cierre de empresas, despidos, desocupación, represión, siguen las firmas.

Cambiemos necesita un discurso único y no se detiene ante nada para imponerlo.

En ese sentido, la detención arbitraria de Bernardino Ávila es un mensaje disciplinador que el gobierno pretende imponer como ejemplo.

Porque Cambiemos necesita silencio para poder gritar sus mentiras en soledad.

Bernardino Ávila: "Se me vino encima y se comió la cámara"
El fotógrafo de PáginaI12 Bernardino Ávila contó en primera persona cómo fue agredido y golpeado por la Policía de la Ciudad en el marco de la represión contra el cuadernazo que realizaban los cooperativistas de Madygraf. “El tipo, al que identificó como un oficial con casco de moto, se me viene encima y se come la cámara, se la come él la cámara”, relató Ávila y desmintió así el relato oficial de que agredió a un policía en base al cual lo detuvieron bajo la acusación de agresión y resistencia a la autoridad.

Desde la comisaría número 8 de Villa Lugano, antes de ser trasladado hasta la fiscalía de Walter López, relató que luego de generar el encontronazo el mismo policía empezó a perseguirlo al grito de “es ese, es ese”. “Ahí empiezan a aparecer todos los policías a intentar agarrarme y yo mientras le intentaba hacer fotos al tipo, porque se me viene corriendo con el palo en la mano”, detalló.

En el momento en que la Policía avanzaba contra los cooperativistas, el fotoperiodista intentaba retratar los empujones. “Voy a cubrir la nota, estoy detrás de los policías, la Policía les pide a los manifestantes que se corran y al mismo momento empiezan a empujar, entonces los manifestantes reaccionan. Yo voy a hacer esa foto, viene un oficial y me retira”, narró Ávila, quien luego recibió gases lacrimógenos y palazos.

El fotógrafo dio cuenta de que ese mismo efectivo es el que luego lo vuelve a “sacar de mala manera” y se lleva puesta la cámara. “En el momento en que me detienen, se me vienen encima y yo le dije a un colega que me agarre los lentes y le paso la cámara. Después empiezan a agarrarlo a él”, siguió con su relato y agregó: "Me tienen quieto, yo decía está bien está bien, en ningún momento me resistí ni nada, lo único que haca era taparme del loco que venía con el palo, que lo tengo fotografiado"

Luego, el mismo policía que logró su detención lo mantiene inmovilizado. “El policía me está agarrando, los compañeros que están adentro son los que me agarraban para que no me lleven. Nos empiezan a tirar gas, el policía que estaba encima mío se fuma todo el gas, es más le digo, mira lo que está pasando".

¿Quién le teme a las fotografías?
Por: Cora Gamarnik
La policía detuvo hoy a los fotógrafos Bernardino Ávila y Juan Pablo Barrientos de PáginaI12 y Revista Cítrica, respectivamente, mientras estaban cubriendo la protesta de los trabajadores de la imprenta Madygraf que consistía en el reparto de cuadernos gratis para denunciar la crisis del sector y las irregularidades en las contrataciones del Ministerio de Educación.

Ambos también habían cubierto el ‘Verdurazo’ en el que los trabajadores rurales organizados en la UTT (Unión de Trabajadores de la Tierra) vendían verdura a precio justo como modo de protesta. Ese día Bernardino Ávila tomó la fotografía de la señora recogiendo berenjenas del piso que se viralizó y generó una cadena de emociones y reacciones sociales por la fortaleza intrínseca de la imagen. Juan Pablo Barrientos captó por su parte el momento en que un policía rocía de gas pimienta a uno de los trabajadores mientras cargaba un cajón de lechuga.

Tres días después un policía aparece en la calle señalando a ambos fotógrafos, que son a partir de ese momento golpeados, esposados y detenidos.

¿Quién le teme a lxs fotógrafxs? ¿Quién le teme a las fotografías? ¿Quién no quiere que se vean las imágenes que se producen en el espacio público? Marchas, actos, intervenciones artísticas, huelgas de hambre, acampes sirven para que los diferentes actores sociales expongan sus opiniones, propuestas y/o exigencias. Las protestas en sí mismas son el modo en que distintos grupos luchan por hacer visibles sus demandas, sus formas de pensar, ver y sentir. Los y las fotógrafxs son un eslabón clave de ese proceso de visibilidad social. Lo que sucede en la calle llega a la opinión pública masiva a través de sus imágenes. Y esas fotografías pueden ayudar a generar aprobación o rechazo, pueden influir en el éxito o fracaso de las mismas.

La foto de la señora mayor recogiendo berenjenas tocó fibras profundas del sentir social. Es una imagen que ayuda a vencer al odio, genera emoción y empatía. El poder político y policial lo saben. Por eso cambió en el último tiempo el accionar policial. Ya no basta con enviar un ejército de trolls para hacer creer que una foto es falsa o trucada. Ahora quieren directamente impedir la propia producción de imágenes o peor aún, acusar a los fotógrafos de violentos.

No cabe duda que la profesión del reportero gráfico en Argentina hoy vuelve a ser una profesión de riesgo. Ellos tienen que estar donde suceden los hechos. Por la propia definición de su trabajo necesitan poner el cuerpo, acercarse, involucrarse. A su vez tienen que transformar esa experiencia vivida en un recorte, en una composición, en una síntesis.

La historia argentina demuestra que innumerables veces no solo cumplieron su rol profesional sino que muchas veces sus fotos permitieron visibilizar lo que intentaba mantenerse oculto. Durante la última dictadura militar innumerables veces fueron golpeados, detenidos, heridos con balas de goma. Les rompieron o robaron las cámaras, les velaron los rollos. Durante la temprana post-dictadura algunas de sus fotos fueron clave para denunciar la impunidad con la que presionaba el sistema represivo aún latente. La de Enrique Rosito, por ejemplo, del 21 de agosto de 1984, donde podía verse al ex general Luciano Benjamín Menéndez con un cuchillo en la mano, abalanzándose sobre unos manifestantes o la de Rafael Calviño el 30 de diciembre de 1987, en la que un carapintada le apunta con su arma al fotógrafo.

En Argentina sufrimos el asesinato de un fotógrafo, José Luis Cabezas, porque sus fotografías molestaron a un personaje vinculado al poder. Más cerca en el tiempo, la acción de decenas de reporteros gráficos durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 permitieron ver la crueldad de la represión policial que terminó con un saldo de 38 muertos en todo el país. Y gracias a las fotos de Sergio Kowalewski, José Mateos, Ricardo Abad y Mariano Espinosa se pudo comprobar cómo la policía asesinó a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán el 26 de junio de 2002.

Todos estos casos y muchos más son el antecedente sobre el que se monta hoy tanto la detención de los fotógrafos por parte de la policía como la rápida reacción social de repudio a estas detenciones.

A lo largo de la historia argentina el trabajo de lxs fotógrafxs permitió denunciar intentos de impunidad, expandir los límites de lo visible, esquivar prohibiciones, visibilizar la represión y mostrar lo que, desde el poder, se trataba de mantener oculto. Ante cada limitación e imposición fueron encontrando resquicios, la forma de sortearlos o contrarrestarlos. Muchas veces incluso esas limitaciones fueron el punto inicial para que surgieran nuevas formas de creatividad e iniciativas colectivas. Esto les permitió mantener una alta credibilidad social en una sociedad donde ese valor fue puesto en duda en referencia a múltiples actores sociales. Hoy están enfrentando además despidos masivos y pérdida de puestos laborales. La policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el gobierno de Macri podrán intentar cercenar la labor del fotoperiodismo pero ya sabemos. Es imposible tapar el sol con las manos.

Actitud antidemocrática, fotoperiodistas detenidos 
Por: Alfredo Srur
Sinceramente me cuesta escribir, creo que es un momento del país muy delicado, y el significado de cada palabra es enorme, como así también la manera de ponerlas. Quiero ser justo, le escapo a todo fanatismo. Intento ser cuidadoso cuando escribo algo que puede ser leído e interpretado públicamente. Lo que pienso, siento y hago en términos políticos lo reflejo con mi producción fotográfica, con algún texto que le da contexto (que inclusive puede no ser mío), con mis acciones en el campo de la cultura y el arte, con mis conversaciones con familia y amigos y con una militancia personal basada en la experiencia de haber visto muy diversas realidades de la vida, de las cuales no puedo hacerme en distraído, por más que sería mucho más cómodo; no milito en ningún partido político y creo que la buena fe de las personas va más allá de eso. Con los años he aprendido a no discriminar a nadie, ni por razones políticas (aunque a veces ciertas personas me ponen algo nervioso), ni religiosas, ni relacionadas al dinero o al origen cultural; intento tener la menor cantidad de prejuicios posibles.

Comencé a trabajar en el periodismo en el año 1999, se cumplen 2 décadas este año. Es verdad que dejé de practicar el oficio hace un tiempo, por determinadas cuestiones personales que no vienen al caso. Me formé al lado de monstruos del periodismo, verdaderos maestros de la fotografía y la crónica. Trabajé en las redacciones de Revista XXIII, PáginaI12, La Nación y Perfil; conozco las internas de cada medio, sus líneas editoriales/empresariales y los personajes que han tenido y administrado poder dentro de ellos, lo viví como un trabajador más. No viene al caso profundizar ahora en ello.

La fotografía que aquí publico me pone muy triste, ver a Bernardino Ávila (fotoperiodista de PáginaI12) y a Juan Pablo Barrientos (fotoperiodista de Cítrica), arrestados, dentro de un celular policial, es simplemente ridículo y de una enorme injusticia. Tanto a Bernardino como a Juan Pablo los conozco desde mi inicios hace 20 años. Con Ávila trabajé durante 10 años en PáginaI12, editamos juntos un libro llamado "Episodios Argentinos", habiendo estado codo a codo el 19 y 20 de Diciembre del 2001; creo que algunas de las fotos más interesantes que se hicieron en esos históricos días de la argentina fueron de él; un verdadero profesional, de los mejores que conocí. Con Barrientos compartí, entre otras cosas, el curso que hicimos juntos en Campo de Mayo para ser corresponsales de guerra. Barrientos además de ser fotoperiodista, es una especie de científico en sus ratos libres, un estudioso de la historia de la fotografía en argentina; un muchacho que tiene 4 hijos, que vive en el conurbano, un gran padre y una persona trabajadora de bien. Verlos con la cara desfigurada, presos en un celular policial (Policía de la Ciudad de Buenos Aires), con algo de temor, realmente me duele, porque es una injusticia y no se lo merecen; es un papelón institucional.

Me pregunto: Que raro que fotoperiodistas con más de dos décadas de experiencia, que han cubierto los hechos más relevantes del país desde fines del siglo XX hasta ahora y NUNCA hayan tenido un solo problema, sean arrestados en una pequeña manifestación de una cooperativa en el Congreso Nacional. Me viene a la mente la fotografía de Bernardino Ávila que se hizo viral hace un par de días en el "verdulazo" que se llevó a cabo en Constitución, en donde se mostraba una señora levantando berenjenas del piso con un cordón policial atrás. Raro también que la otra persona que difundió foto de ese hecho haya sido Juan Pablo Barrientos.

La libertad de expresión debe ser algo sagrado. Más allá de los intereses particulares de cada medio, la libertad de prensa debe ser una garantía. Es ridículo y retrógrado llevar preso a un periodista, va en contra de la democracia y de todo valor constitucional.

Me parece que la práctica libre del periodismo es un valor fundamental de cualquier país con intención de progreso, si esto se ve amenazado, su sociedad entera también lo está.

Repudio por la detención de nuestro compañero reportero gráfico
La policía “marca” a Ávila y a Juan Pablo Barrientos. Foto: Enfoque Rojo

Los/as trabajadores/as de PáginaI12 expresamos nuestro repudio a la represión de este mediodía en la que fuerzas de seguridad del gobierno porteño detuvieron a un grupo de personas entre las cuales se encontraba nuestro compañero fotógrafo Bernardino Ávila. Condenamos de manera enérgica la acción represiva y disciplinadora, que se da una semana después de la represión al Verdurazo en Plaza Constitución, durante el cual Bernardino sacó la foto de la señora con las berenjenas que se convirtió en la imagen emblemática de lo sucedido ese día. Ese día nuestro compañero había sido reprimido con gas pimienta.

Reclamamos la pronta libertad de nuestro compañero y el resto de los detenidos, entre los que se encuentra otro fotógrafo, Juan Pablo Barrientos de la Revista Cítrica, y exigimos que las autoridades del gobierno de la Ciudad den las explicaciones pertinentes sobre este accionar, que no puede ser tolerado ni debe volver a repetirse. Responsabilizamos a las autoridades políticas y policiales de la Ciudad por la integridad física de los detenidos.
Comisión Interna del SiPreBA - PáginaI12
ARGRA
La Asociación de Reporteros Gráficos de la Repùblica Argentina repudia la represión durante la manifestación que en el Congreso de la Nación, realizaba la cooperativa Madygraf y exige la inmediata liberación de Bernardino Àvila y Juan Pablo Barrientos reporteros gráficos que sólo estaban realizando su trabajo.

Repudio a la Policía de la Ciudad de Buenos Aires por reprimir a trabajadores de prensa durante el #Cuadernazo
El Sindicato de Prensa Rosario expresa su repudio a la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que reprimió a los trabajadores de prensa que cubrían el “cuadernazo” de la Cooperativa MadyGraf en la intersección de Callao y Corrientes

En el marco de la entrega gratuita de cuadernos que realizó la empresa recuperada por sus trabajadorxs -para denunciar las irregularidades por parte del Ministerio de Educación en una licitación a la que se había presentado-, la policía reprimió y detuvo al fotógrafo de PáginaI12 Bernardino Ávila, a Juan Pablo Barrientos, de la Revista Cítrica y, a su vez, dieron un palazo al movilero de El Destape Radio, Lucas Martínez, quien grababa el accionar de los efectivos contra sus colegas y contra el trabajador de Madygraf Roberto Torres. El violento accionar no cesó cuando quienes estaban siendo atacados se identificaron como trabajadores de prensa. Por otra parte, el fotógrafo Marcelo Scoppa, señaló que Ávila, autor de la conocida foto del verdurazo, fue señalado previamente por los efectivos y atacado cuando todavía no había sacado su cámara.

La represión de la protesta social ya tiene muchos antecedentes desde la asunción del gobierno de Cambiemos, así como las violencias que buscan silenciar a quienes tienen el deber de informar a la sociedad. Por eso, el total repudio al accionar de la policía que conduce Horacio Rodríguez Larreta que ataca la libertad de expresión y el derecho a la información cuando castiga al trabajo periodístico.



La CTA Autónoma repudia la represión al “Cuadernazo” y exige la liberación de Bernardino Ávila, fotógrafo de PáginaI12 y de Juan Pablo Barrientos, de Revista Cítrica
La CTA Autónoma repudia la represión en el Congreso contra el “Cuadernazo” (trabajadores y trabajadoras de la empresa recuperada Madygraf reclamaban medidas contra el ahogo económico en Callao y Corrientes) y exige la inmediata liberación de los tres detenidos, entre los que se encuentran Bernardino Ávila, fotógrafo de PáginaI12 y de Juan Pablo Barrientos, de Revista Cítrica. Como en las peores épocas de nuestro país, ambos fueron señalados, golpeados y gaseados cuando querían registrar la represión.

Bernardino Avíla fue quien registró en fotos a Ángela, la señora que recogía berenjenas durante el verdurazo de la semana pasada que también terminó con represión.

La CTA Autónoma repudia la violencia policial contra el pueblo que no hace más que buscar salidas colectivas al hambre y a la pobreza y exige la inmediata liberación de todos los detenidos.
Ricardo Peidro, Secretario General
Camarazo por la liberación de los detenidos - Foto: Lucía Prieto

Repudio de los Periodistas Unidos Autoconvocados de Jujuy
Desde el colectivo Periodistxs Unidxs Autoconvocadxs de Jujuy (PUAJ) repudiamos la represión y detención de trabajadores de prensa y reporteros gráficos por parte de la Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que cubrían una protesta pacífica de integrantes de una cooperativa gráfica.

Los fotógrafos Bernardino Ávila, del diario PáginaI12, y Pablo Barrientos, de la Revista Cítrica, fueron apresados mientras hacían la cobertura de la manifestación de trabajadores de la cooperativa Madygraf, que acusan al gobierno de haberlos perjudicado al desestimar su oferta en la licitación pública de diciembre de 2018 para proveer al Ministerio de Educación de material didáctico, aun cuando la cooperativa presentó un monto muy inferior al presentado por las compañías que se presentaron.

La represión policial hacia los manifestantes se extendió luego a los cronistas y reporteros gráficos que cubrían la protesta. Los arrestados fueron acusados de “lesiones y atentado y resistencia a la autoridad”.

En el caso de Bernardino Ávila, alarma el hecho de que se trata el mismo reportero que hace pocos días registró la represión de la misma fuerza de seguridad mientras se desarrollaba en el barrio de Constitución un “verdurazo” en el que productores pretendían vender sus mercaderías a precio justo para visibilizar la situación crítica del sector.

Una de las imágenes que registró Ávila dio la vuelta no solo por las redes sociales y los medios locales sino también en canales informativos de otros países: una anciana, apoyada en su changuito, recogía berenjenas que habían quedado desparramadas en el suelo, mientras a su lado se veían formados y amenazantes los efectivos de la Policía de la Ciudad.

El gobierno nacional y el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires parecen dispuestos no solo a acallar las protestas mediante la represión policial y la persecución judicial a referentes, dirigentes, delegados e integrantes de diversos colectivos, sino que también pretende anular el ejercicio democrático de informar sobre las manifestaciones y las políticas públicas que las provocan.

A la censura encubierta que se ejerce a través del manejo discrecional de la pauta oficial y a través de la judicialización de los responsables de medios no afines al gobierno, se suma ahora la acción represiva directa sobre los trabajadores de prensa, privando a la ciudadanía de su derecho a informarse y conocer los efectos de esas políticas.

Desde PUAJ advertimos que la democracia está en peligro, e invitamos a la ciudadanía a tomar conciencia sobre el riesgo que implica la naturalización de las acciones represivas y el achicamiento de espacios informativos y de difusión que den visibilidad a los hechos de la realidad.
San Salvador de Jujuy, 20 de febrero de 2019

Reprimieron el Cuadernazo: hay trabajadores detenidos
Trabajadores de Madygraf fueron reprimidos alrededor de las 10.30 de la mañana de hoy por la Polícia de La Ciudad cuando repartían gratuitamente cuadernos en Congreso como denuncia de las irregularidades en la licitación de materiales escolares del Ministerio de Educación. Exigen la libertad de los detenidos.

La represión fue injustificada ya que cuando los trabajadores acompañados por organizaciones obreras, estudiantiles y políticas estaban liberando uno de los 3 carriles del cruce de las avenidas Rivadavia y Entre Ríos que cortaron para la entrega de cuadernos, la policía avanzó deteniendo y golpeando a un fotógrafo de PáginaI12, trabajadores de Madygraf y un reportero gráfico de Cooperativa Cítrica.

Esto es una provocación del gobierno y la policía con el fin de tapar las irregularidades que ocurre en las licitaciones del Ministerio de Educación donde se beneficia a los monopolios de la industria gráfica en detrimento de las cooperativas y de las familias que van a la escuela pública. A través de una maniobra irregular, el Ministerio de Educación que conduce Alejandro Finocchiaro dejó sin efecto la licitación de materiales escolares en la cual la cooperativa MadyGraf había presentado todos los requisitos y ofertado el mejor precio. Al mediodía marcharán al Palacio Pizzurno para exigirle al Ministro Finocchiaro que les otorgue la licitación que ya habían ganado anteriormente y que garantiza el trabajo y el ingreso de 150 familias.
Trabajadores y Trabajadoras de Cooperativa Madygraf

Contactos:  Jorge Medina: 116799-1276 / Laura Noboa: 115503-3111 / Ingrid Hirsch, Prensa:11 5139-9277 / Rodrigo Lescano: 1550395580



Fotos: Bernardo Ávila, Juan Pablo Barrientos, Joaquín García y Franco Fafasulli
Fuentes: Socompa, Revista Cítrica, PáginaI12, Señales

Noticias Argentinas: cese de tareas ante un nuevo incumplimiento salarial

Los/as trabajadores/as de la Agencia nacional Noticias Argentinas (NA) repudiamos el nuevo incumplimiento del pago salarial establecido por la Ley 20.744, art. 128 para el 4to día hábil.

A la fecha de hoy, sólo cobramos poco más del 50 % de nuestro sueldo, por lo que reunidos en asamblea resolvimos realizar un cese de tareas hasta las 16:00 hs del miércoles 20 de febrero.

Esta situación, además, se suma a los incumplimientos del cronograma de pago de los aportes previsionales, de la segunda cuota del bono de fin de año, entre otras irregularidades cometidas en los últimos cinco meses.

martes, 19 de febrero de 2019

Bicameral: La mayoría rechazó el DNU que privatizó frecuencias de ARSAT

En la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo, la oposición firmó dictamen de mayoría para dictar la invalidez de los decretos 58/19, que autorizó la privatización de frecuencias de ARSAT, así como el DNU 92/19, que reemplazó la Secretaría de Deportes por una Agencia de Deporte Nacional y el DNU 62/19 de extinción de dominio
Para que el rechazo se efectivice los dictámenes deben ser votados en el recinto de ambas cámaras. La mayoría también se pronunció en contra del decreto 58/19 sobre la asignación de frecuencias de ARSAT. En contraste con esa votación, el decreto que deja sin efecto, transitoriamente, el gravamen establecido en el artículo 39 de la ley de impuestos internos se aprestaba a ser aceptado por la mayoría.

Tras 3 horas de debate, la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo rechazó con el desempate de su presidente, el diputado por Santa Fe, Marcos Cleri (FpV), los 3 decretos de necesidad y urgencia en tratamiento. De este modo, los tres decretos obtuvieron 9 votos en contra y 8 a favor.

Se trata de los DNU 62/19 de extinción de dominio, por el que el presidente Mauricio Macri estableció un régimen de extinción de dominio para recuperar los bienes obtenidos por el narcotráfico y la corrupción. También el DNU 92/19 que creó la Agencia de Deporte Nacional y el decreto 58/19 sobre la asignación de frecuencias de ARSAT.

En cambio, la Comisión se aprestaba a aprobar el decreto de facultades delegadas 1/19, por el que se deja sin efecto transitoriamente el gravamen establecido en el artículo 39 de la Ley de Impuestos Internos.

Al inicio de la reunión, pasadas las 15 hs. en el Salón de las Provincias del Senado, su presidente explicó que la primera convocatoria, que había sido citada para la semana pasada, debió ser suspendida por "falta de respuesta por parte del Ejecutivo Nacional al pedido de informes sobre los alcances" de los DNU.
Asimismo, Cleri informó sobre dos reemplazos y un regreso de integrantes de la Bicameral, integrada por ocho legisladores del oficialismo y ocho de la oposición. De este modo, el diputado por el FPV,  Eduardo de Pedro reemplaza a Máximo Kirchner, legislador por Santa Cruz, y Alejandro García, diputado del PRO a Fernando Iglesias. Y por último la senadora Silvia del Rosario Giaccopo (Cambiemos) regresa a la Comisión, en lugar de Miriam Boyadjian (MPF).

Los demás integrantes de la comisión son los siguientes: por el interbloque Cambiemos: los senadores, Néstor Braillard Poccard y Luis Naidenoff, y los diputados Pablo Tonelli, Ezequiel Fernández Langan, Luis Petri y Martín Hernández.

Por el interbloque peronista Argentina Federal, el diputado Juan José Bahillo y los senadores Guillermo Snopek, Teresa González y Daniel Lovera. También integran  la Bicameral, la senadora por Mendoza, Anabel Fernández Sagasti, y el diputado Cleri del FpV, y la senadora por Salta, Cristina Fiore Viñuales con su monobloque PARES.

El diputado nacional Pablo Tonelli (Cambiemos) fue el encargado de explicar los alcances de los decretos.  Sobre el decreto 58/19, Tonelli detalló que "el Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom) asignará en forma directa a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima AR-SAT las frecuencias que requiera para el cumplimiento de sus fines".

Por su parte, "el DNU 62/19, que ingresó el 30 de enero a la Cámara de Diputados,  prevé la creación de "una Procuraduría de Extinción de Dominio a favor del Estado Nacional, con facultades para realizar investigaciones de oficio así como colaborar con la identificación y localización de bienes que pudieran provenir de alguno de los delitos" previstos en el régimen, que incluyen los que tienen que ver con aquellos contra el patrimonio público, así como el narcotráfico y el crimen organizado".

El diputado Pablo Tonelli (Pro) explicó que el DNU 58/19 hizo que “determinadas frecuencias destinadas exclusivamente a ARSAT pasen a estar gestionadas por el ENaCom, con la conidición de que el ENaCom las ponga a disposición del mercado mediante concurso público, y que el 20% de esas frecuencias esté destinado a operadores regionales”.

En tanto, el senador radical Luis Naidenoff señaló que “las frecuencias hoy las tiene reservadas ARSAT, pero la realidad indica que ARSAT no tiene logística ni infraestructura para realizar la readecuación al 4G para lograr la conectividad en Argentina, que además está entre los 10 peores países del mundo”.

Sin embargo, legisladores de la oposición advirtieron que esta modificación se encontraba contemplada en la “ley corta” de telecomunicaciones que se encontraba en plena discusión en la Cámara de Diputados, luego de que el Senado le diera media sanción tras un arduo debate.

“Para que haya inversiones en telecomunicaciones se necesita un marco jurídico sancionado por el Congreso, para que haya reglas del juego claras”, advirtió el senador del PJ La Pampa Daniel Lovera.

Asimismo, Anabel Fernández Sagasti (Frente para la Victoria-PJ) habló de “un escalón más en la destrucción de la industria satelital” y recordó que según la Ley 27.208, se necesitan dos tercios de los votos en el Congreso para reasignar frecuencias.

Por último, el DNU 92/19 establece, "en lugar de la secretaría de Deportes, la creación como organismo descentralizado y autárquico en el ámbito de la Secretaria General de la Presidencia de la Nación, la agencia de deporte nacional, que será el órgano de aplicación de la presente ley y tendrá a su cargo el diseño, coordinación y ejecución general de las políticas públicas en materia deportiva".
Fotos: Pablo Grinberg - Senado Nación
Fuente: Prensa Senado

Otras Señales

Quizás también le interese: