miércoles, 28 de febrero de 2007

Fernandez: el periodismo es "algo necesario", "el tabano que al poder lo pone nervioso"

Buenos Aires, feb 28 (DyN) - El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, definió hoy al periodismo como "algo necesario" y como "el tábano que al poder lo pone nervioso", al tiempo que negó que la administración central haga "discriminación" a la hora de distribuir la publicidad oficial.
También respaldó la actitud del presidente Néstor Kirchner de no ofrecer conferencias de prensa, al afirmar que el primer magistrado "prefiere comunicarse con la gente como se comunica", y aludió a una suerte de "histeria" de ciertos medios y periodistas que dicen que "nosotros afectamos la posibilidad de hacer o decir, cuando acá todo el mundo hace y dice lo que se le da la gana".
Justificó Fernández que el gobierno nacional no aporte publicidad a algunos medios al señalar que "en muchas ocasiones (algunos medios) han brindado información falsa", al tiempo que señaló que muchos ni siquiera solicitan esa publicidad, como "revistas, páginas de internet", entre otras.
"No es verdad tampoco que el Gobierno esté obligado a hacer publicidad en todos los medios", argumentó.
Fernández, en diálogo con radio Continental, dijo que el Gobierno nacional dispone de "150 millones de pesos" para publicidad en los medios de comunicación, y que "la mitad" de ese presupuesto "va al interior del país, y la otra mitad queda para distribuir en diarios, radios AM y FM, en canales de televisión por aire y por cable" de la Capital Federal.
El jefe de gabinete afirmó además que mientras el Gobierno nacional dispone de esos "150 millones para publicidad", el Gobierno de la provincia de Buenos Aires gasta "300 millones de pesos" en ese rubro, y el de la Ciudad, "100 millones". Sin embargo, minutos después radio Continental informó que había recibido un llamado de prensa de la Gobernación bonaerense en la que se aclaraba que esa adminsitración no disponía de "300 millones", como había dicho Fernández, sino de "30 millones" para distribuir a los medios de comunicación en concepto de publicidad.
"¨Cuál discriminación?" preguntó Fernández cuando se lo consultó sobre quejas de los responsables de algunos medios, entre los que mencionaron a los del periódico "Perfil", por no recibir publicdad oficial.
Cuando se le preguntó cuál era su opinión sobre la prensa, Fernández respondió que "el periodismo es algo necesario, es como todo: hay periodistas respetables y periodistas cuestionables, como en la política, en las demás profesiones...es igual en todos lados".
"Algunos -agregó- actúan con más o menos transparencia" y precisó: "Yo leo los diarios, vengo acá (por radio Continental, en cuyos estudios conedió la entrevista), escucho críticas, es el rol que ustedes tienen, el del tábano que al poder lo pone nervioso".
Aseguró que él, por su parte, suele responder a las consultas periodísticas y afirmó que muchas veces periodistas de que o los antiente, pero en realidad "no me llaman".
En cuanto a la postura de Kirchner frente a la prensa, además de señalar que "prefiere comunicarse con la gente como se comunica, directamente con la gente apuntó que "este es el primer Presidente que sabe todo lo que pasa en todos los lugares del Gobierno".
Destacó además que Kirchner "no es el único vocero" de la administración, y que la prensa puede "hablar co todos los ministros porque los ministros hablan".
Añadió que Kirchner "si un defecto tiene es decir todo lo que piensa" y que cuando "se sube al atril dice públicamente" su opinión, al tiempo que advirtió que "el problema es el que no habla, el que oculta, el que no sabe lo que piensa"
NdR: El siguiente es un cable textual de DyN, sin corrección

Jefe de Gabinete defiende distribución de pauta publicitaria
Buenos Aires, 28 de febrero (Télam).- El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, defendió hoy la distribución de la pauta de publicidad oficial en medios nacionales y consideró que en la Argentina todo el periodismo "trabaja libremente, todo el mundo dice lo que piensa".
El jefe de Gabinete pidió "desmitificar" la cuestión de la publicidad oficial, explicó que "el gobierno nacional tiene 150 millones de pesos" anuales destinados a publicidad en los medios, y aclaró que "la mitad de eso se van a diarios del interior del país, con lo cual quedan 75 millones" para otros medios.
En diálogo con Radio Continental, Fernández dijo que "75 millones de pesos representan el 0,5% de inversión total en publicidad en la Argentina" y lo contrastó con el dato de que "la provincia de Buenos Aires tiene 300 millones y la Ciudad 100 millones".
Fernández reseñó que "no es verdad tampoco que el gobierno esté obligado a hacer publicidad en todos los medios".
Dijo haber tenido "dificultades" con el Diario Perfil y consideró que "ése es un medio que definitivamente en muchas ocasiones ha brindado información falsa, y ha puesto en tapa a alguien que no era".
Consultado sobre la relación del presidente con el periodismo, Fernández explicó que el primer mandatario "tiene el concepto de que él prefiere comunicarse con la gente como se comunica" y aludió a que "lo que Kirchner piensa, se sube al atril y lo dice públicamente".
Fernández consideró que el presidente "tiene un exceso de sinceridad, todo lo que piensa lo dice".
Sostuvo que "lo grave sería que no hable, que esté en el ostracismo" y enfatizó que el mandatario "no hace campaña, no está pidiendo nada. El lo que está diciendo es lo que hace su gobierno".
El jefe de gabinete opinó que "hay toda una historia creada en torno a las posibilidades de trabajar de periodista en la Argentina con nuestro gobierno que no tienen correlato con la realidad".
Fernández expresó que "la verdad es que acá todo el mundo trabaja libremente, todo el mundo dice lo que piensa", y agregó que "leemos los diarios y son absolutamente críticos" del gobierno.
Definió al periodismo como "algo necesario" y juzgó que "está bien" el rol del periodista de ser "el tábano que al poder lo pone nervioso". (Télam)

martes, 27 de febrero de 2007

Hay lío en Perfil!

Papipo tiene la posta...

Se viene Encuentro

Encuentro es el canal de televisión que próximamente pondrá en los cables el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Argentina. Fue creado en mayo de 2005 por el Decreto Nacional 533/05 y reconocido por la Ley de Educación Nacional (Ley N ° 26.206), sancionada en diciembre de 2006.
Encuentro será un canal de televisión, que bajo la dirección de Tristán Bauer, tendrá un marcado perfil cultural y educativo con producciones propias.
La propuesta innovadora que incluye la producción de un portal de Internet, porque apunta a vincular la televisión con las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) para potenciar ambos medios y generar un espacio de convergencia.
La realidad Argentina y Latinoamericana junto a las ciencias, geografía, historia, literatura, salud, cine, deporte, etc. Serán los ejes de la programación. Las empresas de cable deberán destinarle una frecuencia en un lugar destacado, además en el portal de Internet de Encuentro se emitirá la señal en vivo.
Serán protagonistas de esta programación:
Adrián Paenza conducirá una serie de divulgación científica; Jorge Guinzburg recorrerá América Latina y contará la historia y la problemática de la región; Bruno Stagnaro describirá experiencias de las escuelas; Daniela Fernández tratará distintos temas relacionados con el desarrollo infantil; el Chango Spasiuk transitará las provincias argentinas y hará escuchar su música; Lalo Mir debatirá junto a prestigiosos especialistas los grandes temas de la educación; Gastón Pauls presentará un ciclo que exhibirá los mejores documentales argentinos; Fernando Birri mostrará las joyas clásicas del cine latinoamericano; Fernando “Pino” Solanas, en una exclusiva versión para televisión de su multipremiado film Memoria del saqueo, ilustrará las aciagas políticas neoliberales de la década del 90; Eduardo Mignogna, en lo que fue su última realización, mostrará el recorrido necesario para aprender distintos oficios.
Para el mes de mayo se prevé emitir una franja infantil, para niños de 7 a 11 años.
Si uno repasa los objetivos de Encuentro seguro los compartirá, en cualquier canal público, que se precie como tal está presentes en su pantalla, el tema es lograr cristalizalos.
“Encuentro comenzará a transmitir con dos objetivos fundamentales: desarrollar una televisión pública, educativa y de calidad, y utilizar a favor de la enseñanza lo que los nuevos medios de comunicación pueden ofrecer. Y: Proveer a las escuelas de contenidos televisivos y multimediales para mejorar la calidad de la educación de la Argentina;
Contribuir a la equidad en el acceso al conocimiento a todos los habitantes de la Argentina, independientemente de su lugar de residencia o condición social;
Desarrollar en maestros y alumnos competencias en el uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación en el marco de la sociedad del conocimiento;
Brindar herramientas innovadoras para facilitar y mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje.”
Como siempre quedarán dudas podrá ser Encuentro un canal con contenidos federales, ¿cumplirán los cableros en dejar la señal en un lugar fijo y las 24 hs?, ¿se logrará independencia de quienes gobiernen?, pienso, si Daniel Filmus no continúa en su cargo porque que gana las elecciones para jefe de gobierno de Buenos Aires, ¿el/la que venga respetará lo realizado?. Un claro ejemplo de esto es la señal Ciudad Abierta, que depende del Gobierno de Buenos Aires, ya cambió varios directores y se modificó su contenido.
A partir del 5 de marzo sabremos la verdad.

¿Debe un periodista aceptar regalos?

El tema se inició hace una semana en el blog de Papipo: Del Medio (recargado).
Dos preguntas
¿Será cierto que sólo dos periodistas sobre 20 devolvieron los pasajes que Aeropuertos Argentina 2000 (uno de los sponsors de Jorge Lanata.com) ofreció para ir "a cualquier lugar del mundo"?
¿Vos qué hubiese hecho?
Luego siguió con: ¿Un periodista debe recibir regalos?
No y bajo ningún concepto no.
Ninguna empresa hace beneficiencia y si la hiciera es obvio que no deberían ser los periodistas los beneficiados.
Está claro que cuando una empresa regala algo, así sea una lapicera o un pasaje, quiere comprar voluntades, buen trato, comodidad y tranquilidad en el presente y a futuro. Y algunas compañías no hacen obsequios, pero pautan y creen que con eso ya tienen derecho para dirigir la línea editorial.
¿Exagero? No.
Después llegó Obsequios con el cual se profundizó el debate. Papipo destaca el Código de Ética de Fopea algo que en nuestra región debatimos a partir del lanzamiento de la "Propuesta para una declaración de principios sobre la ética periodística" en julio del año pasado y con la visita de Jim Rowe. Hoy Diario sobre Diarios se hizo eco de la versión consultando a las fuentes.
En Rosario los últimos ejemplos en este sentido tienen relación con las invitaciones de los gobiernos municipal y provincial a colegas para que cubran sus visitas por el exterior. Anteriormente la subsidiada Sol, Líneas Aéreas también cursó invitaciones a los medios para que elijan a periodistas para viajar a Punta del Este. En estos casos hay que apuntar que el lector, televidente, oyente... nunca supo que el/la periodista viajaba como invitado/a.
Papipo también encuentra esta interesante nota firmada por Elena de Regoyos: Periodistas españoles, de gratis por la vida.
El debate queda abierto.

Turner invertirá U$S 235 millones en la Argentina

El CEO de Turner Broadcasting System, Phillip Kent, anunció que la companía planea invertir US$ 235 millones para establecer la tercer plataforma de la empresa a nivel internacional, junto a Hong Kong y Londres

En una conferencia de prensa realizada en la tarde de ayer, el vicepresidente Daniel Scioli, el ministro de Educación, Daniel Filmus, y Kent, coincidieron en que les da "mucha felicidad" que el multimedio internacional invierta en la Argentina.

Según la empresa, la Argentina es un lugar estratégico tanto en latinoamérica como en otros lugares del mundo.

Scioli aseguró que el gobierno iba a hacer "lo posible para facilitar la expansión del grupo" en la Argentina. "De esta manera se va a poder generar productos para Latinoamérica y el mundo", agregó.

Por su parte, el ministro de Educación consideró que se trata de una "muy buena noticia, tanto para la generación de empleo como para la educación técnica enm el país". Al mismo tiempo, recalcó que uno de los motivos por los que la multinacional invertía en el país es "la gran calidad técnica y profesional" de los empleados argentinos.

Kent, por su parte, afirmó que la cantidad de empleados en Buenos Aires "ascenderá a 5 mil" a partir de las nuevas inversiones. También explicó que desde aquí se trabajará en contenidos para celulares, y productos de banda ancha. El CEO celebró la incorporación de la Capital Federal a los centros "más importantes de TBS en el extranjero".

TBS invirtió en la Argentina US$ 25 millones en los últimos 3 años, para comprar y refaccionar instalaciones de transmisión.

El conglomerado, perteneciente a Ted Turner, y dueño entre otras de las cadenas CNN International, TNT y Cartoon Network, ya había adquirido a la venezolana Claxson en diciembre las señales latinoamericanas Fashion TV, Infinito, I.Sat, Much Music, Retro y Space (un total de 51 millones de suscriptores en América Latina), por un total de US$235 millones.

De esta manera, TBS tendrá 13 cadenas de TV paga, y representará a otras 10. Además, las expectativas del multimedio son tener 48 señales para el próximo año.

lunes, 26 de febrero de 2007

El Grupo Clarín envía directivos a España para estudiar su entrada en el periódico “de izquierdas”, competencia de El País

La información la publica hoy el portal español El Confidencial Digital. Como lo cita en su política editorial “Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de El Confidencial Digital. No está autorizada su difusión ni citando la fuente” cito la fuente y la difundo por que suelo leer este portal de noticias que tiene una visión “de derechas” sobre la actualidad.

El máximo dirigente de la productora Mediapro, Jaume Roures, continúa buscando financiación para su proyecto periodístico: un diario nacional de centro izquierda, que haga competencia a El País. Su salida al mercado no es inmediata, pero se siguen produciendo conversaciones con empresarios y directivos, españoles y extranjeros.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes cercanas al proyecto, una delegación del Clarín –el grupo de medios de comunicación líder en Argentina y uno de los principales de habla hispana con casi 8.000 empleados- se encontró semanas atrás con los promotores de ‘El Público’, nombre provisional del nuevo diario nacional de pago que se está gestando alrededor de uno de los grandes accionistas de La Sexta.

Por cierto que está prácticamente descartado en estos momentos el concurso en este proyecto de otros socios del canal que dirige José Miguel Contreras. Roures no ha convencido a ningún accionista de referencia de La Sexta para que le acompañe. Eso sí. Las mismas fuentes consultadas por ECD confirman que Roures se sigue entrevistando estos días con empresarios españoles a la búsqueda de financiación.

Otro dato plenamente confirmado es la orientación ideológica que tendría el nuevo periódico si logra ver finalmente la luz. Quienes han conocido las directrices marcadas por sus promotores son taxativos: “Sería un diario más claramente de izquierdas que El País y quiere evitar precisamente la nebulosa definición que tiene actualmente el diario de Jesús Polanco”. El objetivo sería, por tanto, robarle lectores a la cabecera del Grupo Prisa que, en estos momentos, apenas cuenta con rivales que le disputen ese espectro de audiencia.

Sin embargo, Jaume Roures sigue llevando muy mal que alguien sostenga que su proyecto lo apoya personalmente el presidente del Gobierno. Asegura que sólo ha visto a José Luis Rodríguez Zapatero una vez en su vida y que el inquilino de La Moncloa no tiene ninguna relación con el nuevo periódico que está preparando.
ECD ha intentado ponerse en contacto con el máximo directivo de Mediapro para aclarar un poco más este punto, pero Jaume Roures no ha atendido a las llamadas.

Una mirada sobre la labor de Nelson Castro al frente del correo de lectores de Perfil

Esta nota salió en la Zona Dura de Diario sobre Diarios en el mes de enero. Para leer, analizar y comparar. Antes de publicarla le escribí a la gente de DsD:

Hola DsD:
Desconozco lo que hoy publicarán en Zona Dura. Sólo les escribo para relatarle mi experiencia personal con el Dr. Nelson Castro. Escribí varias veces citando errores u omisiones en algunas cosas que publicó el dominical. Nunca tuve, cosa que si ocurrió en otros medios, la opinión del Ombudsman. El “Gracias Claudio por tu carta” es la respuesta automática de cada final de carta publicada. Es triste el papel que desarrolla en esa doble página. Sus críticas a acciones de Perfil aparecen escondidas en medio de otros textos. Si uno toma otros diarios del mundo podrá ver que el trabajo del "Defensor del lector" es más intenso y con mayor involucramiento. No veo a José Miguel Larraya, defensor del El País, siendo la cara de una campaña creada en pos de sostener un medio privado.
Mis cordiales saludos
Claudio Andrés De Luca
Rosario, Argentina 18/01/07

Así empieza este trabajo: Cuáles fueron los principales mensajes de los lectores al dominical Perfil. Cómo reaccionó Nelson Castro. Por qué tardó varios meses en calificar su tarea como la de “ombudsman”. Qué ocurrió en un encuentro entre editores del periódico, lectores y colegas de otros medios. Estas y otras cuestiones aborda el trabajo que hoy presenta DsD. En su primera versión de 1998, Perfil se convirtió en el primer diario argentino en tener un “Ombudsman” con columna propia. Qué diferencias presenta con la labor que desarrolla hoy Castro...

domingo, 25 de febrero de 2007

Mandíbula de cristal

Por: José Miguel Larraya, Defensor del léctor.
Diario: El País, España
El periodismo encaja mal las críticas. Tiene, como algunos buenos boxeadores, la mandíbula de cristal. Y por eso se protege. Los que tanto opinan, analizan, matizan, critican, reprueban, alaban y juzgan a los demás lo hacen, a veces, con faltas de ortografía. Y llegan los lectores, apasionados o no, y preguntan: ¿qué explicación tiene que este problema no se haya resuelto o, al menos, paliado cuando viene siendo criticado desde hace años, Defensor del Lector tras Defensor del Lector? ¿Cómo es posible tanta incuria, tanta dejadez y tanto descuido, tanta indiferencia, en suma?
Digo esto porque me lo escriben los lectores, porque la queja más reiterada que se recibe en el Defensor del Lector sigue siendo la relativa a la cantidad de errores, erratas o faltas de ortografía que aparecen en el diario. La relación de lectores que en estos meses han hecho llegar sus quejas sería larga, y los ejemplos, muy variados. Confieso que es un tema incómodo para cualquier periodista que admita que el idioma es nuestra principal herramienta de trabajo. Y lo malo es que el problema se acepta con una cierta, aunque incómoda, resignación. Como si fuera inevitable. Algo así como los accidentes de tráfico.
Recojo arbitrariamente algunos nombres de lectores que han hecho llegar sus quejas: Francisco Javier Álvarez García, con más de quince años de correspondencia con distintos defensores del lector; Fernando Corbalán, profesor de matemáticas y divulgador, que escribió sobre los errores que aparecen en gráficos, estadísticas y porcentajes. Una relación, en fin, descuidada con las cifras y los números.
El tono de las críticas no siempre es mesurado, pero tal vez la carta de Ricardo Génova resume el espíritu de la mayoría: "El motivo de mi correo es transmitirle mi malestar ante las continuas faltas de ortografía que se cometen en EL PAÍS desde hace algún tiempo. Creo recordar que hace un tiempo esto no ocurría, pero tengo que decir que últimamente se hace complicado leer un artículo sin encontrarse, además de con numerosos errores tipográficos, con inconcebibles faltas de ortografía".
"Creo que este tipo de errores son inaceptables y le restan calidad al diario. Además, creo que con los correctores lingüísticos de que disponen las aplicaciones informáticas actuales son fácilmente subsanables, lo que no exime a los redactores de la obligación de tener un mayor conocimiento de la ortografía de nuestra lengua y, por lo tanto, de no cometer estos errores".
El problema de los errores y las erratas es obviamente mayor en las primeras ediciones. En las siguientes se van corrigiendo. Y son los lectores de esas ediciones -Europa y Nacional- los que más quejas presentan.
Pero la pregunta que formulan los lectores sigue sin ser respondida. ¿Es éste un problema que no tiene solución? ¿Qué medidas se toman para paliar el problema?
El Defensor ha hecho una pequeña encuesta entre redactores, editores y correctores en busca de respuestas y lo que ha encontrado básicamente han sido explicaciones o, sencillamente, excusas. Pero también alguna sospecha y una duda. ¿Está descendiendo el nivel de formación de los periodistas, pese a haberse elevado a rango universitario los estudios de periodismo? ¿Podemos los periodistas, los periódicos, prescindir de los correctores?
La primera y obvia explicación y, posiblemente, única excusa para este problema es la urgencia. Se escribe deprisa, al límite del cierre de la edición. Los nuevos sistemas informáticos permiten al periodista apurar al máximo los plazos de entrega de sus textos. Esta costumbre, no siempre justificada y que a veces lo único que esconde es una deficiente organización del trabajo, propicia que se escriba con más erratas y errores.
Los nuevos sistemas informáticos cuentan con correctores lingüísticos y cualquier redactor puede, en pocos minutos, someter su texto a prueba. Pero, evidentemente, ningún sistema automático garantiza la limpieza del texto. Corrige los errores de bulto, ofrece alternativas, pero exige un poco de atención. Jamás distinguirá entre "sabia", "savia" y "sabía" y deberá ser el periodista el que tome la decisión.
¿Podemos los periodistas vivir sin correctores profesionales, esa red de seguridad que cada día se hace menos tupida, ese gremio que parece condenado a la extinción?
La respuesta empresarial es que los periodistas deben ser correctores, que es inaceptable que un profesional cualificado pida auxilio para que alguien limpie su trabajo u oculte sus carencias.
Este Defensor tiene dudas. La existencia de una sección de corrección no exime a los redactores de la obligación de tener un mayor y mejor conocimiento del idioma; no puede ser ni excusa ni coartada para la negligencia profesional que supone escribir con faltas. Los periodistas debemos asumir nuestras obligaciones y aceptar que se nos exijan responsabilidades. Lo que está en juego es la calidad del periodismo, la calidad del diario, una condición esencial para competir con otros medios, no sólo escritos. Los correctores han sido y son una garantía de que el talento que puedan contener las páginas del diario no se vea empañado por erratas y errores. Los que tenemos que corregir el problema somos los periodistas y la única solución, en mi opinión, es la disciplina que en este país siempre se ha tomado más como un castigo que como una virtud.

jueves, 22 de febrero de 2007

Otro diario allá y a la espera del gratuito acá!!!

Mientras en Rosario se aguarda la inminente salida de "La Tribuna" como diario gratuito* Eduardo Zukernik, via el Update, Semanal anuncia la llegada de Minutouno el dirio de Chiche Gelblung.

En un contexto donde lentamente la prensa gráfica cada día pierde más terreno frente a la expansión de Internet, al punto que los principales diarios del mundo ensayan nuevas estrategias de supervivencia, Chiche Gelblung parece dispuesto a recorrer el camino inverso y por eso apostará a trasladar al medio impreso su más reciente creación: el portal minutouno.com

Dueño de una experiencia profesional que lo pone entre los top del negocio, Samuel Gelblung a veces se queja micrófono en mano porque la mitad de los colegas critican su predilección por temas superficiales, pero se contenta cuando, en forma casi unánime, recibe el reconocimiento de la mayoría por su habilidad para convertir el debate de cuestiones domésticas en varios puntos de ráting en la TV o en la radio y, claro está, en unos cuantos miles de visitantes por día en su página de Internet.

El nuevo emprendimiento que demandará una inversión bastante superior a la que requiere un portal en la red, estaría sponsoreado por inversores vinculados al Grupo Bemberg, aquel que supo explotar durante varias décadas las principales marcas de cerveza del mercado local, antes de venderlas a manos brasileñas y financiarían el proyecto destinado a poner en la calle un diario impreso, con el mismo nombre de su padre, el diario virtual y que, contra viento y marea, será de distribución gratuita. Sin embargo el exacto origen de los inversores se mantiene bajo siete llaves.

El desafío tiene sus bemoles considerando que desde la crisis del 2001 se conocieron varios diarios de distribución gratuita tales como Metro, El Diario de Bolsillo y La Razón de los cuales solo sobrevivió éste último, sostenido en el respaldo del Grupo Clarín.

Un ex La Nación y últimamente vocero de Cervecería Quilmes, Fernando Lascano, aparece presidiendo el directorio de la flamante empresa periodística donde el politólogo Roberto Starke, director de Nueva Comunicación y, en su tiempo, asesor del canciller Rodríguez Giavarini, también ocupará una silla.

Gelblung confía tanto en anclar su nuevo producto en un mercado cada vez más pequeño y por ende más competitivo, que no dudó en asegurarle a Fernando Niembro por Fox Sports que su garantía de éxito era él mismo. Para muestra en minutouno.com ofrece una sección denominada “Mundo Chiche”, donde opina tanto sobre la incapacidad de los políticos para comunicarse como del abandono-olvido de los chicos por sus padres, comparándolos con la suerte de aquel actor-niño prodigio Macaulay Culkin, de la célebre zaga “Mi Pobre Angelito”.

El diario virtual minutouno.com cuyo slogan sostiene “24 horas sin límites”, exhibe como principal anunciante al Banco de Galicia y seguramente apuntará a ofrecer el combo con el futuro diario impreso para potenciar la venta de espacios publicitarios, una modalidad que ha llevado a marcas históricas en el mercado mundial de diarios a armar joint ventures con los principales buscadores de Internet para la captación de avisos.

Sus principales competidores, pero con un target distinto son el portal perfil.com que también se puede leer en papel impreso los domingos, con una constelación de periodistas donde se incluyen Jorge Lanata, Pepe Eliaschev y Nelson Castro, entre otros; Infobae que ofrece grabaciones de Radio 10 y videos de Canal 9 y 26 Noticias.com que también permite ver videos del canal de cable.

Lejos de los temas político-ideológicos y más cerca de Gran Hermano, Gelblung también confesó que su site ha contabilizado la mayoría de visitantes interesados en la trama de la casa de los nominados, un ciclo que hasta ahora se sabía que daba de comer no solo a la productora Endemol, sino también a todos los espacios de TV de aire y Cable que actuando casi como repetidoras, buscan mordisquear un poco de su alto ráting debatiendo escenas o intercambio de vulgaridades entre sus protagonistas.

En un año donde los rumores de venta del principal multimedios argentino vuelven a arreciar, Hadad ultima el lanzamiento de su canal de noticias por la TV cable y Gelblung regresa a la prensa impresa, todo hace pensar que habrá nuevos jugadores en el mercado de los medios, con la vista puesta en un aumento de la inversión publicitaria que ilusiona a muchos, con la calculadora apostando a la continuidad del crecimiento económico.

* "La Tribuna" es una marca en la prensa local. Fundado en 1928 el vespertino respondía -como era común en la época- al Partido Demócrata Progresista. El diario de las policiales, burros y quinielas en l os´80 cerró. Luego la marca fue comprada y se relanzó como semanario, en esta etapa pasó por varios dueños, entre otros Evaristo Monti y la marca la compra Orlando Vignatti, fundador del ciudadano y actual director de La Capital.

Pd. Alguien sabe donde quedó la placa, gigante de bronce, que el maestro Julio Vanzo le realizó al diario?

La queré toda Ernestina!

Ayer Claudio Destefano en su newsletter escribió acerca de novedades en Supercanal: Y tantas llamadas y mensajes me hicieron entrar en duda: ¿estaba despierto o soñé que anda pasando algo por Supercanal?... es verdad que algo pasa, o fue uno de los tantos sueños que uno tiene en una noche en que aparece presuntamente dormido en la tele.

Luego Laura Ubfal en su blog escribió: Según alguna información que circula en el mundo de la televisión paga, sólo quedaría fuera del grupo Multicanal (Clarín) un pequeño grupo de cableoperadores independientes trabajando en el país.

Primero Daniel Vila habría vendido su grupo operador (Supercanal) y ahora se habla de que también Alberto Pierri, habrían cerrado su negociación con Clarín.

El Grupo TeleCentro tiene una fuerte presencia en el negocio de televisión por cable y es el tercer operador de telefonía pública del país, con una red de mil locutorios. Su estación de transmisión está ubicada en San Justo y es lindera con la planta de Papelera Tucumán; ambas empresas son propiedad de Alberto Pierri.Su pantalla es la de Canal 26.

Por otra parte, se espera la fusión final de Multicanal con Cablevisión y,mientras tanto, ya hay negociaciones importantes para todo el enorme grupo con proveedores de señales como los de HBO (Cinemax, Sony, Warner, etc) que están cerradas y otras en proceso,como las de Laptv (Cinecanal, The Film Zone, etc).

miércoles, 21 de febrero de 2007

Hola! trabajador precarizado responde...

Esta semana en Rosario dos trabajadores de APEX América fueron despedidos después de hacerles la vida imposible. Se trata de Antonio Cicotti, delegado gremial al cual la empresa le inició un juicio y Aníbal Pérez, empleado también despedido, se encadenaron la tarde del lunes frente al ingreso a la empresa pidiendo su reincorporación. "Donde hoy trabajan 650 personas solo quedarán 50", decían los volantes que repartieron. APEX los anotó en la Asociación Empleados de Comercio y no en el gremio de Foetra, donde ganarían menos. En el final de este post verás que la cosa no solo es así en nuestra ciudad en Córdoba también se consigue.

La semana pasada Federico Fernández Reigosa publicaba en Indymedia Rosario:

SE SUMAN DENUNCIAS CONTRA APEX AMÉRICA
POLICIA EMPRESARIAL: ASUNTOS MUY INTERNOS
* En razón de entender que el personal NO IDENTIFICADO apostado en APEX revista en la fuerza policial, delegados gremiales hemos denunciado esta grave irregularidad ante la Sección Especial de Asuntos Internos de la Policía de la Provincia de Santa Fe, siendo registrada bajo sumario 345/06 en el Juzgado Correccional de la 3ra. Nominación a cargo del Dr. Horacio Benvenutto mediante P.P. 2704, en fecha 19/12/06.

LIBERTADES SINDICALES
* El pasado martes 16, invitados por Carlos del Frade, los delegados Federico Fernández Reigosa, Luis Fernández y Regina Calcagno, tuvieron oportunidad de referirse en el programa SOBRE LA HORA , emitido por FM TL 105.5 a las condiciones laborales dentro de APEX. En dicha ocasión, señalaron con preocupación el clima de persecución que se vive dentro de la empresa, con personal armado, obstrucción de la labor dentro de la empresa del Consejo Directivo de la Asociación Empleados de Comercio, intentos de penalizar la legítima actividad sindical mediante juicios de exclusión de tutela sindical a delegados gremiales, etc. Durante la entrevista, los delegados pusieron énfasis en la necesidad por parte del poder político de ejecutar las acciones necesarias con el fin de asegurar el ejercicio de los derechos laborales y libertades sindicales. A la par, subrayaron también la necesidad por parte de las autoridades competentes, de supeditar la concesión de cualquier facilidad impositiva a APEX al establecimiento de condiciones dignas de trabajo, con pleno goce de los derechos laborales y remuneración digna acorde a la labor realizada. Esto se inserta en una campaña destinada a dar a conocer las condiciones que se viven en nuestro ámbito de trabajo...

EN LOS MEDIOS: DENUNCIAN ACOSO
* Tan pronto llegó la notificación de nuestra organización sindical de que se convocaría a una reunión informativa dentro de la empresa, la Gerencia impidió el ejercicio de este derecho amparado por la legislación vigente. Entendemos que la violación por parte de APEX de libertades sindicales consagradas por leyes argentinas y normativa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), al venir de la mano del establecimiento de una custodia armada permanente y sin la identificación reglamentaria, supone una vía para amedrentar a aquellos que deseen ejercer su derecho a la participación en la "organización sindical libre y democrática" establecido por el art. 14 bis de nuestra Constitución. Por tanto, los delegados hemos realizado las gestiones correspondientes ante la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia , donde hemos radicado la denuncia de lo sucedido a fin de que ésta tome cartas en el asunto.
Federico Fernández Reigosa
freigosa@gmail.com
Delegado Gremial Mercantil - APEX AMERICA

En Córdoba, capital nacional de los Call Centers, Iñigo Biain publica en su Diario de Infonegocios:
"La historia es así: Telecom necesita gente para atender a sus clientes pero si los contrata directamente entrarían al gremio Telefónico y costarían el doble; entonces decide tercerizar parte de su call center en Siemens que a su vez alquila oficinas en el Centro Comercial Libertad de Rodríguez del Busto; pero como esta empresa alemana no quiere cargar con más personal en su nómina contrata a Manpower para que todo el personal dependa de esta empresa aunque se encuadran dentro del convenio de la UOM. ¿Te quedó claro? Ah… en ese call "subterráneo" ya trabajan unos 700 empleados."
Foto: Indymedia Rosario

Escribió Gran Hermano (el tuyo!)

El domingo en la contratapa del frívolo diario Perfil el director propietario Jorge Fontevecchia le daba casi una despedida a uno de los accionistas principales del diario, junto con Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto: "Pero lo que no es una conjetura es que la salud de Héctor Magnetto, el dínamo y conductor de Clarín, ha vuelto a empeorar y ya pocos consideran probable que pueda volver a sus funciones plenamente"

Hoy en el correo de lectores el "48" responde:

Clarín invierte para seguir creciendo sostenidamente*

La semana pasada regresé a Buenos Aires y me reintegré a mi oficina en Clarín, tras un viaje al exterior en el cual combiné mi período de descanso con un tratamiento médico. Allí me realizaron una operación planificada, que se llevó a cabo satisfactoriamente. Tras el período de recuperación recibí el alta y retorné al país. Como efecto asociado, la intervención realizada produce una afectación en la dicción, situación que no altera, en modo alguno, mi tarea al frente del Grupo Clarín.

Durante mi corta estadía en el exterior, he seguido paso a paso tanto la gestión cotidiana como las cuestiones estratégicas que hacen al desarrollo del Grupo, que apunta a seguir creciendo sustentablemente tanto puertas adentro de la Argentina como más allá de sus fronteras.

Los cuatro accionistas mayoritarios (Sra. Ernestina Herrera de Noble, Sr. José Antonio Aranda, Sr. Lucio Rafael Pagliaro y yo mismo) estamos comprometidos con este proyecto.

Lideramos una compañía argentina que, tras superar una de las peores crisis económicas del país, vuelve a ser reconocida como uno de los principales grupos de medios de comunicación de habla hispana. Y a ser valorada como alternativa de inversión por prestigiosas firmas internacionales.

Acabamos de realizar importantes inversiones en nuestros medios gráficos y audiovisuales, fortaleciendo su oferta de contenidos. Nos proyectamos en el escenario de la convergencia tecnológica. Asumimos nuevos emprendimientos que aumentan la participación nacional en el sector, como la edición de libros y revistas o el desarrollo del mercado regional de cable e Internet, buscando expandir la digitalización y la banda ancha.

Nuestra esencia está garantizada por la titularidad de la mayoría del capital en cabeza de los accionistas tradicionales, la conducción gerencial, la línea editorial y, sobre todo, por los valores que nos guían desde hace 62 años: independencia económica y periodística, credibilidad, pluralismo, calidad profesional, vocación de crecimiento, identidad argentina y cercanía con la gente.

Ya en el día a día de mi trabajo, también quiero aprovechar estas líneas para agradecer a todos los que me han hecho llegar su apoyo y afecto personal.

Héctor Horacio Magnetto
CEO DEL GRUPO CLARIN

Un cuento del Negro...

19 de diciembre de 1971

Sí yo sé que ahora hay quienes dicen que fuimos unos hijos de puta por lo que hicimos con el viejo Casale, yo sé. Nunca falta gente así. Pero ahora es fácil decirlo, ahora es fácil. Pero habla que estar esos días en Rosario para entender el fato, mi viejo, que hablar al pedo ahora habla cualquiera.
Yo no sé si vos te acordás lo que era Rosario en esos días anteriores al partido. ¡Y qué te digo “esos días”! ¡Desde semanas antes ya se venía hablando, del partido y la ciudad era una caldera, porque eso era lo que era la ciudad! Claro, los que ahora hablan son esos turros que después vos los veías por la calle gritando y saltando como unos desgraciados, festejando en pedo a los gritos y después ahora te salen con que son... ¿qué son?... moralistas... ¿De qué se la tiran, hijos de mil putas? Ahora son todos piolas, es muy fácil hablar. Pero si vos vieras lo que era la ciudad en esos días, hennano, prendías un fósforo y volaba todo a la mierda. No se hablaba de otra cosa en los boliches, en la calle, en cualquier parte. Saltaban chispas, te aseguro. Y la cosa arrancó con el fato de las cábalas. O mejor dicho, de los maleficios.

—Hay que entender que no era un partido cualquiera, hermano, era una final final. Porque si bien era una semifinal, el que ganaba después venía a jugar a Rosario y le rompía el culo a cualquiera. Fuera Central como Ñul, acá le hacía la fiesta a cualquiera. ¡Y cómo estaban los lepra! ¡Eso, eso tendrían que acordarse ahora los que hablan al reverendo pedo y nos vienen a romper las pelotas con el asunto del viejo Casale! ¿No se acuerdan esos turros cómo estaban los lepra? ¿No se acuerdan ahora, mi viejo? Había que aguantarlos porque se corrían una fija, pero una fija se corrían, hermano, que hasta creo que se pensaban que nos iban a llenar la canasta. No que sólo nos iban a hacer la colita sino que además nos iban a meter cinco, en el Monumental y para latelevisión. ¡Pero por qué no se van a la concha de su madre! ¡Qué mierda nos van a hacer cinco esos culosroto! ¡Así se la comieron doblada! ¡Qué pija que tienen desde ese día y no se la pueden sacar!

Pero la verdad, la verdad, hermano, con una mano en el corazón, que tenían un equipazo, pero un equipazo, de padre y señor mío.

Hay que reconocerlo. Porque jugaban que daba gusto, el buen toque y te abrochaban bien abrochado. Estaba Zanabria, el Marito Zanabria; el Mono Obberti ¡Dios querido, el Mono Obberti, qué jugador! Silva el que era de Lanús, el albañil. ¡Montes! Montes de cinco; Santamaría el Cucurucho Santamaría, qué sé yo, era un equipazo, un equipazo hay que reconocer, y la lepra se corría una fija. ¿Sabés cuántos había en la ruta a Buenos Aires, el día del partido? Yo no sé, eran miles, millones, yo no sé de dónde habían salido tantos leprosos. Si son cuatro locos y de golpe, para ese partido, aparecieron como hormigas los desgraciados. Todos fueron. ¡Lo que era esa ruta, papito querido! Entonces, oíme, había que recurrir a cualquier cosa. Hay partidos que no podés perder, tenés que ganar o ganar. No hay tutía. Entonces si a mí me decían que tenía que matar a mi vieja, que había que hacer cagar al presidente Kennedy, me daba lo mismo, hermano. Hay partidos que no se pueden perder. ¿Y qué? ¿Te vas a dejar basurear por estos soretes para que te refrieguen después la bandera por la jeta toda la vida? No, mi viejo. Entonces, ahí, hay que recurrir a cualquier cosa. Es como cuando tenés un pariente enfermo ¿viste? tu vieja, por ejemplo, que por ahí sos capaz hasta de ir a la iglesia ¿viste? Y te digo, yo esa vez no fui a la iglesia, no fui a la iglesia porque te juro que no se me ocurrió, mirá vos, que si no... te aseguro que me confesaba y todo si servía para algo. Pero con los muchachos enganchamos con la cuestión de las brujerías, de la ruda macho, de enterrar un sapo detrás del arco de Fenoy, de tirar sal en la puerta de los jugadores de Ñubel y de todas esas cosas que siempre se habla. Por supuesto que todas las brujas del barrio ya estaban laburando en la cosa y había muñecos con camiseta de Ñubel clavados con alfileres, maldiciones pedidas por teléfono y hasta mi vieja que no manya mucho del asunto tenía un pañuelo atado desde hacía como diez días, de ésos de “Pilato, Pilato, si no gana Central en River no te desato”. Después la vieja decía que habíamos ganado por ella, pobre vieja, si hubiera sabido lo del viejo Casale, pero yo le decía que sí para no desilusionarla a la vieja.

Pero todo el fato de la ruda macho y el sapo de atrás del arco eran, qué sé yo, cosas muy generales, ya había tipos que lo estaban haciendo y además, el partido era en el Monumental y no te vas a meter en la pista olímpica a enterrar un sapo porque vas en cana con treinta cadenas y no te saca ni Dios después, hermano. Entonces, me acuerdo que empezamos con la cosa de las cábalas personales. Porque me acuerdo que estábamos en el boliche de Pedro y veníamos hablando de eso. Entonces, por ejemplo, resolvimos que a Buenos Aires íbamos a ir en el auto del Dani porque era el auto con el que habíamos ido una vez a La Plata en un partido contra Estudiantes y que habíamos ganado dos a cero. Yo iba a llevar, por supuesto, el gorrito que venía llevando a la cancha todos los últimos partidos y no me había fallado nunca el gorrito. A ése lo iba a llevar, era un gorrito milagroso ése. El Coqui iba a ir con el reloj cambiando de lugar, o sea en la muñeca derecha y no en la izquierda, porque en un partido contra no sé quién se lo había cambiado en el medio tiempo porque íbamos perdiendo y con eso empatamos. o sea, todo el mundo repasó todas las cábalas posibles como para ir bien de bien y no dejar ningún detalle suelto. te digo más, estuvimos parados en la tribuna en el partido contra Atlanta para pararnos de la misma manera en el partido contra la lepra el boludo de michi decía que él había estado detrás del Valija y el Miguelito porfiaba que el que había estado detrás del Valija era él. Mirá vos, hasta eso estudiamos antes del partido, para que veas cómo venía la mano en esos días. ¿Y sabés qué te lleva a eso, hermano, sabés qué te lleva a eso? El cagazo, hermano, el cagazo, el cagazo te lleva a hacer cualquier cosa, como lo que hicimos con el viejo Casale.

Porque si llegábamos a perder, mamita querida, nos teníamos que ir de la ciudad, mi viejo, nos teníamos que refugiar en el extranjero, te juro, no podíamos volver nunca más acá. Íbamos a perecer esos refugiados camboyanos que se tomaron el piro en una balsa. Te juro que si perdíamos nosotros agarrábamos el “Ciudad de Rosario” y por acá, por el Paraná, nos teníamos que ir todos, millones de canallas, no sé, a Diamante, a Perú, a Cuzco, a la concha de su madre, pero acá no se iba a poder vivir nunca más con la cargada de los leprosos putos, mí viejo. Ya el Miguelito había dicho bien claro que él se la daba, que si perdíamos agarraba un bufo y se volaba la sabiola y te digo que el Miguelito es capaz de eso y mucho más porque es loco el Miguelito, así que había que creerle. O hacerse puto, no sé quién había comentado la posibilidad de hacerse trolo y a otra cosa mariposa, darle a las plumas y salir vestido de loca por Pellegrini y no volver nunca más a la casa. Pero, te digo, nadie quería ni siquiera sentir hablar de esa Posibilidad. Ni se nombraba la palabra “derrota”.

Era como cuando se habla del cáncer, hermano. Vos ves que por ahí te dicen “la papa”, o “tiene otra cosa”, “algo malo”, pero el cangrejo, mi viejo, no te lo nombra nadie. Y ahí fue cuando sale a relucir lo del viejo Casale. El viejo Casale era el viejo del Cabezón Casale, un pibe que siempre venía al boliche y que durante años vino a la cancha con nosotros pero que ya para ese entonces se había ido a vivir al norte, a Salta creo, lo vi hace poco por acá, que estaba de paso. Y ahí fue que nos acordamos de que un día, en la casa del Cabezón, el viejo había dicho que él nunca, pero nunca, lo había visto perder a Central contra Ñul. Me acuerdo que nos había impresionado porque ese tipo era un privilegiado del destino. Aunque al principio vos te preguntas, “¿Cómo carajo hizo este tipo pata no verlo perder nunca a Central contra Ñul? ¿Qué mierda hizo? Este coso no va nunca a la cancha”. Porque, oíme alguna vez lo tuviste que ver perder, a menos que no vayás a. los clásicos. Y ojo que yo conozco muchos así, que se borran bien borrados de los clásicos. O que van en Arroyito, pero que a la cancha del Parque no van en la puta vida. Y me acuerdo que le preguntarlos eso al viejo y el viejo nos dijo que no, y nos explicó. El iba siempre, un fana de Central que ni te cuento, pero se había dado, qué sé yo, una serie de casualidades que hicieron que en un montón de partidos con Ñul él no pudiera ir por un montón de causas que ni me acuerdo. Que estaba de viaje por Misiones —el viejo era comisionista—; que ese día se había torcido un tobillo y no podía caminar, que estaba engripado, que le dolía un huevo, qué sé yo, en fin, la verdad, hermano— que el viejo la posta posta era que nunca le había tocado ver un partido en que la lepra nos hubiera roto el orto. Era un privilegiado el viejo y además, un talismán, querido, porque así como hay tipos mufa que te hacen perder partidos adonde vayan, hay otros que si vos los llevás es número puesto que tu equipo gana. No es joda. Y el viejo Casale era uno de éstos, de los ojetudos.

Entonces ahí nos dijimos “Este viejo tiene que estar en el Monumental contra Ñubel. No puede ser de otra forma. Tiene que estar”... Claro, dijimos, seguro que va a estar, si es fana de Central, canalla a muerte. Pero nos agarró como la duda viste? porque nosotros no era que lo veíamos todos los días al viejo, te digo más, desde que el Cabezón se había ido al norte a laburar, al viejo de él no lo habíamos vuelto a ver ni en la cancha, ni en la calle ni en ninguna parte. Además, el viejo ya estaba bastante veterano porque debía tener como ochenta pirulos por ese entonces. Bah, en realidad ochenta no, pero sus sesenta, sesenta y cinco años los tenía por debajo de las patas.

Entonces, con el Valija, el Colorado y el Miguelito decimos “vamos a la casa del viejo a asegurarnos que va y si no va lo llevamos atado”. Porque también podía ser que el viejo no fuera porque no tuviera guita, qué sé yo. Nosotros ya habíamos pensado en hacer una rifa a beneficio, una kermesse, cualquier cosa. El viejo tenía que ir, era una bandera, un cheque al portador.

La cuestión es que vamos a la casa y... ¿a qué no sabés con lo que nos sale el viejo? Que andaba mal del bobo y que el médico le había prohibido terminantemente ir a la cancha, mirá vos. Nos sale con eso. Que no. Que había tenido un infarto en no sé qué partido, en un partido de mierda después que una pelota pegó en un palo, que había estado muerto como media hora y lo habían salvado entre los indios con respiración artificial y masajes en el cuore, que no había clavado la guampa de puro pedo y que le había quedado tal cagazo que no había vuelto a ir a la cancha desde hacía ya, mirá lo que te digo, dos años.

¡Hacía dos años que no iba a la cancha el viejo ese! Y no era sólo que él no quería ir sino que el médico y, por supuesto, la familia, le tenían terminantemente prohibido ir, lógicamente. No sé si no le prohibían incluso escuchar los partidos por radio, no sé si no se lo prohibían, para que no le pateara el bobo, porque parece que el viejo escuchaba un pedo demasiado fuerte y se moría, tan jodido andaba. Vos le hacías ¡Uh! en la cara y el viejo partía. ¡Para qué! Te imaginás nosotros, la desesperación, porque eso era como un presagio, un anuncio del infierno, hermano, era un preanuncio de que nos iban a hacer cagar en Buenos Aires, mi viejo. Entonces empezamos a tratar de hacerle la croqueta al viejo, a convencerlo, a decirle “Pero mire, don Casale, usted tiene que estar, es una cita de honor. ¡Qué va a estar mal usted del cuore, si se lo ve cero kilómetro! Vamos, don Casale —me acuerdo que lo jodía Miguelito— ¿cuántos polvos se echa por día? usted está hecho un toro”. Pero el viejo, ni mierda, en la suya. Que no y que no.

Le decíamos que el partido iba a ser una joda, que Ñubel tenía un equipo de mierda y que ya a los quince minutos íbamos a estar tres a cero arriba, que el partido era una mera formalidad, que el gobierno ya había decidido que tenía que ganar Central para hacer feliz a mayor cantidad de gente. No sé, no sé la cantidad de boludeces que le dijimos al viejo para convencerlo. Pero el viejo nada, una piedra el hijo de puta. Para colmo ya habían empezado a rondar la mujer del viejo, madre del Cabezón, y una hermana del Cabezón, que querían saber qué carajo queríamos decirle nosotros al vicio en esa reunión, porque medio que ya se sospechaban que nosotros no íbamos para nada bueno. En resumen que el viejo nos dijo que no, que ni loco, que ni siquiera sabía si iba a poder resistir la tensión de saber que se jugaba el partido, aun sin escucharlo. Porque el viejo los diarios los leía, tan boludo no era, y sabía cómo venía la mano, cómo era la cosa, cómo formaban los equipos, suplentes, historial, antecedentes, chaquetillas, color, todo. Nos dijo más. “Ese día —nos dijo— bien temprano, antes de que empiecen a pasar los camiones y los ómnibus con la gente yendo para Buenos Aires, yo me voy a la quinta de un hermano mío que vive en Villa Diego”. No quería escuchar ni los bocinazos el viejo. “Me voy tempranito a lo de mi hermano, que a mi hermano le importa un sorete el fútbol, y me paso el día ahí, sin escuchar radio ni nada”. Porque el viejo decía y tenla razón, que si se quedaba en la casa, por más que se encerrara en un ropero, algo iba a oír, algún grito, algún gol, alguna cosa iba a oír, pobre desgraciado, y se iba a quedar ahí mismo seco en el lugar. Así que se iba a ir a radicar en la quinta de ese hermano que tenía, para borrarse del asunto.

Muy bien, muy bien. Te digo que salimos de allí hechos bosta porque veíamos que la cosa venía muy mal. Casi era ya un dato seguro como para decir que éramos boleta. Para colmo, al Valija, el día anterior le había caído una tía del campo y él se acordaba que, en un partido que perdimos con San Lorenzo, esa misma tía le había venido el día antes. Era un presagio funesto el de la tía.

Fue cuando decidimos lo del secuestro. Nos fuimos al boliche y esa noche lo charlamos muy seriamente. El Dani decía que no, que era una barbaridad, que el viejo se nos iba a morir en el viaje, o en la cancha, y después se iba a armar un quilombo que íbamos a terminar todos en cana y que, además, eso sería casi un asesinato. Pero al Dani mucha bola no le dimos porque ha sido siempre un exagerado y más que un exagerado, medio cagón el Dani. Pero nosotros estábamos bien decididos y más que nada por una cosa que dijo el Valija: el viejo estaba diez puntos. Había tenido un infarto, es cierto. Pero hay miles de tipos que han tenido un infarto y vos los ves caminando tranquilamente por la yeca y sin hacer tanto quilombo como este viejo pelotudo, con eso de meterse adentro de un ropero, o no ir a la cancha, o dejar que te rigoree la familia como la esposa y la otra, la hermana del Cabezón. Por otra parte, y vos lo sabés, los médicos son unos turros pero unos turros que se ve que lo querían hacer durar al viejo mil años para sacarle guita, hacerle experimentos y chuparle la sangre. Y además, como decía el Miguelito y eso era cierto, vos lo veías al viejo y estaba fenómeno. Con casi sesenta años no te digo que parecía un pendejo pero andaba lo más bien. Caminaba, hablaba, se sentaba, qué sé yo, se movía. ¡Chupaba! Porque a nosotros nos convidó con Cinzano y el viejo se mandó su medidita, no te digo un vasazo pero su medidita se mandó. La cosa es que el Miguelito elaboró una teoría que te digo, aún hoy, no me parece descabellada. ¡El viejo era un curro, hermano! Un turrazo que especulaba con el fato del bobo para pasarla bien y no laburarla nunca más en la vida de Dios. Con el sover del bobo no ponía el lomo, lo atendían a cuerpo de rey y —la tenía a la vieja y a la hermana del Cabezón pendientes de él —viviendo como un bacan, el viejo. Y... ¿de qué se privaba? De algún faso; que no sé si no fasearía escondido; y de no ir a—la cancha. Fijate vos, eso era todo. Y vivía como Carolina de Mónaco el otario. Bueno, con ese argumento y lo que dijo el Colorado se resolvió todo.

El Colorado nos habló de los grandes ideales, de nuestra misión frente a la sociedad, de nuestro deber frente a las generaciones posteriores, los pendejos. Nos dijo que si ese partido se perdía, miles y miles de pendejos iban a sufrir las consecuencias. Que, para nosotros y eso era verdad, iba a ser muy duro, pero que nosotros ya estábamos jugados, que habíamos tenido lo nuestro y que, de últimas, teníamos experiencias en malos ratos y fulerías. Pero los pibes, los pendejitos de Central, ésos, iban a tener de por vida una marca en sus vidas que los iba a marcar para siempre, como un fierro caliente. Que las cargadas que iban a recibir esos pibes, esas criaturas, en la escuela, los iban a destrozar, les iban a pudrir el bocho para siempre, iban a ser una o dos generaciones de tipos hechos bolsa, disminuidos ante los leprosos, temerosos de salir a la calle o mostrarse en público. Y eso es verdad, hermano, porque yo me acuerdo lo que eran las cargadas en la escuela primaria, sobre todo.

Yo me acuerdo cuándo perdimos cinco a tres con la lepra en el Parque después de ir ganando dos a cero, cuando se vendió el Colorado Bertoldi, que todavía se estará gastando la guita, y te juro que yo por una semana no me pude levantar de la cama porque no me atrevía a ir a la escuela para no bancarme la cargada de los lepra. Los pibes son muy hijos de puta para la cargada, son muy crueles. ¿No viste cómo descuartizan bichos, que agarran una langosta y le sacan todas las patas? Son unos hijos de puta los pibes en ese sentido. Y lo que decía el Colorado era verdad. Ahora todo el mundo habla de la deuda externa, y bueno, hermano, eso era algo así como lo de la deuda externa, que por la cagada de cuatro reverendos hijos de puta que empeñaron el país, la tenemos que pagar todos y los hijos y los hijos de nuestros hijos. Y si estaba en nosotros hacer algo para que eso no pasara, había que hacerlo, mi querido. Además, como decía el Colorado, ya no era el problema de la cargada de los pendejos futbolistas, está también el fato del exitismo. Los pibes ven que gana un equipo y se hacen hinchas de ese equipo, son así, casquivanos. Son hinchas del campeón. Entonces, ponele que hubiese ganado Ñubel y... ¡a la mierda! ... de ahí en más todos los pibes se hacían de Ñubel, ponele la firma. Y no te vale de nada llevarlos a la cancha, conversarlos, hablarles del Gitano Juárez o el Flaco Menotti, ni comprarles la camiseta de Central apenas nacen. No te vale de nada. Los pendejos ven que sale River campeón y son de River. Son así. Y en ese momento no era como ahora que, mal que mal, vos los llevás al Gigante y los pibes se caen de culo. Entonces, cuando van al chiquero del Parque, por mejor equipo que pueda tener Ñul, los pibes piensan “Yo no puedo ser hincha de esta villa miseria” y se hacen de Central. Porque todo entra por los ojos y vos ves que ahora los pibes por ahí ni siquiera han visto jugar a Central o a Ñul y ya se hacen hinchas de Central por el estadio. Es otra época, los pendejos son más materialistas, yo no sé si es la televisión o qué, pero la cosa es que se van de boca con los edificios.

Entonces la cosa estaba clara, había que secuestrar al viejo Casale, o sino aguantarse que quince, veinte años depués, hoy por ejemplo, la ciudad estuviese llena de lepra sos nacidos después de ese partido, y esto hoy ¿sabés lo que sería? Beirut sería un poroto al lado de esto, hermano te juro.

El que organizó la “Operación Eichmann”, como lo llamamos, fue el Colorado. La llamamos así por ese general alemán, el torturador, que se chorearon de acá una vez los judíos ¿viste? y lo nuestro era más o menos lo mismo. El Colorado es un tipo muy cerebral, que le carbura muy bien el bocho y él organizó todo. El Colorado ya no estaba par ese entonces en la O.C.A.L.. La O.C.A.L., no sé si sabés es una organización de acá, de Rosario, que se llama así porque son iniciales, O.C.A.L “Organización Canalla Anti Lepra”. Son un grupo de ñatos como el Ku-Klux-Klan, más o menos, que se reúnen en reuniones secretas y no sé si no van con capucha y todo a las reuniones, o si queman algún leproso vivo en cada reunión. Mirá yo no sé si es requisito indispensable ser hincha de Central, pero seguro seguro, lo que tenés que hacer es odiar a los lepra. Tenés que odiar más a los lepra que lo que querés a Central.

Hacen reuniones, escriben el libro de actas, pensar maldades contra los lepra, festejan fechas patrias de partidos que les hemos ganado, tienen himnos, son como esos tipos los masones esos, que nadie sabe quiénes son. Andan con antorchas. Bueno, de la O.C.A.L., de la O.C.A.L. al Colorado lo echaron por fanático, con eso te digo todo pero es un bocho el Colorado y él fue el que organizó todo el operativo.

Y te la cuento porque es linda, te la cuento porque es linda, no sé si un día de estos no aparece en el “Selecciones” y todo. Averiguamos qué ómnibus iba para Villa Diego, adonde tenía la quinta el hermano del viejo Casale. Desde donde vivía el viejo, ahí por San Juan al mil cuatro cientos, lo único que lo dejaba en ese entonces, si mal no recuerdo, era el 305 que pasaba por la calle San Luis. O sea que el viejo tenía que tomarlo en San Luis-Paraguay o San Luis-Corrientes, no más allá de eso a menos que fuera muy pelotudo y lo fuera a tomar a Bulevar Oroño que no sé para qué mierda iba a hacer eso. Ahora, la. duda era si el viejo se iba a ir en ómnibus o en auto, porque si se iba en auto nos recagaba, pero nos jugábamos a que se iba a ir en ómnibus porque auto no tenía y seguro que el hermano tampoco tenía porque debía ser un muerto de hambre como él, seguramente. Y te digo que la cosa venía perfecta, porque el viejo nos había dicho que iba a salir bien temprano para no infartarse con las bocinas o sea que nosotros podíamos combinarlo con el horario de salida nuestra para el partido. Porque también nos cagaba si salía a la una de la tarde para Villa Diego porque después ¿cómo llegábamos nosotros a Buenos Aires para la hora del partido con el quilombo que era la ruta y en un ómnibus de línea? Lo más probable es que nos hiciéramos pelota en el camino por ir a los pedos. Y por otra parte, hermano, Villa Diego queda saliendo para Buenos Aires o sea que la cosa estaba clavada, era posta posta.

Después hubo que hablar con los otros muchachos, porque convencer al Rulo no nos costó nada, a él le daba lo mismo y, además, le contamos los entretelones del asunto. Te digo que el Colora manejó la cosa como un capo, un maestro. El asunto era así, el Rulo es un fana amigo de Central que tiene un par de ómnibus, está muy bien el Rulo. Y en esa época tenía un par de coches en la línea 305. Fue un ojete así de grande, porque si no teníamos que conseguir otro coche, cambiarle el color, pintarlo, qué sé yo, ponerle el número, un laburo bárbaro. Pero el Rulo tenía dos 305 y con uno de ésos ya tenía pensado pirarse para el Monumental el día del partido y más bien que se llevaba como mil monos que también iban para allá. Lo sacaba de servicio y que se fueran todos a la reputísima madre que los parió, no iba a perderse el partido ese.

Entonces, el Rulo, con los monos arriba Y nosotros, tenía que estar con el ómnibus preparado, el motor en marcha, por España, estacionado. Y el Miguelito se ponía de guardia, tomando un café, justo en un boliche de ahí cerca desde donde veían la puerta de la casa del viejo Casale. Creo que a las cinco, nomás, de la matina, ya estaba el Miguelito apostado en el boliche haciéndose el boludo y junando para la casa del viejo. Te juro que ni los tupamaros hubieran hecho un operativo como ése, hermano. Fue una maravilla.

Apenas vio que salía el viejo con una canastita donde seguro se llevaba algún matambre casero, algo de eso, el pobre viejo, el Miguelito cazó una Vespa que tenía en ese entonces, dio la vuelta a la manzana y nos avisó. Cargó la moto en el ómnibus, en la parte de atrás, detrás de los últimos asientos y nos pusimos en marcha.

Ya les habíamos dicho a tres o cuatro pendejos, de esos quilomberos de la barra, que se hicieran bien los sotas, que no dijeran ni media palabra y se hicieran los que apoliyaban. Nosotros también, para que no nos reconociera el viejo, estábamos en los asientos traseros, haciéndonos los dormido, incluso con la cara tapada con algún pulover, como si nos jodiera la luz, o con algún piloto.

Te digo que el día había amanecido frío y lluvioso, como la otra fecha patria, el 25 de Mayo. Además, el quilombo había sido guardar y esconder todas las banderas, las cornetas, las bolsas con papelitos, los termos, todo eso. Uno de los muchachos llevaba una bandera de la gran puta que medía 52 metros ¡52 metros, loco! Media cuadra de bandera que decía “Empalme Graneros presente” y tuvimos que meterla debajo de un asiento para que el. viejardo no la vichara.

La cosa es que el viejo subió medio dormido y se sentó en uno de los asientos de adelante que ya habíamos dejado libre a propósito para que no viera mucho del ómnibus. Rulo le cobró boleto y todo. Y nadie se hablaba como si no nos conociéramos. Y como el ómnibus iba haciendo el recorrido normal, el viejo iba lo más piola, mirando por la ventanilla. La cuestión es que llegamos a Villa Diego y el viejo tranquilo. Cada tanto, cuando nos pasaba algún auto con banderas en el techo, tocando bocina, el viejo miraba a los que tenía cerca y movía la cabeza como diciendo “¡Mirá vos!”.

Se ve que tenía unas ganas de hablar pero nadie quería darle mucha bola para no pisarse en una de ésas. Así que nos hacíamos todos los dormidos. Parecía que habían tirado un gas adentro de ese ómnibus hermano. Como cuando se muere algún ñato ¿viste? que se queda a apoliyar en el auto con el motor prendido y lo hace cagar el monóxido de carbono, creo. Bueno, así parecía que a nosotros nos había agarrado el monóxido de carbono. Pero, cuando llegamos a Villa Diego, por ahí el viejo se levanta y le dice al Rulo “En la esquina, jefe.”. Y yo no sé qué le dijo el Rulo, algo de que ahí no se podía parar, que estaba cerrado el tráfico, que había que seguir un poco más adelante y el viejo se la comió, pero se quedó paradito al lado de la puerta. Al rato, por supuesto, de nuevo el viejo, “En la esquina”. Ahí ya el Rulo nos miró, porque se le habían acabado los versos. Y ahí, hermano... ¡vos no sabés lo que fue eso! Fue como si nos hubiésemos puesto todos de acuerdo y te juro que ni siquiera lo habíamos hablado. Empezaron los muchachos a desplegar las banderas, a sacar las cornetas y las banderas por la ventana, y a los gritos, hermano, “¡Soy canalla, soy canalla!” por las ventanas.

Pero no para el lado del viejo, el pobre viejo, que la cara que puso no te la puedo describir con palabras, sino para afuera, porque los grones, con lo quilomberos que son, se habían ido aguantando hasta ahí sin gritar ni armar quilombo para no deschavarse con el viejo, pero cuando llegó el momento agarraron las banderas, empezaron a sacar los brazos y golpear las chapas del costado del ómnibus y también el Rulo empezó a seguir el ritmo con la bocina.

¿Viste esas películas de cowboy, cuando los choros van a asaltar una carreta donde parece que no hay nadie, o que la maneja nada más que un par de jovatos y de golpe se abren los costados y aparecen 17.000 soldados que los cagan a tiros? ¿Que levantan la lona y estaban todos adentro haciéndose los sotas? Bueno, ese ómnibus debió ser algo así. De golpe se transformó en un quilombo, un escándalo, una de gritos, de bocinazos, cornetas, una joda. ¡Y la gente al lado de la ruta! Porque desde la madrugada ya había gente a los costados de la ruta esperando que pasaran las caravanas de hinchas. Era para llorar, eso, conmovedor, te saludaban, gritaban, levantaban los puños, por ahí algún lepra, a las perdidas, te tiraba un cascotazo... Pero vuelvo al viejo, el viejo, no sabés la caripela que puso. Porque nosotros lo estábamos mirando porque decíamos: éste es el momento crucial. Ahí el viejo o cagaba la fruta, el corazón se le hacía bosta, o salía adelante. El viejo miraba para atrás, a todos los monos que saltaban y cantaban y no lo podía creer. Se volvió a sentar y creo que hasta San Nicolás no volvió a articular palabra. Te digo que el Rábano, el hijo de la Nancy ya se había ofrecido a hacerle respiración boca a boca llegado el caso, que era algo a lo que todos, mal que mal, le habíamos esquivado el bulto porque, qué sé yo, te da un poco de asco, además con un viejo.

Pero mirá, te la hago corta. Mirá, cuando el viejo ya vio que no había arreglo, que no había posibilidad de que lo dejáramos bajar del ómnibus, se entregó, pero se entregó entregó. Porque, al principio, nosotros nos acercamos y nos reputeó, nos dijo que éramos unos irresponsables, unos asesinos, que no teníamos conciencia, que era una, verguenza, qué sé yo todo lo que nos dijo. Pero después, cuando nosotros le dijimos que él estaba perfecto, que estaba hecho un toro, que si se había bancado la sorpresa del ómnibus quería decir que ese cuore se podía bancar cualquier cosa, empezó a tranquilizarse. El Colorado llegó a decirle que todo era una maniobra nuestra para demostrarle que él estaba perfectamente sano y que incluso el médico estaba implicado en la cosa.

Mirá hermano, y creéme porque es la pura verdad ¿qué intención puedo tener en mentirte, hoy por hoy? mucho antes ya de entrar en Buenos Aires ese viejo era el más feliz de los mortales, te lo digo yo y te lo juro por la salud de mis lujos. El viejo cantaba, puteaba, chupaba mate, comía facturas, gritaba por la ventana y a la cancha se bajó envuelto en una bandera. No había, en la hinchada, un tipo más feliz que él. Vino con nosotros a la popu y se bancó toda la espera del partido, que fue más larga que la puta que lo parió y después se bancó el partido. Estaba verde, eso si, y había momentos en que parecía que vos lo pinchabas con un alfiler y reventaba como un sapo, porque yo lo relojeaba a cada momento. Y después del gol del Aldo, yo lo busqué, lo busqué porque fue tal el quilombo y el desparramo cuando el Aldo la mandó adentro que yo ni sé por dónde fuimos a caer entre las avalanchas y los abrazos y los desmayos y esas cosas. Pero después miré para el lado del viejo y lo vi abrazado a un grandote en musculoso casi trepado arriba del grandote, llorando. Y ahí me dije: si éste no se murió aquí, no se muere más. Es inmortal. Y después ni me acordé más del viejo, que lo que alambramos, lo que cortamos clavos, los fierros que cortamos con el upite, hermano, ni te la cuento. Eso no se puede relatar, hermano, porque rezábamos, nos dábamos vueltas, había gente que se sentaba entre todo ese quilombo porque no quería ni mirar. Porque nos cagaron a pelotazos, ya el segundo tiempo era una cosa que la tenían siempre ellos y ¿sabés qué era lo fulero, lo terrible? ¡Qué si nos empataban nos ganaban, hermano, porque ésa es la justa! ¡Nos ganaban esos hijos de puta! ¡Nos empataban, íbamos a un suplementario y ahí nos iban a hacer refocilar el orto porque estaban más enteros y se venían como un malón los guachos! ¡Qué manera de alambrar! Decí que ese día, Dios querido, yo no sé que tenía el flaco Menuttl que sacó cualquier cosa, sacó todo, vos no quieras creer lo que sacó ese día ese flaco enclenque que parecía que se rompía a pedazos en cada centro. Le sacó un cabezazo de pique al suelo a Silva que lo vimos todos adentro, hermano, que era para ir todos en procesión y besarle el culo al flaco ése ¡qué pelota le sacó a Silva! Ahí nos infartamos todos, faltaban cinco minutos y si nos empataban, te repito, éramos boleta en el suplementario. Me acuerdo que miro para atrás y lo veo al viejo, blanco, pálido, con los ojos desencajados, pobrecito, pero vivo. Y ahora yo te digo, te digo y me gustaría que me contesten todos esos que ahora dicen que fue una hijaputez lo que hicimos con el viejo Casale ese día. Me gustaría que alguno de esos turritos me contestara si alguno de ellos lo vio como lo vi yo al viejo Casale cuando el referí dio por terminado el partido, hermano. Que alguno me diga si, de puta casualidad, lo vio al viejo Casale como lo vi yo cuando el referí dio por terminado el partido y la cancha era un infierno que no se puede describir en palabras. Te digo que me, gustaría que alguien me diga si alguien lo vio como lo vi yo. ¡La cara de felicidad de ese viejo, hermano, la locura de alegría en la cara de ese viejo! ¡Que alguien me diga si lo vio llorar abrazado a todos como lo vi llorar yo a ese viejo, que te puedo asegurar que ese día fue para ese viejo el día más feliz de su vida, pero lejos lejos el día más feliz de su vida, porque te juro que la alegría que tenía ese viejo era algo impresionante! Y cuando lo vi caerse al suelo como fulminado por un rayo, porque quedó seco el pobre viejo, un poco que todos pensamos; “¡qué importa!” ¡Qué más quería que morir así ese hombre! ¡Esa es la manera de morir para un canalla! ¿Iba a seguir viviendo? ¿Para qué? ¿Para vivir dos o tres años rasposos más, así como estaba viviendo, adentro de un ropero, basureado por la esposa y toda la familia? ¡Más vale morirse así, hermano! Se murió saltando, feliz, abrazado a los muchachos, al aire libre, con la alegría de haberle roto el orto a la lepra por el resto de los siglos! ¡Así se tenía que morir, que hasta lo envidio, hermano, te juro, lo envidio! ¡Porque si uno pudiera elegir la manera de morir, yo elijo ésa, hermano! Yo elijo ésa.

Lo encontré!!!

Hacía falta uno que contara (¿desde adentro?) el verdadero presente de nuestros medios sin remedio.
Hoy te invito a visitar Radiolas, en su contenido se refleja la triste realidad de "la radio más importante del interior" como alguna vez se la denominó a LT8. Lo llamativo es que el Grupo Uno, controlante del Multimedio La Capital, quiere otra AM en Rosario y piensa desprenderse de LV2 en Córdoba. A continuación algo de Radiolas:

50% OFF
LT8 atraviesa una complicada crisis económica. El verdugo designado para realizar la cirugía sería Santiago Pont Lezica, hombre de confianza de los mendocinos, para ello contaría con facultades para realizar una convocatoria de acreedores, muy parecida a la del diario La Capital, vista como exitosa por sus dueños. La reducción de personal en un 50% sería una meta a seguir además de cambios de orientación editorial y política de la Radio.

martes, 20 de febrero de 2007

Así ve un corresponsal la política comunicacional del señor K

Diego Dillenberger conduce en el canal Metro "La Hora de Maquiavelo". En el último programa entrevistó a Jorge Marirrodriga, corresponsal en Buenos Aires del diario El País, de España. El colega es muy crítico con la política comunicacional del gobierno del presidente Néstor Kirchner y el trato que el tiene con la prensa extranjera. Se anima a hacer un pronóstico... cuando le vaya mal, va a hablar con el periodismo.

Periodistas de Bolivia contra los monopolios

Por Roberto Aguirre*

Trabajadores del gremio de prensa de La Paz pretenden que la próxima Carta Magna elimine los multimedios. Un trabajo del Observatorio de Medios de la Agencia Periodística del Mercosur demuestra el ataque sistemático de la prensa boliviana contra el gobierno.

La Asamblea Constituyente boliviana avanza como una bocanada de aire, barriendo con el último polvillo de las viejas estructuras en el país del altiplano. Su búsqueda de cambios no deja espacio sin ocupar y, esta vez, son los medios de comunicación los que se ubican en el centro de la disputa: periodistas agremiados de la ciudad de La Paz, elevaron un pedido para que la próxima constitución incluya un artículo que suprima el monopolio de la prensa.

Actualmente, los medios de comunicación de Bolivia se encuentran en manos de familias tradicionales vinculadas al campo, así como de grupos políticos vinculados a la derecha santacruceña. Así lo denunció en reiteradas oportunidades el presidente Evo Morales, víctima de numerosas campañas de prensa desde que asumió su cargo.

Según la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz (FTPLP), las licencias que se otorgaron en años anteriores a radios y canales de televisión, propiciaron el monopolio de la información para un grupo de empresarios vinculados a intereses transnacionales, de la agroindustria y de la banca, así como a viejos partidos neoliberales que propiciaron el saqueo de las riquezas naturales y últimamente el enfrentamiento entre los bolivianos.

El secretario ejecutivo de la FTPLP, Marcelo Arce, mantuvo una audiencia pública con una de las comisiones de la Constituyente, en la que expuso los fundamentos del pedido. De esta forma, recordó los casos de Ernesto Asbún y Raúl Garafulic, que se adueñaron del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) utilizando sus respectivos medios de comunicación para hacer una campaña de desprestigio a la compañía y comprarla luego a bajísimo precio. Asimismo, señaló a las familias Monasterios y Kuljis, como quienes utilizan sus medios de comunicación para resguardar sus intereses empresariales.

La actual Constitución de Bolivia no hace mención alguna sobre el monopolio, por lo que la FTPLP propone crear una comisión evaluadora que funcione como un observatorio de medios. Esto implica que no se trata de un afán de censura o de reprimir la libertad de prensa, sino de evaluar los procesos periodísticos teniendo en cuenta la propiedad de los diarios, radios y canales de televisión, así como la información que esos medios producen y reproducen.

Desde la asunción de Evo Morales, un sector compacto de la prensa se ha dedicado sistemáticamente a boicotear cuanto proceso de cambio se ha gestado. Esto quedó cabalmente demostrado en un estudio que el Observatorio de Medios de APM, realizó en los meses de octubre y noviembre de 2006.

El trabajo se titula “La gestión de Evo Morales en la prensa boliviana”, y analiza con rigurosidad académica la cobertura periodística que cuatro diarios de ese país (Los Tiempos, La Prensa, El deber y La Razón), hicieron de hechos trascendentales como la Asamblea Constituyente, la Reforma Agraria, las negociaciones con las petroleras en el marco de la nueva Ley de Hidrocarburos, y el acuerdo con los mineros de Huanuni, luego de los incidentes.

Las conclusiones determinaron, que “en general, las notas se tornaron agresivas, apuntando contra las políticas de gobierno de Morales desde varios ángulos: intereses de las empresas privadas, mal funcionamiento de las compañías adquiridas e incapacidad estatal para administrar los recursos nacionalizados, debilidad de Morales ante la “influencia” de los presidentes Hugo Chávez y Fidel Castro, poco diálogo con la oposición, cierto grado de “autoritarismo”, entre otros”.

Asimismo se determinó que, en la mayoría de los casos, las críticas se debían a intereses corporativos de los multimedios, como en el caso del Grupo PRISA (dueño de los diarios La Razón, Extra, El Nuevo Día, y parte de la cadena ABC, además de numerosos medios en América Latina), cuyos vínculos con la española Repsol, motivaron su posicionamiento a favor de las transnacionales del petróleo, y en contra de las gestiones del gobierno de Evo Morales.

El fenómeno de los monopolios mediáticos es un tema recurrente en toda América Latina, donde grandes empresarios estadounidenses y europeos son dueños de gran parte de las publicaciones gráficas, radios, televisión y sitios de Internet. En este sentido, se espera que la discusión al interior de la Asamblea Constituyente de Bolivia, se extienda al resto de los países del subcontinente.

* Agencia Periodística del Mercosur, raguirre@prensamercosur.com.ar


+ Info...
La Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz presentó la propuesta "Del régimen especial para una política comunicacional, propiedad de medios y recurso de ‘Habeas data en Bolivia’" para que sea tratada en la Asamblea Constituyente.
El documento destaca la necesidad de que Bolivia sea rediseñada, re­fundada e in­formada, pero esta vez en función de los intereses de las mayorías postergadas, para lo que se precisa la recuperación de las riquezas naturales, la independencia económica, la soberanía y la dignidad con miras a un sistema socialista y democrático de derecho.
La FTPLP reconoce al periodismo y a la comunicación social como instrumentos de lucha política e ideológica para marchar hacia un Estado gobernado por el pueblo y para el pueblo, en los marcos de la equidad, solidaridad, justicia y respeto a los derechos humanos.
"La línea política y de información de los medios de comunicación obedece a los intereses de los propietarios de los mismos y no a los trabajadores de la prensa y que mientras la comunicación e información son de importancia estratégica para la sociedad, la libertad de expresión es un patrimonio social del pueblo y no solamente de los profesionales del periodismo ni del usufructo de los propietarios de los medios de comunicación".

Propiedad de los medios
En el tema referido a la propiedad de los medios de comunicación en el país, el documento da cuenta que en la actualidad tienen carácter indefinido para los empresarios que hacen uso y abuso de los mismos con miras a preservar sus intereses de clase.
"El Estado tiene dominio original del espectro radiomagnético en su ámbito territorial y ejerce la potestad de otorgar concesiones a particulares (de orden individual o colectivo), o revertirlas de acuerdo a ley. Para este efecto el Estado reconoce y garantiza el control social", indica uno de los artículos.
"No es permitido el monopolio en los medios de comunicación, así como tampoco la vinculación especulativa de empresarios mediáticos con negocios de otra naturaleza que tengan evidente influencia y colusión de intereses", dice el documento.

lunes, 19 de febrero de 2007

El Grupo Clarín quiere entrar en Rosario con Mitre en el 2008

La radio del Grupo Clarín se presentó al concurso por la AM a licitarse en Rosario, allí también se presentaron Televisión Litoral, que controla Radio 2, el Grupo Uno (Multimedios La Capital), que tiene LT8 (donde se avecinan despidos en los próximos días) y LT3 (que abandonó Eduardo López y volvió al multimedios que armó una "nueva" programación con gente de la casa) También se disputan esa frecuencia Radio 10 y la Asociación Civil Comunidad Solidaria Libertad a la que recientemente el ComFeR le cerró su AM 1100, entre otros postulantes.

En Córdoba Radio Mitre a meses de desembarcar en esta ciudad se posicionó cómodamente en el 2º puesto moviéndole el piso a la cómoda LV3 y generando que el Grupo Uno piense en vender LV2 que no levanta vuelo. El siguiente es el relato que hace la publicación cordobesa Punto a Punto:

La AM también apuesta a desembarcar en 2008 en Mendoza o Santa Fe. En Córdoba ya invirtieron u$s 1M. El año que viene la radio porteña planea desembarcar con su AM en Rosario, Mendoza o Santa Fe. Poner un pié en Córdoba demandó una inversión total cercana al millón de dólares.

"El plan es llegar con el modelo cordobés a otras plazas. No será este año, pero queremos desembarcar en Rosario, Mendoza o Santa Fe en el 2008". En esa frase Rubén Corda, gerente de Programación de Radio Mitre, confirmó los planes de expansión de la emisora por el interior del país.

Además el ejecutivo adelantó que en breve pondrán al aire un programa relacionado a la actividad agrícola "de producción netamente cordobesa".

En tanto, Corda comentó que Mitre 810 "no sólo realiza contenidos para la radio". "Desde acá –agregó-, realizamos la producción de acciones de marketing para distintas empresas relacionadas al BTL (Below the Line), las promociones y shows musicales".

En Córdoba ya lo hicieron con Tarjeta Naranja, Kadicard y una campaña de prevención de incendios para el Gobierno provincial.

Volviendo a Rosario Daniel Mariatti titular de la ex-radio de los Trabajadores Libres (hoy TL) tiene adjudicada la frecuencia de AM en el 1330 kh. En el camino el el Grupo Prisa (Radio Continental) olfatea el mercado para ver que compra.

domingo, 18 de febrero de 2007

Buscando algo para escuchar...

Encontré a Víctor Hugo Morales, haciendo la segunda mañana en Radio Continental (en Rosario 107.5 mhz), hablando de la responsabilidad de la dirigencia de River en lo hechos de violencia acaecidos en la última semana. Víctor Hugo no eludió referirse al papel que le cabe a los periodistas, decía el: "Esto forma parte de las desgracias del periodismo. Algunos son capaces de tener quince minutos al aire a Riquelme en el noticiero para hablar de nada y no se ocupan de los temas que deberían ocuparse". La noche anterior Sergio Gendler, en Telenoche, había entrevistado a la “nueva” figura de Boca Juniors.

domingo, 4 de febrero de 2007

Enrique Albistur está obsesionado con el periodismo crítico, con la revista Noticias y con el Diario Perfil

Declaraciones del secretario de Medios al diario La Nación
Amenazó con iniciar una demanda civil a periodistas y directivos. Consultado sobre la publicidad oficial y la discriminación a algunos medios, no dudó en reconocer que esa práctica sólo incluye a la Editorial Perfil. Antecedentes claves para intentar comprender la posición del funcionario que debería velar por una buena relación entre el Gobierno y el periodismo.
Por Darío Gallo (Editor Ejecutivo de Noticias)
El secretario de Medios, Enrique "Pepe" Albistur, dio su segunda entrevista periodística a un medio nacional desde que asumió en ese cargo en 2003, y en la mayor parte de la misma se encargó de atacar la revista Noticias; a su fundador, Jorge Fontevecchia; y al diario Perfil. En ese entrevista que dio al diario La Nación, Albistur amenaza con iniciar una demanda civil a periodistas y directivos de la revista Noticias, para quienes en julio de 2005 había pedido cárcel.
Cuando se le pregunta si se arrepintió de iniciar esa querella, el secretario de Medios que debería velar por la buena relación entre el gobierno y el periodismo, dice: "No. ...Y siento indignación cuando leo una nota en la que insinúan, sin decirlo expresamente porque no se atreven, que uno es un corrupto. Retiré la querella porque se interpretó como un atentado a la libertad de expresión. Todavía no hice la demanda civil, pero la voy a empezar".
El enojo de Albistur con la revista Noticias se remonta a octubre de 2003. A sólo cinco meses de la asunción de Néstor Kirchner, la revista puso en tapa "El apriete K" y allí se contaba por primera vez cómo el Gobierno apretaba periodistas y a medios de comunicación, premiando o castigando mediante el manejo de la publicidad oficial que administra Albistur.
La periodista de La Nación le pregunta por esa práctica corrupta de asignar la publicidad oficial a "medios amigos" y discriminar a los críticos y el secretario de Medios responde sin ponerse colorado: "¿Por qué no le damos a algún medio? Estamos hablando de un solo caso, que es la Editorial Perfil. A la revista Noticias y al semanario Perfil no le damos publicidad oficial porque pertenece a un tipo de periodismo amarillo, sensacionalista con rasgo de extorsión".
La obsesión de Albistur con los medios fundados por Jorge Fontevecchia no es nueva. Luego de las primeros artículos en Noticias que cuestionaban el manejo de la publicidad oficial y se remarcaba la situación de las empresas de Albistur (ejerce el monopolio de los carteles de vía pública de la ciudad de Buenos Aires), el secretario de Medio envió a su socio, el empresario Carlos Ávila, para que mediara con Fontevecchia. ¿El ofrecimiento? Según contó el propio Fontevecchia en Noticias y luego lo ratificó Ávila, Albistur estaba dispuesto a poner publicidad oficial, pero si los medios de Perfil "disminuían su visión crítica".
A lo largo de la entrevista a La Nación, Albistur cae una y otra vez en los medios de Perfil y en la revista Noticias. Cuando le preguntan por el manejo de la comunicación oficial en el Caso Gerez, él desmiente los manejos oficiales para usufructuar el hecho. Mientras la mayoría del periodismo nacional había difundido la liberación del albañil de Escobar repitiendo la versión oficial, Noticias publicó en tapa "la vergonzosa operación del Gobierno" para manipular el caso.
La cronista de La Nación le recuerda al secretario de Medios aquello que contó Noticias sobre "la casualidad de que Canal 7 llegara antes de que se produjera la liberación del albañil", y que todo ocurriera pocos minutos después de que el presidente Kirchner "amenazara a sus secuestradores" por la cadena nacional. El secretario de Medios vuelve a ofuscarse: "¡Qué interpretación retorcida la de esos periodistas que son unos muchachos fracasados! Es como cuando Fontevecchia dice que yo voy a terminar siendo el María Julia Alsogaray de este gobierno. Ni él es Jacobo Timerman, ni yo soy María Julia Alsogaray".
En su segunda entrevista a un medio nacional, Albistur no aprendió la lección y lo hace para atacar a los medios críticos. Su primer reportaje se lo había dado en el 2004 a la revista Poder, del ex ministro menemista José Luis Manzano. En aquella ocasión, lo había hecho para desmentir una investigación de Noticias, que había publicado que el gobierno gastaría ese año más de ochenta millones de pesos en publicidad oficial. Esa edición de la revista Poder tuvo una gran campaña de publicidad. Su tapa apareció en los carteles de vía pública que administra en forma irregular Albistur, desde que "ganó" una licitación durante la gestión de Carlos Grosso.
Luego se comprobó que Noticias se había quedado corta. Y que ese año, el Gobierno gastó casi cien millones. Ahora, en el 2007, el secretario de Medios repartirá 235 millones de pesos en sus medios amigos. Parte de ese dinero irá para financiar publicaciones como "Siete Días", una revista de escasa tirada pero cuya tapa también es difundida en todos los carteles de Albistur. Sobre todo cuando en esa publicación montada para desprestigiar a "los enemigos del Gobierno", ataca al fundador de Noticias con la misma obsesión y perseverancia que lo hace Albistur.

Pepe sigue haciendo de las suyas, quiere medios domesticados

"Los periodistas ya no son intermediarios necesarios"
Influyente y contovertido, es la primera entrevista que concede desde que ocupa su cargo como secretario de Medios de la Nación


Por Susana Reinoso, Diario La Nación

"Estamos arreglando la Casa de Gobierno para el próximo que venga", dice en tono jocoso el secretario de Medios de la Nación, Enrique "Pepe" Albistur, 59 años, divorciado, siete hijos. Es el funcionario de confianza del jefe de Gabinete de Kirchner, Alberto Fernández, con quien ha mantenido no pocos roces dado su estilo vehemente. Fue en su despacho en la Casa Rosada, frente a la histórica Plaza de Mayo, donde Albistur concedió la primera entrevista de su gestión para charlar en exclusiva con LA NACION.
Sorprende que, en un año electoral en el que la exposición pública de los funcionarios más próximos a Kirchner se medirá palmo a palmo, el secretario de Medios haya accedido a una charla sin condiciones. Hasta su estilo, a menudo distante y algo agresivo, se ha vuelto amigable. Incluso se mostró dispuesto a reconocer errores. Admitió, por ejemplo, que la asignatura pendiente del Gobierno es estrechar el contacto con dueños y editores de medios. "Es lo que vamos a hacer este año", afirmó.
De Albistur, sus detractores dijeron en 2003, cuando Kirchner asumió, que el presidente le había pagado con el cargo las deudas de la campaña que el empresario hizo impecablemente. Conocía al dedillo las debilidades del opositor, porque también le había hecho la campaña a Carlos Menem en 1989. También dicen que utiliza discrecionalmente los fondos públicos asignados para publicidad oficial. Y que, ya sea motu proprio, o por mandato del Presidente y de Fernández, divide la pauta publicitaria entre medios amigos y enemigos.
En su declaración de principios, la OEA señala como violaciones a la libertad de expresión "las asignaciones discriminatorias negativas y positivas de la publicidad". Y dice que mientras "la asignación negativa se otorgaría a un medio para inducirlo a no informar desfavorablemente sobre quienes están en el poder", "la positiva exige que el beneficio se exprese favorablemente".
Los amigos de Albistur aseguran que se ganó el puesto porque es un peronista de larga militancia, que comenzó a los 16 años vinculado al sindicalismo justicialista. Que puede moverse con facilidad entre "la progresía intelectual del peronismo y los sindicalistas" y que sus inicios fueron con la cartelería partidaria en la vía pública, observando al maestro Carpani. Sus amigos dicen también que la fortuna de Albistur, un coleccionista de arte argentino, es legítima y que "Pepe es un seductor, un tipo que le cambió la estética al justicialismo. Por eso ha podido trabajar como empresario publicitario para tantos candidatos".
Hace un par de semanas, Albistur volvió a darle un disgusto al Presidente al enfrentarse con los empresarios mendocinos Daniel Vila y José Luis Manzano, ex ministro del Interior del gobierno menemista, por un entuerto con una adjudicación directa de publicidad callejera en Mendoza, a favor de su hijo Juan Ignacio, a quien Albistur cedió la empresa de publicidad familiar, según contó durante la charla con LA NACION. No obstante, aún es titular de la frecuencia de Radio Cariló (FM 103.9).
En Buenos Aires fue titular, hasta que cedió sus empresas hace poco menos de dos años a sus hijos y su ex mujer, de la firma Wall Street, que explota las carteleras en la vía pública porteña. A este negocio accedió de la mano del ex intendente Carlos Grosso. Su socio es el empresario Carlos Avila, asociado a su vez con sus enemigos Daniel Vila y José Luis Manzano, en el Grupo América.
Durante la entrevista con LA NACION, en la que estuvo tenso pero afable, se ofuscó varias veces al hablar de la dirigente del ARI, Elisa Carrió, del empresario de medios Jorge Fontevecchia y de la revista Noticias . En un tramo de la charla reconoció que era secretario de Medios cuando dio un paso al costado en el voluminoso negocio de la publicidad en vía pública de Buenos Aires. Y en otros defendió al Presidente con vehemencia, pero eligió el tono laxo para hablar, por ejemplo, de los beneficios que el Gobierno ha concedido a algunos empresarios de medios.
-¿Por qué decidió dar esta entrevista?
-El diario en el que vos trabajás es de la oposición, o mejor dicho crítico, pero es un diario en serio. Los funcionarios de este gobierno nos matamos por trabajar y nos gustaría que hablen más de lo que hacemos bien, y no tanto de lo que hacemos mal. Pero la función de ustedes es marcar lo que hacemos mal, que por suerte es menos que lo que hacemos bien.
-Existe en la opinión pública la impresión que este gobierno divide a los medios en amigos y enemigos y que eso se traduce en la asignación de publicidad oficial.
-Esa es una idea que no está en la gente, sino que es algo que dicen algunos medios. En la comunicación oficial repartimos con ciertos criterios propios, y eso tiene que ver con decisiones políticas, con criterios que tiene una lógica en la pauta publicitaria. Tu pregunta sería: ¿por qué no le damos a algún medio? Estamos hablando de un sólo caso, que es la Editorial Perfil. A la revista Noticias y al semanario Perfil , que Jorge Fontevecchia llama diario, no le damos publicidad oficial porque pertenece a un tipo de periodismo amarillo, sensacionalista con rasgos de extorsión. Es un medio que ha cometido errores periodísticos que no ha reconocido. Como cuando confundió al hijo del Presidente con el yerno del empresario Raúl Moneta. Igualmente, hay muchas revistas a las que no les damos publicidad y tratamos de llevar más a los medios chicos y del interior. Lo más probable es que cometamos algún error y lo iremos corrigiendo.
-¿Por qué el Gobierno no aplica criterios objetivos en la publicidad oficial, ya que pone pautas en revistas que operan claramente en favor de determinados intereses?
-Nosotros les damos publicidad oficial a revistas de espectáculos, especializadas, políticas de todo tipo.
-¿Y cuál es el interés de publicitar actos de gobierno en revistas de espectáculos?
-Porque, por ejemplo, Gente o Pronto llegan al mismo público que lee Caras y Noticias [ambas publicaciones de Editorial Perfil]. Igualmente estos criterios son discutibles. Yo soy un hombre que viene del campo de la publicidad y la pauta de una gestión de gobierno no tiene por qué tener los mismos criterios que una pauta de publicidad privada. Si fuese así, anunciaríamos sólo en los medios que van a los sectores de consumo. Tenemos que llegar a todo el país. Y de hecho, venimos trabajando con ADEPA y hemos mejorado mucho la publicidad en diarios chicos y medianos, porque creemos en los diarios locales. Con eso logramos bancar un pluralismo más interesante.
-¿Por qué $ 225 millones para publicidad oficial cuando Cultura tiene para este año un presupuesto de $ 81.388.000?
-Primero, porque las tarifas han aumentado mucho, en algunos casos entre el 20% y el 40%. Vamos a tener exactamente la misma fuerza comunicacional que el año pasado en función de ese aumento de tarifas. A esto se le agrega el desarrollo de marca país. Este año tenemos un plan de trabajo importante. Y esto es política de Estado. Yo había pedido 250 millones de pesos.
-El poder político en la Argentina parece olvidar que gobierna por mandato de la ciudadanía. ¿Por qué el Presidente no concede entrevistas ni informa sobre los actos de gobiernos a la sociedad?
-¿Qué estoy haciendo yo en este momento? El ministro de Salud, Ginés González García, informa sobre su gestión, el ministro de Educación, Daniel Filmus, informa sobre su gestión todos informamos. Lo que pasa es que los periodistas no entienden que el Presidente tiene un estilo y ese estilo es lo que algunos denominan como "el atril asesino". El Presidente se comunica directamente con la gente. También es un acto de soberbia de algunos periodistas decir que Kirchner comete un error porque carece de intermediación. Eso es lo que les duele a los periodistas: dejaron de ser intermediarios necesarios. Hay cambios culturales que se han producido en la Argentina, pero a los medios y a los periodistas esos cambios culturales no han llegado todavía. Nos siguen tratando como si esto fuese el menemismo. Nos tratan con sospecha. El presidente dice que hay que trabajar más y hablar menos.
-Sin embargo eso no evita que se produzcan errores en el manejo de la comunicación oficial, como ocurrió en el caso Gerez.
-No hubo manejo de la prensa. No usamos a la prensa. Cuando leo en el periodismo amarillo que Canal 7 estaba ahí esperando la noticia yo estaba comunicado con Rosario Lufrano [directora del canal oficial] y le pedí que dejara el móvil en el lugar. El error fue de los medios que se fueron. Como se perdieron la primicia, generaron sospechas sobre el canal público.
-¡Qué casualidad que Canal 7 llegara antes de que se produjera la noticia!
-¡Qué intepretación retorcida la de esos periodistas que son unos muchachos fracasados! Es como cuando Fontevecchia dice que yo voy a terminar siendo el María Julia Alsogaray de este gobierno. Ni él es Jacobo Timerman ni yo soy Maria Julia Alsogaray.
-¿Se arrepintió de haber iniciado una querella contra Noticias ?
-No. Yo me siento un hombre de bien y hago las cosas con buena intención. He trabajado desde los 14 años y he militado desde los 16, soy coherente, tengo una familia... y siento indignación cuando leo una nota en la que insinúan, sin decirlo expresamente porque no se atreven, que uno es un corrupto. Retiré la querella porque se interpretó como un atentado a la libertad de expresión. Todavía no hice la demanda civil, pero la voy a empezar.
-¿Por qué existe esa sospecha permanente sobre usted, sobre sus negocios con el Estado, sobre su fortuna personal?
-(Se ofusca) Perdón, primero no tengo ninguna empresa que trabaje con el Estado. Ni he hecho ningún negocio desde el Estado. Yo, todo lo que tengo, lo puedo justificar ante la AFIP porque pago los impuestos. Algunos que me pegan no lo pueden justificar. Hay mucha gente del sector cultural que no sospecha nada de mí.
-¿Por qué el Gobierno le ha dado tanta ayuda al grupo del empresario Daniel Hadad?
-No creo que lo ayude tanto. Muchos empresarios han acumulado medios durante los últimos años. Lo que pasa es que hay otros empresarios que son malísimos.
-¿No hay una incompatibilidad ética en el hecho de que, siendo usted secretario de Medios, su familia se presente en una adjudicación directa del Estado?
-(Con tono vehemente) Te lo explico: no hay ninguna incompatibilidad. Además, las empresas que yo tengo pasan a ser empresas familiares. ¿Querés que las rife? Mi familia vive de eso, porque su padre se dedicó a la política y gana $ 7000 mensuales. Por supuesto que, cuando decidí incorporarme a este gobierno, le pedí a la Oficina Anticorrupción que me dijera cuáles eran mis incompatibilidades. Pero no le puedo pedir a mi ex mujer y a mis hijos que se suiciden. Lo ilógico es que un grupo de medios [se refiere al Grupo América] haya hecho una persecución contra el hijo del secretario de Medios, porque compite en una plaza que ellos creen propia como es Mendoza. Armaron el modus operandi que tendría un grupo mafioso. Yo soy un valiente que les va a dar batalla. No fue una adjudicación directa. Pero este tema lo tenés que hablar con Juan Ignacio Albistur. Desde acá le vamos a dar batalla a todo lo que tenga que ver con la extorsión y con el manejo de los medios para sus propios negocios.
-Desde la actividad privada, usted hizo campaña para Luder, Ruckauf, Grosso, Menem, Erman González y para Kirchner. ¿No se traicionó un poco?
-No, porque en última instancia yo le hice una parte de la campaña a Menem y... ¿qué era Menem? El que prometia la revolución productiva y el salariazo. ¡Pero nos engañó él! Yo me encargo de que gane las elecciones, no de la forma en que gobierna. En el caso de la campaña de Kirchner, le creí. Quise poner el cuerpo. Después de 30 años, volví a la función pública. Yo había tenido una actuación de ocho meses como director de Difusión del ministerio de Asuntos Agrarios, durante el gobierno de Bidegain.
-Como concesionario de la publicidad en vía pública en la ciudad de Buenos Aires, ¿renunció apenas asumió?
-No inmediatamente. A las empresas renuncié hace unos dos años porque no voy a volver a la actividad privada. A menos que Kirchner me eche.
-O sea que cree en el kirchnerismo para rato.
-No, yo creo que las cosas hay que hacerlas intensamente, pensando que la vida siempre pende de un hilo. Yo hago esto con alegría y me siento muy cómodo en este gobierno.
-¿Le gustaría ser secretario de Cultura?
- (Se ríe) Mmmm sí. Pero no, en realidad lo que me gustaría es que las secretarías de Medios y de Cultura estuvieran juntas. Creo que no se va a dar nunca, aunque a mí me encantaría. La cultura es algo que me interesa mucho.
-¿Y qué le responde a los que dicen que los actos del 25 de mayo los organizó con una empresa suya?
-Que es un mentira total. Ninguna de mis empresas organizó nada. En todos los actos del 25 de mayo fijo los criterios y doy una mano. Mi hija me dio una mano ad honorem . Hasta uso mi propio coche para la función pública.
-¿No cree que al juego democrático le hacen bien la alternancia en el poder y la disidencia?
-Es lógico. Nadie está en contra. Pero que no se preocupen tanto por la alternancia en el poder aquellos que llegan y huyen después como ratas.
-¿Asumiría algún error de gestión, en el estilo ?
-Sí, errores hay Creo que tenemos que tener más relación con los dueños de los medios, con los editores y con algunos periodistas. Es lo que vamos a hacer este año. No hay ninguna razón, salvo la falta de tiempo, para no hacerlo. Creo que hay que mejorar la relación con los medios. Sobre todo tenemos que mejorar el contacto humano con algunos periodistas.
Chávez, la SIP y la oposición
-Organismos internacionales como la SIP, la CIDH y la OEA han expresado su preocupación por lo que consideran un reparto inequitativo de la publicidad oficial entre los medios.
-No lo comparto. Son puntos de vista. No tenemos problemas en discutirlo. Me parece que estuvimos lentos y nos dejamos ganar por un lobby político. Porque sin dar nombres, todos los informes respecto de la pauta publicitaria siempre tuvieron que ver con declaraciones de Lilita Carrió que se prendía en el tema. No hay nada que ocultar, estamos administrando fondos públicos y la información también es pública. Le damos la información a Poder ciudadano. Lo que ocurre es que después Poder Ciudadano hace un manejo muy especial de esas cifras y las interpretan a su manera.
-Nombró a Carrió. Ella y Olivera sufrieron una operación política durante las últimas elecciones, por la que acusaron al Gobierno.
-La resucitamos. Ella vive acusando al Gobierno y diciendo que viene el Apocalipsis. Por suerte no se cumple.
-Después de aquella visita de la SIP que enojó tanto al gobierno apareció una solicitada apoyada por algunos sellos de goma. ¿Tuvo algo que ver esta secretaría?
-Todo me lo atribuyen a mí. No eran tantos sellos de goma porque me vinieron a ver. La SIP tiene una ideología. Y una campaña muy clara para hacer aparecer a este gobierno como si fuera el de Chávez. Con Chávez nos llevamos bien, pero tenemos características especiales y no nos pueden comparar.
-Si todo lo están haciendo bien, ¿por qué tantos organismos respetables ven con preocupación las presiones del Gobierno sobre la prensa?
-Yo no digo que todo se está haciendo bien. Pero no coincido con ese punto de vista. Eso también es una acción de la oposición que no logra tener una representación política y genera ese clima en estos organismos.
-Pero si la oposición no tiene poder adentro, ¿cómo lo tiene afuera?
-Poder no tienen. Como no lo tienen, joden en esos organismos internacionales e inventan sellos.
-La SIP existe, la OEA existe, la CIDH existe
-Si, y existen individuos dentro de esos organismos cuyas ideas a veces no coinciden con las de ciertos gobiernos. Generan sospechas porque no pueden ganar en las urnas. Es muy gracioso que se hable de restricciones a la libertad de expresión cuando nos dicen de todo en todos los medios.

Quizás también le interese: