jueves, 15 de noviembre de 2018

Lo anunciaron a sus empleados: Vila y Manzano cierran la edición en papel del UNO Mendoza antes de fin de año

Veinticinco años después de que Daniel Vila y José Luis Manzano cortaran junto a Carlos Menem las cintas de la rotativa de Diario UNO, en Mendoza, el matutino apagará definitivamente sus máquinas de impresión a fines de este 2018, según les anunciaron hoy dos jefes de redacción a la reducida plantilla de periodistas que quedó tras el plan de despidos y retiros voluntarios implementado en los últimos meses.

Diario UNO fue fundado el 27 de junio de 1993, y es propiedad de Grupo América, que por estos días evalúa presentarse en preventivo de crisis. Era la segunda inversión fuerte en medios después de comprar Supercanal. Fue Manzano quien introdujo en el círculo del cubano Jorge Mas Canosa, quien a través de la empresa Mas Tec adquirió el 28,8% de las acciones de Supercanal. A partir de allí el cubano fue fundamental en la expansión del grupo.

A la edición en papel de diario UNO -que desembarcó en Mendoza para morder el mercado al dominante Los Andes- luego sumó la página web, a fines de 2007. Los empleados del diario papel fueron convocados este miércoles y les comunicaron sobre el inminente cierre “por la imposibilidad de financiarlo”, y les anunciaron que la empresa trabaja en un plan para reconvertir el trabajo de los que quedan. Hay 45 personas que trabajan exclusivamente en el papel.

Desde principios de este año arreciaron los rumores de la venta de diario UNO, incluso en los medios de comunicación trascendieron nombres de posibles compradores, pero finalmente la venta no se concretó. Desde ese momento los empleados recibieron insistentes sugerencias para aceptar retiros voluntarios.

Días atrás, después de implementar un plan de retiros voluntarios masivos de sus empleados en medios de Mendoza (incluyó también a radio Nihuil), Vila pidió abiertamente en el programa de su esposa, Pamela David, la modificación de los convenios de trabajo.

Los retiros y despidos del último año se aceleraron, aunque desde hace años el grupo implementa despidos, aún en plena paritaria. En una asamblea de sus trabajadores donde le plantearon que querían hacer periodismo sin presiones y sin prestar sus firmas para operaciones de prensa Vila pronunció una frase para el archivo que quedará ahora en el memorial de sus empleados: “Las presiones van a seguir, al que no le gusta puede pasar a buscar el cheque”.

Historia breve
Alfredo Vila Santander (el padre de Vila), fue un conocido empresario de la construcción que pasó a dedicarse al rubro comunicaciones cuando compró Radio Nihuil, en 1983. En 1994, Alfredo Vila y su hijo Daniel fundaron la empresa Supercanal, dedicada a la televisión por cable, en sociedad con otro mendocino, Orlando Terranova. Este último terminó por vender sus acciones en 1995. Las compró Jorge Más Canosa, un cubano refugiado en Miami. Más Canosa era propietario de la firma Mas Tec Inc, empresa que compró las acciones de Terranova en 18 millones de dólares que le dieron la titularidad del 29 por ciento del paquete.

Desde el ingreso del cubano Mas Canosa, el grupo consiguió un crédito de 500 millones de dólares del banco holandés ING Baring y la banca norteamericana, con el que inició una masiva compra de medios de comunicación en la Argentina y en América del Sur. Así, adquirió el 72 por ciento de Jorge Stornell S.A. –es decir, el Canal 7 de Mendoza, Canal 8 de San Juan, la radio AM Calingasta, la TV Río Diamante–, en una operación cercana a los 92 millones, señaló el diario Perfil en una crónica sobre la génesis del grupo.

A partir de su sociedad con José Luis Manzano, Vila adquirió entonces veinticinco empresas de televisión por cable. El área de operaciones abarcó Mendoza, San Juan, Catamarca, La Rioja, San Luis y Córdoba, erigiéndose así como el tercer multimedios de importancia en el país al también asociarse con la compra de los principales matutinos, radios y vía pública de ciudades como Rosario, Entre Ríos y Santa Fe.
Fuente: ExplicitoOnLine

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Todo será Telefe! anuncian el cambio de marca de Canal 5 Rosario y Teleocho Córdoba

Así lo revela la nota de Patricio Dobal en VíaRosario. El cambio se instrumentará desde este 21 de noviembre y rompe así décadas de tradición local
La marca del Cinco en los 80 y 90
Es un baldazo de agua fría para las generaciones que se criaron cerca de la tele en tiempos donde los sistema de cable no existían y todo pasaba por los canales locales. Desde este 21 de noviembre, las ocho señales del interior que controla Telefe -en manos del gigante Viacom- dejarán su tradicional identificación basada en un número, para tomar el nombre de su canal controlante. Así, LT 84 Canal 5 Rosario y LV 85 Teleocho Córdoba, por caso, cambiarán denominación por Telefe Rosario y Telefe Córdoba, respectivamente.

La misma suerte correrán los canales 13 de Santa Fe, 8 de Mar del Plata, 8 de Tucumán, 9 de Bahía Blanca, 7 de Neuquén y 11 de Salta, que forman la unidad de negocios del interior de Telefe, que de ésta manera homogeniza su identidad con las tres pelotas de colores en todas las plazas donde tiene sus empresas.

El rumor comenzó a correr este miércoles y fue confirmado a Vía Rosario por fuentes directas de Viacom. Se trata de una estrategia que se anticipa al apagón analógico que pondrá fin a la transmisión de las señales de aire del Grupo Telefe mediante el histórico sistema VHF, para privilegiar sólo la emisión en digital.

Lo cierto es que la medida romperá con una tradición de 54 años años en el caso de Canal 5, ni más ni menos que la emisora que inauguró la TV local en Rosario. El Canal 8 de Córdoba, conocido por todos como Teleocho, fue fundado en 1971 y enseguida se ubicó como uno de las señales de preferencia entre los habitantes de la capital mediterránea.

El cambio de imagen institucional no alterará la generación de contenidos locales que se mixtura con la programación que se genera en Capital Federal, pero sí estará asociado a un cambio en todos los noticieros locales, que pasarán a igualar en su nombre al de Buenos Aires: “Telefe Noticias”. Los informativos rosarinos hace décadas ya habían igualado a los de su señal madre.
Fuente: Vía Rosario

Beneficia a Papel Prensa: Proyectan liberar el precio del papel para diarios

Es un texto de Diego Bossio, apoyado por el oficialismo y el massismo. Deroga los artículos clave de una ley impulsada por Cristina. Beneficia a Papel Prensa (del Grupo Clarín y La Nación) y perjudica a los pequeños diarios del interior del país.

Un proyecto empujado por parte del justicialismo y Cambiemos para liberar los precios de Papel Prensa promete convertirse en la próxima batalla de la Cámara de Diputados, donde se descuenta que el kirchnerismo batallará para evitar que deroguen un ley impulsada por Cristina Kirchner en plena guerra con Clarín.

El texto fue elaborado por el diputado justicialista Diego Bossio y tiene las firmas de los líderes del bloque de Cambiemos, Mario Negri y Nicolás Massot; del jefe del interbloque del PJ federal, Pablo Kosiner; y de los massistas Marco Lavagna y Alejandro Grandinetti, entre otros.

El proyecto ingresó a la Cámara baja el viernes pasado y, en un trámite exprés, este miércoles ya comenzó a ser tratado en la comisión de Comercio, que preside el justicialista mendocino Pedro Miranda.

Los bloques que lo empujan tienen número suficiente para darle dictamen en esa comisión -la única a la que fue girado-, pero se estima que el Frente para la Victoria intentará forzar el giro a la de Libertad de Expresión, donde podría al menos demorar el proyecto ya que la preside Leopoldo Moreau.

La norma propone derogar varios artículos de la Ley 26.736, aprobada por el kirchnerismo en 2011, que declara "de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios". En plena guerra con Clarín, esa ley fue un condicionamiento fuerte para Papel Prensa, manejada por ese Grupo y La Nación.

La derogación de esa ley era un reclamo de Clarín y La Nación al gobierno (al que incluso habrían advertido de un ajuste fuerte en la empresa), y también de los diarios del interior que a través de la Cooperativa de Provisión de la Prensa Argentina (Cooppal) le enviaron el mes pasado una carta a Emilio Monzó para reclamarle el tratamiento del tema.

El texto de Cambiemos y el PJ recoge los reclamos de Papel Prensa y propone derogar los artículos 20, 21, 24, 25, 26, 27, 40 y 41 de la ley de 2011. El principal cambio es la derogación del artículo 20, que establece la obligación de comercializar el papel para diario a un precio único y público de pago, con lo que se evita que se venda a precios diferenciales a determinados diarios en perjuicio de otros, principalmente los de menor tirada.

En la empresa argumentan que es una tendencia del mercado internacional que los grandes diarios hagan valer su capacidad de compra y obtengan mejores precios que el resto. Además, sostienen que el precio único hace competitivo a Papel Prensa para determinados clientes pero que el volumen que adquieren no es suficiente para hacer rentable el funcionamiento a tope de la capacidad, como también establece la ley.

En tanto, los artículos 24, 25, 26 y 27 de la ley vigente regulan la cantidad de producción nacional y de importación de pasta celulosa y papel para diarios, a fin de asegurar el abastecimiento pleno del mercado local. Finalmente, el 40 obliga a Papel Prensa a "operar como mínimo a pleno de su capacidad operativa o de la demanda interna de papel (cuando ésta sea menor a la capacidad operativa)", y a presentar planes de inversión cada tres años.

Papel Prensa también reclama que ante la caída de la demanda del papel para diarios, se le permita desarrollar otros segmentos del negocio.

El proyecto:
El Senado y Cámara de Diputados...
Papel para diarios
Artículo 1º:
Deróguense los artículos 20, 21, 24, 25, 26, 27, 40 y 41 de la Ley N° 26.736.
Artículo 2°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Fundamentos
Señor presidente:

El presente proyecto tiene por objeto corregir ciertos efectos negativos en la aplicación plena de la Ley N° 26.736 por medio de la cual se regula la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y papel de diarios.

No se puede desconcer que existe una tendencia mundial de la industria del papel para diarios que está dada por los cambios de hábitos de información y el avance del mundo digital en los medios de comunicación. La tendencia a la baja en la producción de papel y consumo de diarios se viene evidenciando en el mundo, a la que no es ajena la Argentina. Es por eso que se entiende, que la prioridad en la actualidad tiene que estar dada no solo porque los medios de prensa gráficos estén siempre abastecidos a precios de mercados razonables de los insumos necesarios para cumplir con su esencial función comunicacional y social sino también porque la propia industria pueda desarrollarse al máximo de la capacidad instalada de sus plantas, reconvirtiéndose a la producción de nuevos productos complementarios que permitan mantener los puestos de trabajo con perspectivas de mercados crecientes y sustentables a largo plazo.

La regulación del precio único y público mediante la determinación de una fórmula impuesta en el artículo 20 de la citada Ley, terminó operando en contra de condiciones equitativas de mercado perjudicando a pequeños compradores asociados en cooperativas que, con anterioridad, negociaban sus compras con importantes descuentos.

La complejidad de fijar un precio único del papel para diarios radica ya en la naturaleza del bien y la dinámica del mercado nacional e internacional, lo cierto es que es un bien que, en la Argentina, el precio de importación del papel para diarios es una variable clave que limita severamente la fijación de precios en el mercado local. Más allá que se produce papel para diario en Argentina, Brasil y Chile, el 50% del consumo en la región se nutre de la importación extra zona. Argentina por su dimensión no influye en la definición de reglas de mercado ni fija el precio internacional. En función de la libre importación de este producto (0% de arancel extrazona), para las empresas periodísticas, las decisiones de precio y de abastecimiento dependen, en gran medida de ese mercado existiendo distintos precios y listas de descuento para segmentar los clientes y atraer la demanda.

Los artículos 21, 24, 25, 26, 27 40 y 41 de la citada Ley tratan sobre la ampliación de la capacidad de producción de papel para diario en el país para satisfacer la totalidad de la demanda interna por parte de una determinada empresa obligando a efectuar inversiones no siempre necesarias en términos de demanda del mercado. Además, los artículos 40 y 41 de la Ley son identificados como Cláusulas Transitorias por lo que desde el principio dichos artículos se caracterizaron por la temporalidad de su vigencia. Nuevamente, estas disposiciones están alejadas, en la actualidad, de una nueva realidad económica que está dada por un mercado que indefectiblemente seguirá descendiendo su producción año tras año, esto por la dinámica propia del consumo de medios digitales. Como dato, se debe tener en cuenta que en el año 2011 el mercado en Argentina consumía 204.000 toneladas de papel para diario de uso periodístico, descendiendo año a año y ya en 2017 el consumo fue de 115.000 toneladas, estimándose para el año 2021 que el mercado será inferior a las 75.000 toneladas anuales.

A esta Honorable Cámara de Diputados de la Nación ha ingresado con fecha 16 de octubre del corriente año, una nota de la Cooperativa de Provisión de la Prensa Argentina en las cuales manifiestan las dificultades que afrontan sus asociados a raíz de la aplicación de la Ley N° 26.736, en particular con la fijación del precio único de pago al contado de venta de papel para diario establecida en el artículo 20. Manifiestan que, a raíz de la norma cuestionada, han perdido su beneficio por pronto pago y por volumen de compra.

Asimismo, en la misma fecha y ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, el Secretario General de la Industria del Papel de San Pedro solicita la derogación de la Ley N° 26.736 a raíz de que entiende que dicha acción es una condición necesaria para que la Empresa pueda encarar una reconversión industrial que permita asegurar la sustentabilidad de la unidad productiva y sus puestos de trabajo.
Manifiesta que de lo contrario se verían seriamente afectados las fuentes laborales de 475 trabajadores directos, sumadas a los trabajos indirectos, le economía forestal del Delta y la población de San Pedro.

Estamos convencidos, tanto para esta Industria como para otras, que la imposición de un precio único que coarte la posibilidad de las empresas de fijar la política de precios y sus condiciones de ventas, como la imposición de inversiones obligatorias innecesarias no son el camino que debe seguirse para cumplir el doble objetivo de un abastecimiento a precios de mercados y una reconversión paulatina de la industria.

Creemos que en los últimos tiempos se han sancionado en este Congreso Nacional leyes que dotan a las empresas a los consumidores y al propio Estado de herramientas jurídicas eficientes para combatir adecuadamente eventuales ejercicios abusivos de posición dominante y que en definitiva garanticen el abastecimiento adecuado de los insumos necesarios para que se pueda ejercer adecuadamente la prensa gráfica; por lo que las derogaciones propuesta en el presente proyecto en nada debería afectar el pleno ejercicio del derecho a la información a través de las imprentas gráficas consagrados en las propia Ley N° 26.736 y en la nueva normativa referida.

Por todo lo expuesto, y entendiendo la urgencia e importancia de este proyecto, es que solicitamos a nuestros pares que nos acompañen en la sanción del presente proyecto de ley.
El papel para diarios no es una mercancía
Desde la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra) expresamos nuestra sorpresa y desazón frente a un nuevo avance de los grupos monopólicos de la Argentina, que con apalancamiento en el Congreso de la Nación buscan modificar una ley con el único objetivo de maximimizar sus ganancias.

En una convocatoria sorpresiva de la Comisión de Comercio de la Cámara de Diputados, el oficialismo buscó obtener dictamen para derogar artículos de la Ley 26.736 que en diciembre de 2011 declarara de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios.

Esa Ley aseguraba que todos los medios gráficos, independientemente de su facturación, tuvieran las mismas condiciones de acceso para el vital papel para diarios. Con los golpes de mercado producidos bajo las condiciones económicas del gobierno de Mauricio Macri -inflación descontrolada, devaluación del peso, recesión, restricciones en el financiamiento, entre otros-, se suma esta voluntad expresada por diputados de Cambiemos para restringir la sustentabilidad de los pequeños medios -pymes y cooperativos- que aseguramos la multiplicidad de voces en cientos de comunidades de todo el país.

Invocando en su fundamentación razones comerciales y de índole industrial de dudosa verificación, descargan la responsabilidad de esta modificación en su favor por “las fuentes laborales de 475 trabajadores directos, sumadas a los trabajos indirectos, le economía forestal del Delta y la población de San Pedro”. Ninguna preocupación consta sobre los más de cinco mil puestos de trabajo que se han perdido en los medios de comunicación desde diciembre de 2015 a la fecha.

Se miente descaradamente cuando citan “pequeños compradores asociados en cooperativas” por cuanto un alto porcentaje de las operaciones con Papel Prensa están mediadas por un ciclo financiero y no justamente uno productivo.

La fijación del precio único de pago al contado de venta de papel para diario establecida en el artículo 20 es la última tabla a la que se pueden aferrar los diarios cooperativos cuyos ingresos provienen de las economías regionales, ampliamente vapuleadas por el sistema impuesto por el gobierno neoliberal de Mauricio Macri.

Los medios cooperativos necesitamos que se cumpla la Ley. Y que no se la enmiende en beneficios de los poderosos.

PáginaI12 otra vez sin firmas por retención de tareas

PáginaI12 hoy salió sin firmas porque los trabajadores y las trabajadoras del diario estuvimos con retención de tareas hasta el cierre de la edición de ayer. Eso fue producto de una larga asamblea en la que se comenzó a discutir cómo seguir ante la negativa constante del Grupo Octubre de pagar la paritaria de este año, ofreciendo únicamente una pobre suma fija a cuenta del acuerdo. También se debatió qué hacer frente a la decisión de la empresa de excluir de ese pago a las siete compañeras pasantes, eslabón más débil dentro del diario y las únicas discriminadas del pago de esa suma.

Tras un largo ruidazo en la redacción y luego en la vereda del edificio de la calle Venezuela, el director de Grupo Octubre, Francisco Meritello, recibió a los delegados y se comprometió a ampliar el pago de la suma fija también para las compañeras. De todos modos, siguió sin precisar cuándo van a pagar el total de la paritaria, cómo se encarará la deuda acumulada que vienen arrastrando desde mayo y qué va a pasar con el bono convenido entre el gobierno nacional y los gremios, entre otras cuestiones.

Frente a esta situación, los trabajadores y trabajadoras del diario entramos en cuarto intermedio hasta mañana jueves, cuando retomaremos la asamblea general para definir un nuevo plan de lucha de cara a esta etapa del conflicto.
Comisión Interna SiPreBA

Contactos de delegados/as
Fernando "Tato" Dondero: 1564753301 / Paula Sabatés: 1538900710 / Leandro Teysseire: 1561429298

Otras Señales

Quizás también le interese: