viernes, 18 de enero de 2008

Carta abierta a la Chepa

NdR: Como parte de sus prácticas universitarias, la chilena Patricia Troncoso hacía trabajo voluntario en una comuna mapuche de Temuco. Allí acompañó los reclamos sobre la propiedad de tierras en disputa con una forestal, una pelea en la que se enroló y por la cual, ahora, está presa, acusada de haber incendiado bosques de la empresa.
En Argentina son numerosos los grupos que alzan su voz para reclamarle al gobierno chileno ponga fin a esta persecución al pueblo mapuche. Esta carta abierta da muestras de ello:


Hermana de las resistencias: no te mueras.
A cien días de tu huelga de hambre, Chepa, te escribimos con todo el respeto que tenemos por tu acto valiente de denuncia de la muerte silenciosa de tu pueblo, con todo el orgullo que tenemos de que tu voz de mujer rebelde, de hija de la tierra, haya superado las diferentes mordazas impuestas por un sistema que sigue siendo genocida de los condenados y condenadas de la tierra, con toda la admiración que sentimos ante tu inquebrantable decisión de hacer valer la palabra y la identidad de tu pueblo.
Desde ese lugar te escribimos para pedirte: no te mueras.
Te lo pedimos por vos, porque es necesario tu testimonio y tu conciencia, tu coraje y tu vida.
Y te lo pedimos por nosotras. Porque si vos te morís de dignidad, nosotras moriremos de vergüenza.
Porque si vos encontrás que la única manera de vivir y de que viva tu mensaje es muriendo, frente a la indiferencia de un gobierno y de un sistema que desprecia a su pueblo, es porque nosotras no encontramos la forma todavía de hacer oír una voz colectiva, fuerte, combatiente, intransigente, que junto a vos exija por todos los derechos: la libertad, pero también el territorio, la identidad, la justicia.
Te pedimos Chepa que no te mueras, y te lo decimos desde nuestra indignación y desde nuestra rebeldía.
Danos la oportunidad de gritar no sólo para que se acabe tu agonía, y puedas vivir en libertad; vos como cada hermano y hermana de tu pueblo que están tras las rejas, o prófugos, o penando en el desamparo, o esquivando a las balas.
Danos la oportunidad de rehacer una demanda colectiva amasada en sangre y tierra, que multiplique tu cuerpo exhausto sin bajar banderas.
No te pedimos Chepa que te rindas. Esto sería imperdonable. Te pedimos que te multipliques.
Para eso te ofrecemos nuestros propios cuerpos con disposición a la denuncia, a la pelea, a establecer la urgencia de disparar ternura, contra una sociedad capitalista que mata y saquea, porque es el único lenguaje que expresa su sistema depredador.
Y si finalmente Chepa no llegamos a ser escuchadas en esta vuelta de la historia, queremos que sepas que aquí estamos. Que aquí seguimos. Que continuaremos multiplicando resistencias.
Que por cada una que caiga, diez se levantarán.

Liliana Daunes. Comunicadora feminista. Argentina
Claudia Korol. Educadora popular feminista. Argentina

1 comentario:

cieloazul dijo...

Hoy ya lloré y ayer y toda una vida he llorado,porque me sobra tristeza
he llorado porque me duele la vida,mis hijos,mi país
he llorado porque me llena la desilución
he llorado el dolor de mi raza que muere
he llorado porque me matan mis raíces color de madera
he llorado porque veo caer a los míos y no cae la justicia
he llorado como me ves hermana hija mía y de tu tierra porque cantes nuestro lamento mapuche
he llorado porque cuentes nuestras penas y sin llorar no podemos sobrevivir tu pueblo y mi pueblo
he llorado porque te mueres y no se cómo hacer para que escuchen
he llorado por mis hijas menores que no pedí
he llorado porque te siento mal afortunada
he llorado porque me sobra el llanto de mi gente y me sobra
he llorado porque no aguanto las ganas de luchar y ya no sé cómo
y lloro con este clima adverso porque nos matan
y lloro porque nuestro ngechen te escuche y atienda a los ruegos de su gente de la tierra que él amó.

Para ti Chepa moribunda y atropellada vulnerada por todos los que mandan nuestra tierra despojada que ya no nos sirve,mancillada a mansalva con la sangre de nuestros niños amantes,aquí otra Domo Achelpñ (Flor de cenizas).

Quizás también le interese: