viernes, 11 de julio de 2008

La SIP... ¡sic!

Se ha dado la incautación de los bienes de los Isaías, y más allá de los procesos jurídicos en que se entrampan los “abogadillos” defensores de lo inmoral, está la dignidad y la justicia con el pueblo ecuatoriano: ¡víctima del mayor atraco bancario en toda su historia republicana!
Como sabemos entre las empresas incautadas están dos canales nacionales de televisión abierta.
Inmediatamente brincaron quienes creen que la democracia y la libertad de prensa nacen y se desarrollan en los medios o que estos son el baluarte, los máximos defensores de la democracia, cuando, entiéndase, es el pueblo el principio y fin de la misma.
Estos medios, que se han opuesto a que el Estado tenga “derecho” a tener medios de comunicación públicos, ahora ven en la incautación un nuevo peligro a “su” libertad de decir lo que les viene en gana, pero sobre todo a defender sus intereses –solamente- privados, su libertad de (em)prensa.
Y la Sociedad Interamericana de (em)Prensa (SIP), expresó su ‘profunda’ preocupación por la incautación de dichos canales. Es decir, su preocupación primera es la defensa de la propiedad, de los propietarios; y, en segundo lugar, el manejo editorial oficial.
Gonzalo Marroquín, Presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la SIP, manifiesta: “(…) lo que constituye un grave atropello al derecho del público a la información”. Por tanto: solo hay libertad si la línea editorial es privada, sino es un “atropello”. “(…) esa medida no hace otra cosa que disfrazar de licitud una política de censura” y sentencia lo sucedido con El Telégrafo: “(…) lo mantienen como una gacetilla oficial”, (El Comercio, 09/07/08). ¿Cómo comprender la posición de la SIP) ¿Alguna vez la SIP condenó el atraco bancario? ¿Alguna vez se solidarizó con los 60.000 perjudicados de Filanbanco, que aún no han recuperado su dinero? ¡No! Recordemos que la SIP, en su comienzo se constituía por países como miembros, pero la presión mediática de las mayores transnacionales de la información, principalmente de EE.UU., llevó a que la representación-membresía sea por periódico-empresa. ¿Quién domina en la SIP?
De los más de 1.300 socios, 1010 son de EE.UU. Las agencias de noticias de EE.UU. controlan más del 85% del flujo mundial de noticias. ¿Es posible así construir una democracia en los medios? ¿A quiénes responde la SIP? ¿Quiénes son sus autoridades y de dónde provienen? Presidente Honorario Vitalicio: Scott Schurz, Herald-Times Bloomington (Indiana, EE.UU.); Presidente: Earl Maucker, Sun-Sentinel (Florida, EE.UU.). Primer Vicepresidente ¡Ojo!: Enrique Santos Calderón, El Tiempo, (Bogota, Colombia); Segundo Vicepresidente: William Casey, Down Jones & Co. (Mew York, EE.UU.); Tesorero: Milton Coleman, The Washington Post (Washington DC. EE.UU.) Secretaria: Elizabeth Ballantine, The Durango Herald (Durango, EE.UU.) (www.sipiapa.com).
¿Así se construye el “equilibrio informativo” que pregona? ¿Qué libertad de prensa defiende la SIP?
¡Debemos des-privatizar la libertad de prensa y de opinión!

Werner Vásquez Von Schoettler, wvasquez@telegrafo.com.ec

El periodista Carlos Vera saluda esta decisión de la Agencia de Garantía de Depósitos

No hay comentarios.:

Quizás también le interese: