martes, 15 de marzo de 2016

Sobre la construcción de la noticia en la dictadura

Durante el pedido de condenas en el juicio de Lesa Humanidad que se lleva a cabo actualmente en la provincia de Mendoza, la querella solicitó como parte de las medidas reparatorias posibles, la rectificación de la noticia falsa publicada en el Diario Los Andes en el caso Urondo Raboy

En ese marco, los abajo firmantes defendiendo el derecho a la verdad y a la información, queremos extender el pedido diciendo que:

El 19 de Junio de 1976 los diarios reprodujeron un cable de la Agencia de Noticias TelAm difundiendo un comunicado del jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez. Algunos de los títulos fueron:

"Abatieron en Mendoza a un delincuente subversivo. Usó como escudo a un niño. Planeaban atacar a una comisaría"
"Delincuente subversivo fue abatido en Mendoza. Con otros extremistas intentaba copar una comisaría. Abandonaron un bebé"

40 años más tarde, y con los hechos juzgados, sabemos que estos titulares hacían referencia al operativo en que resultaron asesinado Paco Urondo y secuestradas Alicia Raboy con su pequeña hija Ángela.

Esta práctica discursiva no fue una excepción, sino que formaba parte de la lógica de disciplinamiento social del estado terrorista. El comunicado difundido concluía diciendo:

“…en el vehículo fue dejado abandonado un niño de aproximadamente un año de edad. Este proceder de utilizar niños como escudo para llevar a cabo sus intentos asesinos, exponiéndolos a ser heridos o muertos durante la acción y abandonándolos a su suerte ante el menor fracaso, habla claramente de la poca moral y desviados sentimientos que animan a estos delincuentes subversivos.”

Cuando la libertad de expresión es cercenada la población queda inerme frente a las operaciones de control social. Frases como “Por algo será” o “Algo habrán hecho” fueron resultado de esta forma de operaciones psicológicas. El objetivo de las mismas apuntaba a la criminalización y estigmatización de las víctimas, el blanqueo de los operativos y la naturalización del horror.

Este tipo de acción sobre la prensa comenzó el mismo día del golpe de Estado. El 24 de Marzo de 1976, la Junta militar dio a conocer una serie de comunicados dirigidos a la población.

Comunicado número 19 de la junta militar:
"Se comunica a la población que la Junta de Comandantes Generales ha resuelto que sea reprimido con la pena de reclusión por tiempo indeterminado el que por cualquier medio difundiere, divulgare o propagare comunicados o imágenes provenientes o atribuidas a asociaciones ilícitas o personas o grupos notoriamente dedicados a actividades subversivas o al terrorismo. Será reprimido con reclusión de hasta diez años el que por cualquier medio difundiere, divulgare o propagare noticias, comunicados o imágenes, con el propósito de perturbar, perjudicar o desprestigiar las actividades de las Fuerzas Armadas, de Seguridad o Policiales".

A este modo de disciplinamiento se sumó la acción de una oficina en la Casa Rosada dedicada al control de las publicaciones, que se denominó “Servicio Gratuito de Lectura Previa”. Poco tiempo después dejó de funcionar, ya que la prensa incorporó rápidamente los criterios de lo decible.

En ese contexto, el mencionado cable de TelAm no puede ser leído como una nota periodística, sino como parte de la acción psicológica llevada adelante por el terrorismo de Estado.

A pesar del tiempo transcurrido y de contar con una condena ratificada en segunda instancia, el daño de esta publicación, sumado a otras acciones psicológicas complementarias, sigue teniendo una enorme incidencia social.

La información falsa o errónea, no ha sido rectificada ni corregida.

Alicia Raboy permanece desaparecida.

La única verdad es la realidad.

Fundamentos de la Sentencia Nº 1326

El Libro de los Juicios (Página 93/Homicidio de Francisco Urondo, desaparición forzada de Alicia Cora Raboy).

Se solicitan adhesiones sobre el Caso Urondo Raboy
Este texto se dará a conocer en unos días.

Para adherir tienen que enviar: Nombre, Apellido y DNI, directamente al correo de Ángela: angelaurondo@gmail.com, con este asunto: Adhiero
Ver anterior: La prensa periódica provincial durante la última dictadura militar argentina (1976-1983)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: