domingo, 6 de diciembre de 2015

Magnetto: “Resistimos porque no queríamos sobrevivir de acuerdo al poder de turno”

Se reivindicó la supervivencia tras 8 años de hostigamiento oficial y se analizaron los nuevos desafíos
Como todos los años, el Grupo Clarín realizó esta semana su encuentro gerencial en Mar del Plata, al que asistieron 200 ejecutivos de las distintas empresas del grupo, entre ellos los accionistas Héctor Magnetto, José Aranda y Lucio Pagliaro. Este año presentaba la novedad del fin del ciclo kirchnerista, que eligió a los medios y al periodismo profesional como adversarios, y en particular a Clarín como blanco de ataque. El otro foco fueron los cambios que atraviesa la industria a partir de la revolución digital, y el enorme desafío que implica sostener la misión y la sustentabilidad de los medios en la era de Internet.

En su discurso inaugural del lunes, Magnetto abordó ambas cuestiones. Primero agradeció a todos los empleados del Grupo por el compromiso de estos últimos años. “Gracias por acompañarnos en la decisión de no prostituirnos, de no resignarnos, de no darnos por vencidos. Gracias por ayudarnos a mantener una vocación periodística y ética puesta al servicio de hacer de nuestro país un lugar más libre y civilizado. Me animo a decir que no existen otras organizaciones empresarias que hayan vivido un hostigamiento tan profundo y prolongado del Estado. Sé que el compromiso trascendió la relación laboral e involucró valores personales”, expresó. E hizo extensivo el agradecimiento “a cada una de sus familias, que acompañaron ese compromiso en los buenos y malos momentos. Y especialmente a nuestras audiencias, que siguieron confiando en nuestro trabajo y escuchando nuestra palabra”.

Magnetto explicó que la resistencia de estos años “fue para poder seguir haciendo lo que nos gusta hacer, sosteniendo nuestra esencia. Esa esencia tiene que ver con la legítima aspiración a una sociedad más integrada, que pueda progresar sin exclusiones, con un faro en la libertad y otro en la igualdad de oportunidades y ante la ley, cuya supremacía sea un valor compartido por todos los argentinos. Una sociedad que pueda convivir en paz, que pueda articular armónicamente sus diferencias. Que pueda integrarse inteligentemente al mundo y generar valor agregado”. Y agregó: “Creemos de verdad en la democracia republicana, en la división de poderes, en el progreso genuino en base al esfuerzo, en roles específicos para el Estado y la iniciativa privada. Creemos genuinamente en el respeto de los derechos civiles. A la propiedad, a las elecciones personales, a las creencias y convicciones. Y por supuesto, en la libertad de opinión y de expresión, valores centrales en nuestro trabajo.”

El CEO fue más explícito: “Resistimos porque no queríamos sobrevivir o aún crecer de cualquier manera, sino ejerciendo nuestra tarea autónomamente, a nuestro leal saber y entender, y no de acuerdo a las directivas que nos baje el poder de turno.”

Magnetto no marcó una actitud revanchista ni de confrontación. “Ni a nuestra esencia ni a nuestro proyecto los define una pelea con una facción política”, sostuvo. “Estamos satisfechos de haber podido defender nuestra tarea. Hoy hay que dedicar la energía, el esfuerzo y el talento para abordar los desafíos que tenemos por delante”. Justamente entre esos desafíos mencionó el de los medios en el nuevo paradigma digital: “De nada serviría esta lucha que dimos por nuestra supervivencia si después quedáramos viejos o irrelevantes”, agregó.

“Todos nos preguntamos si las organizaciones periodísticas profesionales podrán seguir ocupando su lugar en las democracias de occidente. Creo que sí, pero lo que está claro es que para poder seguir siendo relevantes tienen que asumir proactivamente su propia transformación, manteniendo su esencia y a la vez reinventándose todo el tiempo para sostener su vinculación personal con los ciudadanos y su identificación con las comunidades y sectores. Esto en un universo de estímulos informativos y de opinión mucho más multipolar, con las redes sociales como actores centrales, con nuevos referentes que surgen permanentemente, con audiencias que legitiman o deslegitiman en vivo el discurso de los medios.”

Magnetto ratificó el foco de Clarín en las comunicaciones y no en otras actividades que podrían condicionarlo. “Somos un grupo de comunicaciones, como nos definimos en 1995, cuya esencia viene de los medios y que ha incorporado paulatinamente la distribución de video, el acceso a Internet y las telecomunicaciones, a medida que estas industrias se hacían más y más imbricadas”, detalló.

“Producción y distribución de contenidos configuran nuestra base estratégica. Necesitamos ambas fortalezas para ser lo que somos: liderazgo y calidad en contenidos, escala y servicio en telecomunicaciones. Ambas nos permitirán, si hacemos las cosas bien, tener las herramientas para seguir manteniendo un espacio argentino con una visión argentina en este sector.”

Y concluyó: “Seguiremos bregando por esa visión desde el periodismo y los medios, ejerciendo a rajatabla la libertad de expresión que defendimos estos años. Aspirando a que el país pueda acercarse paulatinamente al que soñamos para las generaciones que vienen. Asumimos ese compromiso también desde una construcción empresaria. Un grupo ya lleva 70 años sin vender ni venderse nunca. Que se enorgullece de los 17 mil colaboradores y los millones de argentinos que lo sostienen en su misión todos los días. Y que quiere seguir cada vez más vivo.”

Luego del discurso, los participantes compartieron un video en el que se reflejó un resumen de las más de 1200 acciones de hostigamiento sufridas en los últimos ocho años. Ese día hubo además un análisis del nuevo ciclo político a cargo de los politólogos Natalio Botana y Rosendo Fraga. Y un intenso intercambio de diagnósticos y pronósticos económicos –donde hubo más consensos que disidencias- entre Ricardo Arriazu, Miguel Bein y Carlos Melconian, los dos últimos referentes económicos del sciolismo y del macrismo. El martes fue íntegramente dedicado a la innovación como motor de crecimiento, en particular las de las industrias culturales y del conocimiento. Especialistas de España, Chile y Argentina explicaron las transformaciones sociales, organizacionales y motivacionales que están encarando las compañías para favorecer un clima de disrupción y creatividad que les permita encontrar nuevas respuestas a problemas o demandas quizás aún no detectadas. El “design thinking” o “pensamiento de diseño” para empatizar con las necesidades de audiencias y clientes fue otro de los conceptos trabajados. Al iniciarse las sesiones se hizo un minuto de silencio en homenaje a Saturnino Herrero Mitjans, director de asuntos corporativos del Grupo Clarín, recientemente fallecido.
Fuente: Diario Clarín

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: