viernes, 11 de noviembre de 2016

Las consecuencias tendrá la elección de Donald Trump en el mundo de la tecnología

El nuevo presidente de Estados Unidos no es fan de esta industria, y durante su campaña ya reveló algunos de sus radicales planes para ellos, las telecomunicaciones e incluso en mundo de la ciencia. Es posible la suspensión del acuerdo de AT&T para adquirir Time Warner, anticipan
Donald Trump es el nuevo presidente electo de Estados Unidos. Y si bien esto pudo resultar una sorpresa para muchos, y ha causado un gran malestar en varios, ya es una realidad para este país que aloja a una gran porción de la industria tecnológica. Es en base a estos que muchos han comenzado a preguntarse, ¿es posible que este mandatario tenga un impacto en Silicon Valley y las empresas más grandes del área?

Primero que todo es necesario aclarar que la cercanía de Trump con el mundo de la tecnología no es precisamente fuerte. El mandatario electo no sólo no carga un smartphone ni usa directamente una cuenta de correo electrónico, sino que además se ha especulado que no tiene especiales habilidades tecnológicas. Incluso, se rumoreó que no sabe usar un computador del todo.

Esto obviamente tendrá un peso en su punto de vista ante una serie de temas tecnológicos, que van desde la ciberseguridad y los derechos de los usuarios en línea, hasta el funcionamiento en el extranjero de empresas como Apple. Revisa acá algunos de sus planteamientos en diversos temas.

Neutralidad de la red y brecha digital:
Donald Trump ha hablado varias veces de una necesidad de hacer cambios en la regulación de los proveedores de internet, sin embargo en su campaña no dejó claro de qué tipo serían.

Es posible que el presidente electo sea cercano a desregular algunos puntos de la industria de las telecomunicaciones, beneficiando a los proveedores de internet y respondiendo a sus reclamos contra las series de reglas que les había impuesto en el último tiempo la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones). No obstante, más allá de la neutralidad de la red, no se sabe cuáles serían los puntos que podrían ser modificados.

Tampoco existen planes para disminuir con la brecha digital dentro de Estados Unidos, por lo que se espera que las iniciativas de este tipo surjan desde los gobiernos estatales y locales, o el mismo sector privado.

Ciberseguridad:
Este es un punto que Trump nombró varias veces en su campaña, pero solamente para referirse al ataque que sufrió el Partido Demócrata meses antes de la elección. Ante este tema culpó a Rusia y especialmente a la coalición de Hillary Clinton, sin embargo, no planteó algunas medidas o soluciones al respecto.

Algo que sí declaró con respecto a este tema, fue la necesidad de una “inmediata revisión de todas las defensas y vulnerabilidad estadounidenses en línea, incluyendo su infraestructura crítica”.

En cuanto a encriptación, durante la polémica entre Apple y el FBI por el desbloqueo de un iPhone en una investigación policial, Trump aseguró que los usuarios deberían boicotear a la firma de la manzana por no colaborar con las autoridades. Un punto sumamente impopular en la industria, y que podría encender las alertas a varias compañías de la industria.

Ciencia
Es posible que la presidencia de Trump sea un desastre para esta área. Diversos análisis ya han advertido que el posible presupuesto del presidente electo no beneficiaría a las investigaciones científicas. Algo que queda claro con la falta de apoyo directo del empresario a diversas organizaciones del área, como es el caso de la NASA.

Precisamente, el futuro de esta agencia espacial es uno de los puntos más inciertos mandato de Trump. Al respecto, solo se sabe de la apertura del empresario a la entrada de empresas privadas en este tipo de investigaciones. ¿Qué quiere decir esto? Que el mandatario podría dejar de lado programas de la NASA como el Space Launch System y el desarrollo de la nave Orion para dar paso a proyectos privados y de menor costo.

Por otro lado, Trump se ha mostrado a favor de grandes mitos científicos como la relación entre las vacunas y el autismo, y en contra de problemas sumamente probados por la ciencia, como es el caso del calentamiento global. Específicamente con respecto a este tema, el presidente electo se ha mostrado a favor de formas de energía que van totalmente en contra de los proyectos para prevenir esta catástrofe. Algo que obviamente será un problema en los próximos 4 años.

Silicon Valley
Desde su triunfo en las presidenciales estadounidenses, la victoria de Donald Trump ha provocado fuertes caídas en las bolsas de valores de diferentes países, como también una devaluación del valor del dólar. Esto podría afectar directamente a la industria de la tecnología y al mismo Silicon Valley, desde donde temen los posibles cambios económicos del nuevo presidente electo. Por otro lado, Trump también ha dado señales de que sus medidas no irán a favor de los capitalistas de riesgo o la comunidad tecnológica más amplia, algo que ha incrementado el temor en esta área.

Paralelamente, el candidato republicano ha llamado a multar a China por sus abusos cometidos en sus tratados económicos, y a obligar a las empresas estadounidenses a retornar sus procesos de manufactura desde Asia a Estados Unidos. Un cambio que podría tener un fuerte impacto en todas aquellas compañías que tengan niveles de ventas mundiales y obviamente están fuera de este país, como también provocar un aumento en el precio de los productos y un quiebre en las relaciones tecnológicas con otras naciones.

Otro punto complejo para Silicon Valley va a ser la inmigración. Esta meca de la tecnología ha presionado durante años al gobierno estadounidense por expandir el programa de visa H-1B. Un tipo de documento que permite que talentos de otros países puedan quedarse en el país y tener un camino más simple hacia su residencia definitiva. Todo con el objetivo de traer mejores profesionales a Estados Unidos y encontrar trabajadores para sus puestos más especializados. No obstante, Trump podría terminar con este programa y causar un importante vacío profesional en el sector.

Acuerdos tecnológicos
Finalmente, uno de los impactos más claros y rápidos que veremos bajo la presidencia de Trump sería la posible suspensión del acuerdo de AT&T para adquirir Time Warner.

Durante su campaña, el presidente electo se refirió a la negociación asegurando que era “un ejemplo de la estructura de poder busco batallar. AT&T está comprando Time Warner y por tanto CNN, un acuerdo que no aprobaré en mi administración porque permite una gran concentración de poder en las manos de unos pocos”.

Unas declaraciones que pusieron en alerta a ambas empresas en su momento, pero especialmente ahora luego del triunfo del candidato republicano. Inclusive, ya durante este miércoles, han provocado una caída en las acciones de ambas empresas.
Fuente: aeTecno

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: