martes, 15 de mayo de 2018

Thomas Kennerly Wolfe (Tom Wolfe), 1931 - 2018

El escritor y periodista estadunidense Tom Wolfe, padre del "nuevo periodismo" y autor de La hoguera de las vanidades estaba aquejado de neumonía y había sido hospitalizado por una infección
El escritor y periodista Tom Wolfe, murió este martes a los 87 años, según informaron diversos medios estadounidenses. Wolfe, que nació en Richmond (EE UU) en 1931, es considerado uno de los padres del Nuevo Periodismo, una corriente periodística que contaba la realidad desde la riqueza de la literatura, con técnicas narrativas propias de la ficción, pero siempre respetando el rigor de los hechos.

Vestido completamente de blanco, con traje hecho a medida y sombrero: así paseaba Tom Wolfe hasta hace poco por su Upper East Side en Nueva York. Lento, pero orgulloso y erguido.

Desde la publicación de su bestseller mundial La hoguera de las vanidades, Wolfe había entrado en el Olimpo de la literatura.

Su agente Lynn Nesbit dijo a la prensa estadunidense que Wolfe falleció tras ser hospitalizado en Nueva York a raíz de una infección.

A Wolfe lo rodeaba siempre algo místico. También había hecho de su edad un secreto. Mientras que su editorial alemana indicaba 1931 como su año de nacimiento, otras fuentes hablaban de 1930, como la Biblioteca Pública de Nueva York, que en 2015 compró por más de dos millones de dólares el archivo del escritor compuesto por 190 cajas.

En los últimos años Wolfe se había retirado cada vez más de la vida pública, aunque de vez en cuando seguía regresando tan polémico como siempre. En 2016 atacó las teorías de la evolución de Darwin y al lingüista Noam Chomsky en El reino del habla.

En 2012 se enfrentó a las élites de Miami en Back to Blood. El autor fue una figura controvertida: por un lado, fue un autor superventas cuyos libros se llevaron al cine con éxito y que contaba con fieles seguidores; por el otro, fue objeto de crítica del "establishment" literario. Muchos de los grandes de la literatura estadunidense como Norman Mailer y John Updike veían en sus obras "entretenimiento de masas".

También John Irving se quejó de la "locuacidad" de su compañero y se declaró incapaz de terminar la primera y más conocida novela de Wolfe, La hoguera de las vanidades. Los críticos literarios también se mostraron divididos. Nadie dudaba de su estatus como "primer periodista pop", como lo calificó The Guardian, y como confundador del nuevo periodismo que mezcla lo literario con la no ficción.
Wolfe estaba considerado un diagnosticador de la sociedad y la época, que proporcionaba el lienzo literario adecuado de las costumbres de cada década. Pero el autor también estaba considerado un actor vanidoso que disfrutaba describiendo las debilidades de otras personas, algo que Wolfe nunca negó. "Si la mayoría de los escritores fueran sinceros con ellos mismos admitirían que sólo querían alcanzar esto: antes nadie los tomaba en serio, ahora sí", escribió.

Wolfe nació en Richmond, estado de Virginia, en el seno de una familia rica de profesores y propietarios de plantaciones. Su madre le inició en las artes, lo apuntó a clases de ballet y claqué, y dibujaba y leía mucho con él.

Cuando apenas tenía nueve años, el joven Wolfe intentó escribir una biografía sobre Napoleón así como un volumen ilustrado sobre la vida de Mozart. Estudió en la universidad de Yale y posteriormente se postuló como periodista.

"Envié más de 100 solicitudes a periódicos", contó en una ocasión a la revista literaria Paris Review. "Sólo recibí tres respuestas, dos negativas." El periódico Springfield Union, de Massachussetts, lo contrató.

Desde que comenzó a trabajar en The New York Herald Tribune en 1962, escribió innumerables artículos y ensayos para las revistas como New York, Esquire y Harper's en los cuales brilló por su creatividad con el lenguaje y su ojo para describir la cultura pop y el narcisismo de la sociedad estadunidense.
Después de otros trabajos periodísticos Wolfe aterrizó finalmente en Nueva York en la literatura de entretenimiento. "Durante ocho meses me senté cada día delante de mi máquina de escribir para empezar La hoguera de las vanidades pero no ocurría nada. Entonces me quedó claro que sólo lo conseguiría si me imponía un plazo de entrega", contó.

La obra sobre la avidez de dinero de los banqueros de Wall Street y los usureros se publicó a mediados de los años 80, primero como novela por entregas en la revista Rolling Stone. Más tarde fue llevada al cine con Tom Hanks, Melanie Griffith y Bruce Willis. A su primera obra le siguieron éxitos como Todo un hombre y Soy Charlotte Simmons, así como numerosos reportajes y ensayos.

Algunos de sus ensayos para Esquire donde Wolfe da rienda libra a sus técnicas experimentales de escritura fueron reunidos en el libro El coqueto aerodinámico rocanrol color caramelo de ron (The Kandy-Kolored Tangerine-Flake Streamline Baby, 1965), un clásico de la literatura de no ficción estadunidense.

Wolfe tenía incontables anécdotas de algunos de sus famosos reportajes, como el retrato de Cassius Clay, más conocido como Muhammad Ali. "Compartí cinco días con él y contestó a todo, a nada. La diferencia la hicieron los detalles: las conversaciones de su corte de acompañantes, los aduladores, la noche en que desapareció de un club nocturno y nos dejó con una cuenta sideral para pagar...".

Preguntado en una entrevista sobre los efectos negativos que tuvo el Nuevo Periodismo en la profesión, Wolfe dijo: "El abuso de la primera persona del singular. Un fallo que yo mismo he cometido. Mi primer texto, El coqueto, aerodinámico rocanrolcolor caramelo de ron [Tusquets], sobre la cultura automovilística en California, lo empecé escribiendo: 'La primera vez que vi coches personalizados…'. A menos que seas una parte de la trama, creo que es un error escribir en primera persona".

Las dudas sobre uno mismo nunca se fueron, dijo Wolfe, padre de dos dos hijos que vivía con su esposa en la planta 14 de un elegante edificio de apartamentos a los pies de Central Park. "Uno se acuesta cada noche pensando que ha escrito las páginas más brillantes de todos los tiempos, y al día siguiente te das cuenta de que son sólo sandeces. A veces incluso seis meses después. Esto es un peligro constante", dijo. A pesar de ello, nunca perdió la ilusión por su trabajo, aseguró en una entrevista: "La mayor diversión de escribir es descubrir."
Fotos: Shannon Stapleton - Reuters, via Atlantic Cities
Fuente: DPA y AFP

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: