domingo, 23 de marzo de 2008

Devolvé la bolsa! II


“En la mayor crisis de mi país, me tocaba gobernar la provincia de Santa Cruz y retiré los fondos de mi país llevándolos a la Reserva Federal de los Estados Unidos a una tasa del 1 por ciento anual, mientras había gente que invertía en el país al 30 por ciento anual, ganando en un año lo que nosotros nos proponíamos ganar en 30. Cuando uno tiene altas tasas de interés, asume como meta el riesgo y no la seguridad de la inversión."
*Fragmento del discurso de clausura del Presidente Kirchner realizado durante la Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado en la ciudad mexicana de Monterrey, el 13 de enero de 2004.
El poder corrompe, el poder absoluto, corrompe absolutamente. Lord Acton

Mucho me temo que, de una manera u otra, estamos siendo deliberadamente llevados a un falso dilema con relación a la controvertida cuestión relacionada con el enigma de los Fondos Santacruceños depositados durante el milenio pasado por los Kirchner en el exterior.
Estamos cayendo en una trampa dialéctica que, sin quererlo, puede trasformarnos en idiotas útiles de la estrategia de los Kirchner que con sutil desesperación planten a la sociedad que el único problema que existe alrededor del tema de los Fondos Santacruceños es el relativo a su repatriación y que –cómo lógica consecuencia- se resolverá simplemente trayéndolos al país, o más tarde o más temprano y, por lo tanto, cualquier cuestionamiento se remitirá a una simple tardanza.
Y esto no es así. El gobierno de los Kirchner se ha caracterizado por repetir hasta el cansancio las medidas que consideran efectistas. Puertos, Escuelas, Aeropuertos, Puentes, pavimentos y diversas obras son motivo de numerosos actos y la misma obra pública es inaugurada varias veces sin que por ello nadie se ruborice.
El gobierno de los Kirchner ha encontrado en la cuestión de la repatriación de los Fondos Santacruceños una veta electoral y por eso, del mismo modo que se repite la misma inauguración hasta el agotamiento, ya lleva numerosos actos públicos anunciando pomposamente el retorno de los misteriosos y andariegos recursos, muchos de estas proclamas investidos de esplendorosos actos oficiales brindados en la mismísima Casa Rosada y transmitidos al país por cadena oficial. El mismo Sergio Acevedo fue varias veces el payaso invitado en el circo montado por los Kirchner.
La repatriación de los restos nunca fue, ni es el problema. El inconveniente no es “cuando”, como tampoco lo fue ni lo es “donde”. Lo verdaderamente problemático de los Kirchner es explicar “cuanto” y especialmente “Porqué”. Esto es aclarar porqué a los santacruceños nos quedan solamente 500 y no 1.200 Millones de dólares.
Justamente para evitar este informe contable es que los Kirchner se han gastado en obtener impunidad absoluta. La suma del poder público procurado por los Kirchner (El matrimonio político mas acaudalado de la historia argentina) no tiene otro propósito que el de asegurarse la impunidad en el manejo de los fondos públicos, empezando justamente por “esos” fondos.
Estamos listos para un nuevo montaje relativo a la repatriación de los restos, ahora bajo la Presidencia de Cristina Kirchner se vuelve a anunciar el largo regreso a casa de los recursos santacruceños. La puesta en escena ha sido largamente promocionada incluso, de la misma manera que la pelea por un título, mostrando una rivalidad inexistente entre los Kirchner y Daniel Peralta.
Uno de estos días, una vez más, un mandatario Argentino, con un mandatario santacruceño sentado a un lado anunciarán victoriosos la repatriación definitiva de los Fondos santacruceños depositados en el exterior. Y, una vez más, habrá dedicatorias especiales para “aquellosh que dishen”. Una vez más, se despotricará despiadadamente contra los otros gobiernos provinciales que recibieron fondos similares y tuvieron el descaro de gastarlos en el país. Una vez más, se presentará el anuncio como un triunfo de la honorabilidad, la decencia y la erudición de los Kirchner. Ahhh! ¡Me olvidaba!: una vez más la prensa adicta se mostrará sorprendida y embestirá con elogios de distintos calibres hacia la pericia evidenciada por el multimillonario matrimonio presidencial y, en proporción inversa, despotricarán contra los adversarios que descalificaban el oscuro manejo de los Fondos Santacruceños.
No nos prendamos del circo. La repatriación de los fondos de nada sirve si la mitad de la plata quedó en el camino, si no es toda la que tiene que estar y que evidentemente no está.
La repatriación de los fondos no resuelve nada si no viene acompañada con la información, fidedigna, adecuada, suficiente documentada y exacta acerca de la evolución y destino dado a tales fondos públicos provenientes de las regalías petrolíferas mal liquidadas. Necesitamos además un completo detalle de las cuantías recibidas del gobierno nacional, inversión, aplicación, adquisiciones y ventas de acciones de YPF SA, la colocación de dichas acciones en bancos y/o entidades financieras del país y del exterior. Se hace indispensable, además, conocer los titulares y dirección de las cuantías giradas, comisiones pagadas, personas habilitadas para las operaciones, los intereses ganados y el mas completo detalle de los movimientos efectuados desde el pago de tales regalías mal liquidadas hasta la fecha de repatriación de tales recursos.
Esta información diligentemente ocultada por Kirchner por más de quince años, aprensivamente protegida por funcionarios temerosos, encubierta por la sometida mayoría oficialista de la Legislatura Provincial, tapada por fiscales y jueces adictos y por la mayoría del Tribunal de Cuentas de la provincia de Santa Cruz, deberá salir a la luz y, por fin sabremos las razones por las cuales este ahorro, fruto del sacrificio de una generación de trabajadores petroleros y que debió constituirse en una oportunidad de desarrollo productivo, de generación de empleos sustentables y de producción de riquezas, en el más absoluto de los misterios salieron de la patria para generar riquezas en países extraños.
Sabremos las verdaderas razones por las cuales 1.200 millones de dólares manejados durante quince años no han servido para generar un solo puesto de empleo sustentable; sabremos por que 1.200 millones de dólares no han sido utilizados para descomprimir la carga presupuestaria sobre un Estado provincial cada vez mas comprometido. Sabremos por que 1.200 millones de dólares no hayan sido útiles para erradicar la desocupación, la pobreza, los contratos basura, los planes sociales y los procedimientos asistenciales. En definitiva: serán reveladas las verdaderas razones por las cuales se dilapidó una de las mejores oportunidades que la historia puso a disposición de los santacruceños para un porvenir de progreso, prosperidad y desarrollo sustentable.
Por eso importa más cuanto que cuando. La repatriación nunca dejará de ser un trámite que no dilucida nada, no esclarece nada, no resuelve nada. Cristina Fernández y Daniel Peralta, como en su tiempo Néstor Kirchner y Sergio Acevedo, preparan el escenario de un nuevo capítulo en la interminable novela de los misteriosos fondos santacruceños.
En esta reiterada escena los Kirchner y los Peralta fingirán ser otros, fingirán ser honestos, pero esto no es la tragedia. La tragedia se da en el momento en que, vaya a saber porqué enigmáticas circunstancias, la mayoría del pueblo -una vez más- fingirá creerles.

Por Miguel Chazarreta, miguelchazarreta@gmail.com
Fuente: Infoglacial

El Periódico Austral cuenta
que el trámite no es tan complejo como parecía: se trata básicamente de una transferencia financiera. De Suiza a Nueva York, y de allí a Buenos Aires. Viste que era fácil, solo había que encontrarle la vuelta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: