lunes, 16 de abril de 2012

FoPeA respalda pedidos de aumento salarial y mejora de las condiciones laborales en los medios

El Foro de Periodismo Argentino (FoPeA) respalda los reclamos orgánicos que se vienen registrando en distintos medios del país, donde los trabajadores exigen aumentos salariales que permitan una recuperación real de sus ingresos, y una mejora en sus condiciones laborales, que están en constante cambio se ven por nuevas rutinas y prácticas profesionales, muchas veces no contempladas en la legislación vigente
La precarización laboral (sea en términos remunerativos, de estabilidad en el empleo o de su forma de ejecución, con numerosos ejemplos de sobrecarga de tareas) conspira contra la calidad periodística y es uno de los aspectos más delicados y graves al momento de analizar la situación actual de la prensa en el país. Un periodismo de calidad requiere de profesionales con ingresos que les permitan satisfacer sus necesidades personales y familiares de vida en forma íntegra (y no limitada a la mera subsistencia alimenticia) y en ambientes adecuados para su desarrollo y perfeccionamiento, entre otros aspectos.
Tener un salario insuficiente es la principal preocupación de los periodistas argentinos, según una encuesta realizada a fines de 2011 por la consultora Cio Argentina a pedido de FoPeA entre 943 trabajadores de prensa de todo el país (1). El bajo nivel salarial fue mencionado como principal problema por el 47% de los encuestados, lo que obliga a la mitad de ellos a tener (al menos) otro empleo. A esto se suma el temor generalizado a perder su trabajo. En tanto, según este sondeo publicado en septiembre del año pasado, 7 de cada 10 periodistas considera que sus tareas no están bien remuneradas.
No obstante, sólo el 31% dice estar afiliado a algún gremio de prensa. Sólo cuatro de cada 10 encuestados informaron la existencia de comisiones internas en sus trabajos y ese vacío se da sobre todo en las empresas de regiones del país como el NEA, el NOA, Cuyo y la Patagonia.
Una mención especial merece la situación, en extremo precaria, que padecen los “colaboradores”, profesionales que realizan tareas periodísticas para los medios, pero no están encuadrados en el Estatuto del Periodista (Ley 12.908), porque las empresas periodísticas no permiten que lleguen a 24 “colaboraciones” anuales (condición que el Estatuto fija para adquirir la categoría de "colaborador permanente" y tener relación de dependencia).
Estos periodistas tercerizados son considerados proveedores externos por más que muchas veces trabajan dentro de las redacciones. Sin embargo, no gozan de los mismos derechos que los periodistas de staff: aguinaldo, vacaciones pagas, aportes jubilatorios ni a la obra social. Su salario es decidido unilateralmente por cada empleador, y no existe hasta el momento un monto mínimo fijo por colaboración (siendo éste uno de los reclamos que actualmente se tramita en las paritarias del gremio periodístico en Buenos Aires).
Los colaboradores también deben asumir sus propios riesgos y costos: pagar el monotributo, usar su propia computadora, teléfono y acceso a Internet, y solventar los gastos que estos equipos o servicios generen.
Bajo este esquema de ¿trabajo en negro? se encuadra más de la mitad de los periodistas de la ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires (no hay datos del interior del país, pero se trata de una situación generalizada). La situación se agrava en los casos de los emprendimientos periodísticos Pyme, que no cuentan con la estructura tecnológica ni financiera de los grandes medios, por lo que en estos casos la sobrecarga de tareas suele aumentar al tiempo que la paga y condiciones laborales de los periodistas decrece. La necesidad de que dispongan de reglas de juego específicas y ayudas especiales para su subsistencia jamás debe ir en contra del principio de digna remuneración y condiciones de trabajo, general para todos los trabajadores y lugares de empleo.
Asimismo, las discusiones paritarias que se están llevando a cabo deberían contemplar las situaciones de los periodistas de radio, televisión y agencias de noticias que trabajan bajo contratos temporales sin visos de estabilidad y en amplia desventaja a la hora de negociar salarios y condiciones laborales, como la de aquellos profesionales que deben pagar su espacio para poder trabajar, así como la de los periodistas de medios online que suelen ser encuadrados como empleados de comercio, y para quienes no rigen los derechos y condiciones laborales estipuladas en el Estatuto del Periodista (2).
Consideramos que las condiciones de trabajo dignas son un requisito esencial para un periodismo de calidad. La información, insumo básico de nuestra profesión, es un bien social. Y el periodista sirve al interés público, nunca a objetivos sectoriales ni personales. Por lo tanto, el ejercicio de la profesión de un servidor público no habilita la obtención de beneficios personales. Pero ello no contradice el hecho de que, como trabajador, el periodista tiene derecho a una compensación equivalente a su utilidad a la sociedad, que le permita ejercer su trabajo en las mejores condiciones, tal como señala el artículo 25 del Código de Ética de FoPeA (3).
El llamado a negociaciones paritarias en general que se realiza en los medios de la Ciudad de Buenos Aires, la rediscusión de convenios colectivos o por empresas en todo el país, las medidas de fuerza ejecutadas o planeadas para forzar conversaciones y demás experiencias implican una nueva instancia en la organización de los periodistas. La actividad gremial es una herramienta fundamental en la búsqueda de superación de las situaciones existentes, y desde FOPEA siempre la hemos reivindicado, así como instado a los socios a participar activamente.
Alcanzar la meta de un salario y condiciones laborales dignas redundará en beneficio de la sociedad en su conjunto y de los propios medios periodísticos.
(1) Ver encuesta 2011 de Fopea: http://cioargentina.com.ar/fopea/result_fopea.pdf
(2) Ver Estatuto del Periodista: http://www.espaciosjuridicos.com.ar/datos/Ley/Ley12908.htm
(3) Ver Código de Ética: http://fopea.org/Etica/Codigo_de_Etica

No hay comentarios.:

Quizás también le interese: