viernes, 30 de mayo de 2008

El Gobierno apura para el mes próximo la ley de radiodifusión

Quiere más de 100 canales de TV por aire; el sistema no funcionaría antes de 2012
En medio de una dura batalla con los medios de comunicación independientes, el Gobierno anunció ayer que el mes próximo estará en condiciones de elevar al Congreso un proyecto de ley para reemplazar la actual ley de radiodifusión. Entre los cambios que se impulsan desde el oficialismo figura la ampliación de la oferta de canales de televisión de aire.
El secretario de Medios, Enrique Albistur, y el interventor del ComFeR, Gabriel Mariotto revelaron ayer los plazos que seguirá la administración de Cristina Kirchner antes de remitir el proyecto al Congreso.
Mariotto opinó que la Argentina sufre "un desfase tecnológico muy importante" y dijo que, como se avecina la digitalización del sistema de radiodifusión, la ley hará que "la digitalización nazca democratizada".
Los cambios proyectados para ampliar la oferta televisiva y radiofónica recién se podrían introducir, en caso de prosperar la iniciativa oficial, en 2012, una vez que se haya digitalizado todo el sistema.
El Gobierno considera que la ley de radiodifusión -sancionada durante la última dictadura y modificada en reiteradas oportunidades en las últimas décadas- precisa una adecuación legal. "La dinámica mediática reclama una ley adecuada a la realidad", explicó Mariotto.
El kirchnerismo pretende ampliar la oferta de medios y reducir la cantidad de licencias audiovisuales a la que puede acceder un mismo concesionario (actualmente son 24). El eufemismo supone la dilución de la oferta existente y la desconcentración de medios en poder de un solo grupo.
El Gobierno considera que a menos licencias en manos de un solo concesionario se recortará el poder e influencia de sus propietarios. Esto debe enmarcarse en la batalla diaria del kirchnerismo contra algunos medios.
El actual sistema de VHF permite cinco canales de aire en la Capital y el Gran Buenos Aires, por ejemplo. La digitalización permitiría una oferta de canales de aire "que podría llegar hasta los 150", señaló un funcionario que trabaja diariamente con el proyecto y que pidió reserva de su nombre.

La Presidenta, muy atenta
Fuentes del Gobierno señalaron que la presidenta Cristina Kirchner sigue atentamente la elaboración del proyecto. Pregunta cada día a Albistur y a Mariotto sobre las novedades.
Albistur y Mariotto, junto con Sergio Fernández Novoa, funcionario de la Secretaría de Medios, organizan las reuniones con los diversos actores de la radiodifusión y analizan la situación en el resto del mundo para cerrar el proyecto.
Restan dos reuniones, la próxima semana, para culminar la rueda de consultas de la Presidencia. Ya desfilaron por la Casa Rosada sindicalistas, actores, productores de radio y TV, cámaras del sector, Madres de Plaza de Mayo, etc. Una vez que visiten el palacio de gobierno los representantes de los diversos cultos y medios públicos, el Poder Ejecutivo cerrará el proyecto.
"Para la segunda quincena de junio deberíamos estar en condiciones de enviar la norma al Congreso", admitió Mariotto a La Nación.
Supone el Gobierno que, en este tema, el alineamiento de los legisladores no será tan sencillo. "Acá no va a haber alineamiento automático", consideró un funcionario con despacho fuera de la Casa Rosada.
Los trazos que persigue el kirchnerismo implican la división de la oferta de medios según qué tipo de organización sea la concesionaria. Habrá tres tipos de "prestadores del servicio": públicos, comerciales y comunitarios.
Así es como las ONG, los clubes de fútbol, los sindicatos, las universidades y decenas de actividades más podrán aspirar a ser poseedoras de una licencia de radio o TV.
Fuentes del Gobierno afirmaron que Hugo Moyano, secretario general de la CGT, solicitó una para el sindicalismo. También las Madres de Plaza de Mayo, aseguraron los voceros oficiales. Ante una banda que permitirá más de 100 canales, el Gobierno tendrá la posibilidad de direccionar, mediante una licitación que analizará proyectos y ofertas económicas, la titularidad de las licencias.

Límites a los contenidos
No sólo a la apertura de canales de TV y señales de radio apuntará la ley que diseña la Presidenta. También limitará los contenidos, revelaron en el Gobierno. Si bien aún no está cerrado el número, la Casa Rosada trabaja sobre un 60 por ciento obligatorio de producción nacional. En el caso de las licencias regionales, se estima que la norma impedirá retransmitir más de un 30 por ciento de la producción de otras emisoras.
"Habrá una limitación para las cadenas de radio y TV. Es la única manera de que se respeten las identidades locales o regionales", aseveró un funcionario de trato habitual con quienes redactan el proyecto.
Los distribuidores de señales por cable tendrán la obligación de incluir en su grilla un canal público nacional y un canal con información y producción local.
El dato curioso de la trama es que, según los cálculos del Gobierno, la digitalización del sistema de radiodifusión nacional no estará lista "antes de 2012 o 2014". Si es que el proyecto logra la aprobación de diputados y senadores, ¿avanzará la Casa Rosada con las concesiones de un sistema que podría poner en funcionamiento otro gobierno?
Kirchner prorrogó hace tres años las licencias de los canales de TV. Vencerán entre 2019 y 2025. Esto ocurrió antes de la campaña electoral de 2005. Ahora, el Gobierno decidió modificar el escenario. En el oficialismo sostienen que es la próxima batalla del kirchnerismo.

Fuente: La Nación

No hay comentarios.:

Quizás también le interese: