jueves, 29 de mayo de 2014

Hernán Lombardi: Está mal que el INaDi persiga a personajes de ficción

En abril, el usuario/la usuaria @drapignata subió a twitter una foto de personas que se convocaron en el Planetario. En el mismo tuit linkeaban la cuenta que el Ministro de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Hernán Lombardi, tiene en Instagram. Usuarios de la red social acusaron al Ministro de ser el cuestionado personaje de ficción. Lombardi lo desmintió y escribió: “No soy Bruno Diaz, no soy Peter Parker, no soy la @drapignata”. El INaDi comenzó una investigación de oficio y le pidió al ministro que haga su descargo. Lombardi respondió irónicamente al organismo (ver carta al final) y publicó en su perfil de Facebook:
El INaDI y la no tan inocente zoncera
Hace unos días recibí en mi despacho la notificación de una investigación de oficio del INaDI sobre la cuenta @drapignata de la red social Twitter. Como ya indiqué en radio, televisión y Twitter, yo no la administro, pero disfruto de su humor negro y sarcasmo.
Mi primera impresión al recibir la carta fue reírme frente a algo tan absurdo, pero después empecé a preocuparme. Me preocupa que un organismo estatal, cuya función es ser un observatorio contra la discriminación, dilapide los recursos de todos los contribuyentes (el expediente ya lleva 35 fojas) en perseguir expresiones de humor que permiten las nuevas tecnologías. Me preocupa que esto pase en un país donde la discriminación es alarmante, al punto tal que los chicos en los colegios se matan (literalmente) porque no aceptan sus diferencias.
Utilizar el aparato estatal para censurar contenidos de internet, es algo propio de un Estado autoritario. Los que tenemos algunos años, recordamos los secuestros de números de la revista Humor que hacía la dictadura militar y nos asusta que hoy exista esa persecución en los medios digitales.
El humor, y sobre todo el humor político, por más duro y corrosivo que sea, es un fuerte antídoto contra el abuso del poder. Y, además, la ironía puede tener una fuerte dosis de crítica de época. Aunque esto requiere cierta dosis de raciocinio para evitar la interpretación literal de los personajes de ficción.
Por otra parte, las redes sociales son la verdadera democratización de la comunicación y de la información porque permiten un lugar donde usuarios comunes se le pueden poner a la par a grandes medios de comunicación, empresas, políticos y gobiernos haciendo uso de su derecho a la libertad de expresión. Siempre voy a defender la libertad y siempre voy a estar en contra de la persecución.
Aquí les dejo la copia de la notificación del INaDI y mi respuesta, para que ustedes saquen sus propias conclusiones.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: