viernes, 19 de septiembre de 2014

"Algunos medios practican el periodismo de Estado, y eso no es periodismo"

En España eldiario.es cumple esta semana dos años, en los que ha logrado una audiencia de 2,7 millones de lectores según las últimas mediciones. El director de este medio ha agradecido a los más de 8.700 socios su apoyo: "No pagan para leer noticias, sino para que seamos independientes". "Con un 1% de los costes de los grandes medios hacemos un 20% de su tráfico", ha recordado el periodista que cree que el digital ya pelea cuerpo a cuerpo con la prensa de papel

eldiario.es nació hace dos años, en una época convulsa para la prensa. Los medios no solo sufren problemas económicos, sino que están inmersos en una crisis de credibilidad de la que la recuperación económica no podrá salvarles. Es necesario afrontar ambas crisis y no todos podrán sobrevivir a ellas, ha explicado el director de eldiario.es, Ignacio Escolar, en el Foro de Nueva Comunicación celebrado el miércoles.
Es una opinión compartida que los medios "impresos, no escritos" están perdiendo fuerza cada día, ha matizado Escolar. No ya el futuro, sino el presente se encuentra en los diarios digitales ya que "todo lo que hace un periódico impreso lo puede hacer un digital, pero más rápido y más barato", ha apuntado. El que para Escolar es el mejor diario del mundo, The New York Times, "realiza los mejores reportajes y tiene los mejores periodistas, pero ya no es suficiente". En su opinión, la tendencia es que muchos medios impresos terminen saliendo solo en fin de semana. Cuando todos los periódicos sean fundamentalmente digitales, "competiremos todos en la misma división, la del periodismo escrito", ha señalado el director de eldiario.es.
Muchos periódicos de papel no han sabido adaptarse a la ruptura que supuso Internet en el modelo tradicional de consumo de la información. Quienes sí supieron hacerlo, ha contado Escolar, padecieron la ignorancia -y en algunos casos la burla- de los grandes medios, los mismos que después han tenido que rectificar. Así, ha explicado Escolar, ocurrió con El Confidencial y con eldiario.es, que ya aparecen habitualmente citados en periódicos tradicionales por las exclusivas que publican.

Crisis de credibilidad
Probablemente más grave que la crisis económica sea la de credibilidad en la que se encuentran inmersos los medios, que ha generado una "distancia entre el kiosko y la gente" que "al final se paga", ha afirmado Escolar. "Es la diferencia entre opinión pública y opinión publicada la que mide esta crisis de credibilidad", ha señalado el exdirector de Público que ha citado el caso del reciente fallecimiento del presidente del Banco Santander Emilio Botín como un caso de brecha entre los lectores y los medios.
La semana pasada, eldiario.es y Voz Pópuli hicieron públicos los mensajes que intercambiaron Jorge Moragas y Victoria Álvarez y que evidenciaban que el jefe de gabinete de Rajoy encendió la mecha que hizo explotar el caso Pujol. "Esos SMS los tenían más medios, pero no se atrevieron a publicarlos", ha indicado Escolar, que ha criticado, "como dice nuestro subdirector Juan Luis Sánchez", que algunos practiquen "periodismo de Estado". Algunos medios creen que deben "salvar España por encima de informar", lo que considera un error. En su opinión, la prensa no supo calibrar acontecimientos como el nacimiento del 15M o los inicios de la crisis económica, en parte por "hacer periodismo de Estado", que no significa "hacer buen periodismo", ha afirmado.
Para huir de ese "periodismo de Estado", eldiario.es ha renunciado a acudir a declaraciones institucionales que no permiten a los periodistas preguntar. Esto, que algunos pueden calificar como antisistema, no lo es en absoluto, según ha dicho Escolar. "No hay nada más prosistema que defender la libertad de expresión y la transparencia", dos elementos sin los cuales no puede funcionar la democracia, ha sentenciado el director de este periódico.
eldiario.es, ha contado su director, tiene como lema Periodismo a pesar de todo, algo que no solo se refiere al aspecto económico, sino que tiene mucho que ver con "las presiones que atornillan este oficio". "Dar toda la información es imprescindible", porque "no hay democracia sin información", ha añadido.

En contra de la tasa Google
"Estoy en contra de la tasa Google porque es cobrar al buscador por hacernos un favor", ha comentado Escolar, desmarcándose así de la tendencia generalizada en los medios de comunicación de acusar a Google de "robarles" las noticias.
"Google no me está robando. Cuando clasifica mi información y manda lectores desde su buscador hacia mis páginas me hace un favor. Si quisiera que no me 'robase', bastaría con modificar el archivo robots.txt y decirle que no clasifique mis páginas", ha afirmado el director de eldiario.es, que ha señalado que algunos medios incluso pagan por estar en los primeros resultados del buscador. Escolar ha concluido el tema apuntando que "el negocio de la búsqueda de la información es distinto al de su producción. La manera de ganar nuestro futuro no es expropiar a los de enfrente".
Las cuentas de eldiario.es
"eldiario.es tiene garantizada la subsistencia para los próximos años", ha declarado Escolar. Las cuentas del periódico, publicadas este miércoles en su blog, son muy positivas. El director de eldiario.es ha querido agradecer a los más de 8.700 socios su apoyo al proyecto. Unos socios que "no pagan para leer noticias, sino para que seamos independientes, y eso solo se consigue con independencia económica".
Escolar se ha mostrado orgulloso de la evolución del periódico, que nació con un accionariado compuesto prácticamente por periodistas (porque "en un periódico el que manda no es el director, sino el dueño") y con una plantilla de 12 redactores. A día de hoy, son 29 las personas que sacan adelante cada día un diario que leen al menos una vez al mes 2,7 millones de personas. "Con un 1% de los costes de los grandes medios tenemos el 20%-25% de su audiencia", ha explicado Escolar. Esos ingresos, ha dicho Escolar, van a ir destinados a invertir en información y periodistas, entre los cuales las diferencias salariales no deben ser muy grandes. "Con el sueldo de la planta noble de un medio tradicional pagamos tres años de redacción en eldiario.es", ha indicado.
Fuente: Mirada Crítica

jueves, 18 de septiembre de 2014

AdEPA condena el regreso de una práctica deleznable

Una vez más, las calles del microcentro de la ciudad de Buenos Aires amanecieron empapeladas con carteles de ataques contra periodistas. En esta oportunidad, el blanco de la agresión es el director del sitio La Política Online, Ignacio Fidanza

Los afiches no están firmados y ningún grupo se atribuyó la autoría.
La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (AdEPA) expresa su preocupación por el regreso de esta práctica antidemocrática, que en general es utilizada para denostar a medios de prensa o comunicadores que ejercen los derechos esenciales de informar, investigar y cuestionar a los poderes públicos.
La descalificación injuriante siempre es condenable, porque deja de lado la razón y antepone el agravio. Pero más deleznable aún es el escrache anónimo. Y si este es dirigido contra periodistas, representa una presión que busca silenciar la labor informativa, como bien lo advierte la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión, aprobada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Escraches anónimos y persecución a la prensa, una triste marca del kirchnerismo
Por: Ignacio Fidanza
En su hora más complicada el Gobierno retomó el ataque a los medios, el mismo día que escracharon a LPO.
Se trata de un componente esencial del kirchnerismo desde sus inicios como fuerza política en Santa Cruz. Se han escrito libros como el premonitorio “El Amo del Feudo” del fallecido periodista santacruceño Osvaldo Gatti, que fue sometido por el poder de los Kirchner a un perverso sistema de hostigamiento económico y social con el objetivo de destruirlo anímicamente.
La obsesión de Néstor Kirchner por el control de los medios, ahogó a la prensa independiente en Santa Cruz hasta que apareció el portal OPI Santa Cruz. Y no es casual el fenómeno, antiguos en su mirada hacia los medios, los Kirchner sufren lo que no controlan y con la revolución del mundo digital, las redes sociales y portales como La Política Online multiplicaron su pesadilla.
Esta incomprensión del rol esencial de la libertad de prensa en la construcción de una sociedad democrática, es acaso una de las marcas más visibles de un sistema de construcción de poder que nunca pudo superar sus pulsiones autoritarias, que como arranques de ira –acaso lo sean- lo llevan a cometer desmesuras como el escrache que sufrí.
Desmesura porque se destinaron cuantiosos fondos para diseñar, imprimir y pegar en la clandestinidad de la madrugada, dos modelos de afiches distintos con mi foto y mi nombre en la Plaza de Mayo, el Microcentro y en un mensaje mafioso, en la cuadra donde esta ubicada la redacción de La Política Online.
Desmesura también porque se ataca a un periodista desconocido para las grandes audiencias, a un medio especializado en política y economía que en todo caso debería ser un insumo de los mismos que se enojan. No mucho mas. No pone en riesgo nada. No merece el esfuerzo ni el gasto.
Hay que sentirse muy impune para contra todo sentido común, dar rienda suelta a las peores pulsiones desde el ejercicio del poder.
Se trató además de una operación política que sólo pudo realizarse en este Gobierno híper verticalista con una autorización del más alto nivel. Operación política que coincide además con la publicación de algo tan sencillo como una encuesta –firmada y anexada- que revela que Máximo Kirchner –el pretendido heredero- apenas consigue 6 puntos de intención de voto en su natal Río Gallegos, punto de partida imaginado por La Cámpora como el inicio de la reedición en clave del hijo, de la “epopeya” política que protagonizó el padre.
Una vez más, son tan evidentes. Como sucedió en otros escraches de la nefasta y poblada cadena de escraches anónimos que concretaron, nadie del Gobierno o del oficialismo repudió el ataque, que fue condenado por todas las fuerzas políticas y los tres presidenciables que lideran las encuestas.
Incluso, militantes de La Cámpora y organizaciones afines, festejaron las redes sociales el ataque como una suerte de “venganza” o “castigo” merecido por haber publicado notas que interpretaron críticas hacia su organización. Como suele decirse en derecho, a confesión de parte, relevo de pruebas.
Lo más grave es que en el mismo momento que el ataque a LPO disparaba preocupación en las redacciones por un eventual regreso del kirchnerismo a sus peores prácticas, la propia Presidenta se dedicó a atacar a radio Mitre en su Twitter personal.
Si bien poco queda ya para sorprenderse del kirchnerismo, la enormidad de pasar del ataque a un medio en términos generales al escrache personal y fascista a un periodista con nombre, apellido y foto, es alarmante.
Todo indica que ante la profundización de los problemas económicos que sufre el país, el Gobierno ha decidido incrementar su agresividad como única estrategia. El miedo está en el ADN de los Kirchner. Miedo al otro y búsqueda permanente de control a través del miedo.
Es en definitiva lo que buscó este ataque. Generar en LPO la autocensura y mandar una advertencia al resto de los periodistas, que entienden que ser genuflexos ante el poder es incompatible con el ejercicio de su profesión.
No se trata de víctimas ni de victimarios, sino de una deformación cultural profunda, arraigada en sus creencias más íntimas. Es lamentable, es triste, pero sobre todo, es un síntoma muy explícito de debilidad, de un ciclo que acaso de manera irreversible, empieza a agotarse en sus propia miseria.

España, el país más caro para ver fútbol por la televisión

El costo para seguir el deporte rey por Internet en España – 18 euros al mes – es el segundo más caro de Europa, después del Reino Unido
Por: Sergio Uceda
Ser un buen aficionado al fútbol en España sale muy caro. Ésa es la principal conclusión del II Estudio Deportes TV &Internet de Comparaiso.es, que premia a España con la medalla de oro como el país más caro de Europa a la hora de seguir el fútbol por televisión, y la medalla de plata para hacerlo mediante Internet. En el caso de la televisión, los españoles tienen que pagar al mes 51,21 euros, frente a los 27,99 de Portugal o los 14,00 euros de Italia. A diferencia del 2013, este año el precio ha bajado en el Reino Unido, así que España logra el primer puesto, convirtiéndose en el país más caro de Europa.

Especialmente gravosa es esta realidad para los seguidores del Real Madrid y el Barça, que si quieren disfrutar de todos los partidos de su equipo tienen que pagar casi el doble que el resto de aficionados, al no haber un solo canal que incluya todos los partidos de estos equipos.
"Seguir el deporte, y sobre todo el fútbol, en España, se está convirtiendo en un auténtico lujo al que muchos millones de personas no van a poder acceder", afirma Alicia Navas, Country Manager de Comparaiso.es. "El alto precio que supone, y la necesidad de adquirir varios paquetes al no haber uno que lo integre todo, crea una situación de confusión y descontento en el consumidor español que consideramos injusta. No parece lógico que se pague más en España que en países con un poder adquisitivo más alto, como Reino Unido, Francia o Alemania".

Varias opciones un laberinto
En España, para seguir cada jornada de fútbol en la televisión hay varias opciones. Una es contratar Canal + Liga, con el que se pueden ver todos los partidos de liga menos uno, el partido exclusivo de Canal + 1, que suele ser del Real Madrid o del Barça. Por tanto, los merengues y culés que no quieran perderse ninguno de estos encuentros tienen que contratarlo aparte en la modalidad de pago por uso (PPV, Pay Per View), o hacerse también con los servicios de Canal + 1. Ello supone un pago mensual de 50 euros. Otra opción es
contratar Gol TV a través de la TDT, pero tampoco se tendría el ya mencionado encuentro exclusivo de Canal+ 1.
En el caso de ofertas de televisión sólo a través de Internet, Reino Unido es, con diferencia, el país más caro para seguir el fútbol online (54,92 euros al mes), muy alejado de Francia, con 12 euros mensuales. En España, Canal + Yomvi con Canal + Liga supone un pago al mes de 18,15 euros, pero no se tiene acceso al mejor partido de la jornada, que emite en exclusiva Canal + 1. Esto último ocurre también en Francia.
Como puede comprobarse, toda esta situación supone un auténtico laberinto que perjudica al consumidor español.
Moto GP y Fórmula 1
Pero la realidad del alto precio que tiene ver el deporte en España no es algo reservado al fútbol. Desde hace unos meses, los seguidores de Moto GP que no quieran perderse ninguna carrera de Márquez, Lorenzo o Pedrosa también tienen que afrontar un gasto extra y contratar con Movistar un paquete que incluye todas las carreras (15 euros). Este paquete, que permite disfrutar de las carreras sin cortes publicitarios y con seis cámaras simultáneas, incluye también las carreras de Fórmula 1, cuyos derechos de emisión están en manos de Movistar y Antena 3, que en la actualidad ofrece las carreras en abierto. En 2016, la operadora tendrá en exclusiva los derechos de Fórmula 1 y Moto GP, lo que aumentará todavía más el coste del deporte televisado en España.
Como puede verse en el II Estudio Deportes TV &Internet de Comparaiso.es, ser un fiel seguidor del deporte en España, sobre todo de fútbol y Moto GP, puede salir muy caro.

Anexo del Estudio con todos los datos
Fuente: comparaiso.es

Trabajadores de El Universal exigen explicaciones al diario por el despido de la caricaturista Rayma

La caricaturista Rayma Suprani dejará de publicar sus viñetas en el diario El Universal de Venezuela, debido a diferencias con la directiva del diario por incluir asuntos políticos en sus obras. Suprani había tenido problemas similares y se negó siempre a cambiar los mensajes de sus trabajos. En esta ocasión la controversia y su despido se dieron por una viñeta relacionada con el tema de la salud en el país



Nosotros, periodistas y demás integrantes de la redacción del diario El Universal, nos vemos en la obligación de dirigirnos al país en general y particularmente a nuestros lectores, por segunda vez en un mes, dada la decisión del presidente del diario, Jesús Abreu Anselmi, de despedir la tarde del miércoles 17, a nuestra colega, Rayma Suprani, quien desde hace 19 años venía ocupándose de la viñeta de la Sección de Opinión.
Rayma ganó en estas dos décadas gran proyección nacional e internacional y el aprecio de miles de lectores y seguidores en las redes sociales, gracias a los espacios de los que dispuso con entera libertad en nuestras páginas. Lamentamos que no siga con nosotros y lo valoramos como uno de los costos mayores que la nueva administración del diario paga por amoldarse a una línea editorial favorable a los intereses del Gobierno nacional, y que pretende matizar una realidad agobiante para los venezolanos de todos los estratos sociales.
La nueva administración ha argumentado que el insulto y el irrespeto son las únicas limitaciones para expresarse en las páginas de opinión. Es potestad de la empresa administrar esa sección y compartimos ese argumento, pero advertimos que no puede emplearse como un ardid para censurar o limitar la expresión de voces críticas.
Conviene recordar que la Relatora para la Libertad de Expresión de la CIDH, Catalina Botero, dijo a este diario hace 4 años que “la libertad de expresión protege la libre circulación de todas las opiniones e ideas, así estas resulten chocantes o perturbadoras para los funcionarios públicos o para una parte de la sociedad. Esas son justamente las exigencias de una sociedad pluralista y democrática”.
Rayma ya no estará con nosotros, pero en la redacción de El Universal (papel, web y revista Estampas), permanece un equipo de casi 120 profesionales decididos a defender con las armas del intelecto y de la convicción democrática, los espacios para informar al país, a pesar de las restricciones y la censura crecientes, apegados a los principios éticos que justifican la existencia de nuestro gremio.
Queremos hacer público nuestro emplazamiento al señor Abreu Anselmi para que explique a todos los trabajadores de esta empresa, más allá de los integrantes de esta redacción, cómo espera él conciliar su discurso de “paz laboral” y de “hacerla económicamente viable”, con una decisión como la que nos ocupa y que boicotea el anunciado propósito de recuperar la confianza perdida. Desde el cambio de propietarios, ocurrido en julio, miles de lectores, fieles por décadas, han dejado de comprar el diario, y los pocos anunciantes que aún quedan en el país con posibilidad de invertir, perderán todo interés en participar en la preventa programada para el último trimestre de persistir la censura.
Desde nuestra primera denuncia pública, el 17 de agosto pasado, a propósito del silenciamiento de las protestas en Sidor, los periodistas seguimos lidiando a diario con cortapisas para la divulgación de las noticias, escritas y gráficas, pero las seguimos comunicando a pesar de eso. Queremos, asimismo, dejar claro que los redactores no somos responsables de la jerarquización y distribución de los contenidos de la primera página del diario, ni ahora ni antes. Somos, sí, responsables de los contenidos internos, especialmente los que llevan nuestras firmas, que exhibimos no como fatua proyección personal, sino como garantía de responsabilidad.
Ratificamos que seguiremos vigilantes ante cualquier pretensión que atente contra el libre ejercicio de nuestra profesión y el derecho de la ciudadanía a estar informada.

Quizás también le interese: