lunes, 22 de mayo de 2017

Procesan a Cristóbal López y lo embargan por 25 millones por no pagar los aportes de trabajadores de C5N

La Justicia procesó a los empresarios Cristóbal López y Fabián de Souza y les trabó un embargo sobre sus bienes por 25 millones de pesos a cada uno, en el marco de una causa por apropiación indebida de aportes de la Seguridad Social de empleados de su empresa Telepiu SA - C5N
La jueza en lo penal económico Verónica Straccia procesó hoy al empresario Cristóbal López por "apropiación indebida de aportes destinados al Sistema Único de la Seguridad Social" de los trabajadores de Telepiu SA, la firma del Grupo Indalo que controla el canal C5N.

Los procesamientos, con embargo de entre 23 y 25 millones de pesos, también alcanzaron a Fabián de Sousa -socio de López-, a la empresa Telepiu SA y a Mariano Frutos, CEO de Indalo Media.

Los procesados fueron acusados de retener de manera indebida los aportes de algunos trabajadores de Telepiu S.A durante los meses de mayo y junio del 2012; de abril a diciembre de 2012 (salvo por el mes de mayo) y de enero a julio de 2014.

Según establece la acusación, "los hechos consisten en haber omitido depositar, dentro de los diez días hábiles administrativos de vencido el plazo de ingreso, el importe de los aportes destinados al Sistema Único de la Seguridad Social retenidos a los dependientes" de esa firma "durante los períodos fiscales 05/2012, 06/2012, 04/2013, 06/2013 a 12/2013 y 01/2014 a 07/2014, por sumas superiores a los 20.000 pesos en cada uno de ellos", según denunciaron más de 400 trabajadores.

La jueza Straccia aseguró que "los empleados de la sociedad cobraron regularmente, en tiempo y forma, sus haberes mediante depósito en sus cuentas bancarias" y "las retenciones de los aportes constan en los recibos de sueldo agregados a las actuaciones, así como también fueron exteriorizados en las declaraciones juradas correspondientes a los ejercicios mensuales investigados presentadas ante la AFIP".

En un fallo de 22 páginas la jueza Straccia sostuvo la “prueba reunida permite tener por acreditado, con el grado de conocimiento propio de esta instancia, que en los períodos en cuestión la sociedad efectivamente retuvo a sus empleados los aportes”.


Durante su indagatoria, López sostuvo que “no revistió cargo alguno en el directorio de Telepiu SA, ni en los períodos investigados ni en ningún otro”, aunque ya entonces era el accionista mayoritario del Grupo Indalo.

De Sousa remarcó que “las empresas del denominado `Grupo Indalo´, sus accionistas, directores y demás dependientes siempre han tenido la voluntad y mantienen su compromiso de dar estricto cumplimiento a todas las obligaciones fiscales a su cargo”.

Frutos fue procesado por los hechos posteriores a junio de 2013 su participación en la empresa comenzó en esa fecha y en su indagatoria lo aclaró al decir se le imputaron períodos en los que no formó parte del directorio de Telepiu.

Al enumerar los recursos con los que contó la empresa para pagar los aportes de sus empleados, la jueza remarcó que en 2012 Telepiu recibió préstamos de South Media Investments SA y Oil Combustibles SA por un total de más de 30 millones de pesos.

Hace poco más de un mes De Sousa había sido procesado por la supuesta comisión del mismo delito en perjuicio de los trabajadores de la Editorial Amfin, que explota las publicaciones Ámbito Financiero y Buenos Aires Herald, entre otras.
El patrimonio de Cristóbal López creció en el último año y ya suma US$ 1.000 millones
Tiene cerca de 40 empresas. Los más rentables: petróleo, construcción y medios. A eso hay que agregarle el juego: serían US$ 100 millones extra
Por: Lucía Salinas
En 2003, cuando asumió Néstor Kirchner, el Grupo Indalo no existía como tal. Cristóbal López contaba "sólo" con nueve empresas y sus acciones de Casinos Club. Doce años fueron suficientes para que el número de firmas de su conglomerado ascendiera a 40. Y los activos de estas compañías rondan los 1.000 millones de dólares, aún sin cerrar los estados contables oficiales que concluyen el 30 de junio.

Pero lo más llamativo es que, con el cambio de Gobierno, su fortuna no sólo no disminuyó sino que aumentó considerablemente. El año pasado, el holding contabilizaba que su patrimonio era de 650 millones de dólares. Y crecimiento se dio, paradójicamente, cuando el empresario soporta un complicado presente judicial, con procesamientos y embargos por supuesta corrupción en connivencia con el kirchnerismo.

A López no le gusta que lo llamen "empresario K" porque, reitera cada vez que puede, él ya era empresario antes de conocer a los Kirchner. Tampoco le agrada que lo comparen con Lázaro Báez, preso por lavado de dinero, diferenciándose con que su holding no comenzó en 2003, sino muchos años atrás. Pero lo cierto es que durante el kirchnerismo dio el gran salto: pasó de tener 9 empresas a constituir el Grupo Indalo que hoy está conformado por unas 40 firmas.

​La expansión empresarial permitió un notable incremento en los activos. Incluso durante el último año, con un Gobierno no kirchnerista. De los 1.000 millones de dólares que lo conforman, 350 millones de dólares se sumaron este año.

Todos los movimientos contables y financieros de Indalo son controlados por los veedores informantes que el juez Claudio Bonadio nombró en la causa Los Sauces SA, donde procesó al empresario Kirchnerista y a su socio por asociación ilícita y lavado de activos, junto a Cristina Kirchner y sus hijos. Además, las firmas tienen una inhibición general de bienes y sus cuentas embargadas: no se puede vender ni transferir acciones de las empresas. Además, les trabó un embargo a cada uno (López y De Sousa), de $ 100 millones.

El Grupo siguió creciendo pese al frente judicial en los rubros más variados: bancos, financieras, medios, alimenticias, petroleras, constructoras. El activo más importante por facturación es Oil Combustibles, que mantiene una deuda con la AFIP de $ 8.000 millones. Según adelantó hoy Clarín, es pasivo podría ser cancelado en cuotas gracias a la moratoria fiscal que le concedió la AFIP a fines de marzo y que el empresario comenzará a pagar cuando la Justicia lo autorice).

Esta empresa tiene un valor superior a los US$ 250 millones, sin incluir el stock de crudo, que representa unos US$ 100 millones más. En todo el país cuenta con 360 estaciones de servicios e inyecta un 8% de combustible en el mercado. A eso se le suman las refinerías y el puerto en San Lorenzo. To, Nodos estos activos son los que vendería por US$ 280 millones a un trader suizo y le serviría para ponerse al día con AFIP.

En orden de prioridad, le sigue la constructora CPC, que cuenta con 14 obras en todo el país que en los próximos cuatro años demandarán una inversión de $ 20 mil millones. Con esta firma, López ganó en Santa Cruz una millonaria obra vial que le fue rescindida a otro conocido del kirchnerismo: Lázaro Báez. La licitación se otorgó por $ 1.600 millones.

Luego vienen las firmas del rubro servicios y producción de petróleo (Oil M&S), que facturan unos $ 18.000 anuales, los medios de comunicación que cuentan (junto a la productora Ideas del Sur) unos 1.200 empleados y salarios por encima de los $ 12 millones por mes. También está Alcalis de la Patagonia, productora de carbonato de sodio ubicada en la Patagonia.

Finalmente, el rubro inmobiliario también está dentro de las empresas de más valor. Indalo cuenta con un shopping en Comodoro Rivadavia con 120 locales. Se vendería el 40% de los espacios comerciales. Y parte de estos fondos, según pudo saber Clarín, se destinarán a la finalización de la obra (U$S 45 millones).

Por fuera de los US$ 1.000 millones, López tiene aún en análisis en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, la venta del 28% de Inverclub, la sociedad que se dedica al negocio del juego. Una eventual venta le sumaría cerca de US$ 100 millones extra.
Foto: Pedro Lázaro Fernández
Fuentes: Agencias DyN. Noticias Argentinas y Diario Clarín

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: