martes, 5 de junio de 2012

Patota de Jesús Cariglino agrede a trabajadores de TelAm y Tiempo Argentino

Equipos periodísticos de la Agencia de Noticias TelAm, Tiempo Argentino, Crónica, Malviticias, SM Noticias, Zona Informativa y NotiMalvinas, que fueron a realizar una cobertura por un presunto caso de mala praxis en el hospital municipal de Pablo Nogués, partido de Malvinas Argentinas, fueron golpeados hoy por una patota que responde al Intendente Jesús Cariglino, los amenazaron, robaron sus equipos de trabajo y los intimidaron para que se fueran del lugar
El hecho ocurrió esta tarde cuando el periodista Julio Mosle acompañado por la reportera gráfica Florencia Downes y el chofer Federico Molinari llegaron al hospital municipal de Pablo Nogués, sobre la ruta 197, y allí encontraron a un grupo de personas que, encapuchadas, le impidieron ingresar al centro asistencial.
Los hombres le advirtieron a la fotógrafa que se fuera del lugar, mientras el periodista corrió hacia un patrullero cercano, en donde se comunicó telefónicamente con TelAm advirtiendo la situación.
Allí fue agredido a golpes de puño y puntapiés por atrás, mientras los "policías se corrieron del lugar", dijo el periodista en una comunicación posterior con esta agencia.
Los agresores le robaron su equipo personal y el celular de la agencia, antes de ser rescatado por el jefe de seguridad del hospital que lo ubicó en la esquina a manera de protección.
En tanto, la fotógrafa debió refugiarse en el interior de un supermercado, situado a siete cuadras del hospital, para evitar ser agredida, mientras el chofer permanece demorado en la comisaria primera de Grand Bourg.
Algunos de los integrantes de la patota tenían el buzo con la inscripción “La Fraternidad”
El equipo periodístico de TelAm había ido a cubrir un presunto caso de malas praxis en el, Hospital de Trauma "Claudio Zin", situado sobre la ruta 197, a dos cuadras.
Los manifestantes que participaron de la marcha dijeron a TelAm que la patota "salió desde atrás del hospital y desde otras dependencias con palos y piedras y agredieron a un fotógrafo de Tiempo Argentino a quien persiguieron durante varias cuadras".
El fotógrafo de Tiempo Argentino, Mariano Vega, fue agredido por una patota del intendente Jesús Cariglino. Vega fue golpeado y perseguido por varias cuadras, al igual que otros periodistas que se encontraban en el lugar, y sufrió la rotura de su cámara fotográfica.
En tanto, un periodista de Crónica, que también cubría la manifestación, se refugió dentro del hospital.
Tras dispersar a los manifestantes que protestaban por el presunto caso de mala praxis, la patota hizo guardia en la entrada del hospital, donde interceptó al equipo periodístico de TelAm.
Al periodista Nacho Vaschetto de Malviticias le pegaron en la cara y le arrojaron gas pimienta.
A periodistas de SM Noticias, Zona Informativa, NotiMalvinas los amenazaron para que se retiren del lugar. Minutos antes habían golpeado a familiares de Celeste Morales, Fabián Aquino terminó en la guardia del Hospital de Trauma por hematoma en el ojo derecho. En diálogo con la cadena CN23, el vicedirector de Tiempo Argentino, Gustavo Cirelli, explicó: "Nuestro fotógrafo fue a cubrir una manifestación por la muerte de una nena y al bajar del remís fue agredido por una patota del intendente Cariglino".
"Ya había habido incidentes con los familiares. Cuando Mariano Vega baja del remís, sin mediar presentación, la patota le sugiere que no saque fotos delante de la policía. Cuando intenta sacar la cámara empieza a recibir los golpes. Le golpearon la nuca y le rompieron la cámara", explicó.
"Tenemos en principio la denuncia de los vecinos, algunos ya habían sido amenazados. Mariano está bien, pero golpeado. Haremos todas las denuncias que haya que hacer. No pudo hacer su trabajo y está con mucha bronca. Esto no puede quedar impune. Se manejaban con impunidad y delante de la policía", agregó Cirelli.

"Hay gente con facas y te podés comer un puntazo"
"Nosotros venimos acá a defender a Cariglino, porque acá hay gente que quiere decir mentiras, no se puede hacer política con la salud de una nena y no vamos a permitir que se digan cosas que no son", gritó uno de los encapuchados, antes de que comenzaran a golpear a los periodistas.
Minutos antes de las 19, el redactor Julio Mosle, la fotógrafa Florencia Downes y el chofer Federico Molinari habían llegado al hospital infantil "Claudio Zin" para cubrir el reclamo de los familiares de Celeste Morales, la nena que murió, unos días después de ser operada de un quiste benigno.
Sobre el frente del hospital, ubicado en la ruta 197 y Miraflores, más de cuarenta hombres, con los rostros cubiertos por sus abrigos o pañuelos, montaban una guardia acompañados por móviles del municipio y patrulleros de la Policía Bonaerense.
La agresión a los medios se desató cuando una veintena de los encapuchados comenzaron a correr a un fotógrafo del diario "Tiempo Argentino", que había intentado tomar fotografías de la escena y al que terminaron dañándole la cámara.
En esos momentos el redactor de TelAm estaba hablando con algunos de los vecinos de la niña fallecida, que explicaban que la manifestación había sido disuelta por los golpes de este grupo.
Downes y Mosle, que estaban junto a un patrullero con dos agentes de la Policía Bonaerense, fueron rodeados por un grupo de más de treinta personas que comenzaron a gritar que el reclamo por la salud de Celeste era "una operación política de (Luis) Vivona", un excandidato a intendente, y revoleaban remeras verdes con el logo de la agrupación Kolina, trofeos de una acción anterior, a modo de advertencia.
Cuando el redactor estaba junto al móvil policial hablando con vecinos de la niña, sufrió los primeros puñetazos y media docena de integrantes de la patota lo lanzaron sobre el capó del patrullero en donde lo golpearon reiteradamente, ante la indiferencia de los agentes policiales que estaban a menos de un metro de la escena.
En esos momentos, un hombre que no se identificó invitó a Downes a retirarse, según dijo, "para evitar que le peguen a usted también"; la acompañó a una remisería cercana y le pagó un viaje hasta un hipermercado vecino.
Mosle, que había perdido de vista a su compañera, alcanza a solicitarle ayuda a uno de los dos policías que eran testigos de la golpiza, el cual sólo atinó a encogerse de hombros, antes de que la patota retomara la tarea y lo golpeara hasta dejarlo en el piso, junto al patrullero. También le robaron sus pertenencias.
Ante los disturbios, el chofer Molinari acercó el auto para asistir a sus compañeros y fue interceptado por un agente de tránsito municipal que lo detuvo hasta que lo rodearon los manifestantes, situación que produjo un altercado que terminó con Molinari demorado en la comisaría.
La golpiza a Mosle se detuvo sólo cuando dos hombres, que actuaban como referentes de la patota y exhibían buen diálogo con los policías presentes, lo levantaron del piso y lo llevaron caminando unos cien metros, antes de avisarle que "era mejor que se vaya antes de que pase algo peor: nos avisaron que hay gente con facas y, en una de ésas, te podés comer un puntazo".
Durante toda la secuencia, patrulleros de la Policía Bonaerense estuvieron estacionados junto a los incidentes, mientras personal municipal, identificado con camperas fluorescentes, ordenaba el tránsito.

Fuente: Tiempo Argentino, TelAm y Malviticias
Trabajadores del diario Tiempo Argentino repudian el ataque al fotoperiodista Mariano Vega y de la Agencia TelAm en Malvinas Argentinas
Los trabajadores del diario Tiempo Argentino repudian el ataque que sufrió nuestro compañero Mariano Vega, reportero gráfico de nuestro diario, que fue ferozmente agredido esta tarde, luego de las 18.30, cuando llegó al Partido de Malvinas Argentinas para cubrir una movilización de familiares que se concentraron frente al Hospital Claudio Zinn para denunciar un caso de mala praxis por una niña de 7 años que falleció tras una operación de rutina.
Apenas se bajó del auto que lo trasladaba, Vega fue advertido por una patota que le ordenó que guardara la cámara. La amenaza fue repetida por varias personas de civil, delante de periodistas, y de móviles de la Policía Bonaerense, cuyos efectivos ignoraron el ataque y el pedido de protección que les hizo nuestro reportero gráfico. Los efectivos, no sólo hicieron caso omiso al pedido de ayuda, sino que lo mandaron denunciar la agresión a la comisaría.
Al intentar hacer su trabajo, unos hombres con los rostros tapados rompieron su equipo a golpes y buscaron impedir su salida del lugar. Ante la agresión, el compañero fotógrafo se tuvo que refugiar en una panadería para que su integridad física no corriera peligro.
Esa misma violencia fue sufrida por compañeros de la agencia estatal de noticias TelAm, Julio Mosle y Florencia Downes y por trabajadores de prensa de medios locales que también soportaron el ataque, aún impune, que vivió nuestro compañero. Todos fueron golpeados delante de la policía y sus pertenencias fueron robadas.
Reclamamos que el intendente del partido de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, el gobernador bonaerense Daniel Scioli, y a su ministro de Seguridad Daniel Casal, expliquen cómo puede ocurrir un ataque a la prensa de esta magnitud, ante la presencia de varios móviles policiales que no sólo ignoraron el ataque, sino que permitieron una persecución inaceptable.
Exigimos la investigación y el castigo de los responsables de este hecho repudiable.
Comisión Interna Tiempo Argentino

Agresión a Trabajadores de Prensa
La Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina expresa su más enérgico repudio por los sucesos ocurridos esta tarde en las puertas del hospital municipal de Pablo Nogués, partido de Malvinas Argentinas, en el que fueron salvajemente agredidos por una banda organizada pero no identificada, los compañeros reporteros gráficos Mariano Vega (de Tiempo Argentino), Florencia Downes (de la agencia TelAm), el periodista Julio Mosle (TelAm) junto a otros trabajadores de prensa locales, impidiéndoles cumplir con su labor y ante la inacción policial.
Desde la Asociación de Reporteros Gráficos reclamamos, al intendente del partido de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino y al gobernador de la pcia de Bs As Daniel Scioli que investiguen y esclarezcan, encontrando a los culpables de estos repudiables hechos. Esta agresión a la libertad de prensa y expresión no debe quedar impune.
Comisión Directiva ARGRA

Los trabajadores de TelAm denunciamos la brutal agresión sufrida por los compañeros Florencia Downes, Julio Mosle y Federico Molinari y por colegas de otros medios, mientras cubrían una manifestación en el municipio de Malvinas Argentinas, en la que vecinos reclamaban por un presunto caso de mala praxis.
Los compañeros fueron agredidos por una patota que responde al intendente Jesús Cariglino, ante la pasividad de los efectivos de la Policía Bonaerense. Y ante esta situación reclamamos el urgente esclarecimiento de los hechos y el desplazamiento de los funcionarios municipales y provinciales que fueron cómplices de la patota.
Durante casi una hora, el compañero Molinari estuvo secuestrado por una patota, integrada por civiles y policías bonaerenses, y hasta el momento el gobierno de Daniel Scioli no ha dado explicaciones al respecto.
Además consideramos que el rol cumplido por el Directorio de  TelAm deja mucho que desear, ya que los trabajadores nos seguimos sintiendo desprotegidos y deploramos la extrema lentitud con la que se actuó desde el punto de vista jurídico y hasta periodístico por la injustificable demora con la que se emitió el despacho que informaba la agresión.
Los argumentos esgrimidos por las autoridades no satisfacen para nada a la Asamblea de Trabajadores de  TelAm.
Por esta razón, los trabajadores de  TelAm paramos a partir de las 14 y convocamos a una medida similar Día del Periodista, acompañada por un acto que comenzara a las 15 en la puerta de la Agencia, en Bolívar 531.
Allí invitamos a todas las Comisiones Internas y a todos los compañeros periodistas a concurrir al acto en el que también exigiremos que la patronal de Clarín cumpla con el acuerdo salarial firmado por la paritaria de la Rama Diarios del gremio de Prensa.
Comisión Gremial Interna de TelAm

La Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) repudia enérgicamente el ataque sufrido por trabajadores de prensa de Tiempo Argentino, TelAm, Crónica y el portal digital Malviticias, durante una cobertura en el partido de Malvinas Argentinas.
Gustavo Vega, Julio Mosle, Federico Molinari, Florencia Downes y Nacho Vaschetto fueron atacados a golpes por una patota de encapuchados en el partido de Malvinas Argentinas, cuando cubrían una nota frente al Hospital Claudio Zin de esa localidad con motivo de una denuncia de presunta mala praxis que provocó la muerte de Celeste Morales, una nena de siete años.
Trabajadores de prensa de los medios locales, Malviticias, SM Noticias, Zona Informativa y NotiMalvinas, también fueron agredidos salvajemente sin que mediara intervención alguna de las fuerzas de seguridad del lugar.
De acuerdo a las denuncias de los periodistas y de los medios zonales, no es este el primer hecho de violencia acometido por patotas que se registra en el distrito a cargo del Intendente Jesús Cariglino.
Dada la gravedad de los hechos, la UTPBA exige que se investigue a los responsables políticos y a los que ejecutaron tamaña agresión.
Como lo expresáramos hace apenas unos días y, en oportunidad de las dos situaciones de agresión que en menos de diez días sufriera el equipo de trabajadores de prensa del programa 6,7,8 que se emite por el Canal estatal, estos hechos de intolerancia y violencia deben ser erradicados definitivamente y no deben ni pueden quedar impunes.
Es oportuno que en nuestro día, 7 de junio, nos convoquemos para expresar colectiva y solidariamente nuestro repudio a este tipo de agresiones que no sólo afectan la libertad de expresión y el derecho a ejercer libremente nuestra profesión sino que pone a riesgo la vida misma de los trabajadores de prensa, tanto de aquellos que lo hacen en medios masivos como de aquellos que desde la prensa comunitaria denuncian cotidianamente el accionar de fuerzas que se resguardan en la más absoluta impunidad.

No hay comentarios.:

Quizás también le interese: