viernes, 4 de septiembre de 2015

¿Más voces? La Federal junto a AFTIC secuestran equipos de a Antena Negra TV

#DecomisandoMediosAlternativos
Ciudad de Buenos Aires, viernes 4 de setiembre de 2015

Un operativo de más de 40 efectivos de la Policía Federal entró hoy, junto con integrantes de la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC), en el canal comunitario Antena Negra TV (RNMA) para cumplir con la orden de secuestro de equipos emanada del Poder Judicial de la Nación.

Es una Orden de Registro Domiciliario firmada por la Dra. Verónica Lara (Secretaría Nº 5 del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº8) por la cual ordena al Jefe de Departamento de Delitos Federales de la Policía Federal que hoy, viernes 4 de setiembre, “secuestre los equipos que generan interferencia” y entregarlos a la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información (AFTIC)

Llamamos a acercarse al lugar (Ángel Gallardo 752- CABA) para defender a este medio comunitario, alternativo y popular.

Contactos: 011-15 6788 6450 / 15 6006 7324











Telefónica revoluciona el mercado al regalar un televisor a sus clientes

Ofrecerá en Navidad los dispositivos conectados a Movistar para fidelizar a su audiencia
Por: Ignacio del Castillo
Telefónica revolucionará el mercado en Navidades al ofrecer gratis a todos sus clientes de banda ancha un televisor conectado a Internet.

Con esta ofensiva comercial, la operadora busca captar clientes de televisión de pago, hasta llegar a los 4 millones este año, y fidelizar a su audiencia, después de convertir la televisión en su principal apuesta estratégica.

El televisor sólo permitirá acceder a la oferta televisiva a través de Movistar TV, aunque incluirá los canales de televisión en abierto.

Telefónica quiere revolucionar el mercado audiovisual español y a partir de la próxima campaña navideña va a empezar a ofrecer gratuitamente televisores a todos sus clientes, según reveló ayer el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, tras su intervención en el Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital, que organiza la patronal electrónica Ametic en la UIMP.

La iniciativa supone una revolución porque se hará bajo un modelo de producto de red, es decir, que el televisor será propiedad de Telefónica, como el router que se instala en los hogares, y los clientes de la operadora abonados a su oferta Fusión con televisión disfrutarán gratis del dispositivo mientras tengan contrato con la compañía.

Exclusividad
Este televisor permitirá recibir sólo la programación de Movistar TV, que además de la oferta de pago propia de la compañía y de la antigua Canal +, adquirida por el grupo el pasado año, incluye todos los canales de la TDT en abierto. Al tratarse de un televisor conectado, sólo se podrá recibir la señal en abierto a través de Movistar, es decir, que no permitiría visualizar la programación de la TDT de forma independiente, a través de las antenas convencionales. De esa forma, los usuarios del nuevo televisor serán cautivos de la parrilla de Movistar TV.

En cualquier caso, esa característica no supone un gran inconveniente de uso para la mayoría de los clientes, puesto que, según los datos de la operadora, más del 95% de los usuarios de Movistar TV, cuando ven canales de la TDT, lo hacen a través de la conexión de fibra o ADSL, y no por el método convencional a través de las antenas.

Esta característica de televisor exclusivamente conectado supone una ventaja comercial muy importante para la operadora, porque equivale al modelo de móviles bloqueados o sim lock, que ha existido en España hasta hace pocos años y sólo permitían usar los servicios del operador que los había subvencionado.

Competidores
De esta forma, los nuevos televisores de Telefónica no permitirían, por ejemplo, su utilización con otros sistemas de televisión online, como los de Vodafone u Orange, ni tampoco contratar otros servicios de televisión conectada de competidores, como los de Netflix, Filmin o cualquier otro sistema, de forma que se convertirían en un nuevo sistema de fidelización adicional frente a los competidores actuales y futuros.

El plan de la operadora, que ha llegado a un acuerdo con Vestel, el gigante turco de la fabricación de electrodomésticos –propietaria, entre otras, de la marca Telefunken– para que fabrique los dispositivos, es tener disponibles diferentes modelos de televisor, en tres tamaños, y que el cliente pueda reemplazar un televisor estropeado en la tienda de Telefónica, sin necesidad de tener que enviar a un técnico a repararlo a casa.

Telefónica, que tiene casi 6 millones de clientes de banda ancha fija en España, dispone de 3,9 millones de clientes de Movistar Fusión, su oferta integrada de banda ancha fija, móvil y TV. Además, a junio de 2015, tenía 2,22 millones de clientes de televisión, es decir de Movistar TV, aunque entre sus previsiones figuran, según adelantó Gilpérez, finalizar este ejercicio con más de 4 millones de clientes de televisión de pago.

Además, Telefónica quiere mejorar su oferta de contenidos de televisión, con la introducción de un nuevo interfaz de usuario que mejora al actual, que se ha resentido en su sencillez tras la integración de Canal +. El nuevo sistema se implantará en los próximos días de forma gradual, empezando por los clientes de Castilla- La Mancha para después extenderse al resto de España.

La oferta tendrá, además, mejoras en la forma de buscar títulos de películas o series y también en el sistema de recomendación en función de los gustos del cliente.

La operadora también potenciará su capacidad de producción propia o coproducción con otras compañías, como ha ocurrido con los largometrajes Atrapa la bandera, Anacleto y Perdiendo el Norte, entre otros.
Fibra en toda España en 2020 a cambio de no abrirla a los rivales
La operadora ofrece llevar su red al 97% de la población si se mantiene la actual regulación
El presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez anunció ayer un órdago de inversión con la intención de influir en la futura regulación de la banda ancha que tiene que presentar la CNMC antes de final de año, y que fijará si se obliga a Telefónica a ceder sus redes de fibra a sus rivales y en qué condiciones.

En su intervención en el Encuentro de Telecomunicaciones organizado por Ametic en la UIMP, Gilpérez presentó un plan para llevar las redes de fibra óptica al 97% de la población española en 2020, lo que significaría dotar a España de la mejor red de telecomunicaciones fijas de Europa.

El directivo explicó que el plan prevé llevar la fibra a 28 millones de unidades inmobiliarias (hogares, locales y oficinas), llegando a poblaciones de hasta 500 habitantes, en cinco años.

Gilpérez señaló que para llevar a cabo ese proyecto, que incluye también lograr una cobertura de 4G del 100% de la población, la regulación debe mantenerse como está, con un modelo que favorece la inversión y la competencia en infraestructuras.

El plan no se llevaría a cabo o se retrasaría si la regulación que ponga en marcha la CNMC obliga a Telefónica a revender sus redes de fibra a sus rivales en unas condiciones que el operador considere inaceptables.

A junio de 2015, Telefónica contaba con 12,5 millones de unidades inmobiliarias pasadas con fibra óptica –es decir que la fibra llega hasta el portal o la fachada, aunque luego cada cliente debe conectarse individualmente– y, según anunció Gilpérez, acabará el año con 14 millones de unidades.

El presidente de Telefónica en España desveló que en el periodo 2010-2014 la operadora ha invertido 10.000 millones de euros en redes y sistemas, de los que más de dos tercios se han destinado a redes de fibra o de 4G.

Gilpérez estimó entre 1.300 y 1.500 millones de euros los recursos necesarios para acometer su plan de fibra para alcanzar los 28 millones de hogares, con un coste medio por hogar pasado de unos 100 euros, a los que habría que sumar otro 40% en el redimensionamiento de la red troncal principal para atender el aumento de tráfico que supondría, lo que supone una inversión total de unos 2.100 millones de euros.

Más megas
El presidente de Telefónica España también anunció que la compañía sustituirá en los próximos meses el actual servicio de 300 megas de bajada y 30 de subida para los clientes con fibra, por otro simétrico de 300 megas de bajada y 300 de subida. ésta es la oferta que ha presentado recientemente Orange, y busca desafiar el servicio de Vodafone- Ono, puesto que en las redes de cable es más difícil ofrecer un servicio simétrico.

Revolución en el negocio de la TV
La decisión de Telefónica de ofrecer de forma gratuita a los clientes aparatos de televisión supone una revolución en el mercado español, no sólo de equipos de electrónica de consumo, sino en el modelo de negocio del sector audiovisual. Y, sin embargo, no debería resultar sorprendente, puesto que la lógica de la iniciativa es igual a la que tenía la subvención de teléfonos móviles por parte de las telecos.

Entonces, la idea era facilitar al cliente la opción de acceder a un terminal, que era probable que no pudiera permitirse en condiciones normales, para que usara los servicios de la operadora. En un principio se buscaba generar demanda para expandir el mercado y, al mismo tiempo, fidelizar al cliente, impidiendo que pudiera usar los servicios de la competencia.

Son los mismos principios a los que responde la iniciativa de Telefónica, que no debería sorprender cuando la compañía ha manifestado hasta la saciedad su deseo de convertirse en una “videocompany” en la que los contenidos jueguen un papel fundamental a la hora de generar demanda para los otros servicios de la compañía. Además, los precios de los televisores han bajado tanto que la inversión en su subsidio será probablemente inferior a la que se destinaba a los teléfonos. Una de las ventajas para Telefónica de esta iniciativa es que podrá controlar el tipo de contenidos que se consuman a través de estos televisores, ya que sólo podrán conectarse a su oferta y, por tanto, a su parrilla, incluidos los canales de televisión en abierto. Una consecuencia podría ser que la operadora gane una posición de fuerza inesperada ante las cadenas de televisión, al controlar el único punto de acceso a los canales de televisión generalista y comercial.
Fuente: Expansión

jueves, 3 de septiembre de 2015

Radio Nacional: descuentos como represalia por luchar

Ante la represalia patronal, unidad y solidaridad trabajadora
Tristán Bauer y María Seoane siguen haciendo historia: no conformes y con dejar en la calle a 50 músicos/as de la Orquesta Estable de Radio y Televisión Argentina, y no dialogar, ahora penalizan el derecho a huelga con el descuento de salarios.

Ante este atopello, la Asamblea resolvió organizar una colecta para amortiguar los perjuicios que sufrieron los/as trabajadores/as a quienes se les recortaron sus salarios priorizando a aquello/as que tienen cargas familiares.

Visibilizar el conflicto toda vez que la patronal cruzó un límite que desde la vuelta de la Democracia ni el menemismo se atrevio a trasponer.

Mantener la Asamblea Permanente y fortalecer la organización deFestival de trabajadores/as de la Radio Pública contra la precarización laboral, el jueves 17 de septiembre a partir de las 15 en las inmediaciones del edificio de Maipú.
Asamblea de Trabajadores/as de Radio Nacional Buenos Aires

Una de las damnificadas, Carla Castello, escribió en su perfil de Facebook:
Que pena tengo, que angustia... tipos que se supone que están de tu lado, que piensan lo mismo, que defienden a los laburantes, realizan una maniobra ilegal y nos descuentan a algunos de los trabajadores, no a todos, lo cual lo hace mas cruel, los días de paro.

Gerentes que hacen listas negras y eligen a dedo.

Autoridades que se llenan la boca con el Che y después aprietan a los conductores.

Conductores que lanzan una carta tibia donde dicen que el aire es de todos, y que las autoridades y los trabajadores deberían charlar, cuando saben, saben, saben, que estamos intentando hablar desde abril y no nos dan pelota, cuando saben, saben que amamos nuestros trabajo y sufrimos los paros.

Y obvio, yo soy la primera que me expongo y la primera que caigo.

Y encima me tengo que bancar a los oyentes ultrafanáticos que defienden cualquier cosa.

Realmente que decepción que en el kirchnerismo haya esta gente de mierda.

Que tristeza que a las 50 lucas se olviden los ideales en la puerta.

Que miseria. Que bajón
Carla Castelo, periodista de Radio Nacional

México, periodismo de alto riesgo

Ser periodista en México no es tarea fácil. Tres reporteros del país azteca explican la razón de que, pese a la violencia y las amenazas, continúen con su labor informativa. Su voz y sus historias son prueba de que el silencio no es una opción
Imagen cedida por el Diario mexicano Noroeste de su director, Adrián López Ortiz, quien resultó herido cuando fue asaltado y atacado por desconocidos que interceptaron su vehículo
Por: Ana Lázaro
El país azteca vive una crisis de los derechos humanos. Ante esto hay muchas acciones por realizar y, la principal, es continuar informando. Un documento difundido por “Artículo 19”, organización que defiende la libertad de expresión e información, asegura que en 2014 en México se documentaron 326 ataques contra periodistas y medios de información.

Desarrollar la labor informativa en el país americano no es tarea fácil. Algunos periodistas tuvieron que cruzar las fronteras en busca de un lugar seguro, otros, sin embargo, continúan informando sobre el terreno y, por desgracia, son cada vez más los que sufren violencia extrema. Su voz y sus historias son prueba de que el silencio no es una opción.
La periodista mexicana, Anabel Hernández durante una entrevista en Ciudad de México
Anabel Hernández
Tras la publicación, en 2010, del libro “Los señores del narco”, la periodista de investigación Anabel Hernández y su familia fueron víctimas de múltiples agresiones, intimidaciones y amenazas de muerte. Fuentes directas de la reportera señalaban al exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, como posible autor intelectual de esos ataques.

“Esta obra no supuso una amenaza para los narcotraficantes, pero si para el Gobierno, ya que denuncié y demostré con pruebas que el citado funcionario estaba presuntamente involucrado en el narco del cártel de Sinaloa (organización criminal dedicada al narcotráfico), por está razón reaccionó de forma violenta”, reconoce Hernández.

Después de ser víctima de numerosas agresiones, la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal le asignó una cuadrilla de escoltas con los que convivió hasta septiembre de 2014, momento en el que decidió abandonar el país azteca.

“Aunque tenía guardaespaldas, las intimidaciones seguían siendo constantes. Veía como las personas que me rodeaban, como mis vecinos o amigos, estaban también en peligro, ya que también recibieron amenazas”, aseguró la periodista.

Muchos son los reporteros que se ven obligados a pedir asilo en otros países con la drástica condición que supone el no poder retornar a su país de origen: “sentí que si salía de mi país y no podía volver más, ellos habían ganado. Yo quería continuar haciendo periodismo en México”.

Sin embargo, el caso de Hernández es distinto ya que no tuvo que recurrir al exilio voluntario.

Actualmente se encuentra trabajando en Estados Unidos, aunque continúa acudiendo a su país para seguir con sus investigaciones. “Me siento más segura, pero continúo investigando sucesos en México, como por ejemplo la fuga del chapo Guzmán o el caso de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa”.

Henández denuncia lo que considera “ineficacia sistemática del Estado mexicano para proteger a los periodistas”, dejándolos en una posición de “vulnerabilidad” y “riesgo” ya que, según reiteró, “seguía recibiendo ataques constantes, aún habiendo interpuesto numerosas denuncias ante la Procuraduría General de la República”.
El director de Amnistía Internacional México, Alberto Herrera (i), la defensora de derechos humanos, Silvia Vázquez (c izq.), el director de contenidos del Museo Memoria y Tolerancia, Jacobo Dayán (c der.) y la periodista Anabél Hernández (d) en Ciudad de México
El caso de Edwin Canché
El corresponsal de El Diario de Yucatán, Edwin Canché, fue detenido arbitrariamente y torturado por cubrir un accidente ocurrido el primero de enero de 2014.

Según comenta, el conductor estrelló su auto contra una vivienda. Se trataba de Almícar Couoh, un menor que conducía ebrio y que es sobrino de Ermilo Dzul Huchim, alcalde de Seyé (ubicado en el sureste de México, a 32 km de Mérida, capital del estado de Yucatán).

“Llegó una patrulla policial, me dijeron que me tenía que retirar del lugar, les pregunté qué estaba haciendo mal, entonces uno de los agentes me dió un puñetazo en el brazo, posteriormente me detuvieron y me subieron a un furgón”, explica Canché.

Según asegura, los agentes le llevaron hasta el Palacio Municipal, donde el alcalde de la localidad, el director de la policía municipal, Jesús Chuc Aldana, y otros guardias, le propinaron una fuerte paliza.

“Al cabo del rato apareció la señora de la casa en el que el joven había estampado el auto, tocó la puerta del habitáculo en el que me tenían encerrado, pidió que me liberasen y conseguí salir. Minutos después mi hermano, también periodista, fue a cuestionarles el por qué de la agresión y ellos lo negaron todo”.

Edwin Canché denunció los hechos ante la FEADLE (Área de la Procuraduría de Justicia de Yucatán que investiga los delitos contra la libertad de expresión) y abrió un expediente de averiguación que determinaba que, tanto el alcalde como sus acompañantes, eran responsables de los delitos de abuso de autoridad y lesiones.

Finalmente se cumplieron las órdenes judiciales en contra de los policí=as municipales agresores, quienes ese mismo día rindieron declaración preparatoria y fueron puestos en libertad, pero no del alcalde. El Juez de la causa determinó que los delitos imputados de abuso de autoridad y lesiones no podían ser considerados como graves.
Periodistas del estado de Veracruz realizan una velada de protesta el martes 11 de febrero de 2014, en homenaje póstumo al periodista Gregorio Jiménez de la Cruz
Adrián López Ortiz
En 2014, Adrián López Ortiz, director del periódico Noroeste (diario regional del estado de Sinaloa, situado al este del país), fue víctima de un atentado en el que resultó herido de bala en ambas piernas, golpeado y despojado de su automóvil y demás pertenencias.

“Me interceptaron con una camioneta cuando regresaba en mi auto del aeropuerto. Era casi la media noche. En el avión venía el Gobernador, Mario López Valdez, y algunos secretarios del Estado. Me cerraron el paso y descendieron del carro dos hombres armados. Les dije que me confundían con otra persona, pero me obligaron a que les entregara el auto a uno de ellos. El otro se quedó conmigo, se separó unos pasos y me disparó a quemarropa con una pistola calibre 38. Después subió a la camioneta y se fue junto a otro muchacho”, explicó el periodista.

Después de la agresión, el Procurador de Justicia de Sinaloa, Marco Antonio Higuera, señaló que se trataba de un robo, con lo que descartó cualquier posible vínculo con su labor periodística. Por su parte, López Ortiz apuntó que “hasta el momento hay dos detenidos confesos aunque el agresor sigue prófugo”.

Según el periodista, el hecho de agredir al director general de un medio “supone un mensaje contundente de intimidación”. Tras estos hechos el diario ha sufrido alrededor de 80 atentados contra su personal e instalaciones, todos ellos denunciadas ante el Ministerio Público Local y aún sin resolver.

“La impunidad es brutal. Sin duda, informar bien en México, con sentido crítico, e investigar intereses oscuros, siempre es razón suficiente para volverte incómodo y la disidencia se castiga casi siempre desde el Estado”, remarcó.

Algunos otros casos
En septiembre de 2013, durante las manifestaciones contra de la reforma educativa y el Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto, el reportero de la agencia Subversiones, Gustavo Ruiz Lizárraga, fue detenido en México DF por filmar los arrestos de estudiantes por parte de las fuerzas de seguridad.

Según indicaba a “Artículo 19”, mientras varios jóvenes eran detenidos, el periodista intentaba documentar los hechos. “Estamos trabajando”, gritaba Ruiz a los policías en uno de los vídeos grabado por otro compañero.

Entonces fue subido a un furgón policial, junto a varios estudiantes, donde le requisaron sus enseres, que fueron devueltos con “objetos aptos para agredir”, que no les pertenecían: “en ese momento nos dimos cuenta de cómo los propios agentes inventan los casos de detenciones arbitrarias”, afirmó Ruiz a la organización “Artículo 19”.

El informador comentó a la mencionada organización que, aunque se identificó en todo momento como miembro de la prensa, fue sometido a una violencia brutal. Estuvo incomunicado unas horas y fue trasladado del Ministerio Público, en la delegación Milpa Alta, al Reclusorio Sur (centro penitenciario preventivo ubicado al sur de la capital mexicana), a pesar de haber pagado la fianza a tiempo.

Después de dos días en prisión, donde sufrió torturas indiscriminadas, fue puesto en libertad ante la presión ejercida por una campaña de apoyo de la comunidad de medios libres y la red #RompeElMiedo.

Otro caso significativo y luctuoso fue el de Gregorio Jiménez, que cubría la información policial para diarios locales veracruzanos. Fue secuestrado, torturado, mutilado y asesinado en febrero de 2014.

Desde septiembre del año anterior había sufrido amenazas, tras la publicación de un artículo en el que informaba sobre el asesinato de un hombre de 33 años a la salida del bar “El Palmar”, ubicado en Villa Allende, situada en la entidad federativa de Veracruz (estado al este de México).

La responsable de este local era Teresa de Jesús Hernández, señalada por las autoridades como autora del crimen del reportero. Todo apuntaba a que esta mujer contrató a un grupo de sicarios para que lo mataran por diferencias personales.

Su desaparición tuvo mucha repercusión gracias a las redes sociales. Su cadáver fue hallado en una fosa clandestina, junto con los cuerpos de dos personas secuestradas semanas antes y de cuyos casos había informado Jiménez en Notisur (periódico regional del estado de Veracruz), uno de los diarios para los que trabajaba.

Según indica el informe difundido por “Artículo 19”, “el 48% de las agresiones contra periodistas son cometidas por algún funcionario público, en su mayoría policías. Quienes deberían brindar protección a la sociedad, se convierten en los principales perpetradores de los ataques, eso crea el clima de miedo que se respira en cualquier redacción del país”.

“Los informadores tenemos que aprender a revelarnos y a que nuestra voz se oiga más allá de las redacciones y de nuestras fronteras. Nadie nos puede censurar, tenemos que hacer todo lo posible para que nuestras historias salgan a la luz, porque callar es lo mismo que morir en vida”, manifiesta Anabel Hernández.

“Artículo 19” también realizó un documental web titulado “Estado de Censura” que reúne diferentes casos de periodistas mexicanos víctimas de distintos tipos de violencia con el afán de censurar su trabajo informativo. Sin duda, en México ser periodista es una labor de alto riesgo.
Fuente: Inpacto

Otras Señales

Quizás también le interese: