lunes, 10 de octubre de 2016

Denuncian que dos periodistas del Grupo Indalo son espiados por la AFI

Lo publicó un sitio de noticias y lo confirmaron fuentes de inteligencia - Los correos de Gustavo Sylvestre y Mauro Federico fueron hackeados y su contenido incluido en un parte de inteligencia
Por: Fernando Oz
Las comunicaciones a través de correo electrónicos pertenecientes a los periodistas Mauro Federico y Gustavo Sylvestre fueron hackeadas, presuntamente por una unidad dependiente de la Agencia Federal de inteligencia (AFI). Así lo dio a conocer un portal de noticias durante el fin de semana y lo confirmaron al menos dos fuentes ligadas al organismo que encabeza Gustavo Arribas. Lo mismo ocurriría con otros trabajadores de prensa, en especial del Grupo Indalo, que en éste momento son objetivo de tareas de espionaje. El aparato de inteligencia del Estado contará para el próximo año con casi 3.500 millones de pesos.

Un funcionario de la AFI que aún sobrevive a la gestión del Gobierno de Mauricio Macri, dijo que "es lógico que al Gobierno le interese anticiparse a las investigaciones periodísticas que se van a realizar sobre él. Pero nadie lo va a confirmar, hasta es posible que lo desmientan". El agente, que pasó muchos años destinado en el exterior, apuntó a las consultoras de inteligencia privada como las encargadas de hacer el trabajo sucio. "La información que publicó el sitio Adelanto 24 es real y ustedes lo saben. Debe haber sido un trabajo tercerizado", confió a Ámbito Financiero.
Periodistas en la mira
El portal de noticias Adelanto 24, que dirige el periodista Camilo Cagnacci, fue quien se encargó en destapar un supuesto plan para producir "mediante medios técnicos la búsqueda de información tendiente a proteger y anticipar posibles operaciones contra el orden constitucional y que pudiera afectar la gobernabilidad".

Habrían dos memos, uno de ellos fechado en abril de 2016 cuyo "asunto" es producir "informe" y se indica la interceptación del correo electrónico de Sylvestre y del periodista Fabricio Cardelli. Y en el segundo, según la investigación de Cagnacci, se pone como blanco al subdirector de Ámbito Financiero y se resalta que "opera con varios periodistas de investigación como ser Ignacio Nacho Ramírez (sic) también del Grupo que cumplen funciones en C5N".

La información, que aún el Gobierno no desmintió, señala "como el brazo ejecutor de estas violaciones a la privacidad" a Emiliano Deza, un presunto técnico informático, que habría trabajado para el exdirector de Reunión Interior de la ex SIDE, Fernando Pocino, y el exjefe del Ejército César Milani.

Tanto el director de la AFI, Gustavo Arribas, como la subdirectora del organismo, Silvia Majdalani, vienen construyendo una serie de alianzas con diferentes sectores de inteligencia con el objetivo de mantener un equilibro para que no estalle una suerte de guerra de carpetazos que terminen perjudicando al propio Gobierno. Una débil telaraña con cientos de ramificaciones.

En el mundillo ligado al espionaje se sabe que el exdirector general de Operaciones de la ex SIDE Antonio Stiuso es una parte esencial para lograr ese "equilibrio" que buscan los nuevos jefes de La Casa. "Desde hace cuatro o cinco años Jaime (como se lo conoce a Stiuso en el ambiente del espionaje) desarrolló un sistema paralelo de inteligencia que aún conserva. La nueva conducción no lo restituyó del todo, pero algo hace", aportó un exfuncionario Kirchnerista que tuvo un importante cargo en la Agencia.

Los memos que delatan el seguimiento a periodistas del Grupo Indalo pudo haber sido elaborado por alguna de las tantas consultoras que ofrecen servicios de "inteligencia empresarial" que operan en el país, algunas de ellas con sede en el exterior. La AFI suele acudir a ellas para no dejar rastros y para eso utilizan los fondos reservados.
Gigantesca caja negra
Una de las primeras medidas que tomó Macri al llegar al Gobierno fue eliminar por decreto el régimen que obligaba dar transparencia a los fondos reservados de la AFI. Así lo denunciaron diferentes organismos de Derechos Humanos. Según el proyecto de Ley de Presupuesto 2017 que presentó el Poder Ejecutivo, se prevé para el aparato de inteligencia un gasto total de 3.455.841.820 pesos, de los cuales la AFI recibirá 1.804.468.000, un 25% por arriba de los 1.450 que se había presupuestado para éste año.

Por otra parte, el Ministerio de Seguridad sumará un total de 1.451.373.946 pesos para las tareas de espionaje de sus fuerzas federales. Y la cartera de Defensa recibirá 199.999.874 pesos para las áreas de inteligencia.

De los más de 1.804 millones de pesos que recibirá la AFI, el Presupuesto para el año próximo prevé que 1.325.099.900 pesos se utilizarían para pagar sueldos y los 479.368.100 restantes ingresarán a una caja negra difícil de explorar.

A través del decreto 656/16, Macri derogó una norma sancionada en 2015 que habilitaba, con algunas excepciones, el acceso público a la información sobre el uso de los fondos de la central de inteligencia. La caja que se utilizaba para operaciones secretas de espionaje se mantenían bajo reserva, pero se preveía medidas para que esos gastos quedaran registrados y documentados. Ahora esas erogaciones volvieron a quedar bajo la sombra de la absoluta confidencialidad.

Pedido de informes
Este martes, las diputadas del Frente Renovador Graciela Camaño y Cecilia Moreau, integrantes de la Comisión de Libertad de Expresión, presentarán un pedido de informes al Poder Ejecutivo para que esclarezca "a la brevedad" el episodio que sufrieron los periodistas del Grupo Indalo, a fin de aclarar este "grave atentado contra la libertad de expresión". A través de su cuenta de Twitter, Moreau expresó que el hecho "no me extraña de quien escuchaba a su cuñado y ganaba licitaciones con escuchas ilegales".

Numerosas expresiones de solidaridad y repudio recibieron a través de las redes sociales Sylvestre y Federico, quienes también instaron a que se investigue "hasta las últimas consecuencias".
“Es una berretada”
El subdirector periodístico de Ámbito Financiero, víctima junto a Gustavo Sylvestre de espionaje ilegal por parte de la ex SIDE, habló en Radio 10 sobre el caso revelado por Adelanto 24. "Podrán decir yo no fui, pero ese documento está", afirmó.

El periodista Mauro Federico se refirió hoy al caso de espionaje ilegal del que fue víctima junto a su colega Gustavo Sylvestre, y que fue revelado por Adelanto 24 el último sábado.

En declaraciones a Radio 10, el subdirector periodístico del diario Ámbito Financiero dijo: “No somos los primeros a los que le hackean la cuenta de mail”. Y aseguró que este “no fue el episodio más escalofriante” que le tocó vivir.

“La intersección de un correo lo puede hacer un niño. Lo que me cuesta creer es que desde el Estado alguien destino sus esfuerzos en hacer esta pavada, por lo sencillo que es hacerlo, pero que a la vez supone una gravedad institucional muy seria”, planteó Federico, quien cuestionó “que haya dinero público que se destine a estos mamarrachos, que además dejan los dedos pegados”.

En ese sentido, el periodista señaló: “Dejaron los IP de las direcciones y lugares de dónde se efectuaban los ingresos a mi dirección de correo”.

Sobre el caso de espionaje destapado por Adelanto 24, Federico puntualizó: “Alguien entró a mi mail y empezó a buscar. Tengo cosas personales, pero fueron y extrajeron de manera arbitraria, un material que yo me mandé a mí mismo son un punteo sobre o que iba a pasar con los ingresos de Siria a la Argentina. También un mail que me mandaron con una denuncias anónima de un caso de corrupción en la provincia de Buenos Aires. Y en las conclusiones me acusan de ser un periodista opositor, un perturbador del orden constitucional”.

“Podrán decir yo no fui, pero ese documento está, alguien tendrá que explicar de dónde salió”, afirmó. Y completó: “Es una berretada la manera en que los servicios de inteligencia se manejan en la Argentina”.

Además, Federico recordó que este espionaje ocurrió en abril, pero que otros sucesos ya fueron denunciados en la Justicia. “Cuando me pasaba algo, me hackeaban la cuenta, lo llamaba al fiscal, le pedía que lo incorpore, pero no se resolvió nada en un año y medio, casi dos años”, indicó.

Tras recordar que a Sylvestre le incendiaron su camioneta en 2014, tras la publicación de una investigación, Mauro Federico pidió que los “dejen laburar en paz” y exigió para esto un Estado “proteja” a los periodistas.

“Me da mucha bronca que no salga nadie a excepción de dos diputadas que me llamaron (Graciela Camaño y Cecilia Moreau), que presentarán un pedido de informe para que alguien de un respuesta institucional, que no es grave respecto de otras cosas que suceden en el país, pero no hay que dejarlas pasar”, concluyó.










Foto: IndaloMedia
Fuentes: Ámbito Financiero y Adelanto 24

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: