jueves, 25 de agosto de 2016

Proyectan la mudanza de la Televisión Pública

La TV Pública irá a Tecnópolis. Lo anunciaría el presidente Macri el mes que viene. Según esta idea, el museo suma 30.000 metros cuadrados. Y mantiene su sede actual
Por: Patricia Kolesnicov
En voz baja dicen que sí, que ahora sí se hará, que el Museo Nacional de Bellas Artes tendrá su tan reclamada ampliación y que esa ampliación se hará a lo grande: en los 30.000 metros cuadrados del edificio de la TV Pública. El canal, a su vez, dejaría Barrio Parque y se mudaría a Tecnópolis, adonde irían también Encuentro, Paka Paka y DeporTV. El anuncio oficial lo haría el propio Mauricio Macri el mes que viene, tal vez durante la cena anual de la Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes.

Es que, dicen en el museo, por la estrechez de su espacio Bellas Artes hoy muestra apenas 1.000 obras de un patrimonio de 13.000. Esto afecta lo que vemos: muchas veces, en el armado de las muestras, quedan obras en el depósito. El problema es global: según un informe de la BBC, la Tate, de Londres, exhibe l 20 por ciento. Pero el Louvre apenas el 8.

La gente de Cultura ya se está reuniendo con el secretario de Obras Públicas Daniel Chain y prepara un informe que detalla qué se necesita para hacer un museo en el edificio de un canal: cuántos metros para oficinas, cuántos para depósitos. Y cómo aprovechar las áreas con techos de hasta nueve metros de altura. Pidiendo reserva -nadie puede hablar antes que el presidente- expertos del área aseguran que el espacio del canal es adecuado para exhibir arte, y mucho más si se habla de arte del siglo XX en adelante.

Esa es la idea: que el edificio actual de Bellas Artes -creado en 1870 para Obras Sanitarias y rediseñado por Alejandro Bustillo en los años 30- exhiba desde el arte precolombino -hoy, guardado- hasta la producción del siglo XIX. Y que lo más nuevo vaya a la nueva sede, que cobraría así una enorme relevancia. Hablan de usar la terraza para esculturas y de habilitar el parque aledaño.

Además, proyectan hacer en el edificio del canal una especie de reserva nacional de obras de arte, donde se garantice buenas condiciones de conservación para obras de distintos museos del país. Hay lugar.

Desde otras áreas del gobierno insisten, sin embargo, en que esto todavía es un anteproyecto y que ni siquiera está hecho el estudio de factibilidad. Un dato llevaría agua para este molino: en Obras Públicas se prevé el traslado de los canales pero no hay nada de las obras que precisaría el Museo. Y en la Agencia de Administración de Bienes del Estado, por donde pasa cualquier movimiento patrimonial, por ahora no hay noticias del traslado. Otras dudas apuntan al valor del terreno en una de las zonas más altas de Buenos Aires. Según informó IProfesional con datos de Reporte Inmobiliario, son unos 45 millones de dólares: ¿no se venderá ni un poquito?

La necesaria ampliación del Bellas Artes ha merecido anuncios de prácticamente todos los gobiernos: en 1995 se dijo que se construiría un anexo sobre la confitería aledaña al Museo y en 1997 Menem lo resolvió con una frase: "ATC es para Pacho". Hablaba de Pacho 0'Donnell, entonces secretario de Cultura. Pero no ocurrió.

En 2008, cuando asumió como director de Bellas Artes, Guillermo Alonso habló de su proyecto de agrandarse hacia donde está la Asociación de Amigos de Bellas Artes, al lado del Museo pero hacia Avenida Libertador. Finalmente, el año pasado, Cristina saldó a favor de otra solución: en vez de ampliar el museo, se podría exhibir su patrimonio en el Centro Kirchner.

Aunque un funcionario cuenta que los empleados con experiencia reciben la noticia con escepticismo, el arte volvió a la carga. El chiste dice que ahora sí, que los edificios son cosa de ingenieros.

El sitio IProfesional, había publicado el pasado lunes: En concreto, puso en marcha la "Fase 1" de su plan orientado a modificar la estructura de los medios estatales.

La primera decisión ya está tomada: mudar la emblemática TV Pública antes de diciembre, según confirmaron a iProfesional fuentes de Cambiemos.

Así, toda la actividad del canal pasará a ejecutarse en las instalaciones que el oficialismo comenzará a levantar en Tecnópolis, Villa Martelli, sobre la avenida General Paz a la altura de Constituyentes.

En una instancia posterior, prevé la instalación de Radio Nacional en ese mismo lugar.

La hoja de ruta que Hernán Lombardi, titular del Sistema Nacional de Medios Públicos, le acercó a Mauricio Macri no contempla, al menos por el momento, el traslado de TelAm.

Eso sí: la agencia oficial de noticias tendrá que funcionar en sintonía con la TV Pública y con Radio Nacional. Sobre todo, en lo que hace a la línea editorial.

Desde TelAm, una fuente gremial aseguró a iProfesional que el macrismo ya les informó a la plana mayor del medio que la redacción permanecerá en el edificio de Belgrano al 300.

Al mismo tiempo, el Sistema Nacional de Medios Públicos notificó que la mudanza de la ex ATC se llevará a cabo antes de fin de año.

"La idea es evitar una mayor conflictividad gremial. Lo que proponen es tener a todos los medios centralizados, para así poder construir un discurso más efectivo", aseguró el representante sindical consultado por iProfesional.

"Además de la TV Pública, la mudanza contempla tanto al canal Encuentro como a Paka Paka", expresó.

Conocida la noticia, referentes del sector de las telecomunicaciones no tardaron en hacer una lectura adicional: Macri le puso fin al proyecto del polo audiovisual en la isla Demarchi que impulsara el kirchnerismo.

En su momento, había sido anunciado con bombos y platillos por Cristina Kirchner y contemplaba la radicación en esa superficie de los medios estatales.

"Va a tener la magnitud del Central Park de Nueva York", decía CFK sobre el proyecto en la isla, al tiempo que daba cuenta de una "torre que iba a ser la más alta de Latinoamérica".

Con 335 metros, aseguraba la ex mandataria, "se convertirá en el símbolo de la Ciudad de Buenos Aires"

¿Cualquier edificio público sirve para cualquier cosa?
Por: Miguel Jurado, editor de ARQ
Hay una vieja y mala costumbre argentina, la de usar cualquier edificio para cualquier cosa. Todo empezó con la Casa Rosada que nació como correo y se transformó en sede del Gobierno. Pero la lista sigue largamente hasta alcanzar al Museo Nacional de Bellas Artes. Un edificio que primero sirvió como casa de bombeo de Obras Sanitarias y después, en 1932, se convirtió en el Museo. El arquitecto Alejandro Bustillo (el mismo que hizo el Banco Nación de Plaza de Mayo, el Hotel Provincial de Mar del Plata y el Llao Llao de Bariloche) se encargó de embellecer el recinto con un frente neoclásico. Obviamente, nunca estuvo demasiado bien equipado para conservar los tesoros de arte mundial que supimos conseguir.

Pero la historia no queda ahí, en diciembre de 1960 se festejaron los 150 años de la Revolución de Mayo con una mega muestra a lo largo de la Avenida Figueroa Alcorta. Por ahí, cerca de donde está la TV Pública. Resulta que para el evento se construyeron varios pabellones de vidrio, aluminio y acero, fáciles de armar y desarmar. Todo estaba bien. Tan bien que el pabellón de arte argentino quedó para siempre. Es la ampliación “moderna” que conocemos en el Bellas Artes.

Así las cosas, hoy se sabe que una buena parte de la colección del Museo podría ir a los estudios de la TV Pública.

Pero esa enorme cuña negra con brutos cubos blancos en la terraza se construyó para el Mundial del Fútbol del 78 como productora de programas de tele, (que dejó de llamarse Canal 7 y se bautizó Argentina Televisora Color, ATC). Después se decidió que albergara al canal estatal. Tal vez mañana, pasará a ser parte del Museo más importante del país. Después, veremos.
Fuentes: Diario Clarín, IProfesional, ARQ suplemento de Arquitectura de Clarín

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: