miércoles, 19 de junio de 2019

Orlando Vignatti retoma el control de Ámbito Financiero

Según publica Urgente24, el empresario le ganó un juicio al Grupo Indalo, que no había completado el pago del 60% de las acciones de la editora del diario financiero

En 2008, Vignatti compró la totalidad del paquete accionario de Ámbito Financiero, pero en 2015 le vendió el 60% a Indalo.

El empresario Orlando Vignatti retomaría el control del diario Ámbito Financiero tras ganarle un juicio al Grupo Indalo, que le había comprado el 60% del paquete accionario, pero no completó el pago por el mismo.

Según pudo saber Urgente24, el empresario santafecino obtuvo un fallo favorable a su demanda y las acciones volverían a su poder.

En 2008, Vignatti compró la totalidad del paquete accionario de Ámbito Financiero, que estaba repartido entre los herederos de su fundador, Julio Ramos, y un grupo de periodistas históricos del diario. Para entonces, la cartera de medios del empresario incluía además varias radios en distintas ciudades del interior y el 35% La Capital, el principal diario de la ciudad de Rosario, donde es socio de Daniel Vila y Jose Luis Manzano.

En 2015, llegó a un acuerdo con el Grupo Indalo, de Cristóbal López y Fabián de Souza (hoy detenidos por una causa por evasión que supera los $10 mil millones), que adquirió el 60% de la empresa editora del matutino, Editorial AmFin SA, que incluía además la publicación Buenos Aires Herald -hoy cerrada- y el rosarino diario El Ciudadano, hoy cooperativo, y plantas impresoras en Chaco, Córdoba y Rosario.

Tras la transacción, cuyo monto no trascendió, de Sousa fue designado presidente de la empresa y Vignatti, director y gerente general.

Tiempo después, Vignatti inició acciones legales contra López/de Sousa alegando que no se había completado el pago por las acciones.

Según informó el diario Clarín en abril de 2018, dicha causa luego se unificó con otra iniciada por Marcelo Tinelli. A cargo estaba el juez de Instrucción Luis Zelaya. Tinelli denunció que Indalo le adeudaba el pago por el 19% de las acciones de la productora que aún estaban en su poder, operación que se realizó en 2016. En 2013 le había comprado el 51% y el 30% en manos del Grupo Clarín.

La causa de Tinelli, que inició en 2017, tomó impulso en 2018 cuando el juez Zelaya solicitó una serie de medidas de pruebas y, además, unificó la causa con la iniciada por Vignatti.

Publicó más tarde U24:
Muy raro lo de Orlando Vignatti
En Rosario el empresario Orlando Vignatti ha ofertado a varios periodistas importantes integrar un equipo para la eventualidad que la demanda que mantiene sobre acciones de Ámbito Financiero le resulte favorable. Sin embargo, el asunto se puso espeso porque no es la causa en lo del juez comercial Javier Cosentino sino un extraño expediente abierto en Rosario y que no tiene competencia en la causa, que sigue estando en manos del juez Cosentino. Lo grave es que Vignatti ha intentado sumar socios a una situación que no parece tener viabilidad.

"Si tengo fallo y me pagan lo que pido, no agarro. Pero si no me pagan, voy a tener que hacerme cargo", dijo Orlando Vigntati al explicarle a varios periodistas en Rosario acerca de la integración de un equipo por si debería hacerse cargo del diario Ámbito Financiero por una demanda que tiene cierto tiempo y que estaría por tener un final en breve.

Así, Vignatti desliza en Rosario que una opción que tiene sería retomar el control del diario Ámbito Financiero.

Pero cuando se investiga la causa aparecen datos muy extraños.

En 1er. lugar porque hay una causa judicial en Rosario, promovida por Vignatti, que no es la causa judicial en el fuero comercial en Ciudad de Buenos Aires con el magistrado Javier Cosentino al frente.

En lo de Cosentino se afirma que Vignatti no ha presentado documentación alguna, al menos de las características de las que dice haber presentado en Rosario.

Según Vignatti, en el contrato de transferencia accionaria existía una cláusula acerca de la cancelación de la operación si él no percibía la 2da. cuota.

Si esto es cierto, no lo ha presentado ante Cosentino, por lo menos hasta ahora.

"Se tiró un piletazo en Rosario", insisten en lo del fuero comercial porteño.

Luego, la empresa editorial se encuentra en concurso preventivo de acreedores. Por ese motivo la supuesta transferencia accionaria es un chino, tal como se dice en forma coloquial.

Pero también está verificado que Vignatti presentó una suerte de 'negocio compartido' a socios comerciales suyos en la Provincia de Santa Fe.

El asunto, entonces, sólo provoca interrogantes.

El Grupo Indalo le había comprado el 60% del paquete accionario, pero Vignatti afirma que no fue completado el pago acordado.

Antes, en 2008, Vignatti compró el paquete accionario de Ámbito Financiero, que estaba repartido entre los herederos de su fundador, Julio Ramos, y un grupo de periodistas históricos del diario.

Para entonces, la cartera de medios del empresario incluía además varias radios en distintas ciudades del interior y el 35% La Capital, el principal diario de la ciudad de Rosario, donde es socio de Daniel Vila y Jose Luis Manzano.

Vignatti sigue teniendo su participación en La Capital, el diario Sin Mordaza, participación en la radio LT8 y en al menos 1 FM, todo en Rosario.

En 2015, llegó a un acuerdo con el Grupo Indalo, de Cristóbal López y Fabián de Sousa (hoy detenidos por una causa por evasión que supera los $10 mil millones y que está en medio de un juicio oral y público), que adquirió el 60% de la empresa editora del matutino, Editorial AmFin SA, que incluía además el matutino en idioma inglés Buenos Aires Herald -hoy cerrado-, el rosarino diario El Ciudadano, y plantas impresoras en Chaco, Córdoba y Rosario.

Tras la transacción, cuyo monto no trascendió, de Sousa fue designado presidente de la empresa y Vignatti, temporal director y gerente general.

Tiempo después, Vignatti inició acciones legales contra López/de Sousa alegando que no se había completado el pago por las acciones.

En Rosario, Orlando Vignatti sigue siendo accionista del Multimedios La Capital y recientemente lanzó el portal de noticias versionrosario.com.
Fuentes: U24, Señales

Otra Narcoserie: Pol-ka compró los derechos de “El cielo a tiros”

Pol-ka, principal productora de ficción en Argentina, anunció en Conecta Fiction la opción de derechos de la novela El cielo a tiros, del colombiano Jorge Franco, para la realización de una serie que versará sobre la vida de los hijos de los barones de la droga en la Medellín de los 90’s.

La operación se llevó a cabo a través de la agencia Scenic Rights (España), encargada de comercializar derechos audiovisuales de los principales autores latinoamericanos, y fue anunciada por Adrián Suar, presidente de la productora argentina.

El desarrollo del proyecto está previsto para el primer semestre del 2020 en Medellín. Será la primera serie de Pol-ka producida íntegramente fuera de la Argentina. "La idea es que los guionistas sean de Colombia porque uno le tiene respeto a las historias que marcan a un país. Nos parece lógico que esa voz también sea de colombianos", adelantó Manuel Martí, jefe de desarrollo y negocios internacionales de Pol-ka.

"La llegada de la competencia y la inflación han afectado progresivamente al mercado de la publicidad televisiva de Argentina, por lo que el siguiente paso será generar contenidos para el mundo desde nuestro país", dijo Martí. "Nuestra idea ahora es salir también fuera de la Argentina en torno a los contenidos que consideremos relevantes. Puede ser Colombia, México, España”, agregó.

"El cielo a tiros" narra "de manera minuciosa y cotidiana la privilegiada vida" de un grupo de adolescentes dentro de la Medellín de los 90, hijos de los narcotraficantes más poderosos de Colombia.
Ellos deben lidiar día a día con el recuerdo de un pasado familiar turbulento, con padres desaparecidos, encarcelados, asesinados y fugados, como así también compartir el estigma de pertenecer al círculo íntimo de Pablo Escobar.

“(…) Ahora todo parece estar en su lugar, así sea por poco tiempo. Y nos comportamos como si fuéramos a ser jóvenes siempre”. De esta manera, con esta actitud, nos enfrentamos a la lectura de El cielo a tiros, la séptima novela de Jorge Franco. Sólo para comprobar, apenas transcurridas poco más de veinte páginas, que no es así: que nada se corresponde con lo que esperamos y pensamos, que nada es lo que parece ser, que es más lo que se oculta, se esconde o se disfraza. Las apariencias encubren una narración que poco a poco va surgiendo, conforme transcurre el tiempo de la lectura. Nos damos cuenta de que estamos ante una novela narrada a tres voces, a tres tiempos, en la que al “(…) fondo se ve Medellín, mitad grandeza, mitad miseria. El paisaje no deja de ser conmovedor. Por lo que ha cambiado, lo que ha perdido, y porque este hueco entre las montañas, este hervidero en el que han muerto tantos, que desterró a tantos nos marcó a todos, aún sigue en pie, incluso más robustecido”.

La ciudad y sus maneras de actuar y obrar sobre las personas es, tal vez, uno de los grandes temas de la obra novelística de Jorge Franco. El cómo podemos ser en el lugar que habitamos y dejar de ser lo que creemos para transformarnos en otro es el motivo constante de sus novelas, que no han pretendido otra cosa que dibujar el fresco de un lugar que alguna vez fue la tierra de negociantes y comerciantes emprendedores para transformarse, luego, en un infierno por cuenta de la capacidad de destrucción del narcotráfico.

Seres que esperan, aguardan, buscan y escapan son los que habitan sus historias, de las que no podemos, como lectores, sustraernos. No es posible soltar el libro hasta llegar a la última página porque “(…) la muerte de alguien junta o separa a los que quedan vivos. El dolor une, la culpa separa, la soledad une y tal vez también el miedo, aunque creo que la incertidumbre a veces separa”.

Y esta muerte, estas muertes, son también las nuestras. Porque habitamos sus historias como habitamos nuestras ciudades. Y, a estas alturas de su carrera literaria, Jorge Franco sabe bien que la mejor manera de sorprendernos a todos los que lo leemos y seguimos es no dejarnos escapar ni por un instante porque su Medellín, su infierno, es también el nuestro. Porque los mismos fantasmas nos habitan.

Con la proeza narrativa con la cual nos tiene acostumbrados, Franco logra retratar con justeza a la generación de los hijos del narcotráfico, víctimas de sus propios padres.

Jorge Franco es un escritor colombiano nacido en la cuidad de Medellín, conocido principalmente por su novela “Rosario Tijeras”, la cual fue llevada tanto al cine como a la pantalla chica en una telenovela de 60 capítulos.

En el año 2014, el autor colombiano ganaría el prestigioso Premio Alfaguara de Novela por su libro “El mundo de afuera”. Obtuvo también, en el año 2000, el Premio Internacional de Novela Dashiell Hammett.
Fuentes: Variety y El Tiempo

Hacé tu radio: La Tribu 30 años encendida

Por: Ernesto Lamas
El 19 de junio de 1989 nacía FM La Tribu. Pionera entre las radios comunitarias de Argentina fue creada por jóvenes universitarios de Ciencias de la Comunicación de la UBA, militantes de un frente amplio de izquierda que conducía el centro de estudiantes. El plan inicial consistió en poner al aire una agenda alternativa, pasar música que no sonaba en las radios y nuevas voces que accedieran al micrófono.

Tuvo en sus orígenes la intención de ser “la radio de los estudiantes”. Ese plan, que en teoría proponía que los futuros comunicadores tuviesen la posibilidad de gestionar su propio medio se transformó cuando la radio sumó vecinas, artistas, militantes sociales y gremiales, periodistas y académicos. La Tribu consolidó su identidad comunitaria en el barrio de Almagro, luego en la ciudad de Buenos Aires y a partir del desarrollo de internet con audiencias que interactúan desde distintas partes del mundo.

Se escribió mucho sobre La Tribu en estos 30 años. Para definir en pocas palabras su historia usaría las sonoras y polisémicas libertad y autonomía. Libertad para crear un medio, para ejercer el derecho humano a la comunicación, para abrir los micrófonos a quienes no tenían voz pública. Autonomía en la decisión de una línea editorial, en la construcción de condiciones que confrontan con las lógicas de mercado, en resignificar el concepto de comunicación.

“Si usted cree que las utopías no existen esta radio no existe” decía un spot de la época fundacional. Era utópico que un colectivo de jóvenes sub 25 lograse gestionar un medio sin fines de lucro y con contenidos alternativos con profesionalismo pero sin perder la experimentación jamás. Era utópico imaginar correr los límites de lo que los medios masivos planteaban como posible demostrando que todas las personas tienen derecho a recibir, buscar y difundir información. Sin saberlo cuando fundamos La Tribu –junto a otros medios comunitarios que surgían en el país– construíamos condiciones para que la ley de medios audiovisuales fuese aprobada 20 años después en 2009.

La Tribu radio y espacio cultural, centro de capacitación, bar, auditorio, teatro y fiesta en la calle. Desarrolló un área audiovisual y creó una biblioteca. Integra una red mundial y es madrina de radios campesinas y de pueblos originarios en el país. La Tribu fue a la escuela, al barrio, a la universidad. Y La Tribu es la radio después de la radio. Temprana productora de podcast desde 2005 y atenta a las plataformas y redes para estar en el aire de diversas maneras.
Medio de propiedad social cambió muchas veces de responsables, distintos protagonistas de varias generaciones se hicieron cargo de un proyecto que promueve la participación hacia adentro y afuera.

Cuando en 1989 los medios dominantes hablaban del “fin de la historia” La Tribu se presentaba como el último refugio del tercer mundo. Un espacio de resistencia a la concentración que venía. Un medio para discutir y disputar el lugar del emisor, alterar, provocar algo más que la escucha. Un medio que agitó al aire “¡apagá La Tribu y hacé tu radio!” y se propuso ser un proyecto colectivo para que lo cotidiano pudiese transformar las costumbres del consumo y de la indiferencia. La costumbre de considerar a la comunicación como un negocio.

La radio es imaginación y la imaginación es poder. La imaginación enfrenta a la normalidad. La normalidad es una operación sobre las cosas para pretenderlas inmodificables. Pero que te acostumbres no quiere decir que tenga que ser así. La Tribu cumple 30 años y es testimonio que lo excepcional puede existir y que su existencia nos transforma.
*Docente. Comunicador. Fundador de FM La Tribu
Ante el mundo de las cosas y la perversidad de la acumulación:
La urgencia de que explote todo,
erotizarnos,
querer bailar con los índices al cielo.

Ante la represión del mandato:
La mirada,
la plaza,
el puño apretado.

Ante el aturdimiento del despertador:
La pausa.

¿Quién le pone el cuerpo a Monsanto? ¿Dónde están las pibas?

¿Quién mató a Luciano Arruga, a Mariano Ferreyra, a Santiago Maldonado, a Johana Ramallo, a Araceli Fulles, a Lucía Pérez, a Chiara Páez, a Diana Sacayán? ¿Dónde está Julio López?

¿Cuánto aire tomas para gritar?
Nos queda grabado en la lengua decir ahora y siempre.

Nos quedan un montón de paredes por pintar, la sensación inconfundible de una mano que alienta. El abrazo que convoca y la furia que desborda nuestros cuerpos (in)disciplinados.

Quedan todas las voces insurgentes, revueltas, desobedientes, que nos convencen de que la historia puede ser otra. Tal vez, esa que escribimos al margen, un machete en tinta indeleble, una banquina en alguna ruta cortada. Nos queda seguir luchando por el derecho a la comunicación.

Ante la certeza del fascismo, el silencio, la soledad angustiosa:
La incertidumbre de lo erróneo,
la falla como posibilidad,
lo colectivo como antídoto,
la autogestión entre los dientes,
el encuentro como detonante,
la organización como horizonte de lo posible.

El aire como llamado a la acción.

La Tribu 30 años encendida

Fuente: PáginaI12
Ver también: La Tribu cumple 20!La Tribu cumple 30 años: Ícono de la comunicación comunitaria y autogestionada 

Avanza la empresa de Telecomunicaciones: "Los pampeanos tendrán conectividad”

La creación de la Empresa Pampeana de Telecomunicaciones comenzó a dar sus primeros pasos concretos. En la mañana de ayer se reunió la Comisión de Asuntos Agrarios, Turismo, Industrias, Obras y Servicios Públicos y sus integrantes para analizar el borrador del proyecto que remitió el Poder Ejecutivo Provincial. La empresa funcionará como una «Sapem», es decir, una Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria. Las acciones se repartirán entre el Estado, Aguas del Colorado, las cooperativas y empresas privadas.

Participaron del encuentro, para dar detalles de la iniciativa, el asesor letrado de gobierno, Alejandro Gigena; el subsecretario de cooperativas y mutuales, Claudio Gordillo; el gerente de comunicaciones de Aguas del Colorado, Ricardo Furch; y otros funcionarios de esas áreas.

“Para nosotros es una herramienta más de desarrollo”, manifestó Gordillo, después de que Gigena revelara que “hoy tanto Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom), como Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) y Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) están cooptadas por las empresas monopólicas y es por eso que debemos incorporarnos al negocio como Estado para prestar un mejor servicio a todos los pampeanos”.

El asesor letrado también dijo –en respuesta a la demanda de rentabilidad que, según el diputado Ricardo Consiglio, debe tener la empresa- que “el objetivo inmediato es que el Estado provincial con políticas proactivas llegue a todos lados para achicar la brecha digital” y precisó que Empatel será una empresa “convergente, prestadora de los servicios de TV por cable, telefonía, Internet y telefonía móvil”.

Furch dijo que “el costo de la inversión puede ser o no paulatino” y que “lo interesante es que esa inversión partirá de la base de que no tiene que hacerse todo de cero, sino que Aguas del Colorado ya existe con el tendido de fibra óptica de 1800 kilómetros”. Gigena aclaró que “Aguas del Colorado ya cuenta con licencias pero no para operar telefonía móvil, si la obtuviera antes de que Empatel esté creada, se la transferirá, y si no, Empatel seguirá las gestiones ya iniciadas para obtener tanto la licencia como la frecuencia, para poder hacerlo”.

Además, Gigena dijo:
  • “Con los 1800 kilómetros de fibra óptica se llega al 90% de la totalidad del territorio provincial".
  • “Hoy hay sólo tres operadores de telefonía móvil que sólo invierten donde hay rentabilidad, por lo que hay localidades en La Pampa donde no hay telefonía celular".
  • “Por lo tanto es obligación del Estado resolver esa cuestión y lo hará junto a las cooperativas y los particulares".
  • “Se ha dispuesto que el 51% de las acciones, clase A, estén en manos del Estado provincial; que el 10% de las acciones clase B, sean de Aguas del Colorado; y que las acciones clase C y D, estén en un 35% en manos de las cooperativas y un 4% de las empresas privadas".
  • “Esto es una decisión política del Estado provincial, para el que las cooperativas tienen un rol fundamental y estratégico".
  • “El directorio estará conformado por 5 directores, tres de ellos en representación del Estado provincial, teniendo en cuenta la posesión de las acciones clase A; y los dos restantes serán representantes de los poseedores de las acciones B, C y D. De igual forma estarán representados todos los asociados en los organismos de control".
  • “No está previsto en el proyecto original, pero no creemos que vaya a haber ninguna dificultad para que la primera minoría tenga su representante entre los tres directores que responderán al Estado".
  • “En los 365 días posteriores a la aprobación de su creación, el Estado provincial deberá elaborar y aprobar el estatuto de la Empresa. También instruir a los directores que lo representan en el Banco de La Pampa para que se instrumente una línea de créditos blandos dirigidos a las cooperativas para que inviertan en la Empresa y propiciar un plan para la concreción de las obras necesarias para su funcionamiento.
  • “Al ENaCom les hemos solicitado frecuencias y licencias para el funcionamiento de Empatel. Las mismas deberían ser parte de las frecuencias que el gobierno nacional aseguró se distribuiría a los operadores nacionales en un 20% de la totalidad de las frecuencias de la disuelta ARSAT.
  • “Lamentablemente cuando nos dirigimos a ENaCom nos advirtieron que no habían, ni siquiera leído el expediente. También que somos el primer estado provincial en generar una propuesta como la que presentamos.
  • “Nos dijeron que esperan poder resolver la cuestión del otorgamiento de esas frecuencias de ARSAT antes de la finalización de su gestión. De todos modos si no se nos contempla para acceder a una de ellas, estamos dispuestos a iniciar instancias legales para obtenerla".
  • “El jefe de gabinete (Marcos Peña), nos ofreció ser operadores virtuales, pero no es lo que queremos, porque ser operador virtual es poco más que un intermediario sin poder de decisión, que siempre lo tendrán las 3 operadoras privadas existentes. Queremos ser operadores regionales con frecuencia y licencia".
  • “La relación con las cooperativas será de complementación, donde el servicio de telefonía móvil sólo lo prestará Empatel".
  • “Lo bueno es que las cooperativas ya han comenzado lo que se denomina “última milla” para que la conectividad se acerque ya a lo ideal. Hoy por hoy tenemos el 71% de la población con conectividad. En eso somos uno de los más desarrollados del país, es cierto que nos falta velocidad”.
  • Y Gordillo cerró diciendo “será una empresa sui generis en el país, que asegurará que cada pampeano tenga conectividad”.
Acciones
El capital accionario de la futura empresa estará integrado por el Estado provincial, la empresa Aguas del Colorado, las cooperativas de servicios y empresas privadas, distribuido de la siguiente manera: el 51 por ciento de las acciones, clase A, en manos del Estado provincial; el 10 por ciento de las acciones clase B, para Aguas del Colorado; las acciones clase C, un 35 por ciento, en manos de las cooperativas de servicios, y el 4 por ciento restante, acciones clase D, para empresas privadas.

El Directorio estará conformado por 5 directores, tres de ellos en representación del Estado provincial, teniendo en cuenta la posesión de las acciones clase A; y los dos restantes representarán a los poseedores de las acciones B, C y D. De igual forma estarán representados todos los asociados en los organismos de control.

"No está previsto en el proyecto original, pero no creemos que vaya a haber ninguna dificultad para que la primera minoría tenga su representante entre los tres directores que responderán al Estado", estimó Alejandro Gigena.

En los 365 días posteriores a la aprobación de su creación, el Estado provincial deberá elaborar y aprobar el estatuto de la Empresa. También deberá instruir a sus directores en el Banco de La Pampa a que instrumenten una línea de créditos blandos dirigidos a las cooperativas para que inviertan en la Empresa.
Fuentes: Infopico y La Arena

Otras Señales

Quizás también le interese: