sábado, 14 de noviembre de 2015

Tuvalu es el paraíso de las pelis gratis

Tuvalu, una isla que pretender redefinir los derechos de autor
Por: Sebastián A. Gamen*
Tuvalu es una pequeña isla ubicada en la Polinesia, en el océano pacífico. Cuando decimos pequeña, lo es realmente. Se forma por 4 arrecifes de coral y 5 atolones, y tiene una superficie total de 25,44 km². Es el país en el mundo con la menor cantidad de habitantes, y solo la supera el Estado del Vaticano con sus 932 habitantes.

El país tuvo el dominio .tv, hasta que en el año 2000 lo negoció con dotTV, propiedad de VeriSign, licenciándolo a cambio de 50 millones de dólares, más el 20% de las acciones. Sin dudas esta venta ha cambiado la economía de la isla, pero también ha revolucionado el mercado cinematográfico.
Tuvalu se convirtió en el paraíso de los sitios web que ofrecen servicios de streaming.

El caso que nos toca más de cerca es el de Cuevana. Este sitio abrió para compartir películas y series, fundado por el sanjuanino Tomás Escobar. El sitio fue denunciado penalmente por las empresas cinematográficas Fox, Disney, Paramount Pictures, Columbia, Universal y Warner Bros, por la posible comisión de delitos de defraudación a la propiedad intelectual, previstos en la ley 11.723.

Hoy en día sigue funcionando como www.cuevana2.tv

Con solo googlear “películas .tv” se puede acceder a infinitas páginas dedicadas a ofrecerlas gratis. “Repelis”, “pelispedia”, “pelisplus”, “superpelis”, y todos los nombres que tu imaginación puede pensar usando pelis.

El mercado cinematográfico está en jaque. Productos como Netflix no logran encontrar la solución para los derechos de autor, algo que sí parecería estar funcionando con la música.

Se me viene a la mente un palabrita que me llamó la atención en el primer año de abogacía, desuetudo. Como nos enseña José Garrone es la derogación de la ley por su no uso. Se configura cuando la costumbre o el uso social prescinden totalmente de una ley y actúan como si ella no existiera. Ello se debe, como es obvio, del divorcio existente entre la noma y el medio social para el que ha sido establecido.

Las denuncias penales cruzadas entre las cinematográficas y los usuarios continúan. El mercado de películas no ha podido reacomodarse al nuevo paradigma. Los usuarios no resignan la comodidad de las tecnologías que le permiten ver lo que quieren, cuando quieren y sin imposiciones del idioma por una monocromática ley de medios.

Lo cierto es que Tuvalu es el paraíso de las pelis gratis.
*Profesor - Abogado especialista en Derecho informático y Nuevas tecnologías. 
Contacto: www.sebastiangamen.com / www.technolaw.com.ar / sag@sebastiangamen.com / Twiter: @technolaw_ok

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: