viernes, 23 de enero de 2009

Sarkozy invertirá 600 millones en tres años para salvar a la prensa escrita

Se reforzará la ayuda estatal a los diarios digitales y se creará un estatuto del editor "on line"
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció hoy un plan estatal para ayudar a la reforma y modernización de la prensa escrita que en Francia vive una crisis estructural a la que se añade ahora un deteriorado contexto económico.
Frente a lo que calificó de "urgencia", el jefe del Estado galo desgranó hoy en el Elíseo un serie de medidas que supondrán destinar 200 millones de euros en los próximos tres años, es decir un total de 600 millones.
Las iniciativas se basan en las noventa propuestas recogidas en el Libro verde remitido a Sarkozy el pasado 8 de enero por el grupo de trabajo organizado en torno a los llamados 'Estados generales de la prensa' que se lanzó en octubre de 2008 para buscar una salida a los males endémicos del sector.
Entre las medidas contempladas figuran doblar el gasto en comunicación institucional del Estado y los organismos públicos en prensa escrita, incluida la digital, para compensar el hundimiento de las perspectivas publicitarias de los diarios, lo que supondrán unos 20 millones de euros más al año. "Espero que nadie lo vea como un atentado a su independencia", dijo.
Tras recordar que la prensa francesa "estaba en crisis antes de la crisis", que viene a añadirse a una crisis "estructural", Sarkozy puso el acento en la necesidad de adaptarse a la nueva era digital y se mostró convencido de que no hay ningún "fatalismo" en el hecho de que los franceses se cuenten entre los europeos que menos prensa leen o que los periódicos galos sean unos de los menos leídos en el mundo.
"El Estado pone sobre la mesa un proyecto de tres años para modernizar e invertir en el sector de la prensa a cambio de reformas estructurales importantes", advirtió Sarkozy, que focalizó las reformas en siete áreas concretas. En primer lugar, internet. Así anunció la creación de un estatuto del editor de prensa 'on line' que implicará un "régimen de responsabilidad exigente" y el "refuerzo" de la ayuda estatal al desarrollo de los diarios en Internet.
En todo caso, los editores de prensa digital se verán exentos de impuestos profesionales. Francia seguirá también dando la batalla en Bruselas para que el IVA reducido se extienda igualmente a la prensa 'on line'.

Suscripciones para jóvenes
Se adaptará igualmente el régimen de derechos de autor de los periodistas de manera que el derecho a la publicación en un soporte dará paso a un derecho vinculado a la explotación. Otro foco de atención serán los jóvenes, que se verán beneficiados de un abono anual al cumplir los 18 años para animar en ellos la costumbre de leer prensa.
La ayuda directa concedida por el Estado para promover el reparto a domicilio aumentará en 62 millones y las empresas del sector tendrán determinadas exenciones fiscales. Por lo que se refiere a la impresión, Sarkozy se mostró satisfecho de la voluntad de los agentes sociales de negociar un nuevo contrato social en el sector y adelantó que el Estado contribuirá en las "inversiones que se necesiten".
El presidente anunció igualmente la congelación durante un año de las tarifas postales para la prensa y el compromiso del Estado de compensar a la compañía de Correos, La Poste, la falta de ingresos derivada de tal decisión.
"Una prensa libre, plural e independiente es uno de los bienes más útiles para la democracia y no seré yo quien asista impotente a la desaparición de un grupo de prensa porque una crisis coyuntural venga a añadirse a una crisis estructural a la que se añade una revolución tecnológica", advirtió Sarkozy durante un discurso pronunciado en la Sala de Fiestas del Elíseo ante periodistas y empresarios de la comunicación.

Dificultades
La prensa, desde el izquierdista Libération al conservador Le Figaro y el renombrado Le Monde, se ha visto forzada a hacer recortes ante la presión de la crisis económica.
Sarkozy prometió aumentar la ayuda estatal al sistema de distribución que envía la prensa a los 30.000 quioscos del país, y dijo que las medidas ayudarían a crear miles de empleos para los parados de larga duración y los estudiantes.
A pesar de la larga tradición, hoy en día el índice de lectura de periódicos es mucho menor que en el resto de Europa, y Francia se sitúa vigésima en una clasificación europea, con una media de 155 copias vendidas por 1.000 habitantes, según la comisión.
Entre las medidas también hay varias para el floreciente sector mediático en Internet.
Sarkozy, que es amigo de varios de los principales empresarios del sector, ha sido acusado de intentar manipular la prensa.
El presidente ya modificó el sector audiovisual, según el cual la televisión pública perdió el derecho a llevar publicidad a cambio de un compromiso gubernamental de compensar la caída en los ingresos.

Fuente: Europa Press y Reuters

No hay comentarios.:

Quizás también le interese: