miércoles, 23 de agosto de 2017

Indalo Media, una industria de despidos

En estos días casi la totalidad de los trabajadores de CN23 se quedaron sin trabajo, más de 80 compañeros
Fueron todos presionados a arreglar el despido como "retiro voluntario", y son muy pocos los que no lo aceptaron todavía y pretenden ser reubicados en otras empresas del grupo.

Algunos productores y periodistas fueron tomados en C5N y otros, muy pocos, quedaron en la operación técnica mínima de la señal de CN23.

Así, esta señal que antes vació el kirchnerista Szpolski y ahora -después de un fallido intento por transformarse en canal de contenidos bonaerenses financiado por los chivos de los intendentes del conurbano y la gobernadora- pasó a ser un canal de enlatados, vendiendo espacio de aire para programas particulares tercerizados de productoras.

El sindicato no dijo nada nunca, no se habló del tema en C5N ni en ninguna empresa del grupo. Ningún gesto de solidaridad: dejaron a los compañeros completamente solos, ante los despidos masivos.

Llamativamente, en el mismo mes, el sindicato arrancó su programa "imagen de trabajo" los domingos por C5N en el que, por supuesto, ni se menciona ninguno de los despidos del grupo de medios que más empleados echó en lo que va del gobierno de Mauricio Macri.

Paradójicamente, el mismo Grupo denuncia en sus medios y principalmente en C5N las olas de despidos en todo el país, y muchas veces les da palabra a quienes luchan contra el ajuste.

La contradicción demuestra que no se trata de una sensibilidad o simpatía hacia el pueblo trabajador y sus reclamos justos, sino el desarrollo de un nicho de mercado que busca acaparar en su rating a la población indignada con el ajuste y la crisis social y económica que vivimos; lo que lo motiva son intereses meramente comerciales y utilizan a los televidentes en este contexto de competencia capitalista, esforzándose por alcanzar o superar a TN del Grupo Clarín.

Se trata de una hipocresía total por parte de un grupo multimedio que se forró en dinero con pautas oficiales digitadas por el gobierno kirchnerista, como así también dinero en negro de propaganda política. Un Grupo que ante el menor cambio de situación descarga la crisis sobre sus trabajadores, despidiendo en total a más de 400 compañeros de la televisión y a más de 100 trabajadores en el periodismo gráfico y digital, en 2016 y lo que va de 2017.

Nada que envidiarle a Pepsico, algo que supuestamente cuestionan.

Recopilemos:
- PPT (productora que realiza TVR, Duro de domar, 678, otros): 90 despidos en 2016.
- CN23: 102 despidos en 2016 bajo la dirección de La Cámpora.
- La corte: entre 20 y 30 en 2017.
- Ideas del sur: mayo 2017, más de 100.
- CN23: más de 80, otra vez recientemente.

Y además en periodismo gráfico y digital:
-Minutouno.com : 2 delegados de prensa fueron despedidos y luego el resto de los compañeros de la redacción fue pasado al convenio del SATSAID.
- El ciudadano (Rosario): 84 despidos tras el cierre en 2016
- Despidos y retrasos en pagos de haberes en Ámbito financiero y Diario registrado.
- Buenos Aires Herald despidió a 14 trabajadores en 2016, y posteriormente a todos los compañeros, al cerrar un diario con 140 años de existencia.

La dirección del SATSAID, en todos los casos que pudo, se ha excusado diciendo que se trata de "retiros voluntarios" y no despidos, lo que es una estafa a sus afiliados y una renuncia completa a luchar por los puestos de trabajo.

Todo trabajador sabe que la empresa, en estas circunstancias, extorsiona entre un arreglo inmediato o por arriba de lo establecido, o ser despedido enfrentando un juicio que demore más de dos años en los cuales presionará la miseria.

Una estrategia perversa pero legal, que en los dos casos la empresa sale ganando, abusando del abismo que significa para cualquier familia o joven trabajador quedarse sin un sueldo y teniendo que salir a buscar otro empleo en esta situación económica.

La complicidad de la directiva del sindicato con esta patronal nefasta es cada vez más manifiesta. En todos estos despidos no ha realizado una sola medida de fuerza, y los pocos esfuerzos para luchar fueron dados con desesperación por los trabajadores afectados.

El colmo fue en ocasión del paro nacional, cuando el sindicato llegó a decir que estos canales tenían una orientación editorial favorable al paro por lo que el sindicato manifestaba su adhesión, pero que trabajando se expresaría más y mejor la huelga. Con este bochornoso argumento carnereó el único y tardío paro nacional de la CGT en estas empresas.

La única y mejor manera de expresar un paro es parando.

Para enfrentar el ajuste y los despidos en la televisión y los medios, los trabajadores necesitamos desarrollar una nueva dirección independiente de los partidos políticos patronales y del ajuste, y recuperar el sindicato para sus trabajadores.
La Naranja TV

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: