lunes, 6 de agosto de 2018

Telefónica estudia acudir al Ciadi ante la discriminación que sufre en Argentina

Cree que la fusión de Telecom y Cablevisión destruye la competencia
Por: Antonio Lorenzo
Telefónica analiza estos días la conveniencia de demandar al gobierno de Argentina ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi) por la creación de un nuevo campeón nacional.

De hecho, la fusión de las empresas argentinas Telecom y Cablevision, ambas del Grupo Clarín -aprobada recientemente por la Administración liderada por Mauricio Macri- pretende acaparar sin cortapisas la mayor parte de los servicios de conectividad y entretenimiento del país.

No hay una decisión en firme, pero el hecho de que Telefónica estudie si acudir o no ante el organismo arbitral dependiente del Banco Mundial ya dice mucho sobre el malestar que se respira en la filial con sede en Buenos Aires. Por lo pronto, Telefónica ya ha iniciado las acciones legales para defender sus derechos en el ámbito nacional y ha dejado la puerta abierta para elevarlo a la esfera internacional. Eso significa, entre otras actuaciones, acudir al referido arbitraje del organismo internacional, un camino generalmente tortuoso para cualquier compañía.

A grandes rasgos, llamar a la puerta de este organismo de resolución de conflictos puede traducirse casi en una declaración de guerra ante el estado demandado. La denuncia ocasiona un daño de imagen del país en cuestión, al quedar expuesto ante la comunidad internacional. En la mayoría de las ocasiones, este trámite puede dilatarse muchos años con resultados económicos siempre inciertos.

Nuevo 'campeón nacional'
Todo se aceleró hace poco más de un mes, cuando la Secretaría de Comercio (SdC) de la República Argentina emitió una resolución que ya temía Telefónica desde hacía muchos meses: la aprobación la concentración de Telecom con Cablevisión. Esta operación hermana al propietario de casi el 60 por ciento del mercado de banda ancha fija a nivel nacional -porcentaje que se eleva hasta el 90 por ciento en ciertas ciudades argentinas-, con el primer proveedor de televisión de pago del país, con el 60 por ciento de este mercado y el 90 por ciento de los clientes premium de televisión en Argentina.

Telefónica ya denunció semanas atrás en Argentina, a través de un comunicado, que la resolución representa "un trato discriminatorio para el resto de los operadores y pone serios obstáculos al desarrollo de una competencia efectiva en el mercado de telecomunicaciones y favorece a un operador dominante en el sector".

Según argumentó Telefónica en su momento, la referida resolución "pone en peligro las inversiones que requiere el sector y tendrá consecuencias muy serias para el futuro de las telecomunicaciones en Argentina". Sólo en el último año, Telefónica invirtió en aquel país más de 600 millones de euros, principalmente para mejorar la red de fibra óptica y a la expansión de la telefonía 4G.

Daño a la población
Entre otros motivos de queja, Telefónica considera que la aprobación de la fusión entorpece la competencia "y perjudicará a los argentinos que tendrán en muchas zonas del país serias dificultades para elegir libremente qué tipo de conectividad quieren y qué precio pagar por ella".

El reforzado grupo también es titular de los principales medios de comunicación de Argentina, con el canal en abierto El Trece y los diarios La Nación y Clarín, entre otros. La facturación conjunta de Telecom Argentina y Cablevisión rondaría los 80.000 millones de dólares. Según datos del año pasado, la nueva mayor empresa del sector suma más de cuatro millones de abonados de banda ancha, 3,5 millones de suscriptores de televisión pago, cuatro millones de abonados de telefonía fija y 20 millones de telefonía móvil.

Mientras que grupos como Telefónica o Claro (propiedad de Carlos Slim) deberán someterse a relevantes trabas normativas para poder competir en servicios convergentes de telecomunicaciones (telefonía fija, móvil, banda ancha fija y móvil y televisión de pago) en Argentina, el nuevo grupo está exenta de ellas y goza de una posición privilegiada para acaparar el mercado de mayor valor de inmediato. "Por largo tiempo la empresa fusionada será la única empresa que podrá ofrecer paquetes integrados en Argentina, mientras sus competidores seguirán enfrentando limitaciones para hacer ofertas competitivas", denuncia en operador español.

En el negocio de la banda ancha fija, la resolución aprobada por la Administración Macri dificulta el acceso mayorista de operadores como Telefónica y Claro a las redes de su rival al "no imponer medidas efectivas para que los competidores puedan acceder a las redes fijas de la empresa fusionada en el interior del país". Al mismo tiempo, la nuevas entidad "ofrece anchos de banda mayores a 20 MB en su red de cable en el mercado minorista, mientras que el producto mayorista que Telecom se ha comprometido a poner a disposición de sus competidores se proveerá sobre su red de cobre con anchos de banda máximos de 6 MB".

Desequilibrio en el móvil
Respecto a la gestión del espectro radioeléctrico, el Ejecutivo de Macri "no soluciona la clara ventaja competitiva que Telecom tiene en espectro para proveer servicios móviles (80 MHz más que sus competidores), sino que se limita a recomendar a Enacom que evite que la entidad fusionada use dicho espectro hasta que ejecute su devolución".

Por último, el operador español también reconoce que "no existen precedentes en ningún país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)" el nivel de concentración que la resolución permite, "sin asegurar un ambiente de competencia efectiva". Todo lo anterior -añade- "resulta profundamente contradictorias con el objetivo que se ha planteado el país de ingresar a la OCDE a fin de dotarse con políticas públicas alineadas con las mejores prácticas internacionales", concluye.
Fuente: El Economista

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: