martes, 6 de diciembre de 2016

El Ciudadano: la solidaridad tiene firma

Mario Almirón, Martín Lucero, Silvana Comba, Franco Bartolacci, Juan Pablo Sarkissian y Edgardo Carmona

El de ayer fue otro día de solidaridad en la redacción de este diario. Representantes del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP), de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UNR y del Instituto de Cooperación Latinoamericana de la misma casa de altos estudios firmaron con el Sindicato de Prensa Rosario y la Cooperativa La Cigarra, que edita El Ciudadano & la región, un convenio de cooperación que implicará contraprestaciones. La más importante de ellas, para nosotros, los trabajadores de este periódico, es poder hacer base en el edificio de Ovidio Lagos y Brown, flamante sede desde donde desarrollamos nuestra tarea autogestiva.

“En un contexto de extrema complejidad, ustedes decidieron seguir peleándola como corresponde. No hay mejor manera de promover un encuentro que con estas acciones que le dan sentido a todo. Nos juntamos hace un tiempo y les dije que quería dar una mano en serio: la solidaridad no tiene que ser sólo una palmada en la espalda. Ponemos a disposición la Facultad para pensar de qué otra forma podemos construir colectivamente. Nos interesa defender a los trabajadores. La universidad está en un momento complejo. Esta decisión implica encontrarle sentido a muchas cosas. Quiero agradecer y felicitar por la lucha. Hay compañeros en este camino y estamos a disposición para lo que necesiten. Cuando las cosas vienen turbias, hay que enfrentarlas juntos y con prepotencia de trabajo”, definió Franco Bartolacci, decano de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales.

Desde la misma casa, Silvana Comba, directora de la Escuela de Comunicación Social, selló la contundencia del compromiso: “Quiero felicitar la lucha de los trabajadores, entre los cuales hay muchos docentes y graduados de Comunicación. También, ratificar ese compromiso de la carrera con la pluralidad de voces en un contexto donde se ve muy amenazada”, refirió

Tomó la posta Martín Lucero, secretario general de SADOP Rosario, otro de los referentes de solidaridades sin las cuales estas líneas no tendrían cómo imprimirse: “Para esta ciudad, la existencia de El Ciudadano es esencial: las cosas que se dicen acá no se dicen en otros medios. En los últimos tiempos tiene una agenda distinta, una agenda gremial, de los trabajadores, de gente que está luchando. Vamos a estar juntos para que esto siga adelante. Hay firmas valiosas acá que en otro lado no tendrían lugar, porque no van a querer que esas voces se escuchen. Es un orgullo para nosotros aportar a esta causa: a partir de ahora, vamos a comprar varios ejemplares más. Son una parte esencial: no abandonen la línea editorial que están llevando. Las tapas de hoy son las que no vemos en otro lado. Quizás estamos encontrando una nueva forma de gestionar los medios, de apoyar la pluralidad de voces. Esta casa ahora es de ustedes, úsenla con comodidad. Nosotros les tenemos que agradecer a ustedes la tarea que están realizando. Quisimos que todos sepan que bancamos la parada de El Ciudadano, que sepan que no están solos. En el camino a la comunicación plural, SADOP va a estar siempre. El desafío es de ustedes: no se pierdan”.

Mario Almirón, secretario general de SADOP a nivel nacional, completó la idea y puso el acento en la necesidad de fortalecer los vínculos entre quienes ejercen oficios conectados: “Pensaba que los trabajadores docentes privados y los de la comunicación compartimos la cultura y la palabra. Somos trabajadores de la cultura y nuestro instrumento es la palabra. Es un instrumento poderoso porque le da sentido a la vida, a lo que hacemos. Por eso, a veces nos cuesta todo tanto. No es casual que nos cueste, porque somos los que les damos el sentido y a veces va contra cierto poder hegemónico y económico. Esta pelea es importante por ustedes y por una sociedad más democrática, donde la palabra se puede escuchar y puede tener la posibilidad de ampliar los horizontes. Es importante que emprendimientos como éste se sostengan para que haya pluralidad de voces. Cuenten con nuestro apoyo y solidaridad. Un medio como éste hace falta para ustedes y para una sociedad más democrática y más justa”.

El cierre, antes de la firma, lo tuvo Edgardo Carmona, secretario general del Sindicato de Prensa Rosario, quien con el autor de Historias de cronopios y de famas recogió el guante de Almirón sobre la conexión de la palabra entre docentes y periodistas: “El personaje de Rayuela, de Cortázar, decía que con la Maga estaba predestinado y siempre se iban a encontrar; eso me pasa con estos compañeros. No tengo que prever que nos vamos a encontrar, ya sé que nos vamos a encontrar. Cuando estuve en Sadop en el conflicto sindical más importante de nuestra historia, el encuentro se dio en Sadop, en Buenos Aires. No es casual. Desde la CTA tenemos ese grato recuerdo de abrazo con SADOP como una bisagra de encuentro con la CGT. Tenemos objetivos comunes. Con la UNR y la carrera de Comunicación y Ciencia Política tenemos compañeros comunes. Siempre nos interesó privilegiar la relación con la carrera y la Facultad. No es casualidad que nos hayan ofrecido el local y… nos tiramos de cabeza. El Ciudadano y sus 18 años de vida y supervivencia es una tozuda necesidad no sólo como fuente de trabajo y desarrollo profesional: nos hemos propuesto que sea una voz permanente en la ciudad para que las instituciones tengan el lugar que no tienen en otros medios. Sin este local, ni los compañeros que lo hicieron posible en la mudanza, hoy no estaríamos. Vamos a trabajar en conjunto con SADOP y la facultad con capacitaciones. Sin ustedes, esto no hubiera sido posible”.

Del acto también tomaron parte, entre otros, el presidente de la Cooperativa La Cigarra, Juan Pablo Sarkissian, y Pedro Romero, director del Instituto de Cooperación Latinoamericana de la UNR.
Foto: Alejandro Guerrero
Fuente: El Ciudadano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: