jueves, 23 de marzo de 2017

A liberar libros... en el día Nacional de la Memoria

Este viernes, 24 de marzo, desde las 17 hs, en la plaza San Martín, la Biblioteca Popular Cachilo realizará una intervención en el marco de la conmemoración del 41º aniversario del inicio de la noche más oscura de nuestra historia.

La propuesta es una exposición de libros que sobrevivieron a la censura dictatorial y la liberación de libros en la plaza, gracias a amigos y librerías de la ciudad que realizaron donaciones.

En el camino de diseñar esta propuesta nos encontraron textos que marcaron la idea de supervivencia, de vuelo y de poder compartir lecturas en libertad.

Dice Pedroni en el poema “La hoja voladora”:
“Encerrarás un ave, dos, tres, cuatro,
pero su canto no.
Hay dos cosas eternas como el aire:
la idea y el amor.”
Y así es como llegarán a la plaza estos libros… porque muchos los leyeron y contaron, porque otros los escondieron y protegieron hasta el amanecer, porque hubo maestros valientes que los leyeron en la escuela, porque no se puede con la palabra.

Aquí están en la memoria, diciendo presente.

Los tiranos quisieron encerrarlos, pero no les alcanzaron las jaulas para encerrar las ideas, ni los dibujos de pájaros prohibidos que Sofía, la niña del cuento de Ruth Kaufman, pudo entregar a su padre, preso político, a pesar de los carceleros.

Aquí están en la memoria, diciendo presente.

En la torre de cubos, libro prohibido por ilimitada fantasía, hay un cuento donde un niño, Bartolo tiene una planta que da cuadernos y los comparte con sus vecinos. El vendedor de cuadernos con los soldaditos azules quiere sacársela. Entre todos los echan diciéndole: “ Buen negocio en otra parte!”.
Haremos homenaje al buen Bartolo y a su autora sembrando libros en la plaza para que todos puedan leer. Un derecho que está en nuestra memoria, recuperamos en cada uno de los encuentros para decir presente.

En tanto el 25 de marzo, desde las 17 hs, en la sede de la Biblioteca Popular Cachilo -Virasoro 5606- recreamos la propuesta “Libros libres” con una exposición de libros que han sido censurados; la narración de muchos de esos cuentos a cargo de Moronao, un taller lúdico alrededor de ellos. Aquí contaremos con la participación de la rama del árbol que, por más de 100 años vivió en el barrio y el sábado pasado fue derribado.

Dice Pedroni:
“Derribarás un árbol, dos, tres, cuatro,
pero la hoja no.
Siempre hay una hoja que se salva
y vuela bajo el sol”
Hay hojas que salvaron y seguirán contando la historia, nosotros seremos parte porque sabremos contarla.
El Eucaliptus
Ese enorme eucaliptus de mas de 100 años tuvo la mala suerte de estar en el camino del "progreso". El sábado 18 a la mañana enormes grúas y sierras se clavaron en su tronco de 8 metros de diámetro.

Escuchamos relatos de antiguos vecinos emocionantes acerca de la zona y el árbol. Innumerables recuerdos se arremolinaban mientras las hojas de la sierras chirriaban.

Este árbol es parte de la memoria del barrio. Por eso decidimos traer una rama a la biblio. La trajimos en el mismo carrito que llevamos los libros. Esos pequeños objetos que también son nuestra memoria y que tanto nos gusta compartir.

A esta rama del gran eucaliptus de 27 de Febrero y Tte. Agneta también la convocamos al encuentro de la memoria que realizaran este sábado en la biblioteca.

Los integrantes de la Biblioteca invitan a todos/as a ser parte de ella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: