sábado, 24 de enero de 2015

No toleraremos más la represión, criminalización, torturas y vejaciones a los sectores populares

La Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud denuncia públicamente un nuevo caso de abuso de autoridad por parte del Comando Radioeléctrico y la Policía de Acción Táctica en la ciudad de Rosario. Esta vez fue en barrio Ludueña, cuando en el mediodía de este sábado 24 de enero una supuesta persecución desembocó en un nuevo procedimiento violento. Después de ingresar por la fuerza a distintas viviendas del barrio sin ninguna orden de allanamiento, ocho personas quedaron detenidas, entre ellas una niña de 14 años y un niño de 15. Los menores de edad estuvieron detenidos en la Comisaría 12 entre 4 y 6 horas, quedando de esta manera en evidencia la ilegalidad constante en la que se manejan las fuerzas de seguridad.
Debido a la presión ejercida por las distintas organizaciones sociales que se acercaron a la seccional, los menores fueron liberados. Antes, un médico enviado por el Juzgado de Menores pudo constatar lesiones físicas en ambos jóvenes, resultado directo de la agresión ejercida por los oficiales.
Del resto de los detenidos, que también mencionaron apremios ilegales sufridos, dos fueron liberados: un vendedor ambulante y una persona que se encontraba durmiendo cuando irrumpieron en su vivienda. Los otros cuatro continuaban detenidos hasta las últimas horas de la tarde del sábado sin novedades de una probable liberación. Ante esta situación es imprescindible destacar el accionar cómplice de la fiscal Juliana González, que permitió que una de las personas detenidas, mujer y madre de la niña liberada, permanezca arrestada bajo la figura de “resistencia a la autoridad”.
Desde la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud, consideramos que este procedimiento es otro más de una estrategia sistemática que arremete contra las barriadas populares de Rosario. No se trata de un hecho aislado, sino que esta historia comienza a repetirse en distintos puntos de la ciudad. Las fuerzas de seguridad están utilizando hechos menores para avanzar con su accionar represivo e ir de esta manera contra los derechos de los ciudadanos de los barrios populares. De esta forma, este sector social continúa siendo víctima del Estado en sus tres niveles. Víctimas de la falta de políticas para la vida, y víctimas de los aparatos represivos que continúan aplicando prácticas que van contra los Derechos Humanos.
Responsabilizamos por este hecho, y por cada uno de los que ocurren casi a diario, al ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Raúl Lamberto, con quien además exigimos se brinde una audiencia urgente para analizar la situación por la cual está atravesando la ciudad.
Asamblea por los derechos de la niñez y la juventud*
*Conformada por trabajadores del área y organizaciones barriales, sociales y políticas de base

Denuncia y repudio a lo ocurrido en barrio Ludueña
Las y los vecinos de barrio Ludueña, el Bodegón Cultural Casa de Pocho y la Comunidad Caminando con María junto con el Colectivo Bella Vista y el Barrio La República- Club El Federal y El Luchador, denunciamos y repudiamos los hechos ocurridos en barrio Ludueña el día 24 de enero del presente año
Cerca de las 12:30 del mediodía cuerpos policiales pertenecientes al Comando Radioeléctrico perseguían a un joven, vecino del barrio, con la intención de detenerlo por el supuesto robo de dos remeras. Las y los vecinos observaron como la policía empezó a golpear desmedidamente al pibe cuando ya lo tenían detenido. Lo tiraron al piso al mismo tiempo que lo golpeaban, pisaban y ahorcaban.
En el momento en que las y los vecinos decidieron intervenir para evitar daños mayores al joven, diciendo a los policías que "ya lo tenían, que no había necesidad de seguir golpeándolo de esa forma" la policía comenzó a agredirlos física y verbalmente, mediante insultos discriminatorios como "negra de mierda mugrienta"; "puta"; "hija de puta"; "andate a la concha de tu madre". Al mismo tiempo ostentaban y apuntaban con sus armas de fuego a mujeres, niños y niñas y lanzaban tiros al aire; intensificando así el ambiente de miedo y violencia.
El joven, después de sufrir innumerables golpes, finalmente fue subido al automóvil policial y llevado a la Comisaría Número 12, en donde las agresiones físicas y psicológicas continuaron, utilizando métodos de tortura.
Durante el desarrollo de estos acontecimientos fueron llegando más efectivos pertenecientes a la Policía Táctica, Seguridad Vial, Gendarmería, Comisaria del Barrio y Policía Federal, llegando a haber aproximadamente 30 móviles. La escala de violencia
por parte de la policía siguió en aumento, empezaron a entrar a las casas de los vecinos realizando allanamientos totalmente irregulares, sin ningún tipo de orden y con violencia extrema, golpeando a las personas tanto niños como adultos, obligándolas a salir de su casa, destrozando sus pertenencias, así como robando sus sueldos y cosas de valor.
Todos estos acontecimientos ocurrieron en el lapso de dos horas y media. Concluyendo con la detención de seis personas, dos menores de edad (un niño y una niña), quienes permanecieron 6 horas dentro de la Comisaria, sin ningún tipo
de justificación y recalcamos con extrema violencia. Cuatro mujeres y niñas resultaron con traumatismos, quienes fueron atendidas en el Hospital Provincial.
Deseamos denunciar enérgicamente que este acontecimiento no es un hecho aislado, es el accionar de una violencia sistemática por parte de los cuerpos policiales en los barrios populares de Rosario. Utilizando siempre la misma estrategia: generan un ambiente de suma violencia, provocando bronca con fuertes daños psicológicos para justificar la represión y el abuso del poder.
Estos hechos son los que sufrimos cotidianamente y ponen en manifiesto la impunidad con la cual se maneja el aparato represivo del Estado en sus distintos niveles de gobierno.Es el segundo hecho con los mismos tintes de violencia, ocurrido en menos de dos meses en Barrio Ludueña.
A partir de acusar a un pibe por robarse supuestamete dos remeras, las cuales no tenía consigo, despliegan un operativo totalmente irregular, ilegal y desmedido.
La decisión política es clara: garantizar control, abuso y militarización en nuestros territorios. Como ejemplo de ello, donde está ubicada la nueva Comisaria Número 12 antes se encontraba un espacio recreativo de contención juvenil, como lo es un Club de Barrio; otro ejemplo es que la Sede de la Policía Comunitaria hoy está ubicada en el club Tiro Federal.
Denunciamos que se siguen replicando los mismo métodos utilizados en la dictadura militar mediante la ocupación territorial, así como a través de la violencia institucional cuando se sigue utilizando -por ejemplo- la picana eléctrica a los detenidos.
Tampoco es casualidad que la mayoría de los detenidos y asesinados en los últimos tiempos en la ciudad de Rosario sean todos jóvenes y pertenecientes a barrios pobres.
Ya no queremos esto, no queremos más que por vivir en un barrio pobre de clase trabajadora lo único que recibamos del estado sean migajas, violencia y represión.
Necesitamos un estado que este a la altura de nuestras propuestas en deporte, trabajo cultural y artístico, formación laboral. Vivienda digna, trabajo, educación y salud.
¡Gritamos nuestra bronca y alegrías! ¡con miradas de amor cambiamos balas por dignidad!

Adhieren:
Frente de Liberación Edgardo Montaldo / Asamblea por los Derechos de la niñez y la juventud / El Caleidoscopio / Patria Grande / Club de Investigaciones urbanas / Secretaría gremial de CTA / Arte por libertad / ATE Rosario / CTA Rosario / Pañuelos en Rebeldía Rosario
Contacto de prensa: Milton Halsouet: 341-2731385

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: