jueves, 28 de febrero de 2013

Sindicatos de Telemadrid entregan 26.000 firmas contra el cierre

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aseguró ayer que el Gobierno regional cerrará el ente público Radio Televisión Madrid si el juez obliga a readmitir a los despedidos en el ERE planteada por el sindicado
Los sindicatos de Telemadrid han presentado hoy en el registro de la Comunidad de Madrid 26.161 firmas contra el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) ejecutado en el ente Radio Televisión Madrid, que supuso la salida de 861 de los 1.170 trabajadores de la plantilla.

Fuentes de la dirección de Telemadrid han rechazado pronunciarse sobre este asunto a la espera de la resolución judicial que se dicte.
Tras la entrega, Fernando Gómez, que se ha identificado como trabajador de Telemadrid, ha explicado que las firmas a favor de la continuidad del servicio público y contra el "despido masivo" fueron recogidas en los dos últimos meses durante las manifestaciones que convocan todos los jueves.
El acto de entrega de las firmas ha tenido lugar en el transcurso de la marcha que hoy han llevado a cabo entre las calles madrileñas de Jacinto Benavente y Sol.
Durante la presentación de las firmas en el registro, los participantes en la entrega se han rodeado de cartulinas con forma de sobre y han portado un sobre gigante dirigido a Ignacio González, bajo el que figuraba el lema de "terminator del empleo público", y en el que se señalaban como remitentes los 26.161 ciudadanos firmantes.
En la manifestación se han escuchado consignas como "queremos informar y no manipular", "no a los despidos en Telemadrid, sí a los despidos de los directivos" y "televisión pública y social".
El TSJM ha citado a los representantes de la dirección del ente y del sindicato UGT para mañana, cuando tendrá lugar la primera jornada de vistas con motivo de la denuncia colectiva contra el ERE planteada por el sindicado, que tendrá continuación el día 4 de marzo.
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aseguró ayer que el Gobierno regional cerrará el ente público Radio Televisión Madrid si el juez obliga a readmitir a los despedidos en el ERE ejecutado en el canal, que supuso la salida de 861 de los 1.170 trabajadores de la plantilla.
Fuente: Agencia EFE

España: Los periodistas de TVE preocupados por la falta de independencia

El Consejo de Informativos de TVE, elegido recientemente, ha mantenido su primera reunión con Julio Somoano, director de Informativos de la cadena pública. Los representantes de los periodistas han manifestado sus preocupaciones por la caída de audiencia de los Telediarios y han pedido "un cambio con urgencia en Informe Semanal", dirigido por Jenaro Castro

"Entre ellas la preocupación por la pérdida de audiencia de los Telediarios, que pensamos es achacable en parte a una merma en la calidad de la información, debida en bastantes ocasiones a una deficiente contextualización de las noticias, así como a una progresiva pérdida de pluralidad de enfoques y opiniones", dice el Consejo en una nota, a lo que Somoano respondió haciendo referencia "a los esfuerzos que están haciendo la presidencia y la dirección de TVE para reforzar la programación de la cadena, que se traducirá, en su opinión, en un mayor arropamiento a los informativos".
Otra de las principales reclamaciones del Consejo de Informativos tiene que ver con Informe Semanal, para el que piden "un cambio de urgencia tanto en la elección de contenidos como en los enfoques". "El desprestigio que ha sufrido el programa desde la llegada de la nueva dirección del espacio, que se refleja en la disminución de su audiencia, preocupa profundamente al Consejo, ya que se trata de uno de los principales referentes del buen hacer de los informativos de TVE".
Por otra parte, el Consejo planteó la necesidad de corregir determinadas prácticas, "con el fin de respetar la autonomía de los profesionales para que puedan desarrollar su trabajo siempre dentro de los principios de rigor y veracidad que los ciudadanos esperan de una auténtica televisión pública independiente".
Fuente: EcoTeuve

Comunicación, democracia y movimientos sociales

Por: Osvaldo León
Prácticamente desahuciada por las políticas neoliberales, la lucha por la democratización de la comunicación se presenta hoy con singular vitalidad en sintonía con los cambios políticos que vive América Latina desde la década pasada. Ya no se trata de un asunto circunscrito a quienes se encuentran vinculados directa o indirectamente a la comunicación, sino de una causa asumida por cada vez más actores sociales, puesto que ventila el futuro mismo de la democracia.
La democratización de la comunicación es, ante todo, una cuestión de ciudadanía y justicia social, enmarcada en el derecho humano a la información y a la comunicación. Por lo mismo, es consustancial a la vida democrática de la sociedad, cuya vitalidad depende de una ciudadanía debidamente informada y deliberante para participar y corresponsabilizarse en la toma de decisiones de los asuntos públicos.
Bajo la hegemonía neoliberal, esta aspiración democrática se ve seriamente constreñida pues colocar al mercado como eje del ordenamiento social implica diluir todo sentido de ciudadanía, para dar paso a la figura omnipresente de consumidor/a, con la particularidad que la comunicación pasa a constituirse en soporte clave de tal proceso. Esto es, la comunicación, por el acelerado desarrollo de tecnologías y técnicas que registra, no sólo que es objeto de sustantivos cambios internos, sino que se convierte en uno de los sectores más dinámicos, con profundas repercusiones en todos los órdenes de la vida social.
En tanto proyecto global, se pone a la orden del día la imposición de políticas de liberalización y desregulación, sobre todo en materia de telecomunicaciones, para eliminar cualquier regulación o espacio estatal que pudiera interponerse a la expansión transnacional, y de normativas orientadas a lograr que de una vez por todas la información y la producción cultural sean consideradas meras mercancías. Y es así como se potencia una industria mediática y de la cultura altamente concentrada y regida por criterios exclusivamente comerciales, bajo los cuales lo que cuenta son los criterios de rentabilidad por sobre aquellos de interés público.
Al calor de la mundialización económica, es en el campo de la comunicación donde con mayor virulencia se ha desatado la dinámica de concentración empresarial y transnacionalización, que se ha traducido en el aparecimiento de megacorporaciones -vía fusión de medios impresos, cadenas de televisión, TV cable, cine, software, telecomunicaciones, entretenimiento, turismo, entre otros-, con ramificaciones en todos los rincones del mundo.
Bajo estos parámetros, los medios de difusión multiplican su capacidad para gravitar en la configuración del espacio público y de la ciudadanía, por su mayor incidencia sobre los entornos sociales y la propia cotidianidad. La predominancia que ahora ostentan respecto a otras instancias de mediación social -partidos, gremios, iglesias, establecimientos educativos, etc.- es tal que éstas para prevalecer precisan recurrir a ellos sistemáticamente.
De hecho, lo que sabemos resulta cada vez menos de las experiencias de primera mano, y cada vez más por lo que nos llega de la realidad construida por los medios; o sea, la materia prima que sirve para configurar las realidades en las que nos desenvolvemos, las pautas de la agenda pública que determinan en torno a cuáles temas opinar, con quiénes identificarnos o no, etc. De modo que es esta construcción mediática la que les da ese peso específico en la sociedad y por lo mismo es que tiene tanta o mayor importancia los silencios que guardan, los mecanismos de invisibilización. De ahí que para la salud democrática resulta clave garantizar la pluralidad y la diversidad de medios.

En clave de Derecho a la Comunicación
Como las políticas neoliberales agravaron seriamente los problemas sociales que supuestamente iban a resolver, las propuestas de cambio levantadas desde las resistencias sociales y políticas encuentran un sustantivo respaldo por parte de la ciudadanía, pese a que ellas habían sido objeto de una descalificación sistemática por parte de los medios hegemónicos. Y es así que a inicios del nuevo milenio, particularmente en Suramérica, se produce un giro en el mapa político que se presenta marcado por compromisos para profundizar la democracia, cuando no para avanzar hacia democracias participativas.
En este nuevo contexto “renace” la demanda por la democratización de la comunicación, que hasta hace no mucho por razones de “política correcta” (cuando menos para mantener la ilusión de algún momento ser considerado en un espacio mediático) incluso sectores progresistas la habían puesto de lado. Cabe recordar que en los ’80, cuando se procesaban los retornos constitucionales en una buena parte de países de la región, la proclama: “sin democratización de la comunicación, no hay democracia” hacía parte de las plataformas reivindicativas, siendo que las corporaciones mediáticas se afianzaron con el favor y amparo de las dictaduras.
Vale precisar que en un primer momento varios gobiernos de esta corriente de cambio prácticamente dejan fuera de agenda este tema, debido a que con un sentido “pragmático” se inclinan por buscar “entendimientos” con los pesos pesados del poder mediático hegemónico. Pero como los cambios exigen afectar intereses que tocan a los poderes fácticos, estos “entendimientos” se diluyen, al tiempo que se hace evidente que los medios hegemónicos asumen un rol articulador de las fuerzas de oposición, ocupando el espacio resultante del generalizado descalabro de los partidos políticos tradicionales[1].

En las circunstancias particulares de los diversos países, varios gobiernos asumen la necesidad de establecer normativas legales para democratizar la comunicación en sintonía con planteamientos procesados por una multiplicidad de actores sociales comprometidos con esta causa, uno de cuyos ejes es la demanda por la implementación de mecanismos para la regulación de los medios de comunicación desde un paradigma de derechos humanos, a través de políticas públicas orientadas a fomentar el pluralismo y la diversidad de voces y a garantizar condiciones de igualdad en el acceso al debate público, y por lo mismo, también para revertir las asimetrías existentes. Esto es, la diversidad y el pluralismo considerados como presupuestos básicos del Derecho a la Comunicación.
El Derecho a la Comunicación recoge todos los demás derechos adquiridos en el devenir histórico[2], a la vez se torna extensivo para responder a los tiempos presentes. Dos son los principales ingredientes que gravitan en esta esfera: uno, el consenso que se ha ido estableciendo en la comunidad de naciones respecto al imperativo de profundizar la democracia con la participación ciudadana en la toma de decisiones, cuestión que remite a la necesidad de potenciar la diversidad y pluralismo en el mundo mediático; y, dos, el vertiginoso desarrollo de las nuevas tecnologías de información y comunicación, bajo la matriz de la convergencia digital, que entre otras cosas establece condiciones operativas de interactividad.

Medidas democratizadoras
El primer país en tomar cartas en el asunto es Venezuela, donde tras el fallido golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez (abril de 2002) se da paso al tratamiento de la “Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión” (conocida como ley Resorte), que es sancionada en diciembre de 2005, y a políticas para fomentar medios públicos y comunitarios. En la Asamblea Nacional se encuentra el anteproyecto de Ley de Medios Comunitarios y Alternativos, aprobado en primera discusión en noviembre 2012, que fue presentado con el respaldo de más de 26 mil firmas bajo la figura Pueblo Legislador, que permite a la ciudadanía proponer proyectos jurídicos.
En donde sí se ha establecido una reglamentación del “Servicio de Radiodifusión Comunitaria” es en Uruguay, con la sanción de la Ley 18232 en diciembre de 2007, que establece para las emisoras comunitarias al menos un tercio de las frecuencias disponibles en todas las bandas de radio y televisión, analógicas o digitales. También se han sancionado varios decretos ejecutivos en esta materia, como el expedido el 31 de diciembre de 2012 que dispone: “El total de abonados de las empresas de televisión para abonados autorizadas para operar en todo el territorio nacional no podrá superar el 25% del total de hogares en todo el país...”. Y se prevé que el gobierno del presidente José Mujica ponga a consideración del Parlamento el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que es resultado de un proceso implementado con el mecanismo de los Comités Técnicos Consultivos conformados con representantes de organizaciones sociales y del empresariado.
En Ecuador, la nueva Constitución aprobada el 28 de septiembre de 2008 contempla el reconocimiento de la comunicación como un derecho humano fundamental. Los Derechos de la Comunicación e Información consagrados establecen un marco inédito para avanzar hacia una profunda democratización del sector. Pero la Ley de Comunicación encargada de desarrollar lo estipulado en la Carta Magna, calificada por los grandes medios empresariales como “ley mordaza” antes de que se inicie su redacción y objeto una campaña millonaria antes nunca vista, se encuentra trabada en la Asamblea Nacional.
La nueva Constitución boliviana reconoce igualmente a la comunicación como un derecho humano. En materia legislativa, el 8 de agosto de 2011 se promulga la "Ley general de Telecomunicaciones, Tecnologías de Información y Comunicación", Nro 164, que, entre otras disposiciones, establece la distribución del espectro radioeléctrico en los siguientes términos: “1. Estado, hasta el treinta y tres por ciento. 2. Comercial, hasta el treinta y tres por ciento. 3. Social comunitario, hasta el diecisiete por ciento. 4. Pueblos indígena originario campesinos, y las comunidades interculturales y afrobolivianas hasta el diecisiete por ciento”.
Tras un amplio debate a nivel nacional que repercutió en una amplia movilización social, el 10 de octubre de 2009 el Senado argentino aprueba la “Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”, que divide el espectro radioeléctrico en tres tercios: comercial, estatal y organismos sin fines de lucro. Debido a que uno de los componentes de la Ley apunta a la desmonopolización del sector, el poderoso grupo Clarín, secundado por otros conglomerados, no solo que desata una campaña demoledora sino que de manera sistemática recurre a medidas cautelares para no acatar la norma.
En Brasil también se encuentra en disputa la democratización de la comunicación. Tras varios meses de debates animados por diversos sectores de la sociedad, del 14 al 17 de diciembre de 2009, en Brasilia, tiene lugar la Conferencia Nacional de Comunicación (Confecom) que concluye con la aprobación de 665 propuestas. Aunque la propia realización de la Confecom es considerada como una victoria de los sectores sociales, por el carácter pedagógico de la fase preparatoria, sus directrices se han diluido paulatinamente bajo el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, ante la presión de los grandes medios para que ellas mueran en el papel. En este contexto destaca la campaña “Para expresar la libertad – Una nueva ley para un nuevo tiempo” impulsada por el Foro Nacional por la Democratización de la Comunicación (FNDC) a fin de sostener la movilización y presión social.

Ejes comunes
Tanto en estos países como en otros que están inmersos en procesos afines, el punto común denominador es la premisa de que lo que está en juego es el sentido mismo de la democracia: una de carácter formal, limitada a votaciones de tiempo en tiempo, donde los actores ya no son los ciudadanos sino los consumidores; y la otra que reivindica una ciudadanía participativa y proactiva para tener voz y voto en las decisiones que vertebran su destino.
Es así que en la agenda en disputa los ejes comunes tienen que ver con la necesidad de contar con políticas públicas de comunicación orientadas a fomentar los espacios de debate y encuentro a todo nivel, estimular las iniciativas sociales e individuales, catalizar propuestas y consensos, delegar decisiones y fijar normativas regulatorias, entre otros.
En este sentido también se contempla la confrontación a la concentración mediática y la lógica que privilegia los intereses de los grandes grupos económicos, para dar paso a una reestructuración que ponga término a los monopolios y oligopolios. Concomitantemente, se establece el rescate del carácter público de la comunicación social y por lo mismo la centralidad de la sociedad en este plano: un giro copernicano ya que únicamente se venía contemplando a dos actores: Estado y empresarios[3]. Esto es, garantizar la participación activa, crítica y organizada de la sociedad en todos los procesos comunicativos. Y como ejes vertebradores, la defensa irrestricta de la libertad de expresión y del derecho a recibir información verificada y plural; derecho a la rectificación; etc.
En esta perspectiva de cambios, uno de los puntos críticos tiene que ver con el reparto del espectro radioeléctrico -un bien público inalienable, imprescriptible, inembargable y limitado- que pertenece a la humanidad pero que es administrado por los estados. En esta materia, se viene imponiendo el criterio de los tres tercios: sector empresarial, público (estatal) y comunitario. Cuestión que cobra particular importancia ante la próxima entrada del sistema de frecuencias digitales.
Otro tema se refiere al ordenamiento institucional y la consiguiente definición y demarcación del órgano u órganos rectores que habrán de ocuparse de las regulaciones y controles. A propósito, la figura esgrimida es la de un Consejo Nacional o Social de Comunicación, aunque no necesariamente hay concordancia respecto a su composición, rol y espacio de autonomía.
También hay una serie de demandas que, con variantes, resultan comunes a los diversos países, tales como: la producción y distribución local y regional; la sustentabilidad de los medios públicos y comunitarios; la precisión del carácter y composición de los medios públicos; las derivaciones prácticas del control y participación social; acceso a la información de las entidades públicas (transparencia), insinuándose que lo mismo debería aplicarse hacia todos los sectores; acceso universal a las tecnologías de Información y Comunicación (TICs); regulaciones en materia de promoción y publicidad, entre otros puntos.
Pero más allá de las demandas específicas importa considerar que también se está proponiendo un nuevo enfoque que ya no solo considera fundamental establecer normativas respecto a las obligaciones del Estado para Garantizar y Respetar el conjunto de derechos sancionados legalmente, sino también sus obligaciones de Proteger y de Cumplir para la realización plena de los Derechos de la Comunicación.

Contraofensiva mediática
Ante este nuevo escenario, muy a su pesar los medios hegemónicos se ven constreñidos a abrir espacios para que se pueda hablar sobre un tema vedado: la responsabilidad social de los medios de comunicación. Aunque en lugar de propiciar un debate amplio y diverso optan por atrincherarse en la propaganda y responder con multimillonarias campañas publicitarias, por cierto muy interrelacionadas, no sólo por tener una matriz común, sino por la sincronización de movimientos y soportes: institutos de investigación, centros de observación y entidades afines, y obviamente el gremio de las corporaciones mediáticas, la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa).
Para sostener tales campañas, ese mismo poder mediático se autoproclama paladín de la libertad de expresión, de modo tal que se convierte en un atentado a dicha libertad toda iniciativa que pretenda abrir nuevos parámetros para que en ella se contemple también la libertad de expresión de la ciudadanía toda. Vale decir, que ésta sea una prerrogativa de todos y todas y no solo de quienes tienen medios de comunicación.
Bajo la premisa de que en materia de comunicación la mejor ley es la que no existe, los medios hegemónicos sostienen que la autorregulación es el mecanismo idóneo para preservar la libertad de expresión y que el verdadero control está en manos del lector, del oyente, del televidente, quienes en cualquier momento pueden decidir no seguir con tal o cual medio o programa. Es decir, todo se resuelve en el mercado. Sin embargo, ni la comunicación ni la información se las puede considerar como meras mercancías pues son bienes esenciales y relevantes para el convivir de una sociedad democrática. Y precisamente por eso merecen protección del ordenamiento jurídico.
Cuando los teóricos del liberalismo clásico establecen las ideas del “cuarto poder” lo hacen con el presupuesto de que la libre expresión de opinión a través de los órganos de prensa independiente constituye el principal medio para garantizar la expresión de la diversidad de puntos de vista, la formación de una opinión pública lúcida y la vigilancia de los abusos del poder estatal. Pero hoy los abusos también provienen del poder mediático altamente concentrado. Por eso, como anota Thompson[4]: “El enfoque del laissez-faire para la actividad económica no es necesariamente la mejor garantía de la libertad de expresión, desde el momento que un mercado desregulado puede abrir un camino que efectivamente reduce la diversidad y limita la capacidad de la mayoría de individuos para poder hacer escuchar sus puntos de vista”.
Vale tener presente que a diferencia de Europa y Norteamérica, donde los medios de difusión masiva se desarrollan codo a codo con la industrialización, en Latinoamérica son implantados desde esos países del Norte -respondiendo más bien a las condiciones de su integración al capitalismo internacional-, circunscritos a los grupos de poder. Y esa característica se expresa en el sistema mediático predominante: grandes grupos familiares que concentran y monopolizan el sector (con mínimas variaciones en los diferentes países), orgánicamente articulados al conjunto de poderes fácticos, imbuidos de un alto criterio patrimonialista (que reduce el interés público a los suyos particulares; tan es así que los concesionarios de frecuencias radioeléctricas tienden a considerarlas como suyas a perpetuidad) y con una lógica que establece una interdependencia de los medios de comunicación con el libre mercado como pilares de la democracia, por señalar algunos rasgos.
Como anota al respecto Frank La Rue[5], Relator Especial para la Libertad de Expresión de Naciones Unidas, la libertad de expresión “es un derecho universal, un derecho de todos, y no solo de las grandes corporaciones de los media… Es un derecho de la sociedad a estar bien informada, es una cuestión de justicia y ciudadanía vinculada directamente al principio de diversidad de los medios. Por eso, el monopolio de comunicación está contra, justamente, la libertad de expresión y el ejercicio pleno de la ciudadanía”. Y más adelante precisa: “En América Latina hay un fenómeno histórico común porque toda la estructura de comunicación social fue pensada solamente desde la óptica comercial. Y la comunicación es mucho más que eso, es un servicio público. No hay problema en que también sea un negocio, nadie está contra eso, pero debe prevalecer el espíritu de servicio a la colectividad, hecho con calidad e independencia, de forma honesta y objetiva. Eso solo puede funcionar fuera de la estructura de monopolio, dentro del principio de la diversidad y del pluralismo de los medios”.
De modo que lo que tenemos es un poder mediático cada vez más concentrado, que conjuga tanto el ser parte de los grandes negocios como el hecho de ser un factor preponderante para la disputa de ideas. Y por otro lado, una lucha histórica por la ampliación de derechos o cuando menos para que se hagan realidad los ya consagrados. Vale decir, se trata de una disputa entre el poder mediático que habla de libertad de expresión, aunque en realidad reducida a la libertad de prensa (que consagra derechos a los empresarios); y actores sociales con un sentido englobante y amplio que reivindican el Derecho a la Comunicación.
En el fondo, esta es una expresión de la disputa central de los proyectos de cambio que sin desconocer los derechos individuales abogan por los derechos ciudadanos, colectivos.

Articulando fuerzas
En América Latina se registra un fenómeno muy particular: la configuración de un espectro de medios de comunicación alternativa y popular, que germina en los ’70 y que contra viento y marea resiste a las dictaduras y leyes que las criminalizan, para acompañar las dinámicas organizativas de los diversos sectores sociales en las luchas por sus reivindicaciones específicas y las relacionadas a la defensa y ampliación de la democracia. Y en este caminar también se van procesando tanto planteamientos que toman cuerpo en torno a la demanda por la democratización de la comunicación, con expresiones diversas en los diferentes países; como también confluencias específicas (en una realidad marcada por la dispersión) para intercambiar experiencias, coordinar acciones y propuestas. De modo que son interacciones que permiten no solo la configuración de plataformas mínimas -por tanto, en cierta medida, la elaboración de relatos alternativos-, sino también la articulación de fuerzas dispuestas a gravitar en las definiciones políticas relativas a este campo.
En la lucha por los derechos humanos hay una constante: las conquistas se consagran en las instancias y marcos internacionales, no necesariamente por las normas que establecen sino por la legitimidad que dan a tal o cual causa. En este sentido, las cumbres mundiales promovidas por Naciones Unidas, de cuya utilidad hay una duda generalizada, han cumplido un rol cuando menos catalizador de sinergias.
En efecto, cuando se realiza el I Encuentro Latinoamericano de Medios de Comunicación Alternativa y Popular” (Quito, 19-23 abril 1993), además de los acuerdos internos de coordinación, se formula a la Conferencia Mundial de Derechos Humanos (Viena, junio 1993) la primera propuesta para que se afirme y fortalezca el Derecho a la Comunicación. Con ocasión del proceso consultivo “Viena+5”, que coincide con el 50 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, en septiembre 1998 se realiza en El Salvador el Foro Internacional: Comunicación y Ciudadanía, que tiene la particularidad de propiciar una confluencia entre el mundo de la comunicación y los movimientos sociales en torno a la democratización de la comunicación, donde se reafirma la demanda por el Derecho a la Comunicación que es trasladada al organismo mundial, junto con el pedido para que convoque a una Conferencia Mundial de la Comunicación, con amplia participación de la sociedad civil.
Este pedido coadyuva para que la ONU –que había decidido suspender la organización de cumbres mundiales- convoque a la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI), en cuya fase preparatoria surge la Campaña por los Derechos de la Comunicación en la Sociedad de la Información[6] (CRIS, por su sigla en inglés), cuyo lanzamiento se da en el marco del Foro Social Mundial 2002, que contribuye a tener una resonancia inusitada tanto en la diseminación de las ideas fuerza como en la proyección de convergencias con diversos sectores sociales; pero también a consolidar una masa crítica de acumulados y convergencias o cuando menos conexiones en curso desde años atrás.
Es así que, junto a los medios de comunicación popular, alternativa, comunitaria, etc., en esta lucha por la democratización se encuentran redes de intercambio pro software libre; activistas en medios digitales, colectivos a favor del acceso universal y apropiación de las nuevas tecnologías de información y comunicación (TICs); organismos de monitoreo y/o presión frente a contenidos sexistas, racistas, excluyentes, etc. canalizados por los medios; programas de educación crítica de los medios (media literacy); asociaciones de usuarios para intervenir en la programación de los media; redes ciudadanas y de intercambio informativo articuladas en Internet; investigadores críticos; asociaciones de periodistas independientes; colectivos de mujeres con perspectiva de género en la comunicación; movimientos culturales; redes de educación popular; observatorios en pro de la libertad de información; asociaciones antimonopolios; colectivos en defensa de los medios públicos; entre otros muchos más. Y de manera creciente, organizaciones sociales de diverso signo.
En este proceso que paulatinamente lleva a incorporar la causa de la democratización de la comunicación en las agendas de los diversos sectores sociales y ciudadanos inciden también las dinámicas de confluencia que éstos propician para encarar el proyecto neoliberal que se presentaba como “única salida”. La necesidad de pensar y proponer alternativas justamente es lo que da paso a que confluyan entidades y movimientos sociales en el Foro Social Mundial bajo la consigna “Otro mundo es posible”, el cual desde un primer momento contribuye, entre otros aspectos, a visibilizar y enlazar diversas causas sociales. Un compartir de reflexiones y experiencias, pero también propuestas de acciones. En este marco, los planteamientos por la democratización de la comunicación obtienen una importante resonancia.
Al iniciar el presente siglo, el continente es escenario de las luchas de resistencia al proyecto estratégico estadounidense de crear el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), teniendo como principal referente a la Campaña Continental contra el ALCA[7] que logra congregar a movimientos sociales, culturales, políticos y otros estamentos, cuyo accionar fue gravitante para el descarrilamiento de ese proyecto y para rescatar la perspectiva de la integración regional. Se trata de una campaña que, obviamente, se apoya en lo comunicativo, aunque básicamente sustentada en una lógica militante que conjuga movilización y reflexión, con un sentido descentralizado; pero que a la vez incorpora la causa de la democratización de la comunicación en los debates y la formulación de propuestas alternativas, con la particularidad que entra en juego la capilaridad social que tienen los movimientos en la reconstrucción de sentidos.

Desde los movimientos sociales
Para los sectores populares, los procesos de organización, participación y movilización han constituido históricamente la piedra angular para liberar su capacidad de expresión, rescatar su derecho a la palabra, sustentados en una interacción colectiva orientada a analizar y comprender la realidad para establecer identidades y sentidos comunes respecto a su accionar social transformador. De ahí que sus definiciones en materia de comunicación por lo general se han enmarcado en parámetros relativos a tales procesos.
Ante los cambios que se registran en el mundo contemporáneo, particularmente en lo que tiene que ver con la necesidad de articular lo local con lo global y el creciente peso de factores de la comunicación en todos los órdenes de la vida, que no es ajeno al impacto de las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) y cuya cara más visible y bondadosa es Internet, en las organizaciones sociales paulatinamente se registra un replanteamiento en este tema.
Si bien, por lo general, en las organizaciones sociales continúa prevaleciendo una orientación instrumental de la comunicación, circunscrita a la utilización del medio, del instrumento, no es menos cierto que al interior de ellas ya se habla de la formulación de políticas y estrategias de comunicación, de afinar y potenciar el discurso propio, del impulso a la capacidad de respuesta con el fortalecimiento de medios propios con más calidad y contemporaneidad, de la “apropiación” de Internet[8], del impulso de procesos de formación tanto para dirigencias como para los/as operadores, de la articulación de un nuevo tejido comunicacional antihegemónico, de la disputa de amplias audiencias, de la producción colaborativa de calidad, etc.
Es más, en el marco de estos replanteamientos igualmente está presente el criterio de que no basta ser beneficiarios de tal o cual política, sino partícipes en las orientaciones e implementación de éstas, lo cual plantea la necesidad de articular propuestas y desarrollar las capacidades de respuesta de manera colectiva, pues aisladamente ningún conglomerado está en condiciones de enfrentar por sí solo el gran desafío que se presenta en este momento histórico. Por lo mismo se está incorporando también una mirada hacia la integración de los pueblos en la región.
Y también hay susurros respecto a recuperar el sentido mismo de comunicación en tanto proceso social dialógico y participativo. Esto es, superar el predominante paradigma de la información (circunscrito a potenciar y multiplicar flujos desde el emisor al receptor), para rescatar el de la comunicación[9], que en ciernes es lo que históricamente han propiciado las expresiones de la comunicación alternativa y popular. Es más, señalando la conexión con ámbitos como la educación y la cultura, en tanto supone diálogo y construcción de sentidos comunes.
Vale precisar que si bien los medios hegemónicos no han logrado impedir que se ponga en cuestionamiento sus prerrogativas corporativas, eso no implica que hayan perdido el poder que han acumulado históricamente[10]. Sobre todo en el plano simbólico, pues vivimos un mundo mediático que se mueve bajo sus códigos, núcleo central de lo que se entiende por sentidos. Por lo que una perspectiva de cambios precisa asumir que la cuestión es de enfoques, no de herramientas.

Este texto corresponde a la introducción del libro Democratizar la palabra: Movimientos convergentes en comunicación, publicado por ALAI en enero de 2013 (ver completo en la parte inferior)

[1] Es muy ilustrativo el rol que jugaron los grandes medios, particularmente la televisión, en el golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez en Venezuela, el 11 de abril de 2002, por lo que diversos analistas coinciden en señalar que se trató de un “golpe mediático”.
[2] Inicialmente se registra el reconocimiento de derechos a los propietarios de los medios de difusión, luego a quienes trabajan bajo relaciones de dependencia en ellos, y, finalmente, a todas las personas, que la Declaración Universal de Derechos Humanos, en su Artículo 19, lo consigna como el derecho a la información y a la libertad de expresión y opinión.
[3] Este cambio de paradigma, sin embargo, poco o nada se ha traducido en políticas públicas. Lo que ha primado es la confrontación de los gobiernos con los empresarios mediáticos.
[4] Thompson, John (1999) The Media and Modernity, Cambridge (UK), Polito Press (traducción libre O.L.).
[5] Entrevista concedida a Leandro Fortes, de Carta Capital, “Entrevista Frank La Rue: Um direito universal”, 15/12/2012 , http://www.fndc.org.br/internas.php?p=noticias&cont_key=858887 (traducción libre O.L.)
[6] Esta campaña logra cumplir un papel destacado en la CMSI al promover un enfoque de derechos como alternativa a la visión tecnologista que primaba en la convocatoria de ésta.
[7] Esta campaña se nutre del acumulado de los procesos de recomposición organizativa de las fuerzas sociales que se desataron con la Campaña Continental 500 Años de Resistencia Indígena, Negra y Popular (1989-1992).
[8] Con Internet es la primera vez que las clases subalternas pueden acceder a una tecnología de punta en el plano de comunicación. Al decir de Noam Chomsky, en declaraciones al periódico mexicano La Jornada (19/09/04): "el uso de Internet, además de facilitar y agilizar la comunicación dentro de los movimientos sociales y entre ellos, se presta para restar el control de los medios establecidos. Esos son dos de los nuevos factores más importantes que han surgido en los últimos 20 años". Una iniciativa pionera en este plano es la Minga Informativa de Movimientos Sociales (http://www.movimientos.org) en la cual confluyen una decena de coordinaciones y redes sociales del continente en la perspectiva de construir “una agenda social en comunicación”.
[9] De hecho, hoy por hoy, se trata de un desafío universal, como anota Dominique Wolton al señalar que: “La revolución del siglo XXI no es la de la información, sino de la comunicación. No la del mensaje, sino de la relación. No de la distribución de información mediante técnicas sofisticadas, sino de las condiciones de aceptación, o rechazo, por parte de millones de receptores, todos diferentes y rara vez en sintonía con los emisores. Los receptores, destinatarios de la información, complican la comunicación. La información tropieza sobre la cara del otro. Se soñaba con la aldea global, pero se redescubre la Torre de Babel”. cf. Informer n’est pas communiquer, CNRS Éditions, París, 2009. El autor es Director del Instituto de las Ciencias de la Comunicación del Centro Nacional de la Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés) de Francia. (traducción libre de O.L.)
[10] De hecho, los medios no han perdido capacidad de gravitar incluso en el seno de gobiernos con los que las relaciones se mantienen tensas.

Fuente: ALAI

miércoles, 27 de febrero de 2013

El fiscal de la Cámara Federal se expidió a favor de la Ley de Medios

De esta manera, José María Medrano recomendó la confirmación del fallo del juez de primera instancia, Horacio Alfonso, que el 14 de diciembre pasado resolvió rechazar la demanda del Grupo Clarín. El dictamen ya fue enviado a la Sala I de la Cámara en lo Civil y Comercial, que ahora tiene la palabra
En línea con la postura del gobierno nacional, el fiscal en la Cámara en lo Civil y Comercial Federal, José María Medrano se pronunció hace dos días a favor de la constitucionalidad de dos artículos de la Ley de Medios que fueron cuestionados por el grupo Clarín.
Así lo indicaron fuentes judiciales, quienes precisaron que el dictamen ya está en poder de la Sala I de la Cámara en lo Civil y Comercial, a cargo de los jueces Francisco De las Carreras, Ricardo Guarinoni y María Susana Najurieta.
Esos magistrados deberán resolver sobre la validez constitucional o no de los artículos 45 y 161 referidos a la multiplicidad de licencias y al plazo para realizar la desinversión de medios, respectivamente, de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, objetados por Clarín.
Los voceros consultados señalaron que los jueces pretenden hacerlo en cuanto estén en condiciones, aunque no ponen plazos debido a lo voluminoso de la causa, que tiene 15 cuerpos.
Desde entonces, los dos artículos cuestionados están suspendidos para Clarín, debido a la aplicación de una medida cautelar que avaló la Corte Suprema.
En diciembre pasado, el juez civil y comercial federal de primera instancia, Horacio Alfonso falló a favor de la constitucionalidad de la Ley.
Clarín apeló y la Sala de Feria de la Cámara habilitó el receso judicial de enero para que se tramite el expediente, mes en el que las partes presentaron sus apelaciones y se contestaron mutuamente.
Así, en los últimos días, la Sala I de la Cámara siguió los procedimientos y solicitó la intervención del fiscal Medrano, quien depende de Alejandra Gils Carbó, la procuradora general que hoy pidió terminar con los "lobbies oscuros que mueven los hilos" de la Justicia.
La Corte rechazó en diciembre pasado un pedido de 'per saltum' del Gobierno para que se avoque a tratar la causa directamente sin que lo haga la Cámara y le pidió a ese tribunal "que se expida dentro de la mayor brevedad posible".
Igualmente, una vez que esta instancia resuelva la constitucionalidad o no de la Ley, será la Corte Suprema la que deba tratar de manera definitiva el expediente.
Asimismo la Cámara informó que mañana se llevará a cabo el sorteo para disponer el orden de votación de los magistrados De las Carreras, Najurieta y Guarinoni.
Fuente: TelAm

Inauguran "Trauwleiñ To Kom", radio Mapuche - Tehuelche de la Patagonia

En la ciudad de Esquel se inaugura formalmente la FM “Trauwleiñ To Kom” 89.7, “Nos Estamos Juntando Todos”

La Coordinadora de Comunidades y Organizaciones Territoriales y Urbanas Mapuches Tehuelches “Trauweleiñ To Kom” que nuclea alrededor de 30 comunidades de la zona , ha informado que el acto de Inauguración de Radio “Trauweleiñ To Kom 89.7” se realizará hoy en la ciudad de Esquel.
Esta FM, se convierte en la primera Radio Indígena Mapuche Tehuelche de la Provincia de Chubut en el marco de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual ley 26.522 .
El logko de la comunidad Aldo Cayulef señalo que: “Venimos desde antes que se modifique la ley de medios en la Argentina; y ahora, habiendo ganado ese derecho, nos responsabilizamos y lo ejercemos desde nuestros territorios en un trabajo en conjunto con el Estado nacional, las comunidades y como Pueblos Originarios, “Trauwleiñ To Kom” no solo es un nombre, sino que engloba un gran significado que describimos como “Nos estamos juntando Todos”.
Por su parte integrantes de la coordinadora de comunicación audiovisual indígena de argentina CCAIA señalaron que se ha acompañado desde el inicio el proyecto político comunicacional de contar con un medio propio que pueda expresar el pensamiento, sentir y realidades de las comunidades de esa zona de Chubut.
Al acto de inauguración contará conla presencia de autoridades locales , como intendencia y presidente del barrio en el que se encuentra el medio , así como autoridades provinciales y nacionales del AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual),de la CNC (Comisión Nacional de Comunicaciones) y del INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas).
Fuente: CCAIA
Ver anterior: "Trauwleiñ To Kom", próxima radio Mapuche en Chubut

Versiones y presiones apuran el pase de Marcelo Tinelli

Ver anteriores: Marcelo Tinelli vuelve a Telefe, ¿con ayuda de Cristóbal López?, El pase de Marcelo Tinelli en un año electoral, 160 millones anuales: El pase de Tinelli a Telefe

martes, 26 de febrero de 2013

160 millones anuales: El pase de Tinelli a Telefe

Ver anteriores: Marcelo Tinelli vuelve a Telefe, ¿con ayuda de Cristóbal López?, El pase de Marcelo Tinelli en un año electoral

¿Más voces? AFSCA ya le otorgó 10 FM’s a un empresario santarroseño

La Administración Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) le otorgó una nueva licencia de radio FM a un abogado santarroseño. Ya tiene diez emisoras. Sin embargo, a la mayoría no las ha puesto en funcionamiento
La AFSCA le dio la décima licencia de frecuencia modulada a Marcelo Otiñano. Esta vez, en la localidad de Catriló. La radio debe instalarla en el 97.5 del dial, según se publicó recientemente en el Boletín Oficial de la Nación.
Otiñano es el actual secretario de la Cámara de Radiodifusores de La Pampa. Parece tener una debilidad: el 97.5 del dial. En ese sector -o muy próximo, como el 97.7- también tiene licencias en otras localidades.
La de Santa Rosa, llamada FM Libertad, es la única de sus radios que cuenta con habilitación definitiva y, por ende, con autorización para vender publicidad.
A su vez tiene licencias con autorización para realizar transmisiones de pruebas en Realicó, Victorica e Intendente Alvear, según informaron desde la AFSCA al ser consultados por Diario Textual.
En tanto, posee licencias -aunque sin haberlas puesto en funcionamiento- en 25 de Mayo, Eduardo Castex, General Acha, General Pico y Macachín, siempre según las fuentes oficiales consultadas por este diario.
Algunas de esas licencias deberían haber caducado: es que las emisiones de prueba expiran al año y, en la mayoría de los casos -a excepción de Catriló, obtenida recientemente- el plazo ya se venció.
Otiñano, al tener todas las radios en el 97.5 o su cercanía del dial, pretende construir "una red" de radios, dijo un empresario radial que pidió no ser identificado.
El principal cuestionamiento radica en que durante años nunca puso en funcionamiento la mayoría de esas radios. Y ahora la AFSCA, pese a esos incumplimientos, sostiene que "cumple con los requisitos" y lo premia con otra licencia.
Según dijeron desde la AFSCA, el expediente de Catriló se inició en 2006. Las nuevas autoridades de la Afsca, tanto las de Buenos Aires como las de Santa Rosa, no tuvieron casi participación, según aseguraron esas fuentes. Lo cierto es que la autorización la firmó Martín Sabatella, el nuevo presidente del organismo.
También buena parte de las radios de Otiñano incumplen con la nueva Ley de Medios, con respecto a la programación propia. Pero hay un punto a favor del empresario: la radio de Santa Rosa históricamente retransmitió la AM Continental y en el último mes ha incluido más programación propia.
Fuente: Diario Textual

El pase de Marcelo Tinelli en un año electoral

La ida de ShowMatch del canal de aire más opositor a otro canal de aire con tanta cuota de pantalla como el Trece, es un tema político
Por: Eduardo Anguita
Sería interesante, en un año donde muchos encuestadores tendrán trabajo, hacer un estudio de opinión pública para saber cuánto pesa en el imaginario social, por ejemplo, la solución del conflicto docente y cuánto la posible mudanza de Marcelo Tinelli a la pantalla de Telefe. No se trata de una investigación para demostrar la insoportable levedad del ser. Para nada. Esa no necesita cuantificación ni millones de pesos.

Convengamos, al menos a efectos de esta nota, que el entretenimiento puede convivir con los temas profundos. Es más, que para sobrevivir a las penurias y a los compromisos, es imprescindible divertirse. Pero el pase de ShowMatch del canal de aire más opositor a otro canal de aire con tanta cuota de pantalla como El Trece es un tema político. Es más, convoca a preguntarse muchas cosas. Entre ellas, cuánto tiene de común un programa como ShowMatch con un proyecto de transformación donde se rescatan los Derechos Humanos, el respeto a la condición de la mujer, de los trabajadores o los jubilados. Porque, convengamos, el pase de El Trece a Telefe es sin duda una jugada alentada por el kirchnerismo desde una perspectiva electoral. No ética, no de identidad política. Pero, ¿se pueden separar una cosa de la otra? Quien escribe estas líneas no tiene una respuesta unívoca, pero considera conveniente pensar al respecto.
La operación puesta en marcha consiste en algo que para el mundillo de los medios es una cuestión mayor: Tinelli y sus Ideas del Sur dejarían el vínculo con Adrián Suar y por lo tanto con Héctor Magnetto en el año donde se concretaría el ansiado 7D. O, en todo caso, lo que no se dio del 7D y que en pocos meses debería resolverse, como es la adecuación de licencias del grupo a la nueva ley.
Cabe recordar que el vínculo de Tinelli con El Trece arrancó el 1º de enero de 2006, cuando nadie pensaba que Néstor Kirchner iba a poner en marcha con rigor la pelea por una nueva Ley de Medios. Lo definió con crudeza y cierta ironía Carlos Kunkel al ser entrevistado por La Nación hace unos días: "Era un acuerdo que teníamos y se basaba en la presencia del jefe de Gabinete y porque habían prometido ponerse en regla con el ordenamiento jurídico argentino. El especialista en eso era el representante de Magnetto en nuestro gobierno, el doctor Alberto Fernández; cuando se produjo la fractura, él optó por quedarse con el Grupo. Yo no lo critico."
Pero, claro, llegó la 125, el levantamiento de sectores medios de la mano de la Sociedad Rural y el alineamiento cerril del Grupo Clarín y de La Nación con el intento más serio de desalojar al gobierno de Cristina. Y también llegaron los efectos de la crisis financiera internacional que produjeron, desde principios de 2009, tanto incertidumbre como retroceso económico. En ese contexto, en las elecciones legislativas de junio de ese año, el kirchnerismo hizo una magra cosecha. El fantasma de las imitaciones en ShowMatch durante los meses previos a los comicios debe rondar la cabeza de quienes se ocupan de las campañas de 2013. Francisco de Narváez sintió que tocaba el cielo con las manos contorneándose al son del reggae y soltando frases huecas como "quereme – querete –alica–alicate". El problema no es lo que sentía De Narváez, sino los resultados: De Narváez –en alianza con Felipe Solá– obtenía el 34,6% de los votos, algo más que las listas del Frente para la Victoria, donde estaban Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa. Si alguien se pregunta si se produjo un cambio en la cultura política en la Argentina de estos últimos diez años tendrá que bucear en Derechos Humanos o políticas sociales pero no en estrategias y armados electorales.

El pase de Marcelo. Nacido en Bolívar en 1960, de padre y abuelo vinculados a los medios, Tinelli llegó a Radio Rivadavia cuando además de cara de pibe, era pibe. Alberto Badía le hizo luego un lugar en la tele y a partir de ahí todo fue ascenso, quedando como conductor en Canal 11 luego rebautizado Telefe. Armó su propio juego empresario. Rápido de reflejos, en 1995 se abrió enseguida del despojo de Radio Municipal consumado por Carlos Menem a favor de Daniel Hadad, el ex juez Oscar Salvi. Tinelli integró el consorcio pero se retiró y en 1997 hizo su propia empresa. Diez años después, ya con Kirchner en el gobierno y con Hadad en Canal 9, Tinelli pasó sus programas al canal fundado por Alejandro Romay. El empresario que se sumaba a ese pase de Telefe al Nueve era Raúl Moneta. El Nueve había quedado en manos del CEI, un grupo donde convivían Telefónica, Moneta e inicialmente el Citi. Telefónica tuvo que ceder el Nueve pero Moneta seguía siendo parte de aquel entramado. Hoy Moneta no está retirado ni de los medios ni de las finanzas, hace buenos negocios con China y explota varios pozos petroleros en La Pampa y Mendoza.
Tinelli no sólo es rating y talento televisivo. Arma la maratón anual de Bolívar, fundó un club de vóley y es vicepresidente de San Lorenzo desde hace unos meses. Aunque se ocupó de aclarar que "todavía no está firmado", Tinelli hizo un precontrato con Telefe para empezar de inmediato. Acordó un dinero con el canal y se sentó con la gente de Cristóbal López para asociarlo a Ideas del Sur. No es preciso aclararlo, el chubutense López empezó en los noventa con el transporte de combustibles con Diego Ibáñez y luego, su buena sintonía con el kirchnerismo le permitió tener un verdadero emporio del juego, además de acrecentar su participación en el negocio petrolero. La novedad, este año, es que compró el paquete de medios de Daniel Hadad. López fue el encargado de que Samuel Gelblung pasara de Radio Mitre a la Diez y a C5N. Ahora, colabora con este pase de Tinelli.
Entre las máximas autoridades de Telefé, por estas horas, hay reparos a dar por finalizada la operación. La explicación es sencilla: a último momento el exitoso conductor puede recibir una oferta de esas que no pueden rechazarse por parte de Suar y Magnetto. Está claro: el kirchnerismo quiere tener cerca a Tinelli porque es un año electoral y para Magnetto sería un pérdida importante en un año donde la aplicación de la Ley de Medios puede dejar al Grupo Clarín entre las cuerdas. La verdad, creer que Tinelli deba pensar en otra cosa que su propio provecho sería una estupidez. A un exitoso empresario y conductor de medios como Tinelli debe importarle su propia carrera y no lo que otros esperan de él o pretendan sacar provecho de su imagen con otros propósitos, electorales en este caso.

Las dos caras de la moneda. Si se acepta, como cree este cronista, que ningún gobierno en estos 30 años de continuidad democrática hizo tanto por cambiar las cosas, debería aceptarse que para poder profundizar los cambios necesita masa crítica. Eso se logra, entre otras cosas, con eficaces campañas electorales. Campañas que no son publicidad política solamente, sino jugadas que permitan, al mismo tiempo, neutralizar fuerzas adversarias y potenciar las propias. Fenómeno. Pero a ese razonamiento resultadista se le pueden formular algunas preguntas incómodas.
Dos preguntas desde el punto de vista de la política comunicacional.
La primera es por qué no se avanzó en nada en la convocatoria a las nuevas voces en la televisión. No es Depor.TV, recientemente anunciado por la Presidenta, un canal que exprese el espíritu de la Ley de Medios. Nuevas voces significa espacio para las madres que luchan contra el paco, o las mujeres que sufren violencia de género, o canales para jóvenes. Está pendiente por parte del AFSCA retomar la convocatoria al concurso de licencias para los canales de televisión. Con fecha 24 de julio pasado, la autoridad emitió un comunicado que decía: "La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual dispuso reelaborar los pliegos de bases y condiciones para los concursos públicos de televisión digital abierta que oportunamente fueron confeccionados, buscando adaptarlos en su factibilidad técnica y en coordinación con las exigencias del ámbito internacional. Los nuevos pliegos darán respuesta a las observaciones y consultas de los futuros licenciatarios, especialmente del sector no comercial. Por eso, el concurso implementará un nuevo procedimiento donde prime una visión federal e inclusiva. También se reducirán los valores de los pliegos para el sector sin fines de lucro para evitar, de esta manera, que se reproduzca a escala aun más amplia la concentración actualmente existente. El esfuerzo del organismo está consagrado a consolidar al sector no comercial, prioridad de la nueva ley, y luego avanzar con los sectores comerciales. En todos los casos, además, se procurará fomentar la incorporación de señales en alta definición de acuerdo a las tendencias que se registran a nivel mundial. En un plazo no mayor a 30 días, se darán a conocer las bases y condiciones y, dentro de los próximos 120 días, se aprobará el cronograma, con los días y los horarios para la apertura de los actos públicos." Bueno sería retomar esto. Los plazos están vencidos.
La segunda objeción es más abstracta pero no menos preocupante. Buena parte de la sociedad, en especial aquella porción que apoya al gobierno, comprendió cabalmente lo nocivo que resulta la manipulación informativa por parte de un grupo monopólico como Clarín. Una gran parte de quienes entienden eso, tampoco gustan de ver cómo la televisión privada tiene como alternativa a Clarín a grupos empresariales que no tienen diferencias de fondo con Clarín. Tienen, sí, menos poder, pero eso no es una diferencia suficiente como para pensar que están comprometidos por voluntad propia con una sociedad más plural y más equitativa.
Como se avecina un período electoral donde se van a discutir, sin dudas, de dónde salen los recursos y sobre qué sectores económicos y sociales tienen que caer las cargas fiscales para generar esos recursos públicos, la discusión de los medios y las campañas no puede quedarse en las ventajas o desventajas. Hay que ir al fondo.
Fuente: Diario Tiempo Argentino
Ver anterior: Marcelo Tinelli vuelve a Telefe, ¿con ayuda de Cristóbal López?

lunes, 25 de febrero de 2013

El ‘boom’ del periodismo de marca: "Un territorio suyo y vallado”

Multinacionales como Coca-cola, HSBC o Intel lanzan sus propias webs de noticias
Por: Fernando Barciela
A Fortune, Wired y otras publicaciones económicas o de tecnología le están saliendo competidores gigantes. Convertidas en editoras de prensa digital, grandes compañías multinacionales han desembarcado en el mundo de los medios de comunicación. Es el llamado brand journalism, o periodismo de marca, un fenómeno en pleno auge. Entre 2011 y 2012, algunas de las firmas más potentes del mundo han creado portales informativos situados ya en el podio de los más influyentes, visitados y citados. Son webs tecnológicas como The Network (propiedad de Cisco), CMO (Adobe) o Freepress (Intel), financieras como The Financialist (Credit Suisse) o de negocios como Businesswithoutborders (HSBC). A ellas habría que añadir el Openforum, de American Express, o el nuevo site corporativo de Coca-Cola, reconvertido el año pasado, según el propio The New York Times, “en una auténtica web de noticias”, Coca-Cola Journey.

El nuevo fenómeno no tiene nada que ver con las revistas de empresa de toda la vida. Estamos ante portales informativos accesibles a escala global (escritos en inglés), dotados de una oferta informativa similar y hasta superior a la de publicaciones tradicionales, actualizados a diario, con un diseño excelente y con redacciones y colaboradores de primera línea. Coca-Cola da empleo a 44 personas en su web, entre redactores fijos y colaboradores, además de profesionales de otras áreas de la compañía. “Entre nuestros colaboradores”, explica un portavoz de Credit Suisse, editor de The Financialist, “hay analistas, banqueros, economistas y ejecutivos, así como colaboradores externos”. Cada uno de estos nuevos portales busca su nicho. Openforum, de American Express, se especializa en emprendedores y pymes. “Nuestra misión”, explica el portal, “es ser una comunidad online para intercambiar opiniones y asesoramiento de los expertos en el desarrollo de pequeños negocios”. Actualizada a diario, la web tiene centenares de artículos y vídeos sobre tecnología, marketing, estilos de vida, gestión financiera e innovación. Algunos de los últimos artículos tratan temas como los sueldos de los directivos o estrategias para salir a Bolsa.
CMO, de Adobe, uno de los portales de brand journalism más antiguos (lanzado en 2009), trata temas de marketing, sobre todo online. Sus archivos acumulan 4.000 artículos y entrevistas con expertos y directivos. Hay foros, estadísticas y herramientas de consulta a expertos. Los editores, que presumen de que CMO es el portal más importante del mundo en marketing, explican que su material se obtiene de unas 100 fuentes de primera línea en la industria. Web ofrece a los profesionales la posibilidad de publicar sus artículos.
FreePress, de Intel, se presenta como “un portal de noticias” enfocado a “la innovación y la industria de la computación”. Esta semana se podía leer ahí sobre la revolución de la vida cotidiana en China, los nuevos sensores, los pioneros de Silicon Valley o los robots que visitaron la feria CES de Las Vegas.
Otro de los destacados es Businesswithoutborders, del banco HSBC, con más lectura que la habitual en Fortune o Forbes y acuerdos de suministro de información con The Wall Street Journal o The Economist Intelligence Unit. Esta semana traía historias sobre las estrategias de Ikea, la expansión mundial de Netflix, el comercio de EE UU con Europa, los secuestros en Latinoamérica o las inversiones de Warren Buffet en India. Tiene secciones de oportunidades de negocios, economía internacional, fichas-país, análisis elaborados por el banco, vídeos con testimonios de empresarios y un archivo con decenas de categorías, desde materias primas hasta finanzas, sanidad o moda.
También The Financialist, de Credit Suisse, lanzado en mayo del año pasado, se ha centrado en negocios y economía. Esta semana se podían leer artículos sobre “los 10 primeros inversores en I+D en el mundo”, “La Superliga de fútbol china” o los seis primeros meses de Rusia en la OMC, además de reseñas de libros. “Todos los días colgamos dos o tres artículos nuevos”, explica un portavoz.
¿Cuál es la explicación de que estén saliendo todos estos portales en plena crisis de los medios convencionales? Según las empresas, porque disponen de una ingente cantidad de información e historias que quieren compartir con la gente, clientes, proveedores, inversores… Los expertos citan, sin embargo, otra causa: la búsqueda de una cierta complicidad con los lectores. Pero complicidad ¿para qué? “Para mejorar su reputación y relación con el entorno”, afirma Javier Oliver, profesor de publicidad en IESE. “Si consigues que la gente visite el portal y se identifique con tus contenidos, mejoras tu imagen entre ese público”.
Se trata, además, de llegar directamente al público. Los teóricos del brand journalism no ocultan que las empresas están produciendo y emitiendo sus propios mensajes —a través de la web, las redes sociales…— para conectar con sus clientes y hurtarse a la intermediación de los medios convencionales. “En lugar de limitarte a comunicar, lo que hacen con estas webs es crear un territorio suyo y vallado”, explica Borja Puig de la Bellacasa, consejero delegado de Ogilvy Comunicación.
El fenómeno se ha visto impulsado por la fragmentación de los medios, que dificulta la tarea de los publicitarios y agentes de relaciones públicas y reduce también la fortaleza de los convencionales. Todo lo cual lleva a que, según explica Enrique Dans, profesor de tecnologías de la información en IE Business School, “lo que está sucediendo sea normal”. En su opinión, “la nota de prensa es una herramienta de comunicación que ya no es útil para las empresas”. Antes de la aparición de estas webs de noticias, prosigue, “muchos CEO ya venían utilizando sus blogs para comunicarse con el público y compensar informaciones desfavorables. Fue así como Bob Lutz, presidente de GM, logró contrarrestar artículos contra él aparecidos en The New York Times”. Y lo que está claro es que estas nuevas webs pueden cumplir ese tipo de funciones, en caso de necesidad, con más eficacia que los blogs utilizados hace años.
¿Son estos portales una amenaza para las empresas periodísticas? Oliver, del IESE, considera que sí. También la revista Scoop advertía de que “si bien no tienen aún el caché de los medios tradicionales, estos portales tienen dinero para pagar profesionales y mucha capacidad para generar material solvente”. La merma sobre la prensa más especializada puede ser grave. “Si Goldman Sachs decide sacar un portal sobre futuros o materias primas, no tendría competencia”, apostilla el profesor de IESE. También Puig de la Bellacasa reconoce que la expansión del brand journalism, que, dice, “acabará llegando a España en cuanto se recupere la economía”, es un peligro para los medios tradicionales. “Son una nueva competencia, y no hay que olvidar que están hechos por periodistas y bajo esquemas periodísticos”.
Fuente: Diario El País

Ley de Medios: piden al fiscal Medrano que se expida sobre su constitucionalidad

El fiscal ante la Cámara en lo Civil y Comercial federal, José María Medrano, recibió la causa promovida por el grupo Clarín contra la Ley de medios Audiovisuales y ya trabaja en un dictamen sobre su constitucionalidad para que el tribunal pueda expedirse, informaron fuentes judiciales
El expediente fue enviado al fiscal por la Sala I de la Cámara, que integran los jueces Francisco De las Carreras, Ricardo Guarinoni y María Susana Najurieta, para que se expida sobre la constitucionalidad de los artículos 45 y 161 de la norma objetados por el grupo multimedios.
Fuentes judiciales dijeron que los jueces resolverán "en cuanto estén en condiciones de hacerlo, pero no ponen plazos", dado el volumen de la causa, que tiene quince cuerpos.
La causa fue abierta en septiembre del 2009, un mes después de que el Congreso sancionara la ley, y mantiene bloqueada su aplicación plena merced a sucesivas medidas cautelares.
La última cautelar fue dictada por la Cámara a fines de diciembre, luego de un fallo de primera instancia en que el juez Horacio Alfonso resolvió la constitucionalidad de los artículos referidos al máximo de licencias permitidas y el plazo para desprenderse del excedente.
Durante el receso de enero, la sala de feria de la Cámara habilitó la tramitación del expediente a pedido del Gobierno, que reclamó la medida para agilizar el trámite y dejarlo en condiciones de enviárselo al fiscal Medrano, como acaba de ocurrir.
Por otra parte, la Corte Suprema de Justicia rechazó en diciembre pasado un pedido del Poder Ejecutivo implementar un "per saltum" y avocarse al expediente pero le pidió a la Cámara "que se expida dentro de la mayor brevedad posible".
Luego de que la Cámara Civil y Comercial federal se expida, la causa sobre la Ley de Medios podrá ser tratada por la Corte Suprema.

La Causa
El expediente se inició cuando el Grupo Clarín objetó en septiembre de 2009 los artículos 45 y 161 referidos a la multiplicidad de licencias y al plazo para realizar la desinversión de medios, respectivamente, de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
Desde entonces, los dos artículos cuestionados están suspendidos para Clarín, debido a la aplicación de una medida cautelar que avaló la Corte Suprema.
En diciembre pasado, el juez civil y comercial federal de primera instancia, Horacio Alfonso falló a favor de la constitucionalidad de la Ley.
Clarín apeló y la Sala de Feria de la Cámara habilitó el receso judicial de enero para que se tramite el expediente, mes en el que las partes presentaron sus apelaciones y se contestaron mutuamente.
Así, en los últimos días, la Sala I de la Cámara pidió la intervención del fiscal Medrano.
Fuente: Agencias TelAm y DyN

"Google y Facebook son usados para hacer inteligencia"

jueves, 21 de febrero de 2013

Marcelo Tinelli vuelve a Telefe, ¿con ayuda de Cristóbal López?

El conductor recibió una jugosa oferta del canal de las pelotas para recibirlo en su grilla de programación, además de la venta del 100% del paquete accionario de Ideas del Sur (junto a las acciones del Grupo Clarín) al empresario Cristóbal López. Conflictos con El Trece
TelAm publica: El exitoso conductor y productor Marcelo Tinelli reflexiona por estas horas en su finca "La Boyita", en Punta del Este, si acepta la jugosa oferta que recibió de Telefe o si renueva el contrato -que finalizo en diciembre de 2012- con El Trece, con cuyas autoridades se encuentra "muy molesto" por temas que tienen que ver con la programación.

Fuentes cercanas al hombre de Bolívar reconocieron a al agencia de noticias TelAm que Tinelli, en Punta del Este, donde esta vacacionando, recibió hace 15 días una oferta de parte de Tomás y Gustavo Yankelevich para pasar a Telefe, que le resultó muy tentadora por diversos motivos.
"El motivo más tentador es que el Canal lo conducen Tomás y Gustavo que son amigos personales de toda la vida de Marcelo, hay mucho afecto de por medio y Tinelli siente que donde estén los Yankelevich siempre habrá un hogar para él y para Ideas", explicaron en el entorno del exitoso productor.
Además, en Ideas del Sur revelaron que Tinelli no renovó su vínculo con el Trece, que finalizó el 31 de diciembre de 2012, y que los productos de Ideas del Sur salen al aire por esa pantalla, sin ningún papel firmado.
Otro motivo que sostienen las ganas de una mudanza es el deterioro de las relaciones entre Tinelli y el gerente de Programación de canal 13, Adrián Suar, por decisiones que adoptó este último que afectaron a los productos de Ideas del Sur.
"En el día y horario que se iba a emitir 'Soñando por cantar', que el año pasado fue un exitazo, el canal puso al 'Artista del año' que es de otra productora y encima es un fracaso de rating, a punto tal que cada vez lo dan más tarde, casi que lo esconden en la grilla", señalaron.
El "Artista del año" conducido por Mariana Fabbiani tiene un promedio de apenas 4,5 puntos, que resulta muy bajo para el prime time de un canal líder y ya fue corrido de horario varias veces. Mientras que el reality de talentos "Soñando por Cantar", que conduce Mariano Iúdica con Patricia Sosa, Alejandro Lerner, Valeria Lynch y Oscar Mediavilla se estrenó hace un par de viernes y tiene un rating de 12 puntos, según Ibope.
El año pasado "Soñando..." terminó convirtiéndose en un éxito, al punto que fue un punto fuerte del prime time en los primeros meses del año y además recorrió las principales provincias y ciudades del país, con alta asistencia a los galas, que eran gratuitas. La otra arista de la discordia tiene que ver con la decisión del canal de presionar a Tinelli para que finalice el ciclo vespertino diario "Este es el show" para cambiarlo por un magazine de información general.
Ideas del Sur accedió al cambio y lanzó "Dale la Tarde" con Florencia Peña y Mariano Iúdica, que solo pudo cumplir con su cometido durante un par de semanas y luego de su bajo rating de 5,4, volvió a su formato de programa de chimentos y cocina de todo lo que sucede en "ShowMatch".
Hace una semana Florencia Peña, disconforme con el cambio de rumbo, dejó el ciclo y hoy lo que se puede ver en la pantalla es a Mariano Iúdica conduciendo "Este es el show", disfrazado de "Dale la tarde". "Nosotros no queríamos dejar de hacer un programa de espectáculos y de chimentos, que siguiera lo que sucede en ShowMatch y en otros programas del canal, pero Suar insistió y ahora el fracaso, que en realidad se le ocurrió a ellos, nos lo comemos, nosotros", resumieron en la conexión Bolívar-Punta del Este.
Por el lado de El Trece, Adrián Suar afirmó públicamente que esperaba cerrar el contrato con Tinelli entre fines de febrero y principios de marzo, aunque las negociaciones comenzaron en
noviembre de 2012. En las negociaciones no solo participan Suar y Pablo Codevilla, sino también altos jerarcas del Grupo Clarín como Lucio Pagliaro y Jorge Rendo, mientras que Tinelli lo hizo ayudado por su 'mano derecha' Fabián Scoltore y su abogado Carlos Fontán Balestra.
Las negociaciones se trabaron por la llegada de la oferta de Telefe y por la negativa del Trece a cederle más horas en pantalla a los productos de Ideas del Sur, aunque también señalan que Tinelli habría pedido que el Grupo Clarín le compre un 20 por ciento más de Ideas del Sur, que sumaría al 30 que ya posee. La oferta de Telefe incluye la compra por parte del canal del 50 por ciento de Ideas del Sur, poner a disposición de Tinelli las horas que desee a la tarde de lunes a viernes, los sábados y los domingos para todos sus productos.
Además, Telefe tiene dos puntos a favor, el excelente vínculo de Tinelli con la familia Yankelevich, que justamente Gustavo, ex gerente de la emisora, veranea en Punta del este, a pocos minutos de la finca del hombre de Bolívar, y que Telefe lidera el rating desde hace 13 meses.
La llegada de Tinelli además le permitiría a Telefe recuperar a Susana Giménez, quien sigue la negociación también desde Punta del Este y que podría aceptar volver con un ciclo diario si Tinelli la acompañara con "ShowMatch" en el prime time. Luego de terminar un mal 2012, en el que perdió durante los 12 meses con Telefe, en Canal 13 el horizonte se ha ensombrecido ante la eventual salida de Tinelli, por eso sus directivos trabajan arduamente para convencer al hombre de Bolívar para que permanezca dentro del Grupo Clarín, un grupo de medios donde nunca supieron cómo tratarlo, en una relación siempre incómoda.
Jorge Héctor Santos publicó en U24
A fines de 2012, Marcelo Tinelli firmó un contrato por 3 años con Canal 13/Artear/Grupo Clarín, cuyos voceros dijeron que el acuerdo había ocurrido sin conflictos y en una llamativa calma, considerando que había sido una temporada desastroza: Tinelli fue derrotado regularmente por la programación de Telefe y mucho se habló de que su modelo de ShowMatch se encontraría agotado. Toda la atención que consiguió el oneroso Tinelli fue gracias a su incursión en el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, y sus andanzas sentimentales.
En estos días, Tinelli planifica su temporada 2013, desde Ideas del Sur, la productora que comparte con Artear/Grupo Clarín y que funciona como proveedora cautiva de programas para Canal 13. En principio, Tinelli tiene previsto regresar a escena en abril. Mucho se habló de que volvería a lo que fue un éxito de 2013, el Gran Cuñado, que tantos disgustos le provocó por entonces a los Kirchner -con quienes hasta entonces había intimado-, y ocurrió que Néstor Kirchner hasta culpó a ese subproducto de ShowMatch por la derrota que sufrió en las urnas, a manos de Francisco de Narváez, en la Provincia de Buenos Aires.
Todo indica que en esta ocasión, el Frente para la Victoria no quiere correr riesgos y, además, llegó a la conclusión de que Tinelli está en oferta, es un saldo en la estantería del show-business. Al menos esa fue la conclusión de Cristóbal López, sanlorencista como Tinelli: en el club de Boedo se ha deslizado el rumor de que a fin de año el conductor pretendería dejar todo, dando un paso atrás, posibilidad que tiene sobre ascuas a quienes confían en el dinero y las relaciones de Tinelli para impedir que el azulgrana termine en la B Nacional. ¿Y en la TV qué planes tiene Tinelli? ¿Cómo piensa sobrellevar el riesgo cierto de volver a perder cada día ante Telefe, lo que supondría dejar de ser un winner para pasar a la categoría de loser?
De pronto, y sorpresivamente, ha ocurrido algo que sorprendió a muchos, comenzando por Grupo Clarín: el divo comenzó a operar entre periodistas del espectáculo, amigos y otras relaciones, que cuenta con una oferta de Cristóbal López/Grupo Indalo por el 100% del paquete accionario de Ideas del Sur: sus acciones y las de Grupo Clarín (33%).
La oferta no ha sido formalizada por escrito a Grupo Clarín pero Tinelli desliza su firme intención de vender su porción, lo que obligaría a Grupo Clarín, para no terminar de socio de Cristóbal López. Tinelli le está imponiendo a Grupo Clarín una decisión personal suya, aunque todavía no es oficial.
Personal de Grupo Clarín que trabaja en Ideas del Sur conoció la situación por gente vinculada a Tinelli, que manifestó que Cristóbal López llevaría a la nueva Ideas del Sur/Tinelli a las pantallas de Telefe y Canal 9.
Debe recordarse que Telefe y Canal 9 fueron, en los años '90, canales vinculados entre sí porque tenían el mismo dueño: Telefónica/CEI Citicorp Holdings. En esos tiempos, Canal 9 se llamó Azul TV. Hoy día Canal 9 funciona más bien como un satélite de la TV pública pero ahora se especula con una coordinación con Telefe. No se entiende cómo se interpretaría en el marco de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual pero es el rumor que ha llegado a Grupo Clarín, desde su participada Ideas del Sur.
El objetivo sería lograr más pantalla para los mensajes que el Frente para la Victoria necesita instalar en el difícil año electoral. Así, Ideas del Sur, tal como sucede hoy día con C5N, comprado por Cristóbal López a Daniel Hadad, sería una boca de expendio de la propaganda cristinista.
Marcelo Tinelli para Todos (y Todas) implica que, en un año electoral, el divo de la TV trabajaría, de concretarse la operación que él mismo pregona -aunque no presentó por escrito a Grupo Clarín-, obteniendo votos para el Frente para la Victoria, una posibilidad que siempre esbozó su gerente general, Fabián Scoltore, tan cercano a Julio De Vido.
El regreso de Marcelo Tinelli a Telefe parece ser un hecho, según Television.com.ar. La movida se venía anunciando desde hace varios días, pero el medio porteño anunció este jueves que las negociaciones entre el conductor de ShowMatch y las autoridades de El Trece habrían finalizado sin arreglo para ambas partes. Mientras tanto, la oferta del canal de las pelotas habría estado en la mesa del mandamás de Ideas del Sur desde el mes pasado, a la espera de una definición.
Siempre según el medio porteño, que maneja tres fuentes vinculadas con la noticia, Marcelo Tinelli se mudaría de canal con todos los programas de la factoría de su productora, que recordemos, son varios. En ese marco, trascendidos indican que la oferta había venido de manos del empresario Cristobal López. El contrato artístico de Tinelli, que se había iniciado con su pase desde Canal 9 en 2006, venció el último día de 2012.
Según cita Television.com.ar el gobierno nacional habría impulsado el cambio. “Y tiene bastante sentido. Sin dudas que en su pelea con el Grupo Clarín, que Tinelli no esté en El Trece lo beneficia y mucho”, sugiere la fuente aludida.
Si bien todavía no hay confirmación oficial de los implicados, el traspaso estaría garantizado en un 99%.
La posible llegada del ex periodista deportivo a Telefe genera algunas incógnitas en cuanto a la continuidad del director Sebastián Ortega, quien hace unos meses se distanció del conductor debido a que inició un romance con su exesposa Guillermina Valdes.
Sin embargo, según el portal, las autoridades del canal de las tres pelotas ya le habrían comunicado a Ortega sobre esta vuelta, por lo que se desconoce la determinación que tomará el hijo de "Palito".
La Politica Online: Cristóbal López a punto de comprar Ideas del Sur y mudar a Tinelli a Telefé
El zar del juego kirchnerista es el ariete para concretar una de las jugadas mediáticas más audaces del kirchnerismo: Sacarle a Canal 13 su motor de audiencia. Esta a punto de cerrar la compra de Ideas del Sur y si lo logra empujaría la mudanza de Marcelo Tinelli a Telefe
Cristóbal López está a punto de dar un segundo batacazo en los medios, luego de haber concretado el año pasado la adquisición del grupo de Daniel Hadad. Por estas horas se encuentra muy cerca de cerrar con Marcelo Tinelli la adquisición de su productora Ideas del Sur.
Concretaría así un golpe muy fuerte para el grupo Clarín –socio minoritario de Tinelli en la productora-, que se completaría forzando la migración del conductor estrella de la Argentina a la pantalla de Telefe. La jugada no es casual: el canal de Telefónica hoy goza de tal cercanía con el kirchnerismo que no sólo es le medio que más pauta oficial recibió en el 2012, sino que además el AFSCA le permite seguir operando sin problemas pese a que su composición accionaria viola de manera flagrante la Ley de Medios.
La relación de Cristóbal López con Tinelli no es nueva. De hecho, el zar del juego era uno de los principales anunciantes de Show Match a través de su petrolera Oil y además le auspició la maratón que Tinelli promocionó en su Bolivar natal.
Tinelli tiene ofertas concretas para pasarse a Telefe prácticamente desde que venció su contrato con canal 13, a fines del año pasado. Si el pase se concreta, mudaría también a la pantalla de Telefónica y a Canal 9 –el otro canal de extrema cercanía al kirchnerismo y también gran beneficiadod e la pauta oficial- a todos los programas de su productora.
El contrato de Tinelli con Canal 13, que comenzó en el 2066 cuando el Grupo Clarín supo arrebatárselo a Hadad que en ese momento estaba a cargo de Canal 9, venció el último día de 2012.
Según el sitio Television.com.ar, en rigor las negociaciones entre el conductor y Telefe comenzaron en octubre, cuando Tinelli puso como condición que el Grupo Clarín le comprase un 20% más de Ideas del Sur, de la cual ya tiene el 30%. El canal aceptó la condición e incluso aceptó el precio puesto por Tinelli.
Pero la aparición de Cristóbal López interesado en adquirir el otro 50% de la productora, fortaleció a Tinelli que habría endurecido su posición frente al grupo. Y en ese momento Héctor Magnetto habría decidido plantarse en la oferta inicial y en todo caso dejar que sea Tinelli quien defina su futuro.
Si esta operación se concreta quedan varios interrogantes de peso abiertos hacia delante: ¿Qué hará Clarín con su 30% de Ideas del Sur, seguirá adentro como socio de Cristóbal López? ¿Venderá?
Y la otra gran pregunta es: ¿Qué hará el productor estrella de Telefe Sebastián Ortega si su ex socio y amigo desembarca en el canal en el que supo construir el éxito de Graduados que fue el gran verdugo de Show Match?

Cristóbal López ahora busca atraer a Tinelli
Por: Pablo Sirvén
De confirmarse, sería el pase del año. O, más bien, de la década.
Marcelo Tinelli recibió una propuesta en firme de Cristóbal López y un grupo empresario para comprar su productora, Ideas del Sur. No se trata de un rumor. La Nación pudo confirmar la noticia ayer por la tarde en las más altas esferas de esa empresa. Y fuentes del mismo nivel, pero del Grupo Clarín y de El Trece, reconocieron que hay "ruidos" en la línea con el conductor de ShowMatch . Y que su contrato sigue pendiente de firmar.
La novedad viene con un sustancial "bonus track". De cerrarse el acuerdo con el empresario kirchnerista, Tinelli armaría las valijas y, tras siete años de éxitos en El Trece, volvería a Telefe.
En esa emisora durante 15 años, y hasta 2004, consolidó su carrera como la figura más exitosa y de mayor rating en la TV argentina.
En los primeros días de la semana próxima habrá reuniones clave que definirán si Tinelli se queda o no finalmente en El Trece.
Si, en cambio, decide vender a Cristóbal López y marcharse a Telefe, el Gobierno podrá celebrarlo como su logro comunicacional más importante desde que en 2009 estatizó de hecho las transmisiones del fútbol local. Tinelli tiene amplio predicamento sobre todos los targets sociales y sus shows de bailes con escándalos hipnotizan cada noche a millones de personas. Se lo considera uno de los personajes más influyentes del país, que supera, incluso, a varios conocidos políticos y periodistas.
La operación en marcha estaría en línea con el cambio de estrategia en ese campo que el Gobierno viene adoptando en los últimos meses. En vez de seguir creando medios o programas oficialistas de escaso alcance, grandes devoradores de pauta oficial sin verdadera influencia masiva, lo que buscan ahora es comprar audiencias ya creadas. Precisamente fue también Cristóbal López quien le adquirió a Daniel Hadad Radio 10 (la emisora de mayor audiencia), C5N y cuatro FM por 40 millones de dólares. En la 10 reemplazó a Marcelo Longobardi con Chiche Gelblung, y desvincularon de C5N al periodista Luis Rosales, por sus posturas críticas al chavismo y a la firma del acuerdo con Irán.
Entre Tinelli y el clan López hay vuelos concretos de aproximación desde el año pasado, cuando el animador se convirtió en la imagen publicitaria de Oil Combustible, la petrolera del empresario cercano al Gobierno. No sólo Tinelli recibió entonces un millonario cachet por hacerlo, sino que Oil Combustible se convirtió en un fuerte patrocinador de ShowMatch. Pero, además, el corredor de autos Nazareno López, hijo de Cristóbal, comparte también un lugar preponderante con Marcelo Tinelli en el seno de la comisión directiva del Club San Lorenzo. Ambos planifican en firme compras de jugadores para ese equipo.
Desde hace tiempo, Tinelli venía pidiéndole al Grupo Clarín -dueño del 30% de su productora- que le comprase el 70% restante. A mediados del año pasado sólo le hicieron una oferta por un 25% más del paquete accionario. A fin de año, por otra parte, venció el contrato que unía al conductor con la emisora de Constitución.
Tal vez por los turbulencias del frustrado 7-D, que el Gobierno quería convertir en un avance concreto sobre las empresas de ese multimedios, las negociaciones para la firma de un nuevo acuerdo (esta vez, por cuatro años) quedó pendiente para después de las vacaciones.
Pero ese momento viene siendo postergado por Tinelli y su gente en los últimos días, con excusas y reclamos que podrían hasta incluir el pedido de más espacio en la programación. En El Trece apuntan que nunca hubo problemas en ese tema y que Ideas del Sur triplicó las horas en la grilla del canal comprometidas en el contrato marco de 2006. La última realización de la productora, el desvaído magazine chimentero Dale la tarde, acaba de perder a uno de sus conductores, Florencia Peña, que renunció hace pocos días.
Si bien en su Twitter ( @cuervotinelli , que ya está por alcanzar el millón de seguidores) ayer el conductor promocionaba el Soñando por cantar de esta noche, una de sus producciones más exitosas, y la venta de entradas para el partido de hoy entre San Lorenzo y Estudiantes, nada en cambio informó sobre la situación de incertidumbre sobre su futuro inmediato. En el acuerdo con López no sólo estaría previsto su desembarco en Telefe, sino que algunas de sus producciones irían a parar a Canal 9, donde ya hay varios programas oficialistas.
En los últimos días Tinelli habló telefónicamente con la cordialidad habitual con Adrián Suar. El director de programación de El Trece, obviamente, prefiere que Tinelli continúe en esa pantalla, aunque también es consciente de que no podrá pelear contra una oferta de Cristóbal López que salga de lo común por resultar mucho más redituable para el bastonero de "Bailando por un sueño".
Y menos todavía si hay factores políticos intangibles que nadie blanquea con todas las letras.
Hay que recordar que Francisco de Narváez se volvió un personaje conocido gracias al simpático clon de "Gran Cuñado", interpretado por el actor Roberto Peña, que lo ayudó a imponerse en las elecciones legislativas de 2009 nada menos que a Néstor Kirchner.
Frente a comicios similares, que tendrán lugar este año, el Gobierno sueña con que la nueva edición de "Gran Cuñado" juegue ahora a su favor.
Fuente: Diario La Nación

El pase que cambia televisión y política
En El Trece aguardan a reunirse con el conductor el lunes o martes, aunque sin mayores expectativas. El dueño de Ideas del Sur se la vendería al empresario kirchnerista Cristóbal López, quien cerró un acuerdo con Tomás Yankelevich para que ShowMatch vaya en el prime time.
Por: Diego Grillo Trubba
El pase que cambia televisión y política
Ella. Este año, en ShowMatch, a Cristina Kirchner no la imitará Martín Bossi sino Fátima Florez. También lo hará para Jorge Lanata.
Si el problema es económico, se arregla; ahora, si es político...”. Con esta frase, una alta fuente de El Trece que prefirió resguardar el anonimato dejó más que claro que el conflicto entre Marcelo Tinelli y el Grupo Clarín que podría derivar en su desembarco simultáneo en Telefe y Canal 9 podría solucionarse si y sólo si dependiese del dinero. La reunión entre el dueño –al menos por ahora– de Ideas del Sur, por un lado, y Adrián Suar y Lucio Pagliaro en representación del Grupo Clarín, por el otro, se producirá entre el lunes y martes próximos. Allí habrá una oferta, se estima que final, por parte de El Trece y, en caso de no arribar a un acuerdo, Tinelli le vendería primero el 30% en posesión de Clarín y luego el otro 70% de su productora al empresario ultrakirchnerista –léase “que hizo la mayor parte de su fortuna en la última década y monedas”– Cristóbal López.
La tasación que habría hecho López de Ideas del Sur ronda los US$ 40 millones sin contar los servicios de Tinelli, pero depende de una cláusula fundamental del acuerdo entre Tinelli y el Grupo Clarín, que establece que si una de las dos partes desea vender su propiedad, primero deberá recomprarla a su socio. López, por su parte, negocia la renovación del contrato que lo une al conductor como imagen de su petrolera Oil –vence en marzo–, como para engrosar el monto de la operación.
En El Trece reconocen, por lo bajo, que poseen pocas esperanzas. Además, están particularmente ofendidos porque sienten que Tinelli “les jugó sucio” (sic).
Un poco de historia.“¿Sabés la cantidad de veces que Marcelo Tinelli vino a firmar el contrato y al final, con una excusa u otra, terminaba por no firmarlo y se iba?”, dijo otra fuente de El Trece. Los idas y vueltas comenzaron cuando promediaba 2012 –el contrato finalizaba el 31 de diciembre–. Primero, la espada de Damocles que empujaba al conductor a retrasar su decisión era el 7D –la famosa fecha donde Martín Sabbatella iba a empezar a hacer de todo y desde entonces nada puede hacer salvo aplaudir en actos oficiales–. Una vez pasada la tormenta de arena, la caída de la cautelar y la resurrección casi cristiana, el camino legal estaba allanado. Los puntos en discusión eran económicos –los segundos de la pauta publicitaria y las horas de aire, entre otros– y estratégicos –Tinelli deseaba un contrato por dos años (es decir, hasta el final de la administración Kirchner) y El Trece, que fuera de cuatro.
Sin embargo, pese a los escollos, todo parecía encaminado. El 30 de diciembre informamos que el contrato aún no estaba firmado, y el 8 de enero Tinelli mismo nos decía “espero que sí” cuando le preguntábamos si seguiría con el Grupo Clarín. El 24 de enero por la mañana, Adrián Suar informaba por la radio que la señal que programa iba a contar con humor político en ShowMatch, y por la tarde Tinelli lo formalizaba al anunciar en Twitter que realizaría el “Bailando con los políticos”.
Dos semanas más tarde, Tinelli le “blanqueó” a Adrián Suar que existía una oferta en firme por parte de Cristóbal López. Las reuniones con Tomás Yankelevich (Telefe) y Daniel Vila (América) habían quedado en la nada, pero surgía el financista capaz de pagar lo que Tinelli pretendía.
Los que lo esperan. “90 a 10, está hecho el pase”, dijo ayer Francisco Mármol, director de Relaciones Institucionales de Telefe. Sin embargo, no debe suponerse que a Tinelli lo aguarda la alfombra roja: “Vendría él, no su productora; a Telefe no le interesan todos los programas de Ideas del Sur”, agregó después Mármol. Traducido: a Telefe iría sólo ShowMatch, mientras que el resto de los productos deberían recalar en el más modesto Canal 9 –de hecho, en medio de las negociaciones, el pope de Ideas del Sur les dio la orden a sus productores de que comiencen a pensar programas periodísticos que podrían ir en la pantalla del canal del mexicano Remigio González González–. A esto debe agregarse que distintos rumores señalan que en Telefe, a excepción de Tomás Yankelevich, no estaban entusiasmados con el regreso de Tinelli pero habrían recibido presiones oficialistas amparadas en la flojera de papeles ante la AFSCA.
En la señal de San Cristóbal, que ahora pasa a entregarle su prime time a otro Cristóbal, hay dos líneas divididas con nitidez: por un lado, Tomás Yankelevich –hijo de Gustavo, amigo personal de Tinelli– y por el otro dos amigos íntimos: Francisco Mármol y Sebastián Ortega. Como se sabe, Ortega era empleado de Tinelli en Ideas del Sur hasta que se independizó y abrió Underground. Como se sabe, también, el conductor está noviando con Guillermina Valdés, ex mujer de Ortega. Como pudo saber Perfil, el productor está cualquier cosa menos contento con la noticia, que toma como algo personal contra él, debiendo ser contenido por sus amigos.
Hay un antecedente de un desembarco de Tinelli en territorio hostil: cuando pasó a El Trece, Mario Pergolini armó las valijas y se mandó a mudar.
¡Alegría! Si hay tantas personas molestas con la noticia, cabría preguntarse entonces quiénes son los felices. Por un lado, Tomás Yankelevich, en su rol de programador, resuelve el rating de su prime time entregándoselo a Cristóbal López. Por el otro, López consigue para sus aliados políticos un elemento fundamental para este 2013, y le deberán favores.
El 27 de octubre próximo habrá elecciones legislativas. De ellas depende la posibilidad de que el oficialismo impulse una reforma constitucional que permita la re-reelección del presidente, y para ello precisa de una victoria aplastante. Con la economía en retroceso y casos de corrupción en tribunales, todo indicaba que sólo un milagro podía salvar al oficialismo.
Ese milagro, se sabe ahora, tiene nombre y apellido: Marcelo Hugo Tinelli.

Darín, Scioli y Fátima Florez
El pase de Tinelli implicaría, entre otras cosas, pasar de una señal netamente opositora al Gobierno a otra que, por ejemplo, tituló la noticia de que un conductor presuntamente ebrio atropelló a un ciclista y lo llevó sin vida 18 km por la Panamericana como “El drama de Aliverti” (padre del conductor y periodista afín al Gobierno nacional). Sin embargo, resta saber si el conductor travestirá sus productos de la ideología de la casa que lo espera.
Mientras el oficialismo movía los contactos y el dinero para seducir a Tinelli, él se reunía hace dos semanas en su casa de Punta del Este con Ricardo Darín. Por si fuera poco, el 16 de febrero fue junto a Guillermina Valdés a visitar, en Villa La Ñata, a otro de los cucos del oficialismo: Daniel Scioli, quien los recibió junto a su mujer, Karina Rabolini. Al menos, según pudo saber Perfil, esa noche no estaba Julio Cobos.
Otra que deberá nadar a dos aguas es Fátima Florez. Tiene dos contratos firmados que finalizan el 31 de diciembre. En uno deberá imitar a Cristina Kirchner en El Trece para Periodismo para todos, el programa que conduce Jorge Lanata. En el otro, debería imitar a Cristina Kirchner, de materializarse el pase, en el ShowMatch que emitirá Telefe. La espera, como mínimo, un año movidito.
Fuente: Diario Perfil

Tinelli en TVR
Presidenta full time: Cristina, detrás de los negocios de Cristóbal López con Tinelli
La Presidenta en persona ordenó y monitoreó la compra de parte de la productora Ideas del Sur, de Marcelo Tinelli, por parte del empresario kirchnerista Cristóbal López. Según comentaron varios funcionarios de la Casa Rosada, Cristina Kirchner también se ocupó de seguir bien de cerca la negociación del inminente pase de Tinelli a Telefé, del grupo Telefónica, más afín al Gobierno, lo que significó un golpe duro para Canal 13, del Grupo Clarín, el adversario del Gobierno.
"La Presidenta en persona le dio la luz verde a Cristóbal [López] para que avanzara con Tinelli", comentó muy en privado el ministro de Planificación, Julio De Vido, entre los íntimos de su círculo. No fue el único que habló de este tema en el Gobierno. La advertencia de Julio De Vido se produjo hace unos diez días y pocos podían creer lo que escuchaban. Finalmente se confirmaron la compra por parte de Cristóbal López y los contactos con la productora de Tinelli. Al parecer, el empresario kirchnerista le ofreció a Tinelli adquirir su productora Ideas del Sur, cuyo 30 por ciento es propiedad del Grupo Clarín. López, que ya auspicia a Tinelli con su petrolera Oil, trasladaría Showmatch a Telefé y la Presidenta conocería cada paso de este negocio.
Fuente: Diario La Nación

Quizás también le interese: