sábado, 26 de abril de 2014

Vuelve Quique Pesoa... (próximamente en Aire Libre, Radio Comunitaria)

El Retorno
Programa de tele. El finao Guinzburg le pregunta a Aliverti… qué harías si tuvieras una radio?… contesta el zonzo de Eduardo: lo repatriaría a Pesoa. Repatriar? qué? me fui de la patria?. No, dijo
el tipito tiempo después, cuando le envié un mail enojadísimo, fue una manera de decir, un giro idiomático. Yo me lo tomé un poco mas en serio. Seguirá la argentina terminando en la Gral Paz? Parece un discurso antiguo, pero creo que algo de eso sobrevive. Es una limitación, sin duda.
Tendrá relación con que nuestra falta de identidad como argentinos, determina que debemos identificarnos con una ciudad o un sitio y no con nuestra mismidad? (wikipediame mismidad, no debe estar).
Hace años leí a Héctor Murena. Olvidadito pensador de estas tierras. Decía, en la búsqueda de alguna explicación relativa al porqué somos como somos (parece una frase de Eladia), que, en realidad, provenimos de saqueadores. Los primeros españoles que llegaron a estos lares, no venían a fundar ciudades para el desarrollo local de economías y culturas propias ni nada de eso… venían a fundar campamentos de saqueo. Eso es, campamentos para juntar oro, plata, indios, tabaco, maíz, frijolitos (Neruda dixit) y llevarse todo a Europa. Identidad local, cero.
Muchos años después, las corrientes inmigratorias españolas, italianas y demáses, a qué venían?
A alimentar la cultura regional con sus costumbres y pensamientos? Nooooo… la frase era y sigue siendo “hacerse la américa”. Es decir, enriquecerse aquí para llevarse el producido a sus tierras. Si se quiere, otra vez el saqueo. Muchos, la mayoría no pudieron retornar a sus países, entonces inventamos la gran excusa del “crisol de razas” como elemento sustitutivo de una identidad propia.
Qué somos, quiénes somos los argentinos? No tenemos la mas mínima idea. Ni siquiera podemos pensarnos lationamericanos. Siempre nos creímos superiores. Buenos Aires es París. Rosario es Nápoles. Córdoba es alguna ciudad de España. Aquí no hay mas indios (es en este punto en el que se enojan todos los que estan viviendo de la protección y los derechos humanos de las comunidades que quedaron después que las arrasamos, destruímos, pasamos por encima, quitamos sus tierras y prácticamente los borramos del mapa. Preguntar a Roca y Cía), no hay negros, solo estamos nosotros. Quiénes somos nosotros? El Crisol de razas… No sentimos pertenencia a esta tierra. Todo es de otros. Nada nos pertenece de verdad. De ahí que bajamos el vidrio de la ventanilla del auto y arrojamos la lata afuera… El afuera no es nuestro, será de otro, que se ocupe otro. Nos pasa con la excusa que inventamos para justificar nuestra contumaz evasión impositiva. Para qué voy a pagar, si se lo roban todo? Como dice mi amigo el Chino, este es un país que busca culpables. Ni un atisbo de autocrítica, nada de mirarse para adentro y hacerse responsable de lo que nos pasa. Nada. Ni apenas un análisis interno un poquitín mas riguroso. Nada. Hoy o somos K o somos anti K. Podés creer que hayamos llegado a semejante maniqueísmo estúpido? A esa inútil y paralizante polarización creada por los mismos contendientes porque a ambos les conviene. Mientras tanto, nuestro albedrío retrocede siglos. Contamos con un pendrive de 100 GB pero no sabemos qué hacer con él.
Me fui al carajo, pero no me cuesta mucho volver al principio de este artículo. Repatriar? Me fui a vivir al interior del interior. Es decir, saqué los pies del plato, abandoné a la familia farandulera, casi te diría que soy un neodesaparecido. No estoy en Buenos Aires. Solo ando viviendo lindo en un paraje del noroeste de la pcia de Córdoba. Desde ahí, con mi pequeño estudio de radio, hice durante seis años un programa semanal que se emitía por ciento sesenta emisoras de FM de distintos lugares del país y del exterior. Nada mas que eso. Así de simple. Así de maravilloso. Una experiencia de comunicación increíble, independiente, sin ser dueño de una radio era dueño de ciento sesenta… Exitoso, no famoso. Pucha, debí haberlo hecho desde Buenos Aires.
Solo me falta saber quién soy, cómo soy, de donde vengo y para dónde voy (me salen temas musicales, que voy a hacer…). Me dará el cuero para hacer autocrítica y poder crecer?
Ah, decidí que retomo esa experiencia radial. Un programa semanal. Búsquenme. No los voy a defraudar. Seguirá llamándose El Desconcierto.
Quique Pesoa
El Desconcierto
Conducción: Quique Pesoa
Columnistas: Luis Mattini, Manuel Gaggero, Raúl “bigote” Acosta, Martín Incolla, Pedro Brieguer, Julio Villarroel, Lucila Pesoa y María Iribarren
Producción: “el Negro” Martin Incolla
Asesoría técnica: Julio Villaroel, Sebastian M. Fernandez, Adrián Badino
Colaboración: Leda Berlusconi

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: