jueves, 22 de julio de 2021

Paro en Crónica TV

Las trabajadoras y los trabajadores de prensa de Crónica TV, junto a su Comisión Interna, y la UTPBA reunidos en asamblea resolvieron rechazar por insuficiente la propuesta empresaria efectuada el pasado 20 de julio, y realizar un paro de actividades en el canal por 24 horas.

Cansados de las dilaciones y de propuestas que nada tienen que ver con los cálculos – oficiales y privados- de inflación, los y las trabajadoras de Crónica TV resolvieron esta medida en defensa del poder adquisitivo de los salarios.

Tras el paro, una próxima asamblea analizará los pasos a seguir.
Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires

Televisión Litoral le compró a Clarín el principal multimedios de Río Negro

El grupo rosarino adquirió Canal 6 y dos radios de Bariloche que eran de Artear. El paquete accionario también incluye tres importantes portales de noticias de la provincia patagónica. Todo US$600.000 la mitad a más tardar el día 2 de agosto de 2021 y el resto antes del 1° de diciembre de 2022
Scaglione (derecha) dijo que la inversión en este momento "es un mensaje positivo".

El Grupo Televisión Litoral (TVL) de Rosario se expande: acaba de comprar el principal multimedios de Río Negro, con fuerte presencia en importantes ciudades como Bariloche, General Roca y la capital Viedma.

"Firmamos con el grupo Artear, que era el propietario de Canal 6 de Bariloche, y adquirimos el ciento por ciento del paquete accionario", confirmó este jueves en Radio 2 Gustavo Scaglione, titular de TVL, que en la ciudad y la región lidera con dicha emisora además de Canal 3, FM Vida, Frecuencia Plus y Rosario3.

La adquisición del grupo patagónico comprende al Canal 6 de Bariloche -que mezcla programación propia con la de Artear-, Radio 6 y FM103.1 de la misma ciudad, además de portales de noticias locales de Bariloche (www.bariloche2000.com), Roca (www.gnrnoticias.com) y Viedma (www.vdmnoticias.com).

"Bariloche es la ciudad más importante de Río Negro y nos es cercana; una ciudad que conocemos y tenemos relación por otras ocupaciones", señaló Scaglione en el programa El Contestador.

"Seguimos haciendo lo que nos gusta", señaló en relación a los nuevos medios de comunicación que conducirá como empresario, y sobre la inversión en un contexto global difícil por la pandemia expresó: "Es un mensaje positivo, pensando en que esto se termina y tenemos que tirar para adelante".

De este modo el grupo Clarín se desprendió de los medios barilochenses que había adquirido en 2007, cuando desarrolló una activa política de expansión en el interior del país. 
 
Nace una nueva etapa en "el seis" de la mano de Televisión Litoral
El Grupo Televisión Litoral desembarca en Río Negro tras la adquisición de Canal Seis, Radio Seis y los portales informativos Bariloche2000, GNR Noticias y VDM Noticias. El presidente de la compañía, Gustavo Scaglione, anticipó una nueva etapa con productos propios y, tal como marca la historia del medio, cerca de la gente.

En sus 43 años de presencia en los hogares de Bariloche, "el seis" se embarca en una nueva etapa con la misión de siempre: estar cerca de la gente. Esta vez lo hará junto a Canal Seis, Radio Seis y los portales informativos Bariloche 2000, GNR Noticias y VDM Noticias, en el marco de la expansión del Grupo Televisión Litoral (TVL) hacia la Patagonia.

En las últimas horas, el grupo accionista concretó la adquisición de Bariloche TV SA y pasará a integrar un equipo de trabajo con presencia en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. "Queremos estar a la altura de las expectativas que se han generado", afirmó el presidente del directorio, Gustavo Scaglione, quien mantiene presencia en la ciudad desde 1993 con emprendimientos vinculados al turismo.

Desde el aire de Radio Seis, Scaglione explicó que frente a la posibilidad de hacerse con el paquete accionario "no titubeamos porque tenemos mucha relación con Bariloche, es casi nuestro segundo hogar". Es por eso que entendió que el nuevo proyecto "es una responsabilidad muy importante pero también es una oportunidad".

La operatoria comercial, que se desarrolló en plena pandemia, reflejó el carácter asumido por TVL que en todos sus medios duplicó los esfuerzos para estar presentes cuando más lo necesitaba la audiencia. "Lo que más nos lleva a crecer es estar cerca de la gente, tratando de informar y jugando para la gente", agregó.

Para Scaglione, la nueva etapa en la que se adentra el seis va a ser muy importante: "nos gusta producir mucho contenido, con lo cual creo que ese va a ser el cambio fundamental. Vamos a estar cerca de la gente y tratar de exponer lo mejor de Bariloche al mundo".

Scaglione comentó que el acercamiento a los medios de comunicación dio inicio a través de Televisión Litoral y la administración de Canal 3 de Rosario, LT2 Radio 2, Frecuencia Plus, Radio Cataratas y FM Vida, además del portal de noticias rosario3.com.

Pero la decisión de asumir la responsabilidad de los principales medios de aquella ciudad santafesina no terminó allí porque, en los últimos años, TVL sumó presencia con los medios del Grupo Uno en Entre Ríos y Santa Fe, además del diario decano de la prensa argentina: La Capital.

"Con la mala onda que existe por el tema de la pandemia, con la desazón que tenemos en todos los rubros, hicimos esta apuesta importante porque lo sentimos y esto tiene que demostrar que hay gente que piensa que esto termina y que, como decía mi viejo, arriba de las nubes siempre está el sol", confió tras una operatoria histórica para la región.

Gustavo Scaglione, dijo que Bariloche no les resulta desconocido porque mantienen negocios ligados al turismo estudiantil desde hace casi 30 años, con empresas como Daminato y hoteles locales como Ayelén, Bariloche Ski y Bella Vista.

En una entrevista realizada en la misma radio que acaba de adquirir, Scaglione dijo que la impronta de su grupo es “estar cerca de la gente” y espera potenciar el perfil local de los medios, que hoy reproducen en parte las programaciones de canal 13 y Radio Mitre de Buenos Aires. 

Defendió también la decisión de invertir aun en medio de la crisis generada por la pandemia. “Hicimos esta apuesta importante porque lo sentimos y esto tiene que demostrar que hay gente que piensa que esto termina”, afirmó el empresario. 

El Grupo Clarín informó a la Comisión Nacional de Valores el monto de la transacción, una suma única y total de US$600.000 con el siguiente detalle: US$300.000, a más tardar el día 2 de agosto de 2021; y el saldo; es decir, la suma de US$300.000, a más tardar el día 1° de diciembre de 2022. Los nuevos dueños solo transmitieron la certeza de que no habrá cambios en la nómina de personal.



Rosario – Río Negro
No es el primer desembarco rosarino en medios de la región. El grupo empresarial que conduce Guillermo Whpei, también rosarino, adquirió tiempo atrás los medios pertenecientes al diario El Cordillerano, que en ese momento contaba con una edición impresa, un diario digital y una radio (93.7 mhz). Luego, avanzó hacia la Costa Atlántica donde adquirió el legendario Noticias de la Costa, perteneciente al ex gobernador Horacio Massaccesi, y ANRoca, que hasta ese momento era comandado por la familia Trappa, junto a su hermano mayor ANBariloche.
Fuentes: Rosario3, Señales y Bariloche2000

miércoles, 21 de julio de 2021

Grupo Werthein compró DirecTV en América Latina

La empresa argentina adquiere Vrío Corp, que administra DirecTV Latinoamérica. Tendrá la exclusividad de la Copa América, Eurocopa, la Liga, Premier y NBA
Grupo Werthein y AT&T anunciaron hoy que Grupo Werthein llegó a un acuerdo para adquirir la unidad de negocios Vrio Corp., de AT&T, con lo cual se queda con el negocio de DirecTV Latin America.

Grupo Werthein es un holding privado, con más de 100 años de trayectoria y presencia regional e internacional, con experiencia en telecomunicaciones, mercado financiero, seguros, producción agropecuaria y bienes raíces.

Grupo Werthein ha acordado adquirir, sujeto a las condiciones de cierre habituales, el 100% del capital de Vrio, una compañía de servicios de entretenimiento digital con 10,3 millones de suscriptores en 11 países de América Latina y el Caribe.

DirecTV GO es un servicio de suscripción (OTT) que brinda acceso online a una variedad de programación en vivo y On Demand en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Uruguay.

“Nuestra visión del futuro será cuidar y potenciar las marcas líderes de entretenimiento, mantener su liderazgo y crecer en la propuesta de valor, invirtiendo en tecnología y contenidos, alineados con los hábitos de cada uno de nuestros suscriptores y especialmente, de las nuevas generaciones”, afirmó Darío Werthein, accionista, Grupo Werthein.

La infraestructura de Vrio incluye satélites y centros de transmisión de última generación, gracias a los cuales es posible entregar una gran variedad de contenidos a los hogares, en formato 4k. Las operaciones de broadband de Vrio, junto con otras inversiones como Torneos y Competencias en Argentina y WIN Sports en Colombia, se transferirán al Grupo Werthein al cierre de la transacción.

“Vrio cuenta con un equipo de colaboradores con alto nivel de profesionalismo y dedicación y esperamos seguir trabajando con ellos. Confiamos que mantendrán su compromiso con el éxito comercial, la satisfacción del cliente y la prestación de un excelente servicio”, expresó Werthein.

AT&T y Grupo Werthein están comprometidos a realizar una transición fluida y mantener la mejor experiencia al cliente. Una vez que se complete la transacción, los suscriptores de Vrio continuarán teniendo acceso a contenido de primera calidad y a los mismos servicios, la misma línea de canales, las ofertas de contenido y la misma experiencia de atención al cliente.

“Esta transacción nos permitirá profundizar aún más nuestro enfoque en invertir en la conectividad para los clientes”, expresó Lori Lee, directora ejecutiva de AT&T Latin America. “Seguimos comprometidos con América Latina a través de nuestro negocio inalámbrico en México y servicios para corporaciones multinacionales que operan en la región”.

Hasta el cierre de esta transacción, y como lo han hecho hasta ahora, los colaboradores seguirán trabajando para Vrio, con el foco y compromiso en ser líderes de la industria del entretenimiento. Los colaboradores, basados en la región y que trabajan para las operaciones de Vrio en la actualidad, comenzarán a formar parte del equipo de Grupo Werthein cuando se cierre la misma. AT&T y Grupo Werthein acordaron tener servicios de transición en virtud de los cuales AT&T proporcionará soporte, como por ejemplo en facturación, infraestructura y soporte de software a Grupo Werthein durante tres años aproximadamente después del cierre de la transacción.

Teniendo en cuenta esta transacción, AT&T clasificó a Vrio como “activo-para-la-venta” al 30 de junio de 2021 y reportó dichos activos a valor razonable menos el costo de venta, lo que resultó en un deterioro de $ 4.6 mil millones, incluidos $ 2.1 mil millones relacionados con ajustes de conversión de moneda extranjera acumulada. Las compañías esperan que la transacción se cierre a principios de 2022. AT&T planea anunciar los resultados del segundo trimestre de 2021 mañana, jueves 22 de julio.

Asesores
Grupo Werthein es representado en los Estados Unidos por Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom, LLP, y por el estudio de abogados Bruchou, Fernandez Madero & Lombardi, líderes en América Latina. Goldman Sachs & Co. LLC realizó el asesoramiento financiero y Sullivan & Cromwell LLP fue el asesor legal para AT&T.

Grupo Werthein
Grupo Werthein se consolidó en el mercado como un inversor robusto en su propuesta de valor con grandes proyecciones de crecimiento basados en la innovación.

Hoy posee un variado y sólido porfolio de empresas. Su vasta trayectoria en diferentes rubros da cuenta de su versatilidad y solidez. Desarrollan negocios que sean rentables, de manera honesta y comprometida, que sean sostenibles a largo plazo y que tengan la potencia de impactar positivamente en la vida de las personas.

Su visión global de los negocios permitió trabajar con un modelo de gestión que combina el management profesional de las empresas tradicionales con el sentido de identidad y pertenencia de las empresas familiares, desempeñándose en distintos rubros con un alto compromiso con la comunidad y con su cultura, basado en valores de integridad, transparencia y respeto. Para más información visite: www.grupowerthein.com

Acerca de AT&T
AT&T Inc. es un negocio global diversificado en telecomunicaciones, medios y entretenimiento y tecnología. Los consumidores y las empresas tienen más de 225 millones de suscripciones mensuales a nuestros servicios.

AT&T Communications proporciona experiencias de entretenimiento y comunicaciones en dispositivos móviles y banda ancha a más de 100 millones de consumidores estadounidenses. Además, ofrece conectividad de alta velocidad y seguridad y soluciones inteligentes a casi 3 millones de clientes comerciales.

TV Directa

Durante la semana que termina, sin dudas que el anuncio de la compra de las operaciones de Vrio (operación de DirecTV en varios países de Sudamérica y algunos del Caribe - Argentina, Barbados, Brasil, Chile, Colombia, Curazao, Ecuador, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay) por parte del Grupo Werthein de Argentina fue la que acaparó la atención. No es para menos. Se trata de la mayor operación de compra de una empresa estadounidense por parte de capitales argentinos.

Para ser sinceros, la sorpresa no fue la venta en sí. Desde que AT&T comprara la operación de DirecTV en 2015 por unos US$ 67 millardos (entre acciones, efectivo y deuda) quedó en claro que a la compradora le interesaba potenciar su servicio de acceso con contenidos dentro de los EE.UU., por lo que la operación latinoamericana era “prescindible”. Por ello, en 2017 intentó hacer un IPO, del que desistió al año siguiente. Era claro que AT&T buscaba desprenderse de un negocio que no le era estratégico y, de paso, reducir su abultada deuda. Sin embargo, la venta de la operación no era sencilla. Los principales potenciales candidatos que ya operaban en la región (como Claro o Telefónica), podrían enfrentar cuestionamientos por concentración de mercado. Había que encontrar entonces a “outsiders”. Así fue como calzó la compra por parte del Grupo Werthein, cuyo principal antecedente en el negocio convergente fue su participación en Telecom Argentina, entre 2003 y 2017.

Al conocerse la noticia, no fueron pocos quienes se preguntaron por qué el Grupo Werthein estaría interesado en ingresar a un negocio como el de la TV satelital, uno de los principales afectados por el auge del streaming. Una tendencia que es en alguna medida capitalizable por quienes dan TV por cable ya que utilizan su red para dar acceso a Internet. Pero esto no es posible con la tecnología satelital unidireccional con que cuenta DirecTV. Sin embargo, hay otros servicios con potencial.

Adicionalmente, en la determinación de si será o no un buen negocio para el grupo argentino también hay que considerar el costo de adquisición. Y si bien en el comunicado oficial no se hizo pública la suma pagada, la agencia de noticias financieras Bloomberg publicó que la operación se realizó por US$ 500 M (a razón de US$ 50 por suscriptor), lo que implica que AT&T asumió una pérdida de valor de casi el 90% (mencionan un deterioro de activos por US$ 4,6 millardos). Se trata de una operación que facturó en el Q2 2021 unos US$ 749 M. Claramente, AT&T se quería sacar a Vrio de encima, aun asumiendo cuantiosas pérdidas.

¿Qué es lo que obtiene el Grupo Werthein por estos US$ 500 M? Un negocio que todavía funciona y una base sólida para pretender ser “la TV paga del futuro”.

Para empezar, Vrio tiene unos 10 M de suscriptores a su servicio de DTH (TV directa al hogar). Esto significa de entrada un atractivo flujo de caja, pero también una escala que le otorga un fuerte poder de negociación a la hora de acceder a contenidos, tal como le pasa con el fútbol y otros deportes. Por otra parte, si bien también siente la presión del cord cutting, la cobertura territorial del satélite le permite dar servicio donde las redes de banda ancha no llegan o si lo hacen, es en forma deficiente. Recordemos que Vrio opera en Brasil y Argentina, dos de los países de mayor extensión mundial. Allí, la TV satelital es claramente la mejor opción audiovisual, cuando no la única. En otras palabras, la DTH puede ser una vaca lechera en términos de la matriz BCG. Es decir, un negocio sin crecimiento aunque con alta participación de mercado, lo que permite generar el efectivo necesario para desarrollar nuevos productos.

Ese nuevo producto por desarrollar es DirecTV Go, la plataforma de streaming OTT que replica la oferta de la TV paga (con vivo y deportes, además de los canales tradicionales y la posibilidad de consumo bajo demanda) pero que a su vez puede ser un agregador de los principales OTT audiovisuales. Una alternativa que, bien implementada, se vuelve más atractiva ante la sobreabundancia de oferta de contenidos audiovisuales OTT que, más allá de implicar diferentes cuentas, precisa también de una interfaz única de operación y búsqueda. Adicionalmente, y tal como ya lo está comenzando a hacer, DirecTV Go es un producto atractivo para la reventa por parte de ISP que no cuentan con una oferta de TV para competir con los combos de TV paga y banda ancha de cableras y los operadores más grandes. Es un negocio incipiente para DirecTV, pero con un potencial interesante. Como para ratificar el atractivo de DirecTV Go, en el comunicado de la operación, desde el Grupo Werthein mencionan entre sus objetivos el de “crecer en la propuesta de valor, invirtiendo en tecnología y contenidos, alineados con los hábitos de cada uno de nuestros suscriptores y especialmente, de las nuevas generaciones”. Esto último sólo es posible vía streaming, no DTH.

Esta incursión del Grupo Werthein en el mercado audiovisual se ve potenciada por su fuerte presencia en los contenidos deportivos. Por un lado, los ya mencionados derechos televisivos en Latinoamérica, que incluye a lo más deseado del fútbol internacional, con torneos de España, Inglaterra, Francia, Alemania e Italia. A esto se suman las transmisiones de competencias internacionales de América y Europa. Todo a través de las señales deportivas que se suman a las existentes en el mercado (caso ESPN, TyC Sports, Fox Sports). Por otra parte, la operación también incluye el 65% de las acciones que AT&T tiene en la empresa Torneos, una de las principales productoras y organizadoras de eventos deportivos en la Argentina, a lo que se suma el canal deportivo colombiano Win Sport. Esta fuerte oferta de contenidos deportivos es un diferencial clave que DirecTV tiene respecto de otras ofertas de TV paga. Y si además los ofrece vía una plataforma OTT, el atractivo es mayor.

En definitiva, la operación para AT&T significa, por fin, liberarse de un negocio que fue parte de un paquete comprado pero que nunca fue estratégico para la empresa. Para el Grupo Werthein implica una oportunidad para transformar a un gran actor de la TV paga en otro gran actor, pero del streaming. Un viaje del viejo al nuevo mundo que no será sencillo, aunque sí prometedor.
Fuentes: Agencia Bloomberg y Comentarios de Carrier y Asociados

Despidos por publicaciones en redes sociales: mejor no hablar de ciertas cosas

Por: Andrea Rodríguez Yaben

Publicaciones y videos en Facebook criticando conductas de la empresa y sus representantes, expresiones en la prensa referidas a la falta de seguridad en las instalaciones de la empleadora y sobre el mal estado de los productos comercializados a los consumidores, publicación de opiniones políticas y expresiones en defensa de derechos de las mujeres en Instagram, videos bailando y con bromas en la red social Tiktok; todas estas conductas tuvieron idéntico desenlace para las y los trabajadores que las realizaron: su despido.

¿Cómo es posible que la expresión de ideas, opiniones o críticas fuera del lugar de trabajo queden peligrosamente sometidas a la discrecionalidad empresarial?

La idea de que el trabajador tiene un deber de no criticar o al menos de no hacerlo en forma irónica o agresiva a la empresa, la buena fe o la anticuada lealtad ciega del trabajador hacia su empleador, han calado en forma tan profunda en nuestra idiosincrasia que se ha expandido la creencia de que el trabajador tiene un deber especial de cuidado con los intereses de la empresa y, por tanto, debe abstenerse de cualquier discurso o manifestación que no se acomode a estos.

Pero esta idea resulta cuestionable –principalmente– por dos motivos: por un lado, por el alcance del derecho a la libertad de expresión del trabajador y su proyección al interior de la relación de trabajo; y, por otro, porque no existe ningún derecho del empleador que tenga como contenido algo así como una inmunidad al discurso crítico o a opiniones de sus trabajadores.

Partamos por el primero. La libertad de expresión es un derecho ampliamente reconocido en la normativa del derecho internacional e interna (especialmente en nuestra Constitución), y esto se debe a que hay pocos derechos tan importantes como este: “No es un derecho más, sino, en todo caso, uno de los primeros y más importantes fundamentos de toda la estructura democrática”,(1) lo que implica dos cosas: un sentido amplio de la libre expresión y una protección especial.

Así, el alcance de este derecho no sólo incluye cuestiones obvias como opiniones o declaraciones verbales, también abarca la ejecución de actos o conductas que sirvan para la expresión de ideas, tales como bailes, representaciones o expresiones gestuales o artísticas, e incluso la protesta. De hecho, salvo especiales formas de discursos, toda expresión queda dentro del ámbito protegido de este derecho fundamental, incluso, como ha declarado la Corte Interamericana de Derechos Humanos, aquellas que resulten “ingratas” (Caso Ríos y otros vs. Venezuela, sentencia del 28 de enero de 2009).

Podría decirse, entonces, que los trabajadores están en todo su derecho de exteriorizar –por el medio que crean conveniente– sus ideas, creencias y pensamientos, aunque estos pudieran molestar, inquietar o disgustar a quien se dirigen, sin ser sancionados por eso, pues así lo requieren el pluralismo y la tolerancia, sin los cuales no existe sociedad democrática. En este preciso sentido, también la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha señalado que a través de la libertad de expresión “no sólo se protege la emisión de expresiones inofensivas o bien recibidas por la opinión pública, sino también la de aquellas que chocan, irritan o inquietan a los funcionarios públicos o a un sector cualquiera de la población” (Caso Kimel vs. Argentina, sentencia del 2 de mayo de 2008).

Este derecho, entonces, goza de una suerte de plus de protección en relación con el resto de los derechos fundamentales, al ser una pieza clave para el funcionamiento de la democracia, ya que es indispensable para la consolidación y desarrollo de una sociedad la formación de la opinión, el libre debate de ideas, pensamientos y la divulgación de información. Esto deberá ser tenido muy en cuenta en caso de conflicto con cualquier otro derecho, pues su restricción podría dañar la esencia misma del sistema democrático.

Las restricciones a la libertad de expresión del trabajador por parte de la empresa –que adopten la forma de despido u otra conducta empresarial– deben considerarse en principio ilícitas y lesivas del derecho fundamental.

Este aspecto es bien relevante para un contexto como la empresa, ya que la situación de sujeción en la que se encuentra el trabajador como resultado de someterse a un poder organizacional ajeno hace especialmente necesaria la tutela del discurso crítico y conflictivo como forma de superar esta situación. Y dicha tutela puede manifestarse en dos momentos distintos: en forma previa, prohibiéndose al empleador la censura o cualquier conducta que limite o dificulte el ejercicio de la libertad de expresión (por ejemplo, estableciéndose en el contrato de trabajo la prohibición para el trabajador de usar sus redes sociales para realizar críticas a la empresa); o, luego de realizada la expresión, prohibiéndose al empleador cualquier represalia que adopte como consecuencia del ejercicio de la libertad de expresión por parte del trabajador (por ejemplo, llamados de atención, sanciones o el despido).

La comunidad internacional se ha manifestado en este preciso sentido señalando que “la libertad de expresión requiere que nadie sea arbitrariamente menoscabado o impedido de manifestar su propio pensamiento” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, Caso Lagos del Campo vs, Perú, sentencia del 31 de agosto de 2017).

Llegados a este punto, alguien podría decirnos (con algo de razón) que el planteo hasta el momento ignora los derechos de los empleadores, ya que puede ocurrir que estos se vean afectados por las expresiones del trabajador. Y si bien es cierto, no siempre hay afectación.

Veamos, entonces, el segundo motivo. Las restricciones a la libertad de expresión del trabajador por parte de la empresa –que adopten la forma de despido u otra conducta empresarial– deben considerarse en principio ilícitas y lesivas del derecho fundamental, salvo que exista una justificación de peso extremo y prioritaria para la salvaguarda de otro interés constitucional en juego. Es decir que primaría la posición de la empresa solamente en casos de una intensa afectación a la propiedad (daño de gravedad a la imagen de la empresa o la divulgación de secretos comerciales), la honra (daño al honor del empresario), etcétera.

Así, quedan descartados todos los intentos por sostener una inmunidad del empleador ante los discursos críticos o hirientes a partir del uso de categorías infraconstitucionales, y por lo tanto, sin la fuerza necesaria para limitar la libertad de expresión de rango constitucional. En este sentido, ni el deber de buena fe, ni menos las obligaciones o deberes éticos que nacen del contrato de trabajo, tienen la jerarquía jurídica suficiente para convertirse en el fundamento de una restricción a la libertad de expresión del trabajador en términos de impedir el discurso crítico contra la empresa.

Los problemas a propósito del ejercicio de la libertad de expresión son de larga data; no obstante, su relevancia ha sido desde siempre ponderada. De hecho, su historia resulta entrecruzada con el liberalismo, y todo lo expresado recupera en cierta medida las ideas de John Suart Mill, seguidor de esta doctrina, quien sostenía que nunca es bueno suprimir una opinión, y ello porque “si la opinión es verdadera se les priva de la oportunidad de cambiar el error por la verdad; y si es errónea, pierden lo que es un beneficio no menos importante: la más clara percepción y la impresión más viva de la verdad, producida por su colisión con el error”.(2) Sería recomendable que nuestros liberales locales volvieran a su lectura, para que no olviden que su defensa de las restricciones a la libertad de expresión se ubica en el lugar más pobre y cuestionable de las aplicaciones del liberalismo.
*Andrea Rodríguez Yaben es abogada especialista en derecho del trabajo

1.- Gargarella, Roberto (2007). El derecho a la protesta: el primer derecho. Buenos Aires, Ad-Hoc, página 26.
2.- Mill, John Stuart (2017). Sobre la libertad. Madrid, Alianza editorial, página 91.

Fuente: La Diaria

Otras Señales

Quizás también le interese: