viernes, 5 de septiembre de 2008

Entre enero y agosto de 2008 matan a 21 periodistas en América Latina

Veintiún periodistas fueron asesinados en América Latina entre enero y agosto de este año, seis de los cuales cayeron en los últimos cuatro meses incluyendo a Normando García, acribillado con diez balazos en la ciudad de Santiago de los Caballeros, República Dominicana, denunció hoy aquí la Comisión Investigadores de Atentados a Periodistas (CIAP).
Hernán Uribe y Ernesto Carmona (en la foto), presidente y secretario general de la Comisión, afirmaron que "en el segundo cuatrimestre se registra además una apreciable cantidad de graves atentados en contra de los profesionales de la prensa" en la región.
"Con la muerte de seis periodistas desde mayo al mes de agosto aumenta a 21 la cifra de informadores asesinados en Latinoamérica pues en el primer cuatrimestre del 2008 vigente las víctimas fueron 15 en una decena de países según el trágico balance anterior a éste que difundió la CIAP, adscrita a la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP)", expresaron Uribe y Carmona.
Deploraron que según la nómina de los últimos caídos el 30 de junio fue tiroteado Raúl Rodríguez, en Guayaquil, de Ecuador, ciudad en la que trabajó durante 20 años en Radio Sucre; el 8 de mayo en Coatepeque, Guatemala, fue muerto por disparos Jorge Mérida, corresponsal del diario La Prensa, mientras que el 28 de julio en ciudad Juárez de México fue balaceado con un fusil AK-47 el periodista Candelario Pérez.
En tanto, en Santiago de los Caballeros, República Dominicana, fue acribillado el 7 de agosto con diez balazos el camarógrafo del programa "Detrás de las Noticias". Asimismo, en Caracas, Venezuela, fue muerto por disparos el 2 de julio el subdirector del periódico "Reporte de Economía", Pierre Fould Gerges, mientras Javier García, reportero de Radio Caracas Televisión, fue apuñalado el 15 de julio.

Torturas y otros atentados en Brasil

La CIAP denunció también que tres periodistas del periódico "O Día", de Río de Janeiro, Brasil, fueron secuestrados y torturados el 14 de mayo por un grupo para militar mafioso en la favela (población extramuros de gran pobreza) al tenor de una denuncia de esa publicación en junio pasado que mantuvo silencio para no entorpecer las investigaciones del caso.
"El equipo profesional compuesto por una periodista, un reportero gráfico y un asistente fueron víctimas de una banda criminal de las llamadas "milicias" que integran policías y delincuentes y que dicen actuar en contra del narcotráfico pero que en la práctica se han convertido en organizaciones mafiosas que al estilo gansteril cobran por protección", relataron los dirigentes de la CIAP.
Manifestaron que las milicias en Brasil "son peores que los delincuentes". "Ellos usan la estructura del Estado, la preparación policial, el uniforme y el nombre de la institución declaró José Mariano Beltrame, secretario provincial de Seguridad Pública", agregaron Uribe y Carmona.
Precisaron que los nombres de los periodistas brasileños afectados se han mantenido en reserva, aunque se sabe que durante siete horas fueron sometidos a torturas que incluyeron golpes y descargas eléctricas, según denunció el propio periódico "O Día" que consideró la acción como "un atentado contra la libertad de prensa", al tiempo que expresa que el gobierno colaborará con la justicia para que el hecho no quede impune.
Uribe y Mendoza dijern que otro caso de bárbaras torturas fue denunciado en junio pasado cuando pudo ser liberado en Guantánamo –territorio cubano ocupado ilegalmente por Estados Unidos- el periodista Sami Mohieldin El Aj de la cadena informativa Al Jazira. "Una vez en Guantánamo, la situación empeoró: malos tratos, impedimento del sueño, cambio de celda cada dos horas, encierros en células heladas, iluminación constante y vejaciones sexuales", relató el periodista El Aj, quien dijo también que tendrá una cojera de por vida debido a las torturas.
Denunciaron igualmente el robo realizado en la sede de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) de México, donde fueron violadas las cerraduras y se llevaron computadoras, grabadoras y otros equipos de trabajo.
"También en México, -enfatiza la CIAP-la Comisión Nacional de Derechos Humanos señaló que en tanto se registra el asesinato de 41 periodistas entre el 2000 y el 2008, "se incrementan las violaciones a los derechos humanos de los informadores".
La CIAP manifestó que la vivienda del periodista Edin R. Maaz, de Guatemala, fue balaceada, a la vez que los reporteros Oscar Perdomo y Danilo López recibieron amenazas de muerte en ese país.
Igualmente en Chile fue detenida y sometida a juicio la documentalista y cineasta Elena Varela, en tanto en Venezuela se incrementó la campaña propagandística en contra del presidente Hugo Chávez a la que se ha caracterizado como terrorismo mediático.

Fuente: El Nuevo Diario

No hay comentarios.:

Quizás también le interese: