miércoles, 15 de octubre de 2014

Cuenta regresiva para el lanzamiento del mayor satélite argentino "Arsat-1"

Lo pondrá en órbita un lanzador Ariane 5 desde la base de Kourou, en la Guayana Francesa; será mañana, a las 18. Será el inicio de un camino que se completará con el Arsat-2 para abarcar un extenso territorio desde Estados Unidos hasta Islas Malvinas con servicios de televisión directa al hogar, acceso a Internet con recepción en antenas Vsat y telefonía IP. La Televisión Pública transmitirá el lanzamiento. Con la conducción de Lourdes Zuazo y Alejandro Puertas y la participación en carácter de invitados de los científicos Diego Golombek y Diego Hurtado, la emisión especial comenzará a las 17.30
Por: Nora Bär
Primero será el estruendo infernal. Después, el cohete envuelto en lenguas de fuego, rasgando el espacio como si ascendiera en cámara lenta. Esta escena teñida de futuro ocurrirá mañana, a las seis de la tarde, hora local, cuando el ArSat-1, el primer satélite geoestacionario producido por un país latinoamericano, sea lanzado al espacio desde la base aeroespacial de Kourou, en la Guayana Francesa.
Diseñado, integrado y sometido a ensayos por Invap SE, este nuevo satélite made in Argentina marca un avance tecnológico de primer orden: si todo sale como está previsto, con este lanzamiento el país se incorpora a la élite de naciones poseedoras del know how indispensable para hacer frente a los monumentales desafíos que implica poner uno de estos aparatos a casi 36.000 km de altura para brindar servicios de telefonía y datos, TV e Internet. Los otros siete miembros del club son Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Israel, la India y la Unión Europea.
Aunque fue imposible contactar a las autoridades de ArSat, empresa estatal encargada de llevar adelante el Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, la opinión de los especialistas es unánime: poner en órbita un satélite de comunicaciones es entrar en las grandes ligas de la actividad espacial.
"Es súper importante -se entusiasma el ingeniero Ariel Lutenberg, investigador del Laboratorio de Sistemas Embebidos de la Facultad de Ingeniería de la UBA, grupo que colabora con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae)-. Sin desmerecer los satélites científicos, diseñados y armados en la Argentina, los de comunicaciones presentan dificultades en muchos planos. Entre otras, que tienen un ingrediente comercial: por ejemplo, pueden tener que transmitir la final de la Copa del Mundo, información bancaria... Es decir, no pueden fallar y tienen que convencer a sus potenciales clientes de que son suficientemente confiables como para que los elijan para ser su carrier de información."
El desarrollo del ArSat-1 empezó en 2007, tras el requerimiento del Gobierno para que la empresa Argentina Satelital armara una constelación de satélites geoestacionarios que cubriera todo el territorio argentino.
El plan surgió de la necesidad de retener las posiciones orbitales que la Unión Internacional de Telecomunicaciones le había asignado al país. Estos slots [o "cajas"] se pierden si no se utilizan dentro de un cierto lapso, generalmente tres años, y hasta ahora la Argentina estaba alquilando viejos satélites para mantener los derechos orbitales a un costo de alrededor de 25 millones de dólares anuales.
El país "podría haber ordenado inmediatamente un par de satélites a los numerosos y confiables constructores internacionales -afirma la NASA en un documento dado a conocer hace unos días-. [Pero] probablemente a partir de la exitosa experiencia del programa SAC-D se decidió seguir un camino muy diferente. Se concibió un plan audaz y ambicioso (...) ya que la Conae, la agencia espacial nacional, había estado enfocada en la observación terrena y el apoyo a actividades productivas y económicas. (...) No había experiencia en la construcción de satélites de comunicaciones y las destrezas requeridas eran totalmente distintas".
En esencia, un satélite de comunicaciones es un espejo, explica Lutenberg: "Uno manda un haz de radiación electromagnética para arriba y regresa una cobertura de menor intensidad, pero que "ilumina" un área mucho más amplia".
Las posiciones orbitales se agotan y hay algunas más valiosas que otras. En el caso del ArSat-1, que ocupará la de 72° Oeste, el área de cobertura abarcará la Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. El aparato tiene 3,5 Kw de potencia y 24 transponders de la banda Ku [uno de los rangos de frecuencias utilizados en las comunicaciones vía satélite] .
"Las bandas asignadas a la Argentina son la Ku y la C, y se está negociando la Ka -explica Tulio Calderón, gerente del área aeroespacial de Invap durante el desarrollo del satélite-. Cada una tiene características específicas. Por ejemplo, la banda L tiene una longitud de onda de 20 a 30 cm, atraviesa muy bien las nubes, pero requiere de antenas muy grandes. La C, que usa la TV en Brasil, es óptima para lugares donde hay lluvia. La Ku tiene una longitud de onda mucho más corta, la lluvia la atenúa un poco, pero necesita antenas mucho más chicas y transporta mayor cantidad de datos en menos tiempo. El ArSat-1 es puro Ku, ideal para datos y TV en una geografía como la argentina, que tiene poca interferencia de tormentas. Es la más común y se utiliza sobre todo para voz, datos e imagen."
Según Calderón, que respondió a una llamada telefónica de La Nación mientras esperaba una conexión en su viaje hacia Kourou, hacer un satélite de comunicaciones es y no es más complejo que uno de aplicaciones científicas.
"El geoestacionario tiene una sola carga útil -detalla-, pero por ejemplo el SAC-D [que la Conae puso en órbita el 11 de junio de 2011] llevaba siete experimentos diferentes. Ahora, si los paquetes científicos dejan de funcionar una vez que se recogieron los datos, no importa; pero los comerciales tienen que andar, y cuanto más tiempo, mejor. Al SAC-D lo hicimos con la NASA usando las últimas tecnologías, el "estado del arte". En éste, en cambio, había que convencer a las aseguradoras, que siguen el proyecto desde el día cero y conocen hasta el último tornillo. Hay que probar que todo funciona ante terceros." La póliza del ArSat-1 cubre al satélite en toda su vida útil, calculada en 15 años, y tiene una baja prima de riesgo.
Pero si las dificultades en tierra son considerables, las que enfrenta desde su lanzamiento son "de terror". Para la NASA, "desde muchos puntos de vista, los satélites geoestacionarios están más cerca de una misión interplanetaria".
"Se colocan a 36.000 km de altura porque en esa órbita dan una vuelta a la Tierra por día [es decir, su período orbital es igual al de rotación del planeta: 23 horas, 56 minutos y 4,09 segundos. Esto hace que desde la superficie el satélite parezca inmóvil en el cielo] -ilustra Calderón-. Pero para llegar a esa altura, casi cien veces más que la de la Estación Espacial Internacional, el cohete lo "larga" a gran velocidad radial [alejándose de la Tierra] cuando llega a unos 250 kilómetros de altura y lo coloca en una órbita muy elíptica, cuyo apogeo es a 36.000 km y su perigeo [su punto más bajo] a apenas unos cientos de kilómetros. Cuando baja, la Tierra lo lanza hacia arriba a gran velocidad y allí es cuando el equipo de la Estación Terrena de Benavídez tiene unos minutos de ventana para prender una ráfaga del motor de a bordo y "circularizar" la elipse. Para esas maniobras, que se realizan dos o tres veces durante las tres primeras semanas, el satélite usa el 80% del combustible que lleva."
En las instalaciones de Benavídez, un equipo entrenado en Europa y con más de 18 años de experiencia en satélites se apresta a conducir todo el proceso. "Ya estamos en la cuenta regresiva -comentaba ayer un ingeniero de ArSat-. Setenta y dos horas antes del lanzamiento ya empezó a funcionar el sistema de navegación en condiciones de vuelo. Practicamos cientos de veces en nuestros simuladores y estamos listos."
Mientras tanto, en el campus de Bariloche de Invap, el ArSat-2 ya entró en etapa de pruebas en el Centro de Ensayos de Alta Tecnología.
Aunque todavía no revelan precisiones, Invap va en camino de convertirse en un proveedor internacional de satélites.
Arsat-1: viaja al espacio el primer satélite geoestacionario argentino
"Estamos con el satélite prácticamente en el espacio, tienen que pasar un montón de cosas pero sabemos que está bien hecho y nos sentimos contentos con el resultado", compartió el presidente de la empresa estatal Arsat, Matías Bianchi, en diálogo con TelAm.
Bianchi contó que un equipo de una veintena de personas trabaja hace un mes y medio en controles técnicos del aparato en la estación espacial y "está todo bien, en línea para el lanzamiento que arrancará por la mañana con chequeos de prueba hasta el momento en el que hay una ventana entre las 18 y las 19" para poner al Arsat-1 en el espacio.
Entonces, el lanzador soltará el satélite a 250 kilómetros de la Tierra, desde donde deberá remontar hasta los 36 mil kilómetros en la posición orbital definitiva comandado desde la sala de Operaciones Satelitales dirigida por Juan Aurelio, en la estación terrena en la localidad bonaerense de Benavídez.
"Pasa de una órbita elíptica como la de un balón de rugby a la redonda de una pelota de fútbol", sin variar el punto en el que se estaciona encima de la Tierra, durante un mes de maniobras con un motor que gasta el 80 por ciento del combustible del aparato.
"Hay una transformación que se está dando a una velocidad muy rápida entre el sueño y la realidad", dijo Bianchi respecto al sentimiento general de la "gente que estuvo trabajando mucho en satélites hasta que un día le dijeron 'ahora tenés que fabricar uno en Invap'", la empresa estatal rionegrina, en Bariloche.
Ese sueño "se fue trabajando; avanzaba un poco más o un poco menos, como cuando uno está en un río ancho y el agua no se mueve, pero cuando llega a la zona de rápidos el bote va cada vez más rápido: esa era la sensación", comentó Bianchi, joven ingeniero industrial egresado de la Universidad de Buenos Aires.
El resultado constituye "una experiencia muy valiosa, y decimos que entre ArSat y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales tenemos que tener la 'sala limpia' de Invap ocupada con satélites y proyectos continuos, porque no podemos perder la práctica de la gente que trabaja ahí", enfatizó.
"Tenemos que lograr capitalizar esta experiencia en otras industrias y expandirla con una mirada regional, trabajando con otros países latinoamericanos para compartir esto que tenemos", acotó.
Bianchi se refirió a "desarollar la plataforma de satélites y movernos rápido sobre el piso sólido que hemos establecido para acortar los ciclos", de cara al futuro con el ArSat-2, ya en ensayos y con lanzamiento previsto en 2016, y el ArSat-3, previsto para 2018, así como también para trabajar con terceros.
Bianchi informó que "Argentina gasta anualmente unos 25 millones de dólares en alquiler de capacidad satelital que, una vez transferidos los clientes al ArSat-1, va a dejar de gastar".
Actualmente "la capacidad satelital empresaria está concentrada en tres empresas, una estadounidense, una europea y una mixta", dijo.
El proyecto Arsat-1 demandó 270 millones de dólares y permitió que Argentina no perdiera la posición orbital 81, codiciada porque enfoca desde Estados Unidos hasta las Malvinas, y con el Reino Unido en espera en la Unión Internacional de Telecomunicaciones.
El riesgo de pérdida de la posición orbital se remonta a cuando la empresa Nahuel tenía el servicio satelital privatizado y debía construir el segundo Nahuel-SAT, pero discontinuó la actividad; en 2006, el gobierno de Néstor Kirchner decidió crear Arsat.
En 2007 el primer Nahuel-SAT salió de servicio por acabar su vida útil y Argentina debió alquilar el AMC 6, desde donde irán migrando los servicios hacia el flamante satélite geoestacionario nacional.

La Televisión Pública transmitirá el lanzamiento del satélite ArSat-1
Con la conducción de Lourdes Zuazo y Alejandro Puertas y la participación en carácter de invitados de los científicos Diego Golombek y Diego Hurtado, la emisión especial comenzará a las 17.30.
La Televisión Pública transmitirá mañana en vivo el lanzamiento del satélite Arsat-1 desde la base Espacial de Kourou en la Guyana Francesa, en una emisión especial que comenzará a las 17.30.
Con la conducción de Lourdes Zuazo y Alejandro Puertas y la participación en carácter de invitados de los científicos Diego Golombek y Diego Hurtado, Canal 7 realizará un programa especial que cubrirá informativamente el histórico lanzamiento de este satélite geoestacionario desarrollado y producido en el país.
La emisión contará también con la participación de Ví­ctor Hugo Morales y Adrián Paenza y los móviles estarán a cargo de Silvia Fernández y Fernando Alonso.
Mediante el uso de la tecnologí­a de realidad aumentada, el programa ofrecerá informes detallados sobre las caracterí­sticas de este satélite, tales como su costo, el personal abocado a su construcción, la vida útil y las zonas de barrida desde su posición orbital.
Uno de los móviles estará en la estación terrena de Benaví­dez, acompañando en el momento del lanzamiento al personal de Arsat, empresa pública que desarrolla el proyecto junto con la compañí­a también pública Invap, a cargo de su construcción.
Foto: TelAm
Infografías: La Nación
Fuentes: Diario La Nación y TelAm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: