domingo, 5 de agosto de 2012

Chavela Vargas 1919 - 2012

La cantante mexicana Isabel Vargas Lizano, conocida artísticamente como "Chavela Vargas", falleció a los 93 años a causa de complicaciones cardiacas y pulmonares, dijeron el domingo medios locales. Pionera de la música ranchera, Isabel Vargas Lizano, "La Chamana", falleció en un hospital de la ciudad de Cuernavaca donde fue internada días atrás. "Silencio, silencio: a partir de hoy las amarguras volverán a ser amargas (...) se ha ido la gran dama Chavela Vargas", publicó la cuenta oficial de la cantante en Twitter, la cual tiene más de 90,000 seguidores
De peculiar estilo y áspera tesitura vocal, Chavela Vargas supo formular un perfil como cantante que sedujo lo mismo a la realeza europea que a mandatarios, intelectuales y públicos diversos.
Nacida en Costa Rica el 17 de abril de 1919 y naturalizada mexicana, Isabel Vargas Lizano llegó a México siendo una adolescente? Desde entonces, han pasado más de 70 años? Personaje de la vida nocturna y la bohemia en nuestro país, Chavela Vargas tuvo amistad con personajes de la cultura local y extranjera, así como con las figuras musicales más importantes de su época.
De personalidad dominante, franca y optimista, siempre reconoció su alcoholismo. Acostumbraba llevar pistola al cinto. Nunca escondió sus amores con otras mujeres. Frida Kahlo, fue uno de ellos. Decía que no dejaría de cantar si no hasta que las fuerzas la abandonaran. Afirmaba que prefería una vida con paz en el alma que dinero.
Pasaba de los 40 años cuando debutó discográficamente. De principios de los sesenta a la fecha conformó una discografía de más de 80 títulos? Aunque al final de los 70 anunció su retiro, en 1991 reactivó su vida profesional.
Chavela Vargas fue amiga de personalidades como Picasso, Carlos Fuentes, Diego Rivera y Carlos Monsiváis. En su voz, dio celebridad a canciones como "Macorina", "No sufras más", "María tepozteca", "Piensa en mí", "Paloma negra", "Fallaste corazón", "Que bonito amor" y "Un mundo raro".
Chavela Vargas fue reconocida con la Gran Cruz Isabel la Católica, las medallas de Oro de las universidades Complutense de Madrid y al mérito de la de Alcalá de Henares, así como con el nombramiento de Huésped de Honor de Buenos Aires, como Ciudadana Distinguida de la Ciudad de México y con el Grammy Latino.
En abril de 2012, la cantautora presentó La luna grande, material discográfico con obras de Federico García Lorca que sirvió de homenaje al autor español. El disco, musicalizado por Chavela Vargas, incluye versos de textos dramáticos, sonetos y romances de Lorca Dos meses después, presentó un libro que reúne los 35 retratos a lápiz realizados por el artista plástico, Juan Carlos del Valle. Los dibujos también sirvieron para el montaje de una exposición.

Mariachis para Chavela; “me voy con México en el corazón”, su última frase
Vivió como se le dio la gana, cuando a nadie se le daba la gana” y murió “dónde se le dio la gana o quiso”, expresó su amiga María Cortina
Por: Rubicela Morelos Cruz
Chavela Vargas vivió “como se le dio la gana” y logró morir en el país y en el estado que más quiso. Su partida fue a las 13:00 horas de este domingo.
Tenía 93 años con tres meses y 19 días cuando La pelona, como ella llamaba a la muerte, se la llevó.
Chavela Vargas ingresó al hospital el pasado domingo, exactamente a una semana se fue “en paz”, dijo María Cortina, coautora del libro Las Verdades de Chavela. Su último deseo de morir en México, exactamente en Morelos, también se le cumplió.
A las 16:30 una carroza de la funeraria Gayoso se la llevó a la ciudad de México para preparar su cuerpo para el homenaje que le realizarán este lunes a las cinco de la tarde en la plaza de Garibaldi.
Pasado mañana se espera que su cuerpo sea cremado, y después se le hará otro homenaje en el pueblo mágico de Tepoztlán en donde vivía desde hace 10 años. Sus cenizas serán esparcidas en las faldas de cerro Tepozteco o chachi, como ella lo llamada, exactamente en donde tiene su casa, indicó María Cortina al ser entrevistada cuando se llevaban el cuerpo de la amiga de José Alfredo Jiménez.
Chavela Vargas, dijo Cortina, parafraseando al escritor Carlos Monsivais, “vivió como se le dio la gana, cuando a nadie se le daba la gana” y murió “dónde se le dio la gana o quiso”.
Por sus 93 años de edad y sus enfermedades que padeció antes de morir, Cortina aseguró que la preparación de su cuerpo va ser “tardado”.
Sus cenizas se quedaran en Morelos, en Tepoztlán, el pueblo que más quiso la cantante de género ranchero.
“Chavela ha trascendido, no ha muerto”, aseveró Cortina, tal y como decía Chavela antes de morir.
“Ella como se consideraba chamana, decía que no iba a morir, que ella iba a trascender. Y que lo único que deseaba era que llegara sin dolor y agonía”.
Su última frase que dijo Chavela esta mañana, según Cortina, fue: “me voy con México en el corazón”.
Antes de irse Chavela le entregó ya sin palabras a Cortina el medallón de chamana que pidió para trascender el pasado viernes, medallón que le pondrán con sus característico gabán rojo cuando sea cremada el próximo martes.
A las 14:50, a casi dos horas de la muerte de Chavela, en frente del hospital sus amigos de la familia López del poblado de Ahuatepec, municipio de Cuernavaca, poblado vecino del municipio de Tepoztlán, llevaron mariachis para despedirla.
La señora Martha López, quien cuidaba a Chavela en Tepoztlán, era la encargada a petición de la cantante de llevarle el mariachi y que le tocaran las canciones que más le gustaban a Vargas.
Fueron sus hijos de Martha López quienes llegaron con el mariachi y mientras estos tocaron a ellos se les rodaron las lagrimas.
Adentro del hospital estaba Martha con Chavela.
Los madrugadores de Morelos, así se llama el grupo de mariachi, primero se arrancaron con la canción La Llorona, luego, Volver, posteriormente Paloma Negra, más adelante El andariego, después No volveré y cerraron con Vámonos.
Fueron las canciones de La Llorona, Paloma Negra y el Andariego, las que más calaron por el sentimiento con la que las cantaron los mariachis y las lagrimas que derramaron los hijos de Martha López quienes convivían frecuentemente con la cantante popular cuando estaba en su casa de Tepoztlán.
Uno de ellos cantó a la par con el mariachi las siguientes estrofas de la canción El andariego, tal vez la que más le llegaba a Chavela ahora que ya no está.
“Yo que fui del amor ave paso/yo que fui mariposa de mil flores/ hoy siento la nostalgia de tus brazos/ de aquellos tus ojazos….Hay ausencias que triunfan y la nuestra triunfó/amemos ahora con la paz que en otros tiempos nos faltó/ y cuando yo me muera, ni luz ni llanto, ni luto, ni nada mas/hay junto a mi cruz tan solo quiero paz…En silencio dirás una plegaria y por dios olvídame después”.
Fuente: Noticieros Televisa y La Jornada

No hay comentarios.:

Quizás también le interese: