viernes, 4 de noviembre de 2016

En Prensa Obrera: El diario El Ciudadano, en manos de sus trabajadores

Los trabajadores de Prensa del diario El Ciudadano de la ciudad de Rosario, comenzaron a editarlo bajo su propia dirección, luego que su propietario, el kirchnerista Cristobal López, decidiera su cierre, dejando en la calle a más de 80 compañeros. El Ciudadano se imprime en los talleres del tradicional medio rosarino La Capital por una deuda que este mantiene con el Sindicato de Prensa de esa ciudad y cuenta con una amplia solidaridad de los trabajadores gráficos de ese medio que, dentro de su horario de trabajo, lo imprimen sin cobrar, en apoyo a la lucha de los compañeros por su fuente de trabajo
Por: Nelson Marinelli
López, titular del grupo Indalo, quien fue beneficiado por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner con concesiones de obras públicas que le permitieron amasar una inmensa fortuna, adquirió El Ciudadano junto con una importante cantidad de medios, entre los cuales están C5N, CN23, Ambito Financiero, el Buenos Aires Herald y la productora Ideas del Sur, donde se asoció con Marcelo Tinelli.

Jugado a la candidatura de Daniel Scioli, la derrota del FpV lo llevó a un creciente declive, por la pérdida de los favores oficiales y el deschave de sus multimillonarios desfalcos impositivos. Como parte de esta retirada, López le vendió Ámbito y el Herald al grupo Olmos, dueño de Crónica y BAE (que ya cerraron las ediciones diarias del Herald) y despidió trabajadores en los otros medios, entre ellos, 135 compañeros de CN23.

Macri, a su turno, ha justificado la ofensiva sobre los trabajadores de prensa: calificó de “usurpadores” a los trabajadores de Tiempo Argentino cuando resistieron el ataque de una patota patronal mientras ocupaban las instalaciones del medio en defensa de sus puestos de trabajo.

Hace un mes, la empresa Los Álamos, que forma parte de Indalo y aparece como la propietaria de El Ciudadano -que tiene 18 años de vida- había anunciado la decisión de cerrarlo. La última edición que salió bajo su dirección fue la del viernes pasado. Ante este cuadro, los trabajadores decidieron tomar en sus manos la salida del diario.

Como sucedió con muchos otros medios, a lo largo de su vida, El Ciudadano pasó por varias manos de empresarios que lo colocaron al borde del cierre en más de una oportunidad. Fundado por Orlando Vignati, antiguo dueño de Ambito y el Herald, pasó por el grupo Vila Manzano –dueño de La Capital- que lo sumó para hacerlo desaparecer como competencia y de Eduardo López, ex directivo de Newell’s Old Boys, que lo mantuvo abierto sólo el tiempo que duraron sus aspiraciones para dirigir al club rosarino.

Entonces los trabajadores habían tenido su primera experiencia autogestiva que terminó con el regreso de Vignati. Los compañeros de El Ciudadano enfrentan ahora un desafío importante.

Como le señalara a Prensa Obrera un compañero de la redacción, son conscientes que están en una situación de transición, sostenida por la solidaridad del Sindicato y de los compañeros gráficos pero, en el marco de la competencia capitalista, que también se da en el mercado de los medios, requieren de un aporte mayor para la sustentabilidad a largo plazo.

Tanto el gobierno santafesino como el nacional deben realizar los aportes necesarios como para que El Ciudadano cuente con los fondos suficientes que permitan cubrir los costos operativos y los salarios de los trabajadores.
Fuente: Prensa Obrera

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: